El Nivel de Actividad Física Percibida está Relacionado con La Condición Física Saludable en Escolares de Educación Primaria

The Level of Perceived Physical Activity is Associated With Health-Related Physical Fitness in Primary School Children

Daniel Mayorga-Vega y Jesús Viciana

Departamento de Educación Física y Deportiva, Universidad de Granada, España.

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 29, Número 4 del año .

Resumen

El nivel de actividad física percibida está relacionado con la condición física saludable en escolares de educación primaria. El objetivo del presente estudio fue analizar la relación de presentar un alto (o bajo) nivel de actividad física percibida y los niveles de condición física relacionada con la salud en escolares de educación primaria. Una muestra de 71 escolares (niños, n=37; niñas, n=34) voluntarios de 3º ciclo de educación primaria (edad media 10,92 ± 0,67 años) participaron en el presente estudio. Los estudiantes fueron evaluados mediante una escala de actividad física percibida y la batería ALPHA basada en la evidencia durante dos clases de educación física. Los resultados del presente estudio mostraron mejores valores para los participantes con alto nivel de actividad física percibida en el peso, el índice de masa corporal, los pliegues cutáneos, el porcentaje estimado de grasa corporal, el salto de longitud, el Course Navette, y el consumo de oxígeno máximo estimado. La percepción que los niños de 3º ciclo de Educación Primaria tienen sobre sus niveles de actividad física está directamente relacionada con los niveles de condición física saludable. Por tanto, parece que la actividad física percibida podría ser un marcador adecuado de salud entre los niños.

Palabras clave: capacidad cardiorespiratoria, fuerza muscular, composición corporal, niños, jóvenes.

Abstract

The level of perceived physical activity is associated with health-related physical fitness in primary school children. The purpose of this study was to examine the relationship of having a high (or low) level of perceived physical activity and health-related physical fitness in primary school children. A sample of 71 schoolchildren (boys, n = 37; girls, n = 34) volunteers of 3º cycle of primary education (mean age 10.92 ± 0.67 years) participated in the present study. Students were evaluated by a perceived physical activity scale and the evidence-based ALPHA health-related fitness test battery during two sessions of physical education. The results of the present study showed better values for participants with high level of perceived physical activity on the weight, body mass index, skinfolds, percentage of body fat, standing long jump, Course Navette and estimated maximal oxygen consumption. The perception that children in the 3rd cycle of primary education have on their levels of physical activity is directly related to the levels of health-related physical fitness. Therefore, it seems that the perceived physical activity could be a suitable marker of health among children.

Keywords: cardiorespiratory fitness, muscular strength, body composition, children, youth.

INTRODUCCIÓN

La condición física puede ser considerada como una medida integrada de las principales funciones del cuerpo que participan en la realización de actividad física diaria (Ardoy et al., 2010). En este línea, la condición física ha sido considerada una importante marcador de salud en la infancia (Ortega, Ruiz, Castillo, & Sjöström, 2008). Por ejemplo, en la juventud mayores niveles de aptitud cardiorrespiratoria o composición corporal están asociados con un perfil cardiovascular más sano más tarde en la vida, así como mejoras de la fuerza muscular están asociados negativamente con cambios en la adiposidad general (Ruiz et al., 2009).

Desafortunadamente, en  los estudios anteriores los niveles de actividad física se evaluaron mediante cuestionario a pesar de su limitada validez (Kim, Park, & Kang, 2013; Shephard, 2003). En cambio, la evaluación de la actividad física con instrumentos objetivos implica una serie de limitaciones que lo hace inviable en el contexto de la educación física escolar. Estudios previos realizados con jóvenes han encontrado que la actividad física percibida también está positivamente asociada con la medidas objetivas de condición física como la fuerza muscular y la resistencia cardiorespiratoria (Carraro, Scarpa, & Ventura, 2010; Guérin, Marsh, & Famose, 2004; Marsh, 1996; Mayorga, Viciana, & Cocca, 2012) y negativamente asociado a la composición corporal (Marsh, 1996). Lamentablemente, los estudios anteriores no abordaron la importante cuestión de relacionar un alto (o bajo) nivel de actividad física percibida con los niveles de condición física relacionada con la salud. Consecuentemente, el objetivo del presente estudio fue analizar la relación de presentar un alto (o bajo) nivel de actividad física percibida y los niveles de condición física relacionada con la salud en escolares de 3º ciclo de Educación Primaria.

