El Patinaje Artístico y la Danza: Estudio Piloto Sobre su Coste Metabólico en Niños/as de Educación Infantil

Skating and Dancing: A Pilot Study About Their Metabolic Cost in Preschool Children

Arantxa González Patiño1, José María Cancela Carral2, Carlos Ayán Pérez2 y Natalia Abal García3

1Ceip Celso Emilio Ferreiro
2Universidade de Vigo Colegio
3Internacional SEK-Atlántico

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 30, Número 2 del año .

Resumen

La promoción de la práctica deportiva extraescolar es una estrategia de salud dirigida a prevenir la obesidad infantil. El propósito de este estudio piloto es estimar el gasto energético que supone la práctica de dos modalidades deportivas extraescolares cuándo es realizada por niños/as menores de 6 años, así como identificar el nivel de fatiga percibido que dicha práctica produce. Los resultados obtenidos aportan información novedosa sobre el coste metabólico que supone para un niño/a de educación infantil la práctica del patinaje artístico y de la danza, a la vez que aporta evidencia científica sobre su idoneidad como actividades deportivas extraescolares a la hora de combatir la obesidad infantil.

Palabras clave: Acelerómetro, educación Infantil, danza, patinaje artístico, obesidad.

Abstract

The performance of out-of-school sport disciplines is a health promotion strategy aimed at preventing childhood obesity. The purpose of this pilot study is to estimate the energetic cost of two out-of-school sport disciplines when are performed by children under six years of age, as well as to identify self-perceived level of fatigue derived from its practice. The obtained results show new information about the metabolic cost needed to perform figure skating and dancing in the preschool setting. Besides, it provides scientific evidence of their suitability as extracurricular sports activities in order to fight childhood obesity.

Keywords: Acelerometer, elementary education, dance, figure skating, obesity.

INTRODUCCIÓN

La obesidad infantil es uno de los problemas de salud pública más graves del siglo XXI, pues se calcula que en 2010, más de mil millones de personas adultas tenían sobrepeso siendo 42 millones de las mismas niños (Organización mundial de la salud, 2012). En España, la prevalencia actual de sobrepeso y de obesidad infantil es del 18,48% y del 9,13% respectivamente, lo que indica que uno de cada cuatro niños españoles tiene exceso de peso, que además se inicia en edades cada vez más tempranas (Ballesteros-Arribas, Dal-re, Pérez- Farinós & Villar-Villarlba, 2007). Una de las estrategias que mayor efectividad parece tener a la hora combatir la obesidad infantil es la promoción de la actividad física. De este modo, se recomienda que los niños/as a partir de 5 años acumulen al menos un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física, mayoritariamente aeróbica (O´Donovan et al, 2010). Sin embargo, de acuerdo con las observaciones de algunos autores ni siquiera la mitad de los niños/as en edad escolar cumplirían con estas recomendaciones (Escalante, Backx, Saavedra, García-Hermoso & Dominguez, 2011). Por este motivo, las políticas de salud pública han incorporado entre sus objetivos el definir diferentes modos de promover la práctica de actividad física en esta población, entre los que destaca el fomento de las actividades extraescolares deportivas (Lipnowski, Leblanc, Canadian Paediatric Society, Healthy Active Living & Sports Medicine Committee, 2012; Mountjoy et al, 2011). A este respecto, es remarcable el hecho de que existen numerosos estudios sobre la posible efectividad de estas estrategias en niños/as de educación primaria y secundaria (Wang et al, 2013), sin embargo las investigaciones de este tipo realizadas con niños/as de educación infantil, son en comparación escasas (Ward, Vaughn, McWilliams & Hales, 2010). En esta línea, es conocido que los deportes de equipo suelen ser las prácticas extraescolares que mayor aceptación parecen tener (Luengo, 2007), por lo que poco se sabe a cerca de la idoneidad de otros deportes minoritarios, especialmente cuando son ofertados a niños/as menores de 6 años en horario extraescolar. Así por ejemplo, el patinaje artístico y la danza son modalidades deportivas rítmico-expresivas de reciente aparición, cuya riqueza psicomotriz las convierte en una práctica extraescolar de cierta relevancia de cara a estimular el desarrollo motor de los niños/as de educación infantil. Sin embargo, se desconoce si la exigencia condicional de ambas actividades podría ser lo suficientemente elevada como para que fuesen consideradas como prácticas deportivas aconsejables a la hora de combatir la obesidad en niños/as de tan corta edad. Ante esta situación y dada la ausencia de investigaciones específicas al respecto, este estudio piloto tiene como objetivo analizar el coste metabólico del patinaje artístico y de la danza cuando son realizadas como práctica deportiva extraescolar en el ámbito de la educación infantil.

MATERIAL Y MÉTODOS

Participantes

Todos los niños/as menores de 6 años que se encontraban matriculados en las actividades extraescolares de patín y danza ofertadas por un Centro de Educación Infantil y Primaria de la provincia de Pontevedra, fueron seleccionados para participar en este estudio. Previamente al inicio del mismo se informó a los padres/madres de los niños y niñas sobre los objetivos de la investigación con el fin de obtener el pertinente consentimiento informado.

Valoraciones

Antropometría:La variable peso se midió con una báscula SECA, con precisión de 100 gr. Para realizar la medida el niño/a permaneció de pie en el centro de la plataforma, descalzo, y con el peso distribuido por igual en ambos pies y sin apoyos. La talla se obtuvo mediante el empleo de un tallímetro, permaneciendo el niño/a de pie, con los talones juntos, brazos a lo largo del cuerpo y las nalgas y la espalda apoyadas sobre la escala y con la cabeza situada en el plano de Frankfort.

Coste Metabólico: Para la medición del gasto energético se empleó un acelerómetro triaxial Actigraph GT3X (ActiGraphTM, LLC, Fort Walton Beach, FL, USA). Este monitor de actividad mide aceleraciones sobre los tres planos anatómicos del cuerpo (sagital, frontal y transversal) y ofrece cuentas del movimiento como un vector resultante de las magnitudes de cada uno de los tres ejes. El gasto energético total de cada actividad se expresó en la unidad de equivalencia metabólica conocida como MET/hora. Con el objeto de identificar más detalladamente la exigencia física de la actividad de patinaje y danza, se categorizó el gasto energético en cinco niveles de actividad en función de los METS estimados durante la práctica de las mismas: 0-1.5 (inactivo); 1.5-3 (Bajo); 3- 6(Medio); 6-9 (Vigoroso); + 9 mets (Muy vigoroso)15

Nivelde fatiga percibido: El nivel de fatiga percibido se valoró mediante la versión infantil de la escala OMNI. La escala OMNI (Robertson y col. 2003) es un pictograma donde el sujeto identifica su percepción de esfuerzo o fatiga sobre una escala graduada numéricamente durante o inmediatamente después de la realización del ejercicio. Para ello, se utilizan una serie de imágenes que representan a las personas que ejercen el aumento de la intensidad del ejercicio dispuestas a lo largo de una escala numérica de 0 a 10, y las señales verbales se colocan a intervalos iguales a lo largo de la escala 16.

En esta investigación se realizó una adaptación infantil de dicha escala según el género y las actividades extraescolares sobre las que se tomaron las muestras objeto de estudio. Para el género femenino ver figura 1 y para el género masculino ver figura 2.


Figura 1.


Figura 2.

Todas las valoraciones fueron realizadas por una alumna de cuarto curso del Grado en Educación Infantil especialista en Educación Física, y se llevaron a cabo a lo largo de una sesión tipo de una hora de duración para cada modalidad. Los acelerómetros fueron colocados en el lado derecho a nivel de la cadera sujeto con una banda elástica que permitía ajustarlo a la medida del niño/a. En la tabla 1 se muestra un ejemplo de sesión tipo para patinaje y en la tabla 2 un ejemplo de sesión tipo para danza. Una vez finalizada la sesión, se le preguntaba al niño/a objeto de estudio de ese día el grado de fatiga mostrándole una de estas adaptaciones de escala de OMNI donde debía señalar con qué dibujo se sentía más identificado.


Tabla 1. Sesión tipo de Patinaje Artístico.


Tabla 2. Sesión tipo de Danza

Análisis Estadístico

Para la descarga y posterior análisis de los datos provenientes de los acelerómetros, se utilizó el software ActiLife5 v5.7.4.

El análisis de los datos se llevó a cabo inicialmente a través de un análisis descriptivo por medio de medidas de tendencia central (media y desviación típica). Posteriormente se llevó a cabo un análisis inferencial para comparar las actividades desarrolladas (t student datos independientes). Los datos se analizaron a través del programa SPSS 15.0 para Windows, estableciendo como diferencias significativas (p<0.05). En cada caso se trabajó con un nivel de confianza del 95%.

RESULTADOS

Un total de 12 participantes (9 niñas y 3 niños), con una edad media de 4,9±1,1 años, se presentaron voluntarios para realizar el estudio y finalizaron el mismo. Sus demográficas  y antropométricas, así como los valores medios obtenidos en el resto de variables analizadas se muestran en la tabla 3. En la misma se puede observar que en ambas modalidades hubo un predominio de la actividad de nivel medio (34,7% en danza y 39,6% en patinaje). Aunque en el patinaje los niños/as estuvieron menos tiempo realizando actividad moderada y más tiempo realizando actividad baja o ligera, no se observaron diferencias significativas con la danza. El gasto metabólico expresado en METS/hora fue ligeramente superior para la danza (6,08 vs 5,86) lo que corresponderían a (2,7 kcal/min vs 2,6 kcal/min) si bien tampoco se apreciaron diferencia significativas. En lo que respecta al nivel de fatiga percibido por los niños/as tras realizar las dos actividades, el patinaje pareció ser un poco más exigente que la danza de acuerdo con los resultados de la escala OMNI (4,9±1,8 vs 3,3±1,8), aunque de nuevo se apreció la inexistencia de diferencias significativas.


Tabla 3. Valores medios obtenidos y porcentajes de tiempo estimado en función de la intensidad de las modalidades deportivas estudiadas.

DISCUSIÓN

La promoción de la actividad física en niños/as en educación infantil es una estrategia destinada a incrementar las conductas saludables que se lleva realizando desde hace ya varios años en los países más avanzados, como consecuencia de la creciente prevalencia de la obesidad en estas edades 17. Sin embargo, las principales entidades e instituciones que velan por la salud de la sociedad no suelen tener en cuenta a los niños/as más pequeños a la hora de describir pautas generales de cara a la práctica de la misma. Así, la única entidad que se ha preocupado de establecer con claridad unas guías generales sobre el tiempo y tipo de AF que los niños/as menores de 6 años deberían realizar, es la National Association for Sport and Physical Education “NASPE”18. De acuerdo con esta institución Norteamericana, los niños/as de 4-6 años deberían al menos realizar una hora de AF estructurada, es decir organizada y monitorizada. El mejor modo de lograr este objetivo es mediante la promoción de la actividad extraescolar, método que ha demostrado tener efectos positivos a la hora de incrementar el estilo de vida activo y mejor las características antropométricas de los niños/as en Educación Infantil 19.

Desde el conocimiento de los autores de este estudio, en nuestro país no existen investigaciones sobre los efectos de la promoción de la actividad física en niños/as menores de 6 años y mucho menos sobre el gasto energético que suponen ciertas prácticas deportivas. Los resultados del mismo apuntan a que tanto la danza como el patinaje son disciplinas deportivas que parecen adecuadas no sólo por los aspectos coordinativos que integran, sino también por el gasto energético que provocan. En esta línea, es conocido que el fútbol es la práctica deportiva mayoritaria, sobre todo en niños, sin embargo esta modalidad puede contribuir a la prevalencia de ciertos comportamientos sexistas estereotipados 20, por lo que es necesario ofrecer otras alternativas y ampliar el abanico de posibilidades de realización de actividad física extraescolar a los niños/as de corta edad.

Una aportación de ciento interés que se desprende de esta investigación es la cuantificación en METS del gasto energético que produce la práctica del patinaje artístico y la danza. Así, las primeras clasificaciones de gasto energético en función de la actividad física realizada estaban basadas en el estudio de personas adultas con un peso medio y que practicaban modalidades deportivas muy generales 21. Posteriormente Ainsworth y su equipo desarrollaron una lista muy completa de actividades deportivas 22, que ha sido recientemente actualizada en 2011 (Ainsworth et al, 2011), pero siguieron tomando como referencia población adulta. Por ello, Ridley et al (2008) desarrollaron un compendio de gasto energético para poblaciones de menor edad. Aunque los valores calculados proceden de niños/as de mayor edad a la de este estudio, esta investigación es la única publicación que puede servir como referencia. En el mencionado compendio no se incluyen la danza ni el patinaje artístico como tal, sino el ballet y el skate, que son actividades similares, pero con matices y de menor coste metabólico. De acuerdo con el mismo, la práctica de patinaje artístico y de danza provocan un gasto energético similar al de la práctica de deportes de equipo de mayor aceptación, como el balonmano o el atletismo. Teniendo en cuenta que este nivel de exigencia metabólica parece alcanzarse sin experimentar una fatiga muy elevada, se puede entender que las dos actividades aquí estudiadas presentan unas características adecuadas que confirman su idoneidad como práctica deportiva extraescolar dirigida a combatir la obesidad en la educación infantil. En relación a esto, es remarcable el hecho de que ambas modalidades comparten un predominio de la actividad de nivel medio (34,7% en danza y 39,6% en patinaje) que indican un marcado carácter aeróbico, lo que supone un estímulo condicional adecuado en estas edades.

De los resultados de este estudio se desprende que el gasto energético del patinaje artístico y de la danza cuándo son administradas a modo de actividades extraescolares en el marco de la educación infantil en sesiones de una hora de duración, está en torno a las 156 kcal. De este modo, siguiendo las pautas y normativas de la NASPE sobre la importancia de realizar actividad física organizada y monitorizada, si los niños/as practicasen esta actividad unos 4 días/semana, alcanzarían un gasto energético extra alrededor de 624kcal kcal, lo que puede ser considerado como un consumo calórico relevante, sobre todo de cara a prevenir la obesidad infantil.

Un aspecto aparentemente contradictorio encontrado en esta investigación es que al comparar ambas actividades se observó que el gasto metabólico fue ligeramente superior en la danza y sin embargo, el nivel de fatiga percibido por los niños/as al finalizar su práctica fue menor al del patinaje. Este hecho podría explicarse en base a que esta modalidad deportiva requiere una repetición continua y analítica de determinados gestos técnicos ya en los niveles de iniciación, mientras que la danza permite una mayor libertad a la hora de trabajar la técnica a través de juegos y ejercicios de expresión corporal; además el patinaje conlleva de por sí una carga (los patines) que a estos niveles resulta significativa, y va perdiendo valor a medida que pasan los años según mejoran las condiciones físicas con el desarrollo del niño/a. Todo esto supone que el/la menor de 6 años (con una expectativa más lúdica) experimente una sensación psicológica de fatiga mayor al realizar clases en las que la técnica se plantea de manera más repetitiva, aunque en realidad presente un gasto energético ligeramente inferior. Probablemente, si se realizase una clase de patinaje en la que los juegos ocupasen la totalidad de la misma, la sensación de esfuerzo percibida sería menor a la habitual.

A pesar de la originalidad y aportaciones de este pequeño estudio piloto, es necesario mencionar la existencia de ciertos puntos débiles metodológicos, principalmente el pequeño tamaño de la muestra, la valoración de una única sesión tipo y el contar con niños/as que ya tenían experiencia previa en la práctica de ambas modalidades deportivas analizadas, que no permiten una gran generalización de los resultados aquí presentados.

CONCLUSIÓN

El patinaje artístico y la danza son disciplinas deportivas que suponen un coste metabólico en torno a los 6 METS cuando son practicadas por niños/as menores de 6 años. Dado su componente coordinativo y motriz y el gasto energético que se deriva de su realización, ambas actividades deberían ser promovidas con mayor interés dentro del marco deportivo extraescolar infantil.

Referencias

1. Ainsworth, B. E., Haskell, W. L., Herrmann, S. D., Meckes, N., Bassett, D. R., Tudor- Locke, C., Greer, J. L., Vezina, J., Whitt-Glover, M. C. & Leon, A. S. (2011). Compendium of Physical Activities: a second update of codes and MET values. Medicine

3. Ballesteros-Arribas, J. M., Dal-re Saaverda, M., Pérez-Farinós, N. & Villar-Villalba, C. (2007). La estrategia para la nutrición, actividad física y prevención de la obesidad: estrategia NAOS. Revista Española de Salud Pública, V81.

4. Escalante, Y., Backx, K., Saavedra, J.M., García-Hermoso, A., Dominguez, A.M. (2011). Relación entre actividad física diaria, actividad física en el patio escolar, edad y sexo en escolares de educación primaria: Revista Española de Salud Pública; V85.

5. Lipnowski, S., Leblanc, C. M., Canadian Paediatric Society, Healthy Active Living & Sports Medicine Committee. (2012). Healthy active living: Physical activity guidelines for children and adolescents. Paediatrics & child health, 17, 209-210.

6. Luengo, C. (2007). Actividad físico-deportiva extraescolar en alumnos de primaria. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, 27, 174-184.

7. Mountjoy, M., Andersen, L.B., Armstrong, N., Biddle, S., Boreham, C., Bedenbeck, H. P., Ekelund, U., Engebretsen, L., Hardman, K., Hills, A. P., Kahlmeier, S., Kriemler, S., Lambert, E., Ljungqvist, A., Matsudo, V., McKay, H., Micheli, L., Pate, R., Riddoch, C., Schamasch, P., Sundberg, C. J., Tomki (2011). International Olympic Committee consensus statement on the health and fitness of young people through physical activity and sport. British Journal of Sports Medicine, 45, 839-848. doi: 10.1136/bjsports-2011-090228.

8. O'Donovan, G., Blazevich, A. J., Boreham, C., Cooper, A. R., Crank, H., Ekelund, U., Fox, K. R., Gately, P., Giles-Corti, B., Gill, J. M., Hamer, M., McDermott, I., Murphy, M., Mutrie, N., Reilly, J. J., Saxton, J. M. & Stamatakis, E. (2010). The ABC of physical activity for health: a consensus statement from the British Association of Sport and Exercise Sciences. Journal of sports sciencies, 28, 573-591. doi: 10.1080/02640411003671212.

9. Organización mundial de la salud (s.f). Obesidad y sobrepeso. Nota descriptiva nº311. Mayo 2012. Recuperado el 25 de junio (2013). de http://www. who.int/mediacentr e/factsheets/fs311/ es/

10. Ridley, K., Ainsworth, B. E. & Olds, T. S. (2008). Development of a compendium os energy expenditures for youth. The international Journal of behavioral nutrition and physical activity, 10, 4-45. doi: 10.1186/1479-5868-5-45.

11. Wang, Y., Wu, Y., Wilson, R. F., Bleich, S., Cheskin, L., Weston, C., Showell, N., Fawole, O., Lau, B. & Segal, J. (2013). Childhood Obesity Prevention Programs: Comparative Effectiveness Review and Meta-Analysis. Rockville (MD): Agency for Healthcare Research and Quality (US).

12. Ward, D. S., Vaughn, A., McWilliams, C. & Hales, D. (2010). Interventions for increasing physical activity at child care. Medicine & Science in Sports & Exercise, 42, 526-534.

2. & Science in Sports & Exercise, 43, (1575 - 1581). doi: 10. 1249/MSS.0b013e31821ece12.

Cita en Rev Edu Fís

Arantxa González Patiño, José María Cancela Carral, Carlos Ayán Pérez y Natalia Abal García (2014). El Patinaje Artístico y la Danza: Estudio Piloto Sobre su Coste Metabólico en Niños/as de Educación Infantil. Rev Edu Fís. 30 (2).
https://g-se.com/el-patinaje-artistico-y-la-danza-estudio-piloto-sobre-su-coste-metabolico-en-ninos-as-de-educacion-infantil-1710-sa-c57cfb27242def

COMPARTIR