Efectos del entrenamiento pliométrico aplicado antes o después del entrenamiento regular de fútbol

Efectos del entrenamiento pliométrico aplicado antes o después del entrenamiento regular de fútbol

Efectos de la secuenciación del entrenamiento pliométrico aplicado antes o después del entrenamiento regular de fútbol sobre medidas de fitness físico en jugadores jóvenes.


La potencia muscular de las extremidades inferiores está relacionada con la posición del equipo en las ligas de fútbol competitivas. Además, el sprint es una acción común relacionada con la creación de oportunidades para marcar goles, mientras que las capacidades de alta resistencia son esenciales para mantener acciones repetitivas de alta intensidad durante un partido (Carling 2012). Por lo tanto, estas cualidades físicas deben desarrollarse para ayudar a los jugadores para hacer frente a las crecientes demandas competitivas del fútbol moderno (Reilly 2003). En este sentido, está bien establecido que el entrenamiento de salto pliométrico (PJT) es un estímulo eficaz para desarrollar la función del ciclo de estiramiento-acortamiento (SSC) de los atletas jóvenes (Matavoluj 2001, Radnor 2018). Se ha demostrado que la inclusión del PJT en los en trabajos físicos regulares de fútbol de jugadores jóvenes optimiza la condición física, incluidas acciones y cualidades como saltos, carreras de velocidad, remates, velocidad de cambio de dirección (CoD), resistencia y capacidad de sprint repetido (Ramirez-Campillo 2014, Rosas 2016). El entrenamiento de salto pliométrico aprovecha el SSC muscular (Marcovic 2010), que da como resultado movimientos más eficientes y optimiza la tasa de desarrollo de la fuerza, la fuerza relativa por unidad motora reclutada y, por lo tanto, la potencia muscular. Permite a los atletas superar a sus oponentes, por ejemplo, saltando más alto (Radnor 2018). En este contexto, el PJT podría ser particularmente adecuado para la inclusión en un programa de entrenamiento bien diseñado para jugadores de fútbol jóvenes.

Para implementar los programas de PJT de manera óptima, se deben tener en cuenta varios factores, como el tipo de ejercicios de salto, sus efectos combinados, la superficie de entrenamiento, el tipo de sobrecarga y volumen, y la intensidad de los saltos. Recomendaciones previas también han sugerido que el PJT debe realizarse antes de las sesiones de entrenamiento (técnico-tácticas) regulares (Bedoya 2015) para que los ejercicios del PJT no se realicen en un estado de fatiga (NSCA 1993), para maximizar las respuestas neuromusculares. Partiendo de esta premisa, el PJT se ha aplicado habitualmente al inicio de las sesiones de entrenamiento (Ramirez-Campillo 2015, Rosas 2016).

Sin embargo, el PJT también se ha implementado después de entrenamientos regulares. En uno de estos estudios (Barnes 2013), las corredoras de resistencia mejoraron su economía de carrera y su rendimiento de cross-country después de ejecutar 10 semanas de entrenamiento combinado de fuerza y pliométrico durante la temporada, cuando el PJT se realizó 30 minutos después de las sesiones de entrenamiento de resistencia. Sin embargo, según el mismo estudio, los varones respondieron de manera diferente a la intervención, mostrando efectos potencialmente dañinos sobre su desempeño competitivo. Sorprendentemente, estudios previos sugirieron que los niños y adolescentes se recuperan más rápido que los adultos de la actividad neuromuscular (es decir, 80 saltos pliométricos de máxima intensidad) (Marginson 2005, Ratel 2006). Por lo tanto, los efectos de la secuenciación en los que se realiza el PJT pueden no ser los mismos en los jóvenes que en los adultos. En este sentido, jugadoras jóvenes de voleibol (Martel 2005) realizaron sesiones pliométricas basadas en agua 30 minutos después de las sesiones de entrenamiento de voleibol de pretemporada, y mostraron un mejor rendimiento en el salto vertical luego de 6 semanas de entrenamiento. En jugadores de baloncesto masculinos jóvenes (Matavulj 2001), se realizaron 6 semanas de PJT después de las sesiones regulares de baloncesto. Los atletas mejoraron significativamente su rendimiento en el salto y la tasa de desarrollo de la fuerza de los extensores de la rodilla después del entrenamiento.

