Efectos del entrenamiento de salto pliométrico de igual volumen pero diferentes intensidades sobre componentes del fitness físico

Efectos del entrenamiento de salto pliométrico de igual volumen pero diferentes intensidades sobre componentes del fitness físico
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

Efectos del entrenamiento de salto pliométrico de igual volumen pero diferentes intensidades sobre componentes del fitness físico en hombres jóvenes físicamente activos


El ciclo de estiramiento-acortamiento (SSC) es un rasgo neurofisiológico complejo (Taube 2012). El SSC a menudo se orienta durante el entrenamiento para mejorar la preparación de los atletas para la competencia. Intervenciones para mejorar la utilización del SSC incluyen ejercicios de salto, comúnmente conocidos como entrenamiento de salto pliométrico (PJT). Existe evidencia de que varias intervenciones de PJT (Ramirez-Campillo 2018) son efectivas para mejorar la función del SSC, lo que se traduce en mejores rendimientos en saltos, carreras de velocidad y velocidad de cambio de dirección (CODS) (Marcovik 2010).

Las características comunes de las intervenciones de PJT se han descrito recientemente en una revisión de alcance (Ramirez-Campillo 2018). Para implementar programas de PJT seguros y efectivos, se deben tener en cuenta los niveles de aptitud física de los sujetos (Moran 2019), junto con varios factores de prescripción del ejercicio (por ej., tipo de ejercicio de salto, frecuencia y volumen de entrenamiento, superficie de entrenamiento, etc.) (Ramirez-Campillo 2018). Además de estos factores, otro componente clave de los protocolos del PJT es la intensidad del ejercicio (Behm 2017). Anteriormente, la intensidad del PJT se definía como una tensión inducida por el entrenamiento que se aplica a los músculos, el tejido conectivo y las articulaciones (Ebben 2007). Sorprendentemente, ningún estudio bien controlado ha examinado los efectos potenciales de diferentes intensidades del PJT sobre los componentes de la aptitud física en atletas o sujetos físicamente activos. Los estudios preliminares intentaron identificar intensidades adecuadas del PJT tanto en atletas jóvenes como de élite (Andrade 2020, Ramirez-Campillo 2018). Además, las recomendaciones anecdóticas sobre las intensidades del PJT también están disponibles en la literatura (Piper 1998). Sin embargo, estos estudios piloto son limitados debido a su diseño transversal (Andrade 2020) o porque carecen de un control adecuado para dilucidar las relaciones dosis-respuesta específicas de la intensidad (Ramirez-Campillo 2018).

Además, previamente se han aplicado diferentes medidas fisiológicas y biomecánicas de la intensidad del PJT (es decir, actividad electromiográfica [EMG]; índice de fuerza reactiva; y altura del salto) (Andrade 2020, Ebben 2008 y 2011). Estas medidas bastante heterogéneas dificultan la identificación de un marcador adecuado de la intensidad del PJT. Además, el uso de algunos marcadores de intensidad del PJT (es decir, EMG y plataformas de fuerza) a menudo está restringido porque se requieren aparatos costosos, de laboratorio y que requieren mucho tiempo. Esto evita el uso generalizado de estos marcadores. Además, la clasificación de la intensidad del PJT puede diferir en función del tipo de drill y el método de medición. Por ejemplo, un salto en caída (DJ) se puede calificar como más intenso en comparación con un salto desde un box si se consideran las fuerzas de reacción del suelo o los marcadores de daño muscular (Ebben 2008, Van Lieshout 2014). Sin embargo, cuando se utiliza la EMG como marcador de intensidad, el salto desde un box es más intenso (Ebben 2008, Van Lieshout 2014). Además, existe controversia con respecto a la intensidad de simulacros idénticos en diferentes condiciones. Por ejemplo, se ha demostrado una mayor actividad EMG cuando se realizan un DJ desde un cajón de 60 cm en comparación con un cajón de 20 cm (Peng 2011). Esto es indicativo de intensidades del PJT más grandes desde alturas de caída más elevadas. Sin embargo, no todos los estudios apoyan estas afirmaciones (Ebben 2008). Por ejemplo, también se ha demostrado que la producción de potencia y el rendimiento de la fuerza reactiva pueden aumentar si la altura de caída se incrementa de alturas bajas a medias. Sin embargo, si la altura de caída aumenta de media a alta, se inhibe el rendimiento muscular general (Andrade 2020, Flanagran 2008). En este sentido, el ejercicio del DJ es algo limitado como modelo para estudiar la relación dosis-respuesta entre diferentes intensidades de PJT y sus efectos.

