El Mejor Salto es el Salto Más Alto

The Best Jump ls the Highest jump

L. Hof

University of Groningen, Laboratory of Medical Physiology. Bloemsinge, Groningen, Netherlands.

Article published in Revista de Entrenamiento Deportivo, Volume 27, Issue 2 of year .

Abstract

Hay que felicitar a los autores por esta valiosa revisión. Esperamos que los fisiólogos musculares recogerán el guante y suministrarán datos mediante los que sepamos cómo el músculo humano trabaja y podamos precisar mejor su eficacia de lo que lo hacemos extrapolando del músculo de una rana, como es en el caso de este artículo. Mi segunda esperanza es que este artículo pueda ayudar a aminorar la confusión que hay en los términos "eficiencia del trabajo positivo/ negativo/ absoluto". La mejor manera para llevarlo a cabo es abandonando estos términos completamente. En el pasado, pudo haber habido cierta sensibilidad para fijarse en estas eficiencias, pero ahora mismo con nuestra ciencia, estos términos solamente pueden llevar a perpetuar o aumentar la confusión. El relacionar el consumo de energía metabólica con la producción de trabajo mecánico requiere un cierto grado de conocimiento del transporte de toda la energía, tanto cinética, potencial como energía elástica y entre todos los segmentos (Hof, Nauta, Van der Naap, Schalling, y Struwe, 1993). En los movimientos en los cuales hay un pequeño trabajo negativo y en los que la inmensa mayoría del trabajo muscular se produce externamente, como ocurre en el pedaleo con el cicloergómetro, por ejemplo, sería posible hacer un cálculo sensible de las pérdidas de energía. En los movimientos en los que el trabajo negativo es importante, como en el andar y el correr, parece imposible alcanzar una estimación de la pérdida de energía; el tener tal conocimiento realmente sería todo un logro.

Keywords: -

Abstract

The authors are to be complimented on this valuable review. It is to be hoped that muscle physiologists will take up the gauntlet and provide data from which human muscle heat production and efficiency can be more accurately estimated than from extrapolated frog muscle, as is mainly the case now. My second hope is that this paper may help to reduce confusion concerning the terms "efficiency of positive/negative/absolute work". This may best be done by abandoning these terms completely. In the past it may have been sensible to look for these efficiencies, but the present state of our science is such that these terms can only perpetuate or increase confusion. To relate metabolic energy consumption to mechanical work production requires knowledge of all energy trans­ pmt between k:inetic, potential, and elastic energy and between all segments (Hof, Nauta, Van der Knaap, Schallig, & Struwe, 1993). For movements in which there is little negative work and in which the vast majority of muscle work is given off externally, as in ergomete! cycling, for example, a sensible guess of the energy losses will be possible. For movements in which negative work is important, like walking and running, an estímate of energy loss seems at present out of reach; to have such knowledge really would be an achievement.

You can view the full content of this article in Journal's website Revista de Entrenamiento Deportivo