¿Entrenamiento Continuo o Intervalado?

¿Entrenamiento Continuo o Intervalado?

Es muy común entre los deportistas de resistencia plantear el debate de si se debe entrenar con métodos continuos o realizar algún tipo de entrenamiento intervalado. O en todo caso que volumen de entrenamiento intervalado se debe realizar, y cual es la distribución óptima del volumen.

En la literatura científica al entrenamiento continuo, que por lo general se realiza a intensidades inferiores al máximo estado estable de lactato (MLSS) se lo conoce como LIT (de low intesity training), mientras que al entrenamiento de alta intensidad y específicamente al entrenamiento intervalado se lo conoce como HIIT (de high intensity interval training).

A la hora de determinar si hay que utilizar uno u otro método, algunos aspectos clave a tener en cuenta son los siguientes:

  • ¿Para quién?.
  • ¿Cuándo?
  • ¿Cuál es el objetivo perseguido?.

Es para destacar que de acuerdo al estado de conocimiento actual, los deportistas de resistencia, incluso de alto nivel realizan la mayor parte de su volumen (aprox. 80%) a intensidades inferiores al MLSS, esto es, a intensidades medias-bajas (LIT), así es esperable que los deportistas de menor nivel deban utilizar incluso un porcentaje mayor teniendo en cuenta que pueden mejorar en forma significativa su nivel de forma sin exponerse a dosis de entrenamiento muy elevadas en cuanto a la intensidad.

Es muy interesante referirse al coactivador 1α del receptor activado por proliferador de peroxisoma (PGC-1α), el cual es un "master switch" celular que induce las adaptaciones como respuesta al entrenamiento. Notablemente esta “interruptor celular” puede ser estimulado tanto por el entrenamiento continuo y de baja-media intensidad (LIT) como por el entrenamiento de alta intensidad. En el primer caso, el PGC-1 α es estimulado a través de la calcio-calmodulina, mientras que en el segundo caso por la AMP quinasa, y así se promueve el fenotipo muscular aeróbico. Por lo tanto, diferentes caminos pueden conducir al mismo lugar, tal como muchos de ustedes pueden haber comprobado en su observación o propia experiencia en el campo.

De este modo, para poder contestar la pregunta planteada tendrán que conocerse los aspectos antes mencionados, e idealmente se debería valorar la respuesta del deportista a una determinada dosis de entrenamiento y distribución de la intensidad, y en función de su respuesta proceder al ajuste de la carga de entrenamiento, y a una posible intervención con HIIT.

Lecturas Recomendadas

  1. Laursen et al. Training for intense exercise performance: high-intensity or high –volume training?. Scand J Med. Sci Sports, 20 (Suppl. 2): 1-10, 2010.
COMPARTIR