El efecto inhibidor descrito anteriormente se puede observar cuando la altura del DJ es mayor que la capacidad máxima del salto vertical de un individuo (es decir, salto con contramovimiento [CMJ] con balanceo de brazos [CMJA]) (Andrade 2020). De hecho, se ha observado en estudios transversales que un aumento progresivo de la altura submáxima a la máxima del salto da como resultado un aumento lineal posterior en los marcadores de intensidad (es decir, trabajo, potencia, altura y el inicio temprano de la actividad muscular) (Lee 2004). Sin embargo, estos son hallazgos de estudios de intervención transversales y no de entrenamiento. En consecuencia, esta área de investigación requiere una mayor investigación. La identificación de intensidades de ejercicio moderadas, altas y máximas podría permitir a los entrenadores orientar y diseñar de manera más eficiente programas de PJT efectivos. Por lo tanto, Recientemente, el Dr. Urs Granacher, de la University of Potsdam (Alemania), llevó a cabo un estudio cuyo propósito fue comparar los efectos de un volumen igual de diferentes intensidades de PJT (es decir, 100% [máximo], 80% [alto] y 65% [moderado] del rendimiento máximo del salto vertical) sobre componentes del fitness físico en varones jóvenes físicamente activos. De acuerdo con la literatura relevante (Lees 2004), se podrían esperar mayores mejoras en los componentes de la aptitud física a intensidades máximas del PJT, aunque se esperaría una mejora significativa en varias de estas evaluaciones después de todas las intensidades del PJT.

Es decir, se realizó un estudio controlado aleatorio simple ciego de 8 semanas para comparar los efectos de programas separados de entrenamiento de salto pliométrico (PJT) de igual volumen, pero de diferente intensidad, sobre la aptitud física en adultos sanos. Participaron 38 hombres físicamente activos (edad media: 21.8±2.5 años). Los sujetos fueron asignados aleatoriamente a uno de los 3 grupos de PJT o a un grupo de control (CON, n = 9) de acuerdo con su rendimiento de salto. El entrenamiento de salto pliométrico se realizó a intensidad máxima (PJT-100, n = 10), alta (PJT-80, n = 9) o moderada (PJT-65, n = 10) dentro de cada grupo. Se realizaron pruebas desde la línea base (inicio) y de seguimiento para la evaluación de la altura del salto con contramovimiento (CMJ), la altura del CMJ con balanceo de brazos (CMJA) y la altura del salto con caída desde un cajón de caída de 20 cm (DJ20), velocidad lineal (30 m), y velocidad de cambio de dirección (CODS) (Test de CODS de Illinois).

Los resultados revelaron interacciones significativas de grupo en los 3 momentos para CMJ, CMJA, DJ20, sprint de 30 m y CODS (todos p<0.001; d = 0.39-0.76). Los análisis post hoc mostraron mejoras significativas en las 5 medidas de aptitud física para el grupo PJT-100 (todas p<0.01, Δ 3.7–13.5%, d = 0.26–1.4). Para el grupo PJT-80, 3 de 5 pruebas de aptitud demostraron un cambio significativo (CMJ: p<0.001, Δ 5.9%, d = 0.33; CMJA: p<0.001, Δ 7.0%, d = 0.43; CODS: p<0.001, Δ 3.9%, d = 0.,9), y para PJT-65, sólo 1 prueba fue significativa (CMJ: p<0.05, Δ 2.8%, d = 0.15). No se observaron cambios significativos en el grupo de CON. Excepto por ganancias similares en DJ20 y sprint de 30 m en PJT-100 y PJT-80, las ganancias en aptitud física fueron, en general, mayores (p<0.05) después de PJT-100 vs. PJT-80 vs. PJT-65 vs. CON.

Por lo tanto, la intensidad máxima del PJT puede inducir mayores ganancias en la aptitud física, aunque las intensidades altas y moderadas también pueden ser útiles, pero en menor medida.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Este estudio proporciona información para los profesionales sobre diferencias en las respuestas relacionadas con el entrenamiento a diferentes intensidades del PJT, lo que puede proporcionar una idea de cómo manipular esta variable a lo largo del tiempo. Aunque un programa de PJT a máxima intensidad puede implementarse de manera segura (como se demostró en este estudio y en muchos otros) desde el comienzo de un plan de entrenamiento, el uso de intensidades submáximas de PJT puede introducirse primero, especialmente para reducir el estrés fisiológico asociado con el esfuerzo máximo voluntario. De manera similar, un enfoque submáximo puede ser apropiado cuando se trabaja con sujetos que tienen poca experiencia en el PJT, un bajo nivel de fuerza, poca competencia técnica al saltar o al rehabilitar una lesión.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias