Exposición aguda a la luz ultravioleta y testosterona sérica post-ejercicio de fuerza: estudio piloto en hombres mayores

Exposición aguda a la luz ultravioleta y testosterona sérica post-ejercicio de fuerza: estudio piloto en hombres mayores

Preservar el metabolismo de la testosterona es de vital importancia a lo largo de la vida útil para mantener una función reproductiva saludable, masa y fuerza del músculo esquelético, masa ósea y grasa y mentalización. Sin embargo, los datos longitudinales sugieren una prevalencia creciente de hipogonadismo (T total en suero <300 ng/dL) entre hombres de edad avanzada; Al menos el 20% de los hombres mayores de 60 años, el 30% mayores de 70 años y el 50% mayores de 80 años pueden tener deficiencia de testosterona (Harman 2001, Jia 2015). La deficiencia de testosterona se asocia con mayores posibilidades de enfermedad cardiovascular, evento cerebrovascular y por cualquier causa de mortalidad (Jia 2015, Shores 2006 y 2014). Dadas estas implicaciones negativas para la salud, los métodos para prevenir la deficiencia de testosterona han llamado la atención.

Varios estudios han demostrado que los niveles de testosterona sérica aguda y basal son sensibles a factores moduladores más allá de la suplementación directa con testosterona. Los niveles de testosterona pueden incrementarse de manera transitoria mediante un ejercicio de fuerza de alto volumen (EF) moderadamente intenso, junto con períodos de descanso cortos (<1 min), un fenómeno conocido como testosterona aguda (AT) inducida por el EF (Hooper 2017, Vingren 2010). La testosterona sérica basal puede ser modificada por la vitamina D, independientemente del estado previo de la vitamina D, como lo demuestran los estudios recientes que dan niveles elevados de testosterona basal después de la administración de suplementos de vitamina D por vía oral (Nimptsch 2012, Pilsz 2011, Wehr 2010). También se ha demostrado que la exposición a la luz visible eleva los niveles de testosterona (Myerson 1939); Los datos de informes más recientes que utilizan la luz ultravioleta (UVL) sugieren que este efecto puede estar mediado por la vitamina D (Dabai 2012, Rhodes, 2010). Tomados en conjunto, estos hallazgos aumentan la posibilidad de que la combinación de UVL con EF podría mejorar la testosteronemia aguda inducida por el EF y que la exposición a la UVL puede aumentar los niveles de testosterona de una manera dependiente de la vitamina D. Sin embargo, hasta la fecha, estas hipótesis nunca se han investigado directamente.

Por lo tanto, en un esfuerzo por examinar directamente la naturaleza de la UVL, el EF y la testosteronemia aguda, recientemente, Evan E. Schick, de la California State University-Long Beach (EEUU) llevó a cabo un estudio cuyo objetivo fue determinar el efecto de la exposición a la UVL sobre la testosteronemia aguda y la vitamina D inducidas por EF en hombres mayores. En un esfuerzo por maximizar la seguridad, todos los ejercicios de EF se realizaron utilizando máquinas de fuerza controladas neumáticamente. Hasta donde sabemos, este es el primer estudio que utiliza máquinas con resistencia neumática. Una fuente de luz, similar a la utilizada en Dabai y cols. (2012), se utilizó para imitar la luz solar UV natural. Las hipótesis centrales eran que los participantes tendrían niveles elevados de testosterona y vitamina D después de la exposición a la luz ultravioleta después del EF, y los participantes más bajos en la Escala Fitzpatrick (una escala por categorías que describe la pigmentación de la piel) tendrían mayores respuestas de la vitamina D y la testosterona a la luz solar después del EF.

Seis hombres adultos mayores de diferentes niveles de actividad (edad 62±1.79 años, altura 179.92±1.12 cm., Masa corporal 83.79±3.12 kg., IMC 25.95±1.15 kg/m2) participaron en dos sesiones de prueba separadas por una semana: 1) Ejercicio de fuerza seguido de recuperación pasiva estándar (RERC) y, 2) EF más exposición a la luz UV durante los primeros 10 minutos de recuperación pasiva del EF (RERC-UV). El protocolo del EF fue idéntico en ambas sesiones y consistió en cuatro series de 10MR en press de piernas, press de pecho y remo posterior con 1 minuto de descanso entre series seguido de 30 minutos de recuperación pasiva post-EF. La testosterona sérica y la vitamina D se midieron antes y después de las sesiones de EF en incrementos de 5 minutos durante la recuperación de 30 minutos.

El análisis de varianza reveló que ni el EF ni la RERC-UV afectaron significativamente la testosterona o la vitamina D en suero.

Estos hallazgos sugieren que la exposición aguda a la luz ultravioleta puede ser insuficiente para impactar positivamente en la testosterona y la vitamina D en suero después de un sólo episodio de EF en hombres adultos mayores.

En conclusión, mostramos evidencia preliminar que sugiere que el ejercicio de fuerza no necesariamente induce una respuesta post-EF de la AT en adultos mayores. Además, la exposición aguda a la luz UV después del EF no parece mejorar la probabilidad de una respuesta de AT en adultos mayores. La naturaleza aguda y el tiempo de exposición al cuarto de luz (10 minutos), la distancia que los participantes se sentaron de la luz (44 pulgadas) y la cantidad de piel expuesta pueden haber limitado una posible respuesta de la vitamina D. Si la investigación futura va a utilizar participantes mayores, los ejercicios de fuerza con peso libre pueden ser preferibles a la resistencia de las máquinas para inducir una AT durante la recuperación; Además, los tiempos de exposición a rayos UV más largos combinados con exposiciones repetitivas, en lugar de exposiciones únicas, pueden mejorar la probabilidad de una respuesta de la vitamina D. Sin embargo, la investigación futura debe diseñar de manera responsable los parámetros del EF y de la UV para tener en cuenta la máxima seguridad de los participantes.

SHARE