Ensayo sobre el Libro: “El Elemento” de Ken Robinson y Lou Aronica

Essay on the Book "The Element"of Ken Robinson and Lou Aronica.

Alberto Borges Moreno

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 29, Número 4 del año .

Resumen

“El elemento” que será mencionado en lo adelante como algo por lo que sentimos verdadera pasión; es ejemplificado en este artículo en el ámbito del deporte. La obra de Ken cita varios ejemplos de famosos y grandes de hoy que han encontrado “la zona” espacio especial dentro del elemento; en ese sentimiento o estado las personas se envuelven en la actividad que hacen y pasan el tiempo en sus actividades  sin sentirlo, estar en la zona es estar profundamente en el corazón del elemento; haciendo las cosas que amamos. En este material se ponen ejemplos de cómo guiar el aprendizaje y la preparación de atletas para alcanzar los objetivos dentro de la actividad física respetando las reglas generales de la literatura científica.

Abstract

"The element" will be hereinafter something to feel real passion it is exemplified in this article in the field of sport. Ken's work cites several examples of famous and large today found "the zone" special space inside the element, in this feeling or state people engage in the activity they do and spend time in their activities without feeling; living in the area is to be deep in the heart of the element; doing the things we love. This material is put examples of how to guide learning and preparing athletes to achieve the objectives within the physical activity respecting the general rules of the scientific literature.

“El elemento.”

Este impresionante libro en sus inicios hace mención a la imaginación y la creación; aspectos principales que nos llevan a los seres humanos a encontrar nuestro “elemento” como algo por lo que sentimos verdadera pasión; el autor relata en principio la hermosa conversación entre una chica y su profesora en una clase de dibujo, en esa anécdota la confianza y la imaginación de la alumna crean el episodio según ella de la representación gráfica de Dios, el autor apunta como los seres humanos nacemos con la potencialidad de crear; que por una u otra razón se va perdiendo a nuestro paso por la vida (Ken Robinson, 2009). En ese ejemplo estamos ante el tratamiento educativo personalizado de la maestra a su pequeña alumna y la guía y estimulación de la pasión de la niña por su relevante belleza al dibujar; esto es posible también en el ámbito de la Educación física y el deporte. Por ejemplo, la imaginación  es el factor principal que mueve al entrenador para crear programas de entrenamiento que ayuden a los atletas a lograr la preparación adecuada en cada escalón de su desarrollo personal, el diseño de una estructura anual con uno  o dos macro-ciclos, que incluya sus períodos o etapas de preparación general, especial, precompetitiva y competitiva, exige al entrenador el desarrollo de la capacidad de imaginar el futuro y lo que sus atletas pueden lograr; en mi experiencia personal puede hacerse un plan escrito donde se detallen los objetivos posibles a lograr, las fechas de competencias importantes, la duración de las etapas de preparación, los posibles materiales que se utilizarán, la planificación de los viajes a realizar, se precisan las fechas de las pruebas físicas y técnicas que se aplicarán, los ejercicios que se ejecutarán en cada etapa de preparación y otros aspectos; luego se puede representar todo eso en un gráfico y por último se puede confeccionar un plan de carga con los volúmenes de trabajo físico a vencer que pueden ser definidos en cantidad de repeticiones a realizar, número de kilómetros a correr, cantidad de kilogramos a levantar en los ejercicios con pesos, para luego con facilidad distribuirlo entre las sesiones de cada semana, es mi criterio que cada ciclo me enfrento a la realización de una obra de arte distinta, con sus características peculiares y con ello me siento bien, me alegra realizar cada obra, ese proceso es parte de mi vida; y no hay otra manera mejor de guiar la formación de cada atleta sino haciéndola personalizada e individual, por lo cual se debe confeccionar una planificación para cada persona.

El primer capítulo del libro El elemento (Ken Robinson, 2009, pp. 1–9) trata las historias diferentes  de tres grandes personalidades; Gillian Lyne, Matt Groening y Paul Samuelson, lo que los une en común es que ellos han encontrado pasión y amor por lo que hacen, y eso les ha permitido desarrollar la imaginación para crear definiendo adecuadamente sus potencialidades; en el libro se presentan ejemplos de muchos seres humanos de los más conocidos y famosos y cuentan cómo han encontrado su elemento; a propósito este autor  define el elemento Como:

 “El espacio donde las cosas que usted hace y lo que le gusta hacer, coinciden”. (Ken Robinson, 2009, p. 8).

“El elemento es el punto de encuentro entre la pasión personal y las aptitudes personales…Cuando las personas están en su elemento están conectadas con algo fundamental de su sentido de identidad, propósitos y bienestar”(Ken Robinson, 2009, p. 21).

Leyendo este libro he ratificado por qué llevo buenos resultados en mi trabajo, porque me gusta lo que hago y he descubierto mis posibilidades de hacer mejores cosas para beneficio de otros seres humanos, me conecto con ellos, tengo paciencia para ir avanzando con precaución en la preparación e instrucción de los atletas que atiendo; uno de los aspectos fundamentales que me guían es que no tengo temor a equivocarme, porque como ser humano esa posibilidad existe y eso me abre las puertas a la imaginación, confianza y buenos sentimientos, me guía por así decirlo y me mantengo con alegría a diario cuando realizo mi trabajo, sobre esto habla también en su libro (Ken Robinson, 2009), con lo cual coincido.

A finales de los 80 y principios de los noventa entrenaba en Santiago de Cuba el campeón mundial de salto de longitud Iván Pedroso, bajo la supervisión del prestigioso entrenador Milán Matos; recuerdo que una de las cosas que más me gustaba en esa etapa era observar la variedad y multilateralidad de ejercicios que usaban en la preparación y cómo en los entrenamientos combinaban siempre algo de aprendizaje o perfeccionamiento de habilidades motrices vinculadas al salto de longitud y luego en la misma sesión continuaban la preparación física, Milán es un maestro de la creación; eso me inspiraba y me ayudaba a pensar diferente; muchas de mis sesiones de entrenamiento con jóvenes atletas desde esa etapa las dedico precisamente al  aprendizaje de acciones motrices variadas; pienso que en la preparación inicial se deben incluir ejercicios de todo tipo, carreras, saltos variados, lanzamientos, trabajo de aprendizaje de los levantamientos clásicos de peso, de esta manera se crean las bases para el futuro del atleta que aún no tiene definida una especialidad; y que según los postulados del libro que analizamos puede que esté cerca o casi en su elemento; este camino se debe recorrer despacio hasta encontrar la disciplina que mejor coincida con las capacidades y aptitudes del atleta, especialidad o disciplina por la que sienta la mejor pasión. Entre 1992 y 1994, inicié la preparación en Santiago de Cuba de un grupo de atletas de entre 11-12 años, varios fueron muy destacados en el atletismo cubano, entre ellos estaba uno de los grandes saltadores de triple de estos tiempos (2004-2012), Alexis Copello Sánchez, de principio algunos de mis colegas pensaban que él podía ser  corredor de vallas, o saltador de altura, hacía bien la técnica en varias disciplinas, tenía aptitudes para el Atletismo en general, decidimos de acuerdo con él y con el padre que iniciara estudios en la escuela superior de preparación atlética de Santiago de Cuba en Decatlón; aquí se ve la atención y guía individual y diferenciada necesaria a brindar a cada persona; pienso que eso creó las bases generales para que más tarde de la Mano de Milán Matos; este atleta ganara medalla de bronce en los campeonatos mundiales de Atletismo de Berlín 2009 en la especialidad de triple salto, yo sabía que podía llegar; pues cuando le conocí me percaté que este chico tenia fibra de campeón, somato-tipo y deseos de entrenar y aprender; era un talento y solo faltaba que encontrara su pasión en una disciplina determinada, era un diamante que recién comenzaba a pulir y que terminaría siendo una valiosa joya del Atletismo mundial.

Otro aspecto interesante que destaca la obra genial de Ken Robinson, se refiere al desarrollo tecnológico actual y en especial la tecnología digital; apunta la velocidad con que se producen los cambios actualmente guiados por asistentes virtuales en Internet, las cámaras digitales y los ordenadores portátiles personales facilitan el trabajo con imágenes, el volumen de información que fluye a cada momento en todo el mundo es incontrolable, especialmente estoy de acuerdo con este autor cuando menciona que hoy no se pueden predecir los cambios que ésta humanidad tendrá que enfrentar en el futuro, la revolución digital y tecnológica viene produciendo cambios económicos, incrementando la diversidad cultural y la complejidad de nuestras vidas especialmente la de los jóvenes, esos cambios han alterado la forma de conducción de nuestras vidas y seguirán acelerándose, países como China, Rusia, India, Brasil y otros se presentan con roles cada vez más dominantes  en la economía mundial; sabemos,  apunta además en otro espacio de su libro ligado a ello que la tecnología abrirá nuevas oportunidades, empleos diferentes y que el futuro será diferente y debemos adaptarnos a ser más flexibles, productivos y aprender a explorar nuestras propias capacidades para estar listos a la adaptación a nuevos cambios, pues lo único que sabemos sobre el futuro es que será diferente y que por tanto debemos ser diferentes como seres humanos (Ken Robinson, 2009, pp. 17–21), coincido totalmente con él y por esa razón algo que he transformado totalmente en mi trabajo práctico es el uso de medios tecnológicos variados para guiar el aprendizaje de las personas con que trabajo, tales  como videos de YouTube, toma de videos y fotos con mi cámara digital para modelar la técnica de mis atletas y ofrecerle información de feed-back rápidas sobre las ejecuciones técnicas que realizan ellos mismos al instante, en ocasiones grabo los sonidos y les hago escuchar el ritmo de sus pasos en cada carreara de aproximación por ejemplo en los saltos, a mi juicio el sentido del ritmo es un elemento importante a considerar pues cada persona tiene en su propio cuerpo una manera distinta de sentir; el ordenador es un instrumento de trabajo muy útil, he tenido la experiencia de dirigir entrenamientos a con imágenes y sonido que ofrecen un elevado nivel de comunicación como proceso de dos vías entre entrenador y atleta, en este sentido; escucho mucho la opinión de mis atletas, lo que sienten en cada repetición, como se sienten en general antes, durante y después del entrenamiento, a diario controlo los niveles de la presión arterial y la frecuencia cardíaca, pienso que el proceso de entrenamiento se ha convertido en un laboratorio abierto de investigación donde cada información ayuda a mejorar los resultados de sesión en sesión, y en el que cada entrenador que esté en su “elemento” sentirá la necesidad de controlar y velar por los indicadores que se relacionan con la salud de las personas con las que trabaja.   

Otro aspecto importante es la información sobre marcas y resultados de competencias a disposición en la red, por ejemplo muchas federaciones disponen hoy de páginas webs donde están registrados todos los resultados individuales de competencias, records por edades y por ciclos competitivos, esto permite a los propios atletas informarse de su evolución y de la de sus contrarios, conocer las marcas mínimas de clasificación para poder participar en competencias internacionales y en instantes conocer los calendarios competitivos de cada temporada, la velocidad con que tenemos que trabajar para adaptarnos a estos tiempos nos exige habilidades y capacidades diferentes.

Como se conoce el proceso de aprendizaje de acciones motoras  va desde la explicación sencilla y la demostración de los ejercicios por parte del profesor deportivo, a la ejecución en principio de movimientos torpes con poco nivel de coordinación por parte de los alumnos, en esa fase de aprendizaje inicial motriz, los órganos sensitivos de la vista y el oído transmiten información al cerebro, luego con las ejecuciones repetitivas; las sensaciones propioceptivas e interoceptivas en combinación con el trabajo del cerebelo y el aparato vestibular, el cerebro medio, tálamo e hipotálamo, coordinan y dirigen la situación espacial del cuerpo del atleta y se mejoran las realizaciones de los movimientos, la técnica se va puliendo y el cuerpo se va adaptando a estas nuevas sensaciones, en una segunda fase se ofrecen indicaciones precisas, especialmente sobre uno o dos aspectos a mejorar como máximo, para no sobre-cargar la atención del atleta y que éste pueda concentrarse en lo que se le solicita, retroalimentación sobre lo que se va haciendo bien y lo que se puede mejorar; con las repeticiones se van puliendo los movimientos y el cerebro  va creando los patrones de acciones iniciales, que se perfeccionarán en un nivel superior de aprendizaje motor, en esto coinciden varios autores. (Farrell, Joyner, Caiozzo, & American College of Sports Medicine, 2012), (Chappell, 2008), (Weinberg & Gould, 2011), (Ozolin, N.G., 1970), (Graham, 2008), (J L Thompson, 2009).

Es mi opinión que al guiar el aprendizaje y repetir muchas veces los movimientos, se crean en el cerebro conexiones nerviosas que mejoran la plasticidad y belleza de las habilidades motoras, en esto trabajan de conjunto los sistemas músculo esquelético, y el sistema nervioso con sus órganos sensoriales unido a las formaciones anatómico-funcionales de los lóbulos cerebrales:

 “Intelecto y control del movimiento general lóbulo frontal, lóbulo temporal audición e interpretación, lóbulo parietal entrada de estímulos sensoriales e interpretación, lóbulo occipital sensaciones visuales e interpretación.”(Wilmore, Costill, & Kenney, 2008, p. 88).

Una vez asimilados los movimientos y perfeccionados; se considera que la médula espinal pasa a llevar el control de los mismos lo que permite mayor rapidez de transmisión en los impulsos nerviosos y esa estructura juega un papel fundamental en la asimilación, análisis e interpretación de estímulos o sensaciones que llegan por vía de los receptores sensoriales, respondiendo a  cada receptor con reflejos automatizados, esto apunta a una manera de reacción rápida sin necesidad de que los impulsos nerviosos que transmiten las aferencias tengan que llegar al cerebro medio o a la corteza cerebral para enviar las respuestas; según explican, (Farrell et al., 2012, p. 55).

Hablando de sensaciones, Robinson cita en su obra  varios comentarios sobre los sentidos, apunta que  en ocasiones pregunta a sus oyentes cuantos sentidos tenemos los seres humanos y son mencionados tradicionalmente los cinco sentidos, empero investigaciones y ejemplos citados por él mismo sobre otros criterios agrandan al diapasón de los sentidos, entre los que se mencionan, el sentido de la intuición, el sentido del equilibrio o balance muy importante para la vida y trae a colisión la obra de la antropóloga Kathryn Linn Geurts titulada “Cultura de los sentidos”; más adelante cita el sentido del dolor (noci-receptores) que son reconocidos además por (Wilmore et al., 2008), como buen cubano conozco sobre el sentido del ritmo que es una de las potencialidades que más trato de desarrollar con las personas que trabajo, pues a mi juicio la música agrada, permite hacer la vida más ligera y el aprendizaje o desarrollo físico o fortalecimiento se puede hacer con más alegría; por otra parte pienso que también existe el sentido de la orientación, algunas personas no necesitan planos, mapas, ni GPS para orientarse en grandes ciudades o en las grandes superficies de la naturaleza, a propósito Ken Robinson apunta que muchos de esos sentidos tienen órganos especializados que trabajan en esas funciones, como el aparato vestibular para las sensaciones de equilibrio, los sentidos kinestésicos que apoyan las propiocepciones, los ojos para el sentido de la vista, los oídos para la audición, la lengua para el gusto y otros para las sensaciones espaciales que juegan un papel importantísimo en el deporte, a propósito cito textualmente un criterio con el que coincido porque ha sido objeto de estudio por mi parte en muchas materias relacionadas con mi profesión dentro del deporte y la cultura física en general y que me parece fantástico, por la manera en que se resume aquí:

“Todos los modelos de información sensorial de alguna manera pueden estar relacionados con el sistema muscular y pueden iniciar, modular, controlar y variar los grados de ejecución de las acciones motoras”(Farrell et al., 2012, p. 56).

Como sabemos toda la actividad del cuerpo humano está controlada por el sistema nervioso y sus células neuronales, en anatomía se conocen además los sistemas nerviosos autonómicos simpático y para simpático y los sistemas nerviosos central y periférico, con sus estructuras bien definidas; si bien todos tenemos en general las mismas estructuras anatómicas, cada persona tiene sus particularidades específicas que se conocen como aptitudes y en general potencialidades individuales que nos hacen diferentes a unos de los otros, por esa razón apunta Robinson el elemento es diferente para cada ser humano, no estamos limitados a un solo elemento de hecho algunas personas sienten pasiones similares por una u otra actividad, otros quizás sientan pasión y tengan aptitudes por otras actividades que les llenan, pero no hay reglas sobre ello, a propósito cito:

“El elemento tiene dos factores y hay dos condiciones para estar en él. Los factores son aptitud y pasión, las condiciones actitud y oportunidad. La secuencia se presenta como algo así: Lo tengo; Lo amo; Lo deseo; Dónde está?.” (Ken Robinson, 2009, p. 22).

Cuando trata el fenómeno de la inteligencia, Ken Robinson se refiere a los test de mediciones del IQ empleados tradicionalmente y los resultados generales  que se solicitan, en ocasiones ejemplifica como el sistema de educación actual puede ser perjudicial, al olvidar que los seres humanos nacemos con inteligencia e imaginación propios y con características individuales; la exigencia de resultados rígidos en esos tipos de pruebas puede excluir a muchos talentos y no mostrar los grandes valores que poseen, quién sabe cuántos valores humanos no encontraron su elemento por esa razón debido a lo rígido de los sistemas de captación y las limitaciones en la orientación profesional y descubrimiento de la verdadera vocación de los jóvenes, éste fenómeno es común en muchos países y conocemos las causas que lo motivan bien resumidas por Robinson a propósito él menciona algunas personalidades que están en contra de esos tipos de evaluaciones y se trae a colación algunos ejemplos, Robert Sternberg, Howar Gardner quien expresa no una; sino varias inteligencias en los seres humanos, por tanto el medir en una sola dirección es un error, Daniel Colleman, quien diferencia la inteligencia emocional de la social, Robert Cooper autor de: “El otro 90%”, en fin, muchos especialistas refieren que no hay evidencias cuantificables para avalar la existencia de esas pruebas, en algunos casos incluso la escuela no cumple su papel en la educación para llegar a desarrollar los grandes genios existentes en algunas personas, ejemplos citados por Robinson, como Gordon Parks, Mick Fleetwood, y Bart Conner; indican inteligencia mostrada de diferentes formas y que no se relacionan con los números o letras; mi opinión es que estos tipos de pruebas deberían eliminarse y dar paso a un sistema de educación que haga pensar a los niños y dirija su acción a que existan espacios más abiertos a la creación, se escuchen las ideas de los jóvenes y se les permita desarrollar actividades que desaten sus pasiones, evaluándolos realmente por lo que mejor sepan hacer y les guste; eso haría más fácil las cosas, daría más libertad a la creación y a la imaginación, libertad es lo que queremos para los seres humanos, pues bien; ¿A qué esperamos.? aún sin realizar test de ningún tipo, solo dejando a los niños jugar, el talento puede descubrirse, o los propios niños lo sentirán llegar cuando menos se espera, especialmente después del período de maduración sexual, antes de eso nunca se sabrá  exactamente quien será campeón o quien no, porque algunos sistemas del cuerpo humano aún no están preparados para mostrar sus mayores potencialidades en esa etapa, hay que esperar por el adecuado momento de crecimiento y desarrollo, aprovechando las ventanas de oportunidades y desarrollar algunas capacidades físicas a su tiempo; y porque la inteligencia y la pasión por algunas cosas en específico pueden no estar definidas hasta que no se le presenten más ideas nuevas a los niños, es mi criterio que en el deporte se deben probar  muchos juegos variados, deportes con pelotas e individuales; y dejar a los jóvenes aprender nuevas técnicas y acciones motrices, crear un fundamento general de preparación física pensando en la salud y en la vida; y luego entre todas esas experiencias cada alumno encontrará su pasión en concordancia con sus aptitudes, de esta manera estaremos ofreciendo las oportunidades a los niños de encontrar  su elemento siempre que tengan actitudes y estén dispuestos a ello, porque en honor a la verdad hay que apuntar que algunos puede que no estén listos, o no les guste, o no tengan sencillamente pasión o atracción hacia el deporte.

Cuando conocí a Einar Karl Hjartarson, ya él estaba cerca de su elemento, tenía pasión y aptitudes para el salto de altura, había conseguido, saltar estable entre 2,16m y 2,21m su mejor marca personal; quizás le faltaba algo de actitud como joven al fin pues tenía 19 años y se le debían ofrecer nuevas oportunidades, comenzamos  en septiembre del 1999 recién llegado a Islandia, dediqué mi atención inmediatamente a mejorar su técnica de vuelo sobre la varilla, como conocemos el salto de altura hoy día usa la técnica “Fosbury Flop” y  se necesita una excelente sensación de orientación espacial para vencer la varilla saltando de espaldas, durante la preparación general usamos muchos ejercicios gimnásticos, roles de frente, de espalda, paradas de manos, saltos variados en múltiples formas desde trampolines en la piscina, y muchas acrobacias, entre los ejercicios especiales de preparación técnica usamos el salto desde el lugar hacia atrás, con caída sobre la parte superior de la espalda y venciendo alturas en progresión comenzamos con 140cm y llegó a tener registros en ese ejercicio de hasta 165cm venciendo esa altura hasta 3 veces en una misma sesión de entrenamiento,  en solo tres meses logró saltar con tres pasos de carrera 191cm, y después de seis meses de trabajo podía vencer 195cm de altura con solo tres pasos de carrera de impulso; entonces me dediqué a cambiar la técnica de su carrera de aproximación; pues si tenía fuerza para saltar 195cm casi sin velocidad, debía saltar mejor con buena velocidad, pero en principio debíamos mejorar este aspecto de la técnica, recuerdo que en el verano del 2000 saltó 224cm y nos quedamos a solo un centímetro de la marca mínima para asistir a los juegos Olímpicos de Sídney Australia; pero ya en la temporada de invierno del 2001 saltó 228cm que es el actual record nacional de salto en alto de Islandia. Einar participó con éxito en los campeonatos Mundiales de Canadá en el verano del 2001; a su aptitud y pasión le mejoramos la actitud con mejores oportunidades; hoy vive en USA después de haber terminado su carrera universitaria.

Sobre la inteligencia Robinson destaca tres aspectos fundamentales, primero está su diversidad y ejemplifica con varios casos, segundo es tremendamente dinámica donde el cerebro humano se manifiesta como intensamente creativo; Albert Einstein ejemplo de ello citado en este libro de Ken y en tercer lugar; se destaca que la inteligencia es especialmente distintiva y personal para cada ser humano, pueden existir cientos de diferentes formas de inteligencia que se manifiestan de forma dominante en cada ser humano; conociendo que la inteligencia es diversa, dinámica y distintiva nos permite pensar diferente sobre la pregunta ¿Cuán inteligente somos? y ver la inteligencia de diferente forma que no puede ser medida y evaluada por un test de escala lineal (Ken Robinson, 2009, pp. 49–51).

Más adelante en su obra Ken cita varios ejemplos de famosos y grandes de hoy que han encontrado “la zona” espacio especial dentro del elemento, en ese sentimiento o estado las personas se envuelven en la actividad que hacen y pasan el tiempo en sus actividades  sin sentirlo, estar en la zona es estar profundamente en el corazón del elemento; haciendo las cosas que amamos; pero que no son su esencia; comenta (Ken Robinson, 2009)  y luego apunta:

 “El sentido de libertad y autenticidad es uno de los grandes signos de…estar en la zona”(Ken Robinson, 2009, p. 90).

Es lo que ocurre con los atletas en las sesiones fuertes y agotadoras de entrenamiento, se entregan a lo que hacen y pasa el tiempo sin sentirlo, se sienten libres, los movimientos técnicos pasan a realizarse cómodamente sin tensiones y así sin proponérselo llegan las marcas mínimas de competencias internacionales y las posibilidades de asistencia para mejorar sus experiencias y encontrar su zona y sus grupos afines, surgen nuevas amistades y en ese alto nivel profundizan en el sentimiento de sentirse ellos mismos, llegando a los records mundiales que aparentemente se realizan sin mucho esfuerzo; corren relajados, saltan visualmente sin mucho esfuerzo, lanzan sin tensiones; no hay rigidez en sus movimientos, disfrutan lo que están haciendo; eso lo hemos visto en muchos casos de alta competición en el deporte en general y en el Atletismo en especial; ahora mismo el grupo de velocistas Jamaicanos con Bolt y otras estrellas como Shelly-Ann Fraser-Pryce; muestran que ellos y ellas están en su elemento y en su zona; encontrando su grupo la persona, puede obtener su sentido de identidad y encontrar sus metas y objetivos de vida y entonces llegan los procesos dinámicos de la creación. La validación de la inspiración y la combinación mágica de la sinergia donde la persona se puede dejar llevar y llegar al punto máximo, como precisa (Ken Robinson, 2009).

Hay muchos ejemplos en el libro sobre la influencia de la tribu, o colectivo a fin; para encontrar la zona donde se sitúa el elemento, quizás los más significativos sean los del equipo del presidente Lincoln y en la música; Miles Davis y su tribu al crear el disco “Kind of Blue”, y por supuesto los Beatles, he pensado en el equipo cubano de voleibol femenino de la década de los 80, campeonas mundiales, olímpicas, panamericanas y centroamericanas con Mireya Pérez en esa tribu que por supuesto contaba con un gran número de talentos como La Ferté, Ana Ibis, y otras; junto a su entrenador Eugenio, lograban creatividades impresionantes en su juego. Otro ejemplo de tribu que puedo citar aquí es el del equipo de Balonmano de Islandia medallista de plata en los juegos Olímpicos de Pekín 2008, dos estrellas de esa tribu Ólafur Stefánsson y Guðjón Valur, equipo creativo y dinámico motivaba a esas personalidades a entrar en sus zonas y mantenerse en sus elementos a propósito se destacaba en ambos ejemplos la creatividad, la improvisación y la dinámica de pensamiento; proponiendo desafíos posibles de resolver en diferentes situaciones de juego; en la redefinición y reafirmación de ese concepto el libro apunta:

“La pertenencia o membresía en una tribu como se define aquí ayuda a las personas a ser más ellos mismos, los lleva más lejos a encontrar su sentido de identidad personal.”(Ken Robinson, 2009, p. 128).

        “El elemento es también un asunto de actitud” (Ken Robinson, 2009, p. 156).

En ese sentido la familia, los maestros y profesores tienen incidencia en relación con la formación de valores morales y actitudes positivas hacia la vida; encaminar los pasos de otros seres humanos es parte de mi trabajo como entrenador, trabajo directamente para dar ánimos a mis atletas, alentándoles a creer en sus propias fuerzas, estimulando positivamente sus acciones en las clases de entrenamiento, siempre positivo y alegre, e incitándoles a probar diferentes disciplinas técnicas eso nos muestra siempre cual es la mejor opción y donde están mejor ubicadas las potencialidades de cada atleta, encontrar el camino y la pasión por algo en ocasiones nos lleva tiempo, por eso mencionaba antes que hay que tener paciencia, reforzar las ideas y aptitudes de nuestros atletas es un deber y una obligación, en la vida de un entrenador actual debe estar presente también el saber escuchar a sus discípulos, observar lo que hacen, evaluar y replantear nuevas estrategias de trabajo, es un proceso que debe ayudar poco a poco a desarrollar cada atleta y para eso hay que ser muy democrático, evitar el ser autoritario es una de las puertas que pueden facilitar el llegar al elemento de cada uno de nuestros atletas.

Es imposible saber hasta dónde llegan las potencialidades de nuestro cerebro y la plasticidad que tiene para adaptarse a nuevas situaciones y aspectos cambiantes de nuestra vida; en el deporte esto es algo fantástico, competiciones en climas variados y se logran adaptaciones, entrenamientos agotadores que desafían la naturaleza humana y se logran, levantamientos de pesos, anatómica y biomecánica-mente imposibles en apariencias y se hacen, para eso se entrena para mejorar y desafiar ciertos límites, para ganar hoy día hay que preparase bien y posibilidades existen están disponibles para todos, algunos talentos pueden más que otros, pero la preparación ayuda.

El logro de objetivos para nuestra sociedad actual requiere transformación de la educación apunta ken Robinson,  el hecho está en no estandarizar la educación sino en personalizarla, para descubrir y desarrollar el talento individual de cada niño colocando a cada uno en el medio en que quiera aprender y de la manera más agradable para hacerlo, a fin de que descubran de manera natural su pasión; esa es la clave que rodea el núcleo principal del elemento (Ken Robinson, 2009, p. 238). Por esa razón me he referido antes a la individualización del entrenamiento; en el deporte hay que llegar a la creación de ejercicios que se adapten a cada persona y descubrir la disciplina deportiva que mejor le acomode a las potencialidades de cada niño, encontrar la pasión por lo que cada atleta es en realidad y lo que desea ser en el futuro adaptándolo en cada etapa al desarrollo motor alcanzado y al nivel de aprendizaje logrado, relacionado con las posibilidades del desarrollo y maduración sexual y física de cada alumno. Para concluir prefiero citar directamente un aspecto relevante de ésta  impresionante obra que acabo de leer:

“Los principios fundamentales del elemento están arraigados bajo un concepto del crecimiento y desarrollo orgánico del ser humano más amplio”(Ken Robinson, 2009, p. 251).

Referencias

1. Chappell, J. D. L. (2008). Effect of a Neuromuscular Training Program on the Kinetics and Kinematics of Jumping Tasks. American Journal of Sports Medicine, 36

2. Farrell, P. A., Joyner, M. J., Caiozzo, V. J., & American College of Sports Medicine. (2012). ACSM’s advanced exercise physiology. Philadelphia: Wolters Kluwer Health/Lippincott Williams & Wilkins.

3. García Márquez, Gabriel. (1982). Cien años de soledad. Madrid: Espasa-Calpe.

4. Graham, G. (2008). Teaching children physical education : becoming a master teacher. Champaign, IL: Human Kinetics.

5. J L Thompson, P. J. L. (2009). Introduction to coaching : the official IAAF guide to coaching athletics.

6. Ken Robinson, L. A. (2009). The Element.

7. Miguel de Cervantes. (1977). Don Quijote de la Mancha. I

8. Ozolin, N.G. (1970). Sistema comtemporáneo de entrenamiento deportivo.

9. País, E. E., & Juan Luis Cebrián. (2007, March 4). Gabriel García Márquez, ochenta años de soledad.. EL PAÍS. Retrieved February 5, 2013, from http://elpais.com/diario/2007/03/04/domingo/1172983292_850215.html

10. Vern Gambeta. (2011, October). Evolución del entrenamiento desde la libreta de notas al uso del Ipad.. IFAC International Festival of Athletics Coaching. Retrieved February 5, 2013, from http://www.ifacscotland.co.uk/news/98-ifac-2011

11. Weinberg, R. S., & Gould, D. (2011). Foundations of sport and exercise psychology. Champaign, IL: Human Kinetics.

12. Wilmore, J. H., Costill, D. L., & Kenney, W. L. (2008). Physiology of sport and exercise. Champaign, IL: Human Kinetics.

Cita en Rev Edu Fís

Alberto Borges Moreno (2013). Ensayo sobre el Libro: “El Elemento” de Ken Robinson y Lou Aronica. Rev Edu Fís. 29 (4).
https://g-se.com/ensayo-sobre-el-libro-el-elemento-de-ken-robinson-y-lou-aronica-1668-sa-o57cfb2723f432

COMPARTIR