METODOLOGÍA

Participantes

Una muestra de 71 escolares voluntarios participaron en el presente estudio. Los participantes eran niños (n = 37) y niñas (n = 34) aparentemente sanos de 3º ciclo de Educación Primaria (edad media 10,92 ± 0,67 años). Los criterios de inclusión seguidos fueron: a) estar matriculado en el tercer ciclo de Educación Primaria; b) no presentar aparentes restricciones de salud que pudieran limitar la ejecución de las pruebas; c) y no haber realizado actividad física intensa en las 48 horas previas a la evaluación. Se dio una descripción completa de la naturaleza y el propósito del estudio a los niños y a sus padres. Se obtuvo el consentimiento informado por parte de los padres de los participantes. Además, el estudio fue aprobado por el Comité de Ética de la Universidad de Granada.

Instrumentos

Escala de actividad física percibida. La escala de actividad física percibida fue usada para evaluar actividad física percibida por los escolares del presente estudio. La escala de Likert estaba formada por una pregunta (“Comparado con otros niños/as de tu edad, ¿cómo te consideras?”) a la que tenían que responder con una de las cuatro posibles respuestas (1 = “Pasivo”, 2 = “Más bien pasivo”, 3 = “Más bien activo”, y 4 = “Activo”). Posteriormente, los participantes fueron catalogados como bajo nivel de actividad física percibida (“pasivo” o “más bien pasivo”) y alto nivel de actividad física percibida (“más bien activo” o “activo”).

Índice de masa corporal. Para evaluar el índice de masa corporal (IMC) previamente se obtuvo el peso y la talla de todos los estudiantes. Para el peso el participante permaneció de pie en el centro de la báscula (SECA, LTD, Alemania), llevando ropa ligera y descalzo, con el peso distribuido por igual en ambos pies. Para medir la talla el estudiante permaneció de pie, con los talones juntos, nalgas y espalda apoyadas sobre la escala (Holtain Ltd., Dyfed, UK) con la cabeza colocada en el plano de Frankfort. Se retuvieron las medias de los dos intentos para cada variable. Posteriormente, el IMC fue calculado como el peso en kilogramos dividido por la talla en metros al cuadrado (kg/m2).

Pliegues cutáneos. Los pliegues cutáneos (tríceps y pierna medial) fueron tomados para posteriormente estimar el porcentaje de grasa corporal. Los pliegues se determinaron siguiendo estrictamente la indicaciones de la International Society for the Advancementof Kinanthropometry (ISAK) (2001). Brevemente, una vez marcados los puntos de referencias sobre las extremidades derechas, se procedió a tomar los pliegues. Con el participante en la posición correcta para cada pliegue, mientras se tomaba el pliegue sobre la marca con el dedo pulgar e índice de la mano izquierda, se midió con un plicómetro en la mano derecha a un centímetro inferior de los dedos. Se realizaron dos mediciones no consecutivas de ambos pliegues y se retuvo la media (ISAK, 2001). Por último, para estimar el porcentaje de masa grasa se usaron las ecuaciones propuestas por Slaughter et al. (1988).

Dinamometría manual. Previamente se medió el tamaño de la mano derecha y se ajustó la envergadura de agarre de acuerdo con la tabla-regla (España-Romero et al., 2008). El niño se situaba de pie con los brazos a lo largo del cuerpo con los hombros ligeramente abducidos (< 10º), el codo extendido y el antebrazo y la muñeca en una posición neutra (España-Romero et al., 2008). La fuerza de presión manual fue medida realizado presión máximo en un dinamómetro digital (T.K.K. 5101 Grip-D; Takey, Tokyo, Japan). Cada niño realizó el test dos veces (alternativamente con ambas manos) en orden aleatorio, con un minuto de descanso entre repeticiones (Watanabe et al., 2005). Se retuvo el mejor intento de cada mano (en kg) para el posterior análisis.

Salto de longitud. Desde una posición de pie, con los pies a la anchura de los hombros, el niño realizó un contra-movimiento con las piernas antes de realizar un salto horizontal lo más lejos posible. Durante el contra-movimiento, los niños usaron sus brazos para ayudarse en el salto. Si el niño tocaba con alguna parte del cuerpo la zona que quedaba detrás de los pies, el intento era nulo y se repetía de nuevo. Sin embargo, el niño podía colocar las manos por delante para ayudarse en el aterrizaje. El investigador evaluó la distancia de la parte posterior del pie más retrasada. La prueba se realizó sobre una superficie horizontal y antideslizante. Una cinta métrica fue extendida en el suelo para medir la distancia del salto. Los niños realizaron dos intentos con un minuto de recuperación. La mejor marca fue registrada para el posterior análisis estadístico.

Course Navette. Todos los estudiantes corrieron entre dos líneas paralelas  separadas por 20 m de distancia al ritmo marcado por una señal emitida por la grabación. La velocidad inicial era de 8,5 km/h, la cual fue incrementada 0,5 km/h cada minuto (un minuto representa un palier). Para ayudar a marcar el ritmo de carrera un investigador realizó el test junto a los niños. Los participantes fueron instruidos para correr en línea recta cruzando la línea con ambos pies. Los niños debían salir de la línea inmediatamente después de escuchar cada señal. El test acababa cuando el niño se detenía debido a la fatiga o cuando no alcanzaba la línea antes de la siguiente señal en dos veces consecutivas. Los niños fueron constantemente alentados a correr durante el transcurso de la carrera. La última vuelta completada fue registrada. Posteriormente, se usó la ecuación de Léger, Mercier, Gadoury, y Lambert (1988) para estimar el consumo máximo de oxígeno.

Procedimiento

Para conocer la actividad física percibida, los escolares auto-cumplimentaron la escala de actividad física percibida al comienzo de la primera sesión de evaluación. Los investigadores entregaron a cada alumno una copia de la escala, ofreciendo previamente una explicación general de cómo debían completarla. Antes de que los niños comenzaran a cumplimentarla, los investigadores resolvieron todas las dudas. Posteriormente, los niños realizaron los test incluidos en la batería de pruebas de condición física relacionada con la salud ALPHA basada en la evidencia (Ruiz et al., 2011). Sin embargo, por cuestiones relacionadas con la intimidad y el pudor al tratarse de menores los perímetros de la cintura no fueron tomados. Por las mismas razones, se tomaron los pliegues cutáneos del tríceps y la pierna medial (en vez de los pliegues del tríceps y subescapular como se propone en la antedicha batería) para la estimación de la grasa corporal (Alvero Cruz et al., 2009).

Para su aplicación dos evaluadores experimentados administraron las pruebas siguiendo el protocolo establecido. Cada evaluador realizó la misma prueba a todos los alumnos. Durante la primera sesión se realizaron las medidas de composición corporal (peso, talla, y pliegues cutáneos). En la siguiente sesión se realizaron las pruebas de dinamometría manual, salto de longitud y Course Navette. La evaluación de los estudiantes se realizó durante las clases de Educación Física durante la misma semana, el mismo periodo del día y bajo las mismas condiciones medioambientales para cada estudiante. Previo a la segunda sesión todos los participantes realizaron un calentamiento estandarizado de cinco minutos de carrera a baja intensidad. Durante la sesión de composición corporal no se realizó ningún calentamiento previo.

Análisis estadístico

Se realizó una estadística descriptiva (media ± desviación estándar) de todas las variables dependientes. Se aplicó la prueba análisis de la varianza (ANOVA) de un factor para analizar las posibles diferencias en la media de los valores de las medidas tomadas entre los alumnos con un bajo nivel de actividad física percibida (“pasivo” o “más bien pasivo”) y un alto nivel de actividad física percibida (“más bien activo” o “activo”). Además, se calculó la eta al cuadrado (η2) para estimar la magnitud de la diferencia. Por último, se aplicó la prueba chi cuadrado (χ2) para comprobar si había diferencias en la frecuencia de niños y niñas entre los grupos de actividad física percibida. El análisis estadístico fue realizado mediante el paquete estadístico SPSS 20.0 para Windows (IBM® SPSS® Statistics, Chicago, IL). El nivel de significación se estableció en valores de p < 0,05.

RESULTADOS

En la Tabla 1 se encuentra la media y deviación estándar de los valores obtenidos en los diferentes tests de condición física para los niños con bajo y alto nivel de actividad física percibida. Los resultados del ANOVA de un factor mostraron valores estadísticamente significativos mayores para los participantes con bajo nivel de actividad física percibida en el peso, IMC, pliegue del tríceps y la pierna medial, y porcentaje estimado de grasa corporal (p ≤ 0,023). Los estudiantes con alto nivel de actividad física percibida presentaron mayores valores en las pruebas de salto de longitud, el Course Navette, y el consumo de oxígeno máximo estimado (p ≤ 0,002). Sin embargo, para la talla y la fuerza medida mediante la dinamometría manual no se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre ambos grupos (p > 0,05). Por último, el grupo con bajo nivel de actividad física percibida estaba mayoritariamente representado por niñas (86% niñas/ 14% niños), mientras que el grupo con alto nivel estaba sobrerrepresentado por niños (39% niñas/ 61% niños) [χ2(1, 1) = 9,999; p = 0,002].


DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES

El objetivo del presente estudio fue analizar la relación de presentar un alto (o bajo) nivel de actividad física percibida y los niveles de condición física relacionada con la salud en escolares de 3º ciclo de Educación Primaria. Los resultados del presente estudio mostraron mejores valores para los participantes con alto nivel de actividad física percibida en el peso, el IMC, los pliegues cutáneos (tríceps y pierna medial), el porcentaje estimado de grasa corporal, el salto de longitud, el Course Navette, y el consumo de oxígeno máximo estimado. En cambio, para la fuerza medida mediante la dinamometría manual no se encontraron diferencias entre ambos grupos.

En este sentido, estudios previos realizados con jóvenes encontraron una asociación positiva entre la actividad física percibida y medidas objetivas de condición física (Carraro et al., 2010; Guérin et al., 2004; Marsh, 1996; Mayorga et al., 2012). De las investigaciones anteriores, únicamente Mayorga et al. (2012) estudiaron niños de edades similares al presente estudio (edad 11,10 ± 0,38 años). Dichos autores encontraron que la actividad física percibida estaba positivamente asociada con la fuerza muscular y la resistencia cardiorespiratoria, pero no con la composición corporal. Por su parte, Carraro et al. (2010) y Guérin et al. (2004) encontraron resultados similares con una muestra de adolescentes.

En cambio, en línea con los hallazgos del presente estudio, Marsh (1996) encontró que la percepción de la actividad física que tenían los adolescentes estaba relacionada, además de con la fuerza muscular y resistencia cardiovascular, con marcadores de composición corporal (IMC). Lamentablemente, los estudios previos no abordaron la importante cuestión de relacionar un alto (o bajo) nivel de actividad física percibida con los niveles de condición física relacionada con la salud. Todos los estudios anteriores basaron sus investigaciones en diseños descriptivos de correlación (mediante la r de Pearson), en vez de estudios cuasi-experimentales (ex post facto) (Thomas, Nelson, & Silverman, 2010) que nos permitieran comprobar si había diferencias en los niveles de condición física relacionada con la salud entre los escolares con bajos y altos niveles de actividad física percibida.

Por otro lado, en el presente estudio se comprobó cómo el grupo de alumnos con bajo nivel percibido de actividad física estaba mayoritariamente representado por niñas. Estudios previos han encontrado que durando la infancia los niños son más físicamente activos que las niñas (García-Artero et al., 2007; Rizzo, Ruiz, Oja, Veidebaum, & Sjöström, 2008), por lo que consecuentemente ellos parecen que se perciben también más activos. Por otro lado, en consonancia con los resultados del presente estudio, Mayorga et al. (2012) observaron cómo los niños presentaban una mayor magnitud en la asociación entre la actividad física percibida y la fuerza muscular y resistencia cardiorespiratoria que las niñas. El hecho de que la condición física de los niños está positivamente asociada con la actividad física practicada (Isler et al., 2002; Ortega et al., 2008; Rizzo et al., 2008) justificaría todos estos hallazgos.

En conclusión, además de la actividad física objetiva, los resultados del presente estudio parecen indicar que la percepción que los niños de 3º ciclo de Educación Primaria tienen sobre sus niveles de actividad física está directamente relacionada con los niveles de condición física saludable. Por tanto, parece que la actividad física percibida podría ser un marcador adecuado de salud entre los niños.

Referencias

1. Alvero Cruz, J. R., Cabañas Armesilla, M. D., Herrero de Lucas, A., Martinez Riaza, L., Moreno Pascual, C., Porta Manzañido, J.,… Sirvent Belando, J. E. (2009). Protocolo de valoración de la composición corporal para el reconocimiento médico-deportivo. Documento de consenso del grupo español de cineantropometría de la federación española de medicina del deporte. Archivos de Medicina del Deporte, 26, 166-179.

2. Ardoy, D. N., Fernández-Rodríguez, J. M., Chillón, P., Artero, E. G., España-Romero, V., Jiménez-Pavón, D.,… Ortega, F. B. (2010). Educando para mejorar el estado de forma física, estudio Edufit: Antecedentes, diseño, metodología y análisis del abandono/ adhesión al estudio. Revista Española de Salud Pública, 84, 151-168.

3. Carraro, A., Scarpa, S., & Ventura, L. (2010). Relationships between physical self-concept and physical fitness in Italian adolescents. Perceptual and Motor Skills, 110, 522-530.

4. España-Romero, V., Artero, E. G., Santaliestra-Pasias, A. M., Gutierrez, A., Castillo, M. J., & Ruiz, J. R. (2008). Hand span influences optimal grip span in boys and girls aged 6 to 12 years. Journal of Hand Surgery, 33, 378-384. doi:10.1016/j.jhsa.2007.11.013

5. García-Artero, E., Ortega, F. B., Ruiz, J. R., Mesa, J. L., Delgado, M., González-Gross, M., García-Fuentes, M.,… Castillo, M. J. (2007). El perfil lipídico-metabólico en los adolescentes está más influido por la condición física que por la actividad física (estudio AVENA). Revista Española de Cardiología, 60, 581-588.

6. Guérin, F., Marsh, H. W., & Famose, J. P. (2004). Generalizability of the PSDQ and its relationship to physical fitness: The European French connection. Journal of Sport & Exercise Psychology, 26, 19-38.

7. Hallal, P. C., Victora, C. G., Azevedo, M. R., & Wells, J. C. K. (2006). Adolescent physical activity and health: A systematic review. Sports medicine, 36, 1019-1030.

8. International Society for the Advancement of Kinanthropometry (2001). International standards for anthropometric assessment.. Underdale, Australia: ISAK.

9. Isler, K. A., Asci, F. H., & Kosar, S. N. (2002). Relationships among physical activity levels, psychomotor, psychosocial, and cognitive development of primary education students. Journal of the International Council for Health, Physical Education, Recreation, Sport, and Dance, 38, 13-17.

10. Kim, Y., Park, I., & Kang, M. (2013). Convergent validity of the International Physical Activity Questionnaire (IPAQ): Meta-analysis. Public Health Nutrition, 16, 440-452. doi:10.1017/S1368980012002996

11. Léger, L. A., Mercier, D., Gadoury, C., & Lambert, J. (1988). The multistage 20 m shuttle run test for aerobic fitness. Journal of Sports Science, 6, 93-101.

12. Marsh, H. W. (1996). Construct validity of physical self-description questionnaire responses: relations to external criteria. Journal of Sport & Exercise Psychology, 18, 111-131

13. Mayorga-Vega, D., Viciana, J., & Cocca, A. (2012). Relationship between physical self-concept and health-related physical fitness in Spanish schoolchildren. Procedia-Social and Behavioral Sciences, 69, 659-668.

14. Ortega, F. B., Ruiz, J. R., Castillo, M. J., & Sjöström, M. (2008). Physical fitness in childhood and adolescence: A powerful marker of health. International Journal of Obesity, 32, 1-11. doi:10.1038/sj.ijo.0803774

15. Ortega, F. B., Ruiz, J. R., Hurtig-Wennlöf, A., & Sjöström, M. (2008). Physically active adolescents are more likely to have a healthier cardiovascular fitness level independently of their adiposity status.. The European Youth Heart Study. Revista Española de Cardiología, 61, 123-129.

16. Rizzo, N. S., Ruiz, J. R., Oja, L., Veidebaum, T., & Sjöström, M. (2008). Associations between physical activity, body fat, and insulin resistance (homeostasis model assessment) in adolescents: The European Youth Heart Study. The American Journal of Clinical Nutrition, 87, 586-592.

17. Ruiz, J. R., Castro-Piñero, J., Artero, E. G., Ortega, F. B., Sjöström, M., Suni, J., & Castillo, M. J. (2009). Predictive validity of health-related fitness in youth: A systematic review. British Journal of Sports Medicine, 43, 909-923. doi: 10.1136/bjsm.2008.056499

18. Ruiz, J. R., Castro-Piñero, J., España-Romero, V., Artero, E. G., Ortega, F. B., Cuenca, M. M.,… Castillo, M. J. (2011). Field-based fitness assessment in young people: The ALPHA health-related fitness test battery for children and adolescents. British Journal of Sports Medicine, 45, 518-524. doi:10.1136/bjsm.2010.075341

19. Shephard, J. R. (2003). Limits to the measurement of habitual physical activity by questionnaires. British Journal of Sports Medicine, 37, 197-206.

20. Slaughter, M. H., Lohman, T. G., Boileau, R. A., Horswill, C. A., Stillman, R. J., Van Loan, M. D., y Bemben, D. A. (1988). Skinfold equations for estimation of body fatness in children and youth. Human Biology, 60, 709-723.

21. Thomas, J. R., Nelson, J. K., & Silverman, S. J. (2010). Research methods in physical activity (6th ed.). Champaign: Human Kinetics.

22. Watanabe, T., Owashi, K., Kanauchi, Y., Mura, N., Takahara, M., & Ogino, T. (2005). ). The short-term reliability of grip strength measurement and the effects of posture and grip span. The Journal of Hand Surgery, 30, 603-609. doi:10.1016/j.jhsa.2004.12.007

Cita en Rev Edu Fís

Daniel Mayorga-Vega y Jesús Viciana (2013). El Nivel de Actividad Física Percibida está Relacionado con La Condición Física Saludable en Escolares de Educación Primaria. Rev Edu Fís. 29 (4).
https://g-se.com/el-nivel-de-actividad-fisica-percibida-esta-relacionado-con-la-condicion-fisica-saludable-en-escolares-de-educacion-primaria-1640-sa-157cfb2723d0d5

COMPARTIR