Estrategias Para Reducir el Riesgo de Enfermedad en los Atletas Parte 1: Estrategias Conductuales, de Estilo de vida y Médicas

Estrategias Para Reducir el Riesgo de Enfermedad en los Atletas Parte 1: Estrategias Conductuales, de Estilo de vida y Médicas

Traducimos esta nota de parte del famoso investigador Asker Jeukendrup sobre un tópico de reciente interés en la nutrición deportiva específica en aquellos eventos de larga duración. Les dejamos aquí el enlace al blog original: http://www.mysportscience.com/single-post/2016/09/...


Michael Gleeson

En el blog anterior "¿Qué tan comunes son las enfermedades entre los atletas?" pudimos observar que un gran número de atletas sufren alguna enfermedad. La prevención de enfermedades es un componente clave para el control de la salud de los atletas. Las estrategias de prevención de enfermedades no sólo son importantes para optimizar el entrenamiento ininterrumpido, sino también para reducir el riesgo de enfermedades que pueden impedir la participación en competencias importantes. Además, la prevención de enfermedades también puede reducir el riesgo de complicaciones médicas durante el ejercicio. Se ha demostrado que los programas de prevención de enfermedades en los equipos olímpicos aumentan el éxito deportivo de los atletas y de los equipos. Aunque no existe un método único que elimine por completo el riesgo de sufrir enfermedades en los atletas, existen varias estrategias efectivas de comportamiento, nutrición y entrenamiento que pueden reducir la exposición a patógenos y limitar el grado de depresión del sistema inmunológico inducido por el ejercicio, reduciendo así el riesgo de enfermedad. En esta nota describiremos algunas de las estrategias conductuales, de estilo de vida y medicas más importantes. En otra nota; “Las estrategias para reducir el riesgo enfermedad en los atletas Parte 2” nos centraremos en el entrenamiento, el manejo psicológico del estrés y en las estrategias nutricionales para limitar el riesgo de padecer infecciones.

Se han propuesto diferentes estrategias conductuales, de estilo de vida e intervenciones médicas (1, 2) para reducir el riesgo de sufrir enfermedades de los atletas. Entre estas podemos mencionar el asesoramiento de los atletas, medidas implementadas por el personal médico y el equipo de apoyo de los atletas.

Se recomienda a los atletas:

  • Minimizar el contacto con personas infectadas, niños pequeños, animales y objetos contagiosos
  • Evitar las áreas de hacinamiento, estrechar las manos y minimizar el contacto con personas fuera del equipo y del personal de apoyo
  • Mantenerse alejados de las personas que tosen, estornuden o tengan "secreciones nasales", y en aquellos casos en que sea adecuado utilizar (o sugerir el uso de) un barbijo.
  • Toser o estornudar en el codo y no en las manos. Limpiar siempre las manos y la nariz después de estornudar o toser
  • Lavarse las manos con regularidad y efectivamente con agua y jabón, especialmente antes de las comidas, y después de haber estado en contacto directo con personas, animales potencialmente contagiosos, sangre, secreciones o en lugares y baños públicos.
  • Utilizar toallas de papel desechables y limitar el contacto de las manos con la boca/nariz cuando se tienen síntomas de enfermedades del tracto respiratorio superior o enfermedades gastrointestinales (llevar las manos a los ojos y a la nariz es una ruta importante de auto inoculación viral).
  • Llevar repelente de insectos, espuma antimicrobiana/crema o gel de lavado a base de alcohol.
  • No compartir botellas, tazas, cubiertos, toallas, etc. con otras personas.
  • Elegir bebidas contenidas en botellas selladas, evitar las verduras crudas y la carne poco cocinada, lavar y pelar las frutas antes de comer, mientras compiten o entrenan en el extranjero.
  • Utilizar suficiente ropa cubierta (que cubra los brazos y piernas) durante las sesiones de entrenamiento cuando se viaja por zonas tropicales, sobre todo durante el anochecer y en el amanecer.
  • Utilizar calzado abierto cuando se utilizan duchas, piscinas y vestuarios públicos con el fin de evitar enfermedades dermatológicas.
  • Adoptar estrategias que faciliten un sueño de buena calidad, tal como una siesta estratégica durante el día y adecuadas prácticas de higiene del sueño durante la noche.
  • Evitar el consumo excesivo de bebidas y los atracones con alcohol, porque esto perjudica la función inmune durante varias horas, sobre todo después del entrenamiento físico de alta intensidad o durante las competencias.
  • Practicar los principios de sexo seguro y usar condones.

Se aconseja al personal médico que trabaja con atletas que considere lo siguiente:

  • Desarrollar, implementar y monitorear las pautas de prevención de enfermedades para los atletas y para el personal de apoyo médico y administrativo
  • Detección de trastornos de inflamación de las vías respiratorias (asma, alergia y otras condiciones inflamatorias de las vías respiratorias)
  • Identificar a los atletas de alto riesgo y tomar precauciones preventivas completas durante los períodos de entrenamiento o de competencias de alto riesgo.
  • Organizar el alojamiento en habitación individual durante los torneos para aquellos atletas que tengan una carga pesada de competición o tengan susceptibilidad conocida a infecciones del tracto respiratorio o para aquellos atletas prioritarios de alto rendimiento.
  • Considerar la posibilidad de proteger las vías respiratorias de los atletas que estén expuestos directamente a condiciones de frío (por debajo de 0 °C) o a condiciones de aire seco durante el ejercicio extenuante mediante el uso de una mascarilla facial
  • Adoptar medidas para reducir el riesgo de enfermedades asociadas con los viajes internacionales
  • Actualizar las vacunas de los atletas siguiendo las normas de sus países y las normas fijadas para viajes al extranjero; además es necesario tener en cuenta que las vacunas contra la gripe demoran 5-7 semanas en surtir efecto y las vacunas intramusculares pueden tener algunos efectos secundarios leves. Realizar la vacunación preferentemente fuera de temporada y evitar la vacunación justo antes de las competencias o si se padecen síntomas de enfermedad.
  • Actualizar las vacunas del personal administrativo y de apoyo necesarias en cada país y las recomendadas para los viajes hacia el extranjero
  • Considere las pastillas de zinc (> 75 mg de zinc/día, alto contenido de zinc iónico) al inicio de los síntomas de afección del tracto respiratorio superior ya que existe cierta evidencia de que es posible disminuir la cantidad de días con síntomas de enfermedad.

Continúen leyendo acerca de las estrategias para reducir el riesgo de enfermedades de atletas en la Parte 2: Estrategias de nutricionales, de entrenamiento, psicológica y de control.

Referencias

1. Gleeson M. y Walsh N. (2012) The BASES Expert Statement on Exercise, Immunity and Infection. Journal of Sports Sciences 30(3):321-324.

2. Schwellnus M., Soligard T., Alonso J.M., Bahr R., Clarsen B., Dijkstra P., Gabbett T.J., Gleeson M., Hägglund M., Hutchinson M.R., Van Rensburg C.J., Khan K., Meeusen R., Orchad J.W., Pluim B.M., Raftery M.., Erdener U, Budgett R. y Engebretsen L (2016) How much is too much? (Part 2) International Olympic Committee consensus statement on load in sport and risk of illness. British Journal of Sports Medicine 50 (17):1043-1052.

COMPARTIR