Entrenamiento Intermitente en Futbolistas: Una Revisión Sistemática

Intermittent Training in Football Players: A Systematic Review

Jorge Carlos Vivas, Juan P. Martín Martínez y Jorge Pérez-Gómez

Facultad de Ciencias del Deporte, Universidad de Extremadura, España

Artículo publicado en el journal Revista de Entrenamiento Deportivo, Volumen 29, Número 3 del año .

Resumen

El objetivo de esta revisión fue ver las diferentes modalidades que se pueden utilizar para llevar a cabo el entrenamiento intermitente (EI) en fútbol, así como conocer las mejoras que produce cada una de ellas en diferentes pruebas de condición física y otros parámetros fisiológicos. Se utilizó la base de datos Medline/Pubmed para encontrar todas las investigaciones publicadas hasta el 30 de noviembre de 2014, utilizando las palabras clave: “interval training soccer”. Se encontraron 14 publicaciones que cumplían los criterios de inclusión. Según los estudios encontrados, el EI produce mejoras en los futbolistas tanto en pretemporada, como durante y fuera de la temporada. Se encuentran varias modalidades de EI en fútbol: el interval training, los esprines repetidos, el entrenamiento en circuito específico de fútbol y los juegos con balón en espacio reducido. El EI en futbolistas mejora el rendimiento en el YoYo Intermittent Recovery Test Nivel 1, aumentar el consumo máximo de oxígeno, disminuir el tiempo para recorrer esprines de distancias comprendidas entre 10 y 40 metros, aumentar el rendimiento en diferentes modalidades de salto (drop jump, squat jump y countermovement jump), y aumentar la velocidad aeróbica máxima, la economía de carrera, la velocidad crítica y el umbral de lactato. Palabras clave: Fútbol, resistencia, condición física, entrenamiento

Palabras clave: Fútbol, resistencia, condición física, entrenamiento

Abstract

The aim of this review was to see the different modalities that can be in use for carrying out intermittent training (EI) in soccer, as well as to know the improvements that there produces each of them in different tests of physical condition and other physiological parameters. The database Medline/Pubmed was in use for being all the investigations published until November 30, 2014, using the key words: “interval training soccer”. A total of 14 publications were found according to the inclusion criterial. According to opposing studies, EI produces improvements in football players so much in pre-season, since during and out of the season. Several modalities are found on having referred to EI in soccer: interval training, repeated sprint ability, training in specific soccer circuit and small sided games. The EI in football players improves the performance in the YoYo Intermittent Recovery Test Level 1, to increase the maximum consumption of oxygen, to diminish the time to cross sprints of distances understood between 10 and 40 meters, to increase performance in different modalities of jump (drop jump, squat jump and countermovement jump), and to increase aerobic maximum speed, economy running, critical velocity and lactate threshold.

Keywords: Football, endurance, physical fitness, training

INTRODUCCIÓN

El fútbol es un deporte de carácter intermitente en el que se suceden continuamente muchas actividades de diferentes intensidades como caminar, correr o esprintar (Bangsbo, Norregaard, & Thorso, 1991). De hecho, existen estudios de análisis de partidos de fútbol que muestran la evidencia de que, durante un partido, los futbolistas realizan numerosas acciones de intensidad máxima o submáxima, de corta duración y con periodos breves de recuperación, de forma repetida (Spencer, Bishop, Dawson, & Goodman, 2005). Por tanto, parece imprescindible el entrenamiento de la resistencia en fútbol, porque un adecuado desarrollo de ésta favorece la recuperación durante el ejercicio intermitente de alta intensidad, que es lo que ocurre con los esfuerzos que se dan en el fútbol (Reilly, 1997). En relación a la importancia de la resistencia en el fútbol, hay estudios en los que se relaciona la resistencia media de los jugadores de un equipo en relación con el puesto que ocupa ese equipo en la clasificación de la competición y su nivel (Wisloff, Helgerud, & Hoff, 1998); y otros, en los que se analiza la distancia que son capaz de cubrir los jugadores durante el desarrollo completo de un partido (Bangsbo & Lindquist, 1992; Krustrup et al., 2003).

Uno de los métodos para mejorar la resistencia en el fútbol es el entrenamiento intermitente (EI) (J. Helgerud, Engen, Wisloff, & Hoff, 2001; Hoff & Helgerud, 2004). El entrenamiento intermitente es aquel que alterna períodos de ejercicio intenso, intercalados con períodos de recuperación a baja intensidad o en reposo (Daniels & Scardina, 1984). Existen estudios en la literatura científica que han demostrado que el EI es un método de entrenamiento eficaz para la mejora de la resistencia en jugadores de fútbol sin causar efectos negativos sobre otras capacidades como la fuerza, la potencia o la velocidad al sprint (J. Helgerud et al., 2001; Impellizzeri, Marcora, Castagna, Sassi, Iaia, & Rampinini, 2006; McMillan, Helgerud, Macdonald, & Hoff, 2005).

Dentro de este método de entrenamiento existen distintas modalidades para llevarlo a cabo. Las más utilizadas en el fútbol son el entrenamiento de interval training (IT), el entrenamiento de esprines repetidos (RSA), el entrenamiento interválico en circuito específico de fútbol (SST) y el entrenamiento de juegos con balón en espacio reducido o Small Sided Games (SSG).

Por tanto, los objetivos de esta revisión son saber cuáles son las modalidades de EI válidas para mejorar la resistencia en el fútbol, considerando válidas aquellas modalidades de EI con las que se producen mejoras en los tests de condición física u otros parámetros fisiológicos; conocer los efectos producidos por los diferentes métodos de EI e intentar establecer cuál sería la modalidad más efectiva para la mejora de los diferentes aspectos evaluados en los estudios incluidos en esta revisión.

Metodología

Para realizar la búsqueda de los estudios científicos sobre los efectos que produce el EI en futbolistas, se realizó una búsqueda bibliográfica que incluyó los artículos publicados hasta el 30 de noviembre de 2014, en la base de datos Medline/Pubmed, utilizando como palabras clave: “interval training soccer”. Además de los artículos de la base de datos electrónica, se añadieron otros que aparecían en las referencias bibliográficas de dichos artículos.

Criterios de inclusión y exclusión

En la Figura 1 se muestra el diagrama correspondiente al proceso de selección de artículos. En una primera búsqueda con las palabras clave, se identificaron 143 estudios. Tras la lectura del resumen o texto completo de éstos, se excluyeron 132 (n = 11). Tras revisar las referencias bibliográficas de estos últimos, se incluyeron 9 artículos como posiblemente relevantes, de los cuáles tras la lectura completa del texto resultaron ser relevantes para esta revisión únicamente 3 estudios (n = 14).


Figura 1. Diagrama del proceso de selección de artículos.

Los 137 artículos excluidos fueron considerados como no relevantes cuando no hacían referencia a ninguna modalidad de EI, cuando no se producían mejoras en los tests de condición física u otros parámetros fisiológicos tras aplicar del entrenamiento o cuando el artículo no estaba redactado en lengua inglesa.

Los datos tomados para la revisión sistemática fueron extraídos de los artículos originales con un formulario de datos estandarizado en el que se incluían los siguientes apartados: autor y año del artículo y porcentaje de mejora en los diferentes test aplicados después de llevar a cabo el programa de EI.

Análisis de los estudios

Para los artículos seleccionados que no incluían el porcentaje de mejora pero presentaban datos en los diferentes test aplicados antes y después del EI, se calculó el porcentaje de mejora en los diferentes test siempre que era posible y se especificó la mejora concreta en aquellos casos en que no se disponía de porcentaje de mejora.

Resultados

En la tabla 1 se muestran los 14 estudios encontrados que cumplían los criterios de inclusión establecidos, así como el porcentaje de mejora en los diferentes test de condición física aplicados y en otros parámetros fisiológicos que fueron evaluados en los diferentes estudios en los que se sometió a los sujetos a alguna modalidad de EI.

Desafortunadamente, se utilizan muchos test físicos diferentes para ver los efectos producidos por la aplicación de un programa de EI, lo que hace más complicado definir cuál es la modalidad de EI que mayores efectos positivos produce en los futbolistas. No obstante, sí podemos sacar información relevante para aquellos que pretendan mejorar la resistencia específica en fútbol, ya que, se ha visto que se puede mejorar de la siguiente manera:

Pretemporada, temporada, fuera de temporada

Se ha observado que el EI mejora la resistencia específica en el fútbol, y que puede producir efectos positivos tanto en pretemporada, no sólo en futbolistas profesionales o de élite (J. Helgerud, Rodas, Kemi, & Hoff, 2011; Wong, Chaouachi, Chamari, Dellal, & Wisloff, 2010), sino también en futbolistas junior (Impellizzeri et al., 2006); como a lo largo de la temporada en jugadores profesionales (Bravo, Impellizzeri, Rampinini, Castagna, Bishop, & Wisloff, 2008; Dupont, Akakpo, & Berthoin, 2004; McMillan et al., 2005) y amateur (Bravo et al., 2008; Dellal, Varliette, Owen, Chirico, & Pialoux, 2012; Sperlich et al., 2011); y también fuera de temporada en jugadoras de fútbol femenino (I. E. Clark, West, Reynolds, Murray, & Pettitt, 2013).

También se observaron efectos positivos sobre jugadores junior cuando se comenzaba a aplicar el programa de EI durante la pretemporada y se prolongaba durante un tiempo a lo largo de la temporada (Impellizzeri et al., 2006).

Interval Training (IT)

Tabla 1. Porcentaje de mejora en test y diferentes parámetros fisiológicos tras aplicar un método de entrenamiento interválico

LEYENDA: YYIRT 1 (YoYo Intermittent Recovery Test Nivel 1), CV (Velocidad Crítica), D' (Trabajo a ritmo de la velocidad crítica), VO2máx (Consumo máximo de oxígeno), VAM (Velocidad aeróbica máxima), LT (umbral de lactato), CR (Economía de carrera), T10m (Tiempo en 10 metros), T20m (Tiempo en 20 metros), T30m (Tiempo en 30 metros), T40m (Tiempo en 40 metros), T1000m (Tiempo en 1000 metros), DJ (Drop jump), SJ (Squat jump), CMJ (Countermovement squat jump).

Se ha podido ver que diferentes propuestas de EI producen efectos positivos sobre los futbolistas. Concretamente, el IT 2 veces por semana, durante un periodo de entre 5 y 12 semanas en 4 series de 4 minutos al 90-95 % de la frecuencia cardíaca máxima (FCmáx) con 3 minutos de recuperación activa entre series es el más repetido en la literatura revisada (Bravo et al., 2008; J. Helgerud et al., 2001; Jan Helgerud et al., 2007; J. Helgerud et al., 2011; Impellizzeri et al., 2006; Kelly, Gregson, Reilly, & Drust, 2013). Este IT produce numerosos efectos positivos cuando es aplicado sobre futbolistas, causando mejoras de entre 7-25 % en el consumo máximo de oxígeno (VO2máx) (Bravo et al., 2008; J. E. Clark, 2010; J. Helgerud et al., 2001; Jan Helgerud et al., 2007; J. Helgerud et al., 2011; Hoff & Helgerud, 2004; Impellizzeri et al., 2006; Sperlich et al., 2011); del 2-16 % en el umbral de lactato (LT) y del 2-10 % en la economía de carrera (CR) (J. Helgerud et al., 2001; Jan Helgerud et al., 2007; Hoff & Helgerud, 2004; Impellizzeri et al., 2006); del 13 % en el YoYo Intermittent Recovery Test Level 1(YYIRT1) (Bravo et al., 2008); y también se mejora hasta un 4 % el tiempo en 10 metros (T10m) (Bravo et al., 2008; J. Helgerud et al., 2001; J. Helgerud et al., 2011); un 4 % el tiempo en 1000 metros (T1000m) y en 20 metros (T20m), 30 metros (T30m) y 40 metros (T40m) (Sperlich et al., 2011). Además, se producen también mejoras en el rendimiento en diferentes modalidades de salto vertical; de un 15 % en el drop jump (DJ) (Sperlich et al., 2011), de hasta un 11 % en el salto sin contramovimiento (SJ) (Bravo et al., 2008; Sperlich et al., 2011) y de un 5-12 % en el salto con contramovimiento (CMJ) (J. Helgerud et al., 2011; Sperlich et al., 2011). Por otro lado, también se producen mejoras en otros parámetros fisiológicos evaluados con menos frecuencia, como: la velocidad crítica (CV) y la capacidad de trabajo por encima de la velocidad crítica (D’), produciéndose mejoras de un 7 % y un 13 % respectivamente (I. E. Clark et al., 2013).

También, diferentes protocolos de IT de alta intensidad en 2 series de 7-10 repeticiones en periodos de 10”/10”, 20”/20” y 30”/30”, aplicados durante 6 semanas, producen mejoras en la velocidad aeróbica máxima (VAM) de un 5 % (Dellal et al., 2012).

Entrenamiento de esprines repetidos (RSA)

El RSA, 2 veces por semana, durante 7 semanas en 3 series de 6 repeticiones de 40 metros con recuperación pasiva de 20 segundos y 4 minutos entre repeticiones y series respectivamente, produce mejoras en el YYIRT1 de un 28 %, en el VO2máx de un 5 % y de un 1 % en el T10m en futbolistas profesionales (Bravo et al., 2008).

También el RSA durante 10 semanas, 2 veces por semana, en forma de 12-15 repeticiones de 40 metros con 15 segundos de recuperación pasiva y mediante 12 repeticiones de 15 segundos al 120 % de la VAM aplicados alternativamente, pueden mejorar en un 8 % la VAM y en un 4 % el T40m en futbolistas profesionales (Dupont et al., 2004).

Además, el RSA en forma de 16 repeticiones de 15 segundos al 120 % de la VAM con 15 segundos de recuperación pasiva combinado con el entrenamiento de fuerza, durante 8 semanas, produce mejoras de un 6 % en T10m, de un 3 % en el T30m, de un 20 % en el YYIRT1 y de un 3 % en la VAM en futbolistas profesionales (Wong et al., 2010).

Entrenamiento interválico en circuito específico de fútbol (SST)

Se ha demostrado que el SST en forma de 4 series de 4 minutos al 90-95 % de la FCmáx con 3 minutos de recuperación activa entre series es una modalidad de EI que puede producir mejoras de un 10 % en el VO2máx, de un 7 % en el SJ y de un 3 % en el CMJ en futbolistas adolescentes profesionales (McMillan et al., 2005).

Juegos con balón en espacios reducidos (SSGs)

Se ha demostrado que los SSGs constituyen una modalidad de EI en futbolistas, que nos permite manipular diferentes aspectos dentro de una misma tarea, en función de los aspectos condicionales, técnicos, tácticos y psicológicos que se pretendan atender (Impellizzeri et al., 2006).

El entrenamiento con una serie de tareas de SSGs seleccionadas tras analizar investigaciones previas, en las que se manipulan variables como las dimensiones, el número de toques, el uso o no de porteros y el número de jugadores, puede producir mejoras de un 6 % en el VO2máx, de un 11 % en el LT y de un 3 % en la CR en futbolistas junior (Impellizzeri et al., 2006).

También el trabajo mediante SSGs con un menor número de jugadores, 1 vs 1 y 2 vs 2, en dimensiones de 15 x 10 m y 20 x 20 m respectivamente, mediante 5 series de 2 minutos y 30 segundos con 2 minutos de recuperación entre series y de 5 series de 1 minuto y 30 segundos con 1 minuto y medio también de recuperación entre series respectivamente, pueden producir mejoras de un 7 % en la VAM en futbolistas amateur (Dellal et al., 2012).

Discusión

Hasta el 30 de noviembre de 2014, buscando en la base de datos Medline/Pubmed, se identificaron 143 artículos, utilizando las palabras clave “interval training soccer”. De todos ellos, sólo pudieron incluirse en esta revisión 14 artículos que presentaban datos iniciales y finales antes y después de la aplicación de un programa de EI, permitiendo así conocer el porcentaje de mejora que tiene este tipo de entrenamiento en futbolistas.

Después de analizar la literatura seleccionada, se puede observar que existen diferentes modalidades de EI que pueden ser utilizadas en el fútbol: el IT, el RSA, el SST y los SSGs. Todos ellos producen efectos significativamente positivos sobre los futbolistas. Concretamente, el protocolo más repetido para los entrenamientos mediante EI, SST y SSGs consiste en realizar 4 series de 4 minutos al 90-95 % de la FCmáx con 3 minutos de recuperación activa entre series al 60-70 % de la FCmáx.

Se muestra cómo el IT es el que produce mayores porcentajes de mejora en el VO2máx (25 %) (J. E. Clark, 2010); en el LT (16 %) (J. Helgerud et al., 2001; Hoff & Helgerud, 2004); en la CR (10 %) (Jan Helgerud et al., 2007); en la CV (6 %) y la D’ (13 %) (I. E. Clark et al., 2013); en el T20m (4 %), T30m (4 %) y T1000m (4 %) (Sperlich et al., 2011). Además, esta modalidad de entrenamiento combinada con el entrenamiento de fuerza en 4 series de 6RM también produce mejoras en el salto vertical; tanto en el DJ (15 %) como en el SJ (11 %) y el CMJ (12 %) (Sperlich et al., 2011). Esto tiene una enorme relevancia, puesto que hay estudios que demuestran que existe una correlación entre los valores de salto vertical que presentan los jugadores de diferentes equipos de fútbol y su posición en la tabla clasificatoria, mostrando que aquellos equipos que mayores valores presentan ocupan una mejor posición en la tabla (Rogan, Hilfiker, Clijsen, & Taeymansa, 2011). Por tanto, parece evidente que en el entrenamiento en fútbol se debería incluir la combinación de EI y entrenamiento de fuerza.

Se observa que el EI mediante RSA es el que produce mayores mejoras en el rendimiento de futbolistas junior profesionales en el YYIRT1 (28 %) (Bravo et al., 2008). También es la modalidad que mayores mejoras produce en la VAM (8 %) en futbolistas profesionales (Dupont et al., 2004). Además, el RSA es el que produce mayores mejoras en el T10m (6 %) (Wong et al., 2010) y el T40m (4 %) (Dupont et al., 2004).

En cuanto al entrenamiento mediante SST y SSGs también producen mejoras en los parámetros descritos anteriormente, aunque en menor medida que entrenamientos más tradicionales, como el IT o el RSA; pero que incluyen variables específicas de la competición en el fútbol, que no se tienen en cuenta en esas modalidades más tradicionales de EI.

Hay estudios que demuestran que el SST es una modalidad alternativa de EI en fútbol con la que se pueden conseguir esfuerzos fisiológicos más estándares entre todos los jugadores, aspecto que no ocurre con otras modalidades como el IT o los SSGs, dónde los esfuerzos varían más entre futbolistas (Kelly et al., 2013).

Por último, los SSGs también constituyen una modalidad alternativa de EI, en la que se pueden manipular una serie de variables, como las dimensiones del terreno de juego, el número de jugadores por equipo, la inclusión o no de porteros,… en función de los objetivos fisiológicos que se persigan (Rampinini, Impellizzeri, Castagna, Abt, Chamari, Sassi, & Marcora, 2007).

