Evaluación de la carga de entrenamiento durante el ejercicio en suspensión

Evaluación de la carga de entrenamiento durante el ejercicio en suspensión
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

El entrenamiento de la fuerza con el peso corporal es una forma generalizada y económica de ejercitarse de manera efectiva. La adición de inestabilidad a los ejercicios tradicionales de fuerza con el peso corporal se ha convertido en un método común para aumentar la especificidad del deporte (Aguilera-Castells 2018), promoviendo un alto nivel de beneficios para la salud funcional y el rendimiento (Behm 2006, Bettendorf 2010, Kibele 2009). Entre estas actividades, el entrenamiento en suspensión (ST) se hizo muy popular. La naturaleza inestable del ST mejora las adaptaciones neuromusculares y la especificidad del entrenamiento, al tiempo que proporciona un estímulo variado y eficaz para aumentar el rendimiento.

Al prescribir entrenamiento de la fuerza, las mejoras se logran aplicando las pautas adecuadas (ACSM 2009) y el principio de sobrecarga progresiva, aumentando la frecuencia o la duración o ambas, variando la velocidad del movimiento, los tiempos de recuperación o agregando pesos y aumentando el volumen (Hass 2001). Usando barras, mancuernas, pesas y máquinas, la carga de entrenamiento se puede calcular fácilmente como el porcentaje de la repetición máxima. Sin embargo, el dispositivo ST está compuesto por 1 o más correas conectadas a 1 o más puntos de anclaje por encima del ejercitador a los que el usuario está suspendido desde las asas por sus manos o los pies (Allison 2016, Hetrick 2006), mientras que los ejercicios no suspendidos de las extremidades están en contacto con el suelo (Harris 2017). Por tanto, durante el ST, es difícil establecer pautas adecuadas de prescripción de ejercicio y aplicar el principio de sobrecarga progresiva. Debido a que durante el ST, la intensidad del ejercicio podría depender de múltiples factores, como el grado de inestabilidad causado por el dispositivo y la posición del cuerpo (Maté-Muñoz 2014), la cuantificación de la carga de entrenamiento podría ser un difícil (Garnacho-Castaño 2018, Giancotti 2018, Gulmez 2017).

Sin embargo, sólo unos pocos estudios (Giancotti 2018, Gulmez 2017, Melrose 2015), centrados principalmente en los ejercicios de empuje y tracción, investigaron la influencia de estos factores en la carga de entrenamiento y su distribución entre la parte superior e inferior del cuerpo durante los ejercicios de ST. En particular, al evaluar y comparar la carga aplicada en el dispositivo de ST y las fuerzas de reacción del suelo durante la flexión con diferentes inclinaciones de ángulo, la carga en el dispositivo de ST aumentó cuando el ángulo de ST disminuyó y durante la flexión del codo con respecto a la extensión del codo (Gulmez 2017). Además, al evaluar la distribución de la carga entre la parte superior e inferior del cuerpo durante la flexión de ST a diferentes longitudes de las correas, se ha informado que la distribución de la carga cambia al modificar la inclinación del cuerpo y la longitud del dispositivo de ST (Giancotti 2018).

Aunque es un ejercicio de cadena cinética cerrada, de tracción y ampliamente utilizado, sólo unos pocos estudios investigaron el remo en ST, informando una mayor activación muscular de los oblicuos, recto abdominal y deltoides medios y posteriores que los de remo tradicional tradicional (Harris 2017, Snarr 2014). Sin embargo, hasta donde se sabe, sólo un estudio (Melrose 2015) investigó la relación entre la posición del cuerpo y la distribución de la carga durante el remo en ST, mostrando que la carga en el dispositivo ST era directamente proporcional a la inclinación del cuerpo e indirectamente proporcional a la distancia de los pies desde el punto de suspensión vertical (es decir, se registraron valores de carga más altos en las correas en las posiciones horizontales y cuando la posición de los pies estaba más cerca del punto de suspensión vertical). En su estudio, Melrose y Dawes (2015) utilizaron diferentes inclinaciones corporales y distancias desde el punto de suspensión para predecir 4 ecuaciones para estimar la carga en las correas en los 4 ángulos medidos. Sin embargo, la medición de ángulos durante el ejercicio no siempre puede ser factible, ya que en la práctica se prefieren métodos más fáciles y rápidos.

Por el contrario, la longitud de las correas podría ser más fácil y rápida de determinar con respecto a la medición del ángulo. Por lo tanto, recientemente la Dr. Cristina Cortis de la Universidad de Cassino (Italia), llevó a cabo un estudio cuyos objetivos fueron (a) evaluar la inclinación del cuerpo y la fuerza de reacción del suelo y (b) predecir ecuaciones para estimar la distribución de la carga de entrenamiento durante el remo estático en ST en diferentes longitudes de correas. Se planteó la hipótesis de que la carga de entrenamiento podría cambiar al modificar la longitud del dispositivo ST mientras se mantiene fija la posición de los pies.