Considerando (a) que existe controversia con respecto a los resultados de los estudios que examinaron los efectos del PJT aplicado antes o después de las sesiones regulares del entrenamiento deportivo específico, (b) que la efectividad del PJT aplicado al principio (PJT-B) en comparación con después de (PJT-A) las sesiones de entrenamiento regulares son actualmente desconocidas entre los atletas de fútbol jóvenes, y (c) que desde un punto de vista práctico y racional, algunos equipos de fútbol juvenil programan sesiones de entrenamiento de la fuerza y de acondicionamiento al final de su práctica regular de fútbol. Recientemente, Urs Granacher, de la University of Potsdam (Alemania), levó a cabo un estudio cuyo objetivo fue comparar los efectos del PJT-B y PJT-A sobre medidas de la aptitud física (es decir, tiempo de sprint, el CoD y el rendimiento en salto, y resistencia aeróbica) en jugadores de fútbol jóvenes. Los autores de dicho estudio presumen que las intervenciones de entrenamiento de PJT-B y PJT-A mejorarán la aptitud física de los jugadores de fútbol jóvenes, y que el PJT-B produciría mejoras del rendimiento más grandes en comparación con el PJT-A.

Se realizó un estudio controlado aleatorio simple ciego de 7 semanas. Adolescentes de 17.0±0.5 años de edad, fueron asignados a 3 grupos: PJT-B (n = 12), PJT-A (n = 14) y control (CON; n = 12). Las medidas de resultado incluyeron tests para evaluar la velocidad de 20 m, el salto de longitud de pie (SLJ), el salto en sentadilla (SJ), el salto con contramovimiento (CMJ) y el salto con caída (DJ), la resistencia de la carrera de ida y vuelta en multi-estadíos de 20 m (MSSRT) y el test de velocidad de cambio de dirección de Illinois (ICODT). Aunque el grupo CON realizó entrenamiento específico de fútbol, los grupos PJT-A y PJT-B realizaron las mismas sesiones específicas de fútbol pero reemplazaron un 11% de su tiempo con entrenamiento pliométrico. El grupo de PJT-B realizó ejercicios pliométricos después de un programa de calentamiento, y el grupo de PJT-A realizó ejercicios pliométricos 10 minutos después de la finalización del entrenamiento de fútbol. Se utilizaron análisis de varianza para detectar diferencias entre los grupos en todas las variables para los tests previos y posteriores al entrenamiento.

Se observaron efectos principales del tiempo (todo p <0.01; d = 0.19-0.79) y las interacciones group x tiempo (todo p ≤0.05; d = 0.17-0.76) para todas las variables examinadas. Los análisis post hoc revelaron aumentos significativos en el grupo PJT-B (SLJ: 9.4%, d = 1.7; CMJ: 11.2%, d = 0.75; MSSRT de 20 m: 9.0%, d = 0.77) y el grupo PJT-A ( SLJ: 3.1%, d = 0.7; CMJ: 4.9%, d = 0.27; MSSRT de 20 m: 9.0%, d = 0.76). Los análisis post hoc también revelaron aumentos significativos en el grupo PJT-B (velocidad de 20 m: -7.4%, d = 0.75; índice de fuerza reactiva del DJ de 20 cm: 19.1%, d = 1.4; SJ: 6.3%, d = 0.44; Resultados del ICODT: -4.2%, d = 1.1).

En general, este estudio reveló que el entrenamiento pliométrico es eficaz para mejorar las medidas de fitness físico en jugadores de fútbol jóvenes cuando se combina con el entrenamiento de fútbol regular. Más específicamente, se registraron efectos mayores inducidos por el entrenamiento sobre la aptitud física si el entrenamiento pliométrico se realizaba antes del entrenamiento específico de fútbol.

APLICACIONES PRÁCTICAS

El programa de entrenamiento pliométrico aplicado indujoadaptaciones explosivas y de resistencia, que pueden tener una transferencia al rendimiento de juego. Por lo tanto, un programa de entrenamiento pliométrico de alta intensidad a corto plazo dos veces por semana, implementado como sustituto de algunos ejercicios de fútbol dentro de la práctica regular de fútbol durante la temporada, puede mejorar el rendimiento explosivo y de resistencia en jugadores de fútbol jóvenes en comparación con el entrenamiento de fútbol sólo, y estas mejoras pueden maximizarse si el PJT se realiza inmediatamente después del programa de calentamiento y antes de la práctica regular de fútbol en jugadores varones jóvenes. Sin embargo, el PJT es incluso eficaz cuando se realiza después del entrenamiento de fútbol. Teniendo en cuenta que algunos equipos de fútbol jóvenes programan sesiones de entrenamiento después de la práctica regular de fútbol, los hallazgos actuales pueden ser relevantes para programar el PJT en este contexto. Por lo tanto, recomendamos encarecidamente realizar el PJT inmediatamente después del programa de calentamiento y antes de la práctica regular de fútbol.

SHARE