Conclusiones

Tomando como referencia los artículos publicados de la literatura científica seleccionados para esta revisión, se puede concluir que para producir efectos positivos en relación a la resistencia específica de los futbolistas, es recomendable incluir, en el diseño de los entrenamientos, modalidades de EI como: el IT, el RSA, el SST y los SSGs, ya que, todas son modalidades de EI que pueden contribuir a la mejora de la condición física de los futbolistas.

Sin embargo, para la mejora de la VAM y del T10m, el mejor método de entrenamiento es el RSA en combinación con el trabajo de fuerza, concretamente, el protocolo que consiste en realizar 8 semanas de entrenamiento combinado en el que el RSA consiste en 16 repeticiones de 15 segundos al 120 % de la VAM, con 15 segundos de recuperación pasiva entre repeticiones. Además, el RSA de 3 series de 6 repeticiones de 40 metros con 20 segundos de descanso pasivo entre repeticiones y 4 minutos entre series, es la modalidad que mayor mejora puede producir en el rendimiento en el YYIRT1.

Sería recomendable, en investigaciones futuras, la realización de estudios en que se aplicaran las diferentes modalidades de EI, a sujetos del mismo género y nivel de entrenamiento durante un periodo concreto y en momentos diferentes de la temporada para observar qué modalidad produce mejoras más significativas y cuál es la mejor en función del momento de la temporada en que se encuentren los deportistas.

Referencias

1. Bangsbo, J., & Lindquist, F. (1992). Comparison of various exercise tests with endurance performance during soccer in professional players. International Journal of Sports Medicine, 13(2), 125-132. doi:10.1055/s-2007-1021243

2. Bangsbo, J., Norregaard, L., & Thorso, F. (1991). Activity profile of competition soccer. Canadian Journal of Sport Sciences-Revue Canadienne Des Sciences Du Sport, 16(2), 110-116.

3. Bravo, D. F., Impellizzeri, F. M., Rampinini, E., Castagna, C., Bishop, D., & Wisloff, U. (2008). Sprint vs. interval training in football. International Journal of Sports Medicine, 29(8), 668-674. doi:10.1055/s-2007-989371

4. Clark, I. E., West, B. M., Reynolds, S. K., Murray, S. R., & Pettitt, R. W. (2013). Applying the critical velocity model for an off-season interval training program. Journal of Strength and Conditioning Research, 27(12), 3335-3341.

5. Clark, J. E. (2010). The use of an 8-week mixed-intensity interval endurance-training program improves the aerobic fitness of female soccer players. Journal of Strength and Conditioning Research, 24(7), 1773-1781. doi:10.1519/JSC.0b013e3181ce2495

6. Daniels, J., & Scardina, N. (1984). Interval training and performance. Sports Medicine, 1(4), 327-334.

7. Dellal, A., Varliette, C., Owen, A., Chirico, E. N., & Pialoux, V. (2012). Small-sided games versus interval training in amateur soccer players: effects on the aerobic capacity and the ability to perform intermittent exercises with changes of direction. Journal of Strength and Conditioning Research, 26(10), 2712-2720. doi:10.1519/JSC.0b013e31824294c4

8. Dupont, G., Akakpo, K., & Berthoin, S. (2004). The effect of in-season, high-intensity interval training in soccer players. Journal of Strength and Conditioning Research, 18(3), 584-589.

9. Helgerud, J., Engen, L. C., Wisloff, U., & Hoff, J. (2001). Aerobic endurance training improves soccer performance. Medicine and Science in Sports and Exercise, 33(11), 1925-1931. doi:10.1097/00005768-200111000-00019

10. Helgerud, J., Hoydal, K., Wang, E., Karlsen, T., Berg, P., Bjerkaas, M., . . . Hoff, J. (2007). Aerobic high-intensity intervals improve VO2max more than moderate training. Medicine and Science in Sports and Exercise, 39(4), 665-671. doi:10.1249/mss.0b013c3180304570

11. Helgerud, J., Rodas, G., Kemi, O. J., & Hoff, J. (2011). Strength and Endurance in Elite Football Players. International Journal of Sports Medicine, 32(9), 677-682. doi:10.1055/s-0031-1275742

12. Hoff, J., & Helgerud, J. (2004). Endurance and strength training for soccer players - Physiological considerations. Sports Medicine, 34(3), 165-180. doi:10.2165/00007256-200434030-00003

13. Impellizzeri, F. M., Marcora, S. M., Castagna, C., Reilly, T., Sassi, A., Iaia, F. M., & Rampinini, E. (2006). Physiological and performance effects of generic versus specific aerobic training in soccer players. International Journal of Sports Medicine, 27(6), 483-492. doi:10.1055/s-2005-865839

14. Kelly, D. M., Gregson, W., Reilly, T., & Drust, B. (2013). The development of a soccer-specific training drill for elite-level players. Journal of Strength and Conditioning Research, 27(4), 938-943. doi:10.1519/JSC.0b013e3182610b7d

15. Krustrup, P., Mohr, M., Amstrup, T., Rysgaard, T., Johansen, J., Steensberg, A., . . . Bangsbo, J. (2003). The Yo-Yo intermittent recovery test: Physiological response, reliability, and validity. Medicine and Science in Sports and Exercise, 35(4), 697-705. doi:10.1249/01.mss.0000058441.94520.32

16. McMillan, K., Helgerud, J., Macdonald, R., & Hoff, J. (2005). Physiological adaptations to soccer specific endurance training in professional youth soccer players. British Journal of Sports Medicine, 39(5), 273-277. doi:10.1136/bjsm.2004.012526

17. Rampinini, E., Impellizzeri, F. M., Castagna, C., Abt, G., Chamari, K., Sassi, A., & Marcora, S. M. (2007). Factors influencing physiological responses to small-sided soccer games. Journal of Sports Sciences, 25(6), 659-666. doi:10.1080/02640410600811858

18. Reilly, T. (1997). Energetics of high-intensity exercise (soccer) with particular reference to fatigue. Journal of Sports Sciences, 15(3), 257-263. doi:10.1080/026404197367263

19. Rogan, S., Hilfiker, R., Clijsen, R., & Taeymansa, J. (2011). Position-specific and Team-ranking-related Morphological Characteristics in German Amateur Soccer Players - a Descriptive Study - Anthropometry in Amateur Soccer Players. IJASS(International Journal of Applied Sports Sciences), 23(1), 168-182.

20. Spencer, M., Bishop, D., Dawson, B., & Goodman, C. (2005). Physiological and metabolic responses of repeated-sprint activities - Specific to field-based team sports. Sports Medicine, 35(12), 1025-1044. doi:10.2165/00007256-200535120-00003

21. Sperlich, B., De Marees, M., Koehler, K., Linville, J., Holmberg, H.-C., & Mester, J. (2011). Effects of 5 weeks of high-intensity interval training vs. Volume training in 14-year-old soccer players. Journal of Strength and Conditioning Research, 25(5), 1271-1278. doi:10.1519/JSC.0b013e3181d67c38

22. Wisloff, U., Helgerud, J., & Hoff, J. (1998). Strength and endurance of elite soccer players. Medicine and Science in Sports and Exercise, 30(3), 462-467. doi:10.1097/00005768-199803000-00019

23. Wong, P.-l., Chaouachi, A., Chamari, K., Dellal, A., & Wisloff, U. (2010). Effect of preseason concurrent muscular strength and high-intensity interval training in professional soccer players. Journal of Strength and Conditioning Research, 24(3), 653-660. doi:10.1519/JSC.0b013e3181aa36a2

Cita en Rev Entren Deport

Jorge Carlos Vivas, Juan P. Martín Martínez y Jorge Pérez-Gómez (2015). Entrenamiento Intermitente en Futbolistas: Una Revisión Sistemática. Rev Entren Deport. 29 (3).
https://g-se.com/entrenamiento-intermitente-en-futbolistas-una-revision-sistematica-1891-sa-o57cfb2725ecd4

COMPARTIR