Es decir, en dicho estudio se evaluaron la inclinación del cuerpo y la fuerza de reacción del suelo y se intentó predecir ecuaciones para estimar la distribución de la carga de entrenamiento durante el entrenamiento en suspensión (ST) en el remo estático en diferentes longitudes de correas. Treinta voluntarios (16 hombres y 14 mujeres; edad = 23.3±1.7 años; masa corporal= 63.9±13.3 kg; altura = 167.9±9.2 cm; índice de masa corporal [IMC] = 22.5±3.4 kgm-2) realizaron 14 remos estáticos a 7 longitudes diferentes de las correas en 2 posiciones de codo diferentes (flexionados y extendidos). Cuando la longitud de las correas aumentó, la fuerza de reacción del suelo y la inclinación del cuerpo disminuyeron. Además, en la posición de codo flexionado, se registraron valores de fuerza de reacción del suelo más altos con respecto a la posición extendida. Se crearon dos modelos de regresión multinivel (p <0.05). En el primero, la fuerza de reacción del suelo se utilizó como variable dependiente, mientras que el ángulo de inclinación corporal, la masa corporal, la altura, el IMC y la posición del codo se utilizaron como variables independientes. Se encontraron efectos significativos (p <0.05) para todas las variables incluidas en el modelo, con un coeficiente de correlación intraclase (CCI) de 0.31. En el segundo modelo, el ángulo de inclinación del cuerpo fue reemplazado por la longitud del dispositivo ST. También se encontraron efectos significativos (p <0.05) en el segundo modelo para todas las variables incluidas, con un CCI de 0.37.


Los modelos propuestos podrían proporcionar diferentes métodos para cuantificar la distribución de la carga de entrenamiento, incluso si el uso de la longitud de las correas podría resultar más fácil y más rápido que el ángulo de inclinación del cuerpo, ayudando a los practicantes e instructores a personalizar el entrenamiento para alcanzar propósitos específicos y proporcionar una progresión de la carga.

Aplicaciones prácticas

Las ecuaciones predichas permiten estimar la distribución de la carga de entrenamiento, al conocer las características antropométricas de los usuarios y el ángulo de inclinación corporal o la longitud del dispositivo ST. Por otro lado, conociendo las características antropométricas de los usuarios y la carga de entrenamiento, se podría estimar el ángulo de inclinación corporal o la longitud del dispositivo ST.

Desde un punto de vista práctico, si un sujeto con una masa corporal de 65 kg y una altura de 170 cm (y en consecuencia un IMC de 22.5 kgm-2) quiere entrenar con una longitud del dispositivo ST de 170 cm, usando la fórmula predicha:

(Carga = 69.80267-0.2199257 × longitud -1.281452 × masa corporal + 0.8883487 × altura

+3.624841 × IMC + 5.188559 × codo)

es posible estimar que ejercería una fuerza de contacto sobre el suelo del 42.1% de la masa corporal (correspondiente a 27.4 kg) durante la extensión y del 47.3% de la masa corporal (correspondiente a 30.7 kg) durante la flexión. Por lo tanto, con una longitud de las correas de 170 cm durante el remo en ST, este sujeto distribuiría desde un mínimo de 34.3 kg hasta un máximo de 37.6 kg de carga en la parte superior del cuerpo.

Aunque las fuerzas en las extremidades superiores no se evaluaron directamente en el presente estudio, se podría suponer que la distribución de la carga de la parte superior del cuerpo durante la posición flexionada y extendida (manteniendo constantes las otras variables independientes) podría reflejar indirectamente las fuerzas ejercidas por la parte superior del cuerpo y las extremidades. Por tanto, si el mismo sujeto quiere entrenar con una carga máxima en la parte superior del cuerpo de 35 kg y cargando la parte inferior del cuerpo con 30 kg (correspondiente al 46.1% de la masa corporal), aplicando la fórmula prevista:

[Extensiónlongitud:cargaextensión + 69.80267 + 1.281452 × masa corporal - 0.8883487 × altura

- 3.624841 × IMC] / -0.2199257

la longitud de las correas debe fijarse en 151.6 cm. Finalmente, manteniendo constante la longitud del dispositivo ST, recibirá una carga en la parte inferior del cuerpo del 51.3% de la masa corporal durante la fase de flexión, correspondiente a 33.3 kg. Por lo tanto, para recibir una carga máxima de 35 kg en la parte superior del cuerpo, el sujeto deberá ajustar la longitud del dispositivo ST a 151.6 cm, con una carga mínima de 31.7 kg.

En los modelos propuestos, no se tomaron en consideración diferencias relacionadas con el sexo porque un hombre y una mujer con la misma masa corporal y altura (es decir, el mismo IMC) deberían tener la misma distribución de carga entre la parte superior e inferior del cuerpo.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias