Factores de riesgo de lesión isquiosural y aspectos a tener en cuenta en su prevención (I)

Factores de riesgo de lesión isquiosural y aspectos a tener en cuenta en su prevención (I)


En la actualidad, las lesiones de isquiosurales están cobrando mucha relevancia en deportes como fútbol, atletismo, rugby…, tanto a nivel amateur como profesional, y no sólo por la lesión en sí, que ya condiciona la funcionalidad, sino también por su tiempo de recuperación y su alto porcentaje de recaídas. En este post, así como en posteriores, intentaremos analizar cuáles son los factores de riesgo más determinantes de padecer una rotura de fibras y qué aspectos debemos tener en cuenta para intentar prevenir dichas lesiones.



Se sabe que la función de la musculatura isquiosural, por su disposición anatómica, es de suma importancia tanto para llevar a cabo acciones en miembros inferiores (flexión de rodilla) como en la región lumbopélvica (retroversión pélvica y extensión de cadera), así como dar estabilidad y consistencia en la rodilla y pelvis.Esta musculatura es más vulnerable a las lesiones en los instantes finales de la fase de balanceo durante la carrera, donde hay un rápido cambio de una fase concéntrica a una excéntrica, para frenar la pierna y así pueda impactar con el suelo [1]. Además también es vulnerable durante la segunda fase de balanceo, donde los isquiosurales se activan, estirándose y realizando una contracción excéntrica para desacelerar la cadera, al mismo tiempo que se extiende la rodilla para favorecer el contacto con el suelo [2] siendo el bíceps femoral el que más tendencia tiene a lesionarse [3].

Epidemiológicamente las lesiones de isquiosurales acontecen entre un 6-29% de todas las lesiones que se llevaron en deportes como fútbol, atletismo, baloncesto, cricket y rugby [4-9], con una alta incidencia, siendo sobre todo mayor durante la competición [10]. Las lesiones por rotura/tirón no son solamente explicadas por su alta prevalencia en estas lesiones, sino también por la prolongada duración de los síntomas (29,5 días de media [11]), pobre respuestas de curación y un alto riesgo de recurrencia de la lesión [5-7].

Existen varios factores de riesgo que pueden contribuir en las roturas de fibras y lesión muscular isquiosural, a continuación se expondrán varios de estos factores de riesgo y en siguientes posts se expondrán otros factores que pueden influir en las roturas de fibras y cómo se podría abordar para su prevención; aunque se puede saber que es prácticamente imposible, metodológicamente hablando, demostrar la prevención de lesiones (cualquier tipo de lesión) y no existe a día de hoy ningún programa, ni ningún método efectivo ni válido para prevenir lesiones, ya sean isquiosurales o no.


Lesiones previas

Quizás, el factor de riesgo más importante para la rotura isquiosural sea la existencia de una lesión previa Las lesiones previas incrementan el riesgo de recidiva entre dos y seis veces [2, 9, 11-13]. Estos resultados ayudan a incrementar el debate acerca de si esta causa de lesión se debe realmente a una lesión inicial o a una inadecuada rehabilitación/readaptación. Se ha visto en estudios con Resonancia Magnética (MRI) tejido cicatricial tras un año de la lesión en atletas ya recuperados y realizando entrenamiento y competición [14]. La presencia de este tejido cicatricial puede alterar la vía de transmisión muscular y disminuye la elasticidad del tendón/complejo aponeurótico, pudiendo generar una nueva rotura muscular cerca de la unión miotendinosa [15]. También se ha observado que personas con lesión previa de mayor tamaño tenían mayor riesgo de lesión evaluado con MRI [16]. En cuanto al grado de lesión previa parece ser que atletas con una lesión previa de isquiosurales grado 1 tenían mayor riesgo de recidiva comparado con los que tenían una lesión previa de grado 2, según el autor esto puede ser debido a que al tener mayor tiempo de recuperación puede haber menor riesgo de lesión [10]. Las lesiones de Ligamento Cruzado Anterior (LCA) incrementan el riesgo de lesión isquiosural sin haber diferencias en cuanto a la técnica de reconstrucción utilizada [17], así como otras lesiones previas en gemelos, cuádriceps y/o pubis [2, 13].



Flexibilidad

En la literatura existe cierta controversia en este aspecto considerando la flexibilidad isquiosural y el riesgo de lesión. Varios estudios prospectivos no demuestran relación entre flexibilidad de los flexores de la rodilla y lesión de isquiosurales [9, 12, 18-20]. Sin embargo, existen estudios donde se indica que sí que puede haber asociación entre la extensibilidad isquiosural medida durante la pretemporada y lesión durante la misma temporada en jugadores de ligas europeas profesionales [21,22]. Hay que decir que los métodos usados para la medición de la flexibilidad isquiosural son bastante criticados por su abordaje estático y la pobre disociación con la flexibilidad lumbopélvica [23]; para ello se han propuesto nuevos tests dinámicos (como por ejemplo la elevación activa de la pierna recta, Imagen) con el fin de evaluar la flexibilidad isquiosural, aunque todavía se pueden encontrar errores en estos tests [21,24]. Dadebo y colaboradores [25] observaron una reducción del ratio de lesión isquiosural cuando realizaban un protocolo de estiramiento de la musculatura isquiosural, aunque todo dependía del tipo de estiramiento y de la técnica empleada; sin embargo Arnason et al [26] no encontraron diferencias entre el entrenamiento aislado de la flexibilidad y el descenso de las lesiones isquiosurales en dos temporadas de la liga islandesa y noruega. Se ha observado también una asociación entre una reducción de la flexibilidad de los músculos de la cadera y muslo, como el cuádriceps, y el riesgo de lesión isquiosural, por lo que la extensibilidad de otras articulaciones adyacentes podría ser así mismo un factor de riesgo [19, 27].


Ejemplo de test dinámico de Askling y Thorstensson, 2010 [24]


Todas estas evidencias nos hacen pensar en varios aspectos a tener en cuenta para cuando hablemos de prevención de estas lesiones en siguientes posts, de momento, estas reflexiones nos tiene que hacer pensar cómo deberíamos abordar una lesión de esta índole en un deportista o en cualquier persona amateur que quiera volver a practicar su deporte tanto con fin competitivo como con finalidad recreativa.

Víctor Segarra/ Juan Ramón Heredia/ Guillermo Peña

IICEFS


Licencia de Creative Commons
Factores de riesgo de lesión isquiosural y aspectos a tener en cuenta en su prevención (I) by http://g-se.com/es/ejercicio-fisico-en-patologias/blog/factores-de-riesgo-de-lesion-isquiosural-y-aspectos-a-tener-en-cuenta-en-su-prevencion-i is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License


Referencias

1.- Drezner JA. Practical management: hamstring muscle injuries. Clin J Sport Med. 2003;13:48-52.

2.- Verrall GM, Slavotinek JP, Barnes PG, Fon G, Spriggins A. Clinical risk factors for hamstring muscle strain injury: a prospective study with correlation of injury by magnetic resonance imaging. Br J Sports Med. 2001;35: 435-9.

3. Askling CM, Tengvar M, Saartok T, Thorstensson A. Acute first-time hamstring strains during slow- speed stretching: clinical, magnetic resonance imaging, and recovery characteristics. Am J Sports Med. 2007;35:1716-24

3.- Askling C, Karlsson J, Thorstensson A. Hamstring injury occurrence in elite soccer players after preseason strength training with eccentric overload.Scand J Med Sci Sports. 2003;13:244-250.

4. Woods C , Hawkins RD, Maltby S, e t al. ; Football Association Medical Research Programme . The Football Association Medical Research Programme: an audit of injuries in professional football – analysis of hamstring injuries. Br J Sports Med 2004 ; 38 : 36 – 41 .

5. Orchard J , Seward H. Epidemiology of injuries in the Australian Football League, seasons 1997– 2000 . Br J Sports Med 2002; 36 :39–44.

6. Meeuwisse WH, Sellmer R, Hagel BE. Rates and risks of injury during intercollegiate basketball. Am J Sports Med 2003 ; 31 : 379 – 85 .

7. Brooks JH, Fuller CW, Kemp SP, et al. Epidemiology of injuries in English professional rugby union: part 1 match injuries. Br J Sports Med 2005 ; 39 : 757 – 66 .

8. Junge A, Dvorak J. Soccer injuries: a review on incidence and prevention. Sports Med. 2004;34:929-938.

9. Engebretsen, AH, Myklebust, G, Holme, I, Engebretsen L, Bahr R. Intrinsic risk factors for hamstring injuries among male soccer players. A prospective cohort study. Am J Sports Med. 2010;38: 1147-1153.

10. Malliaropoulos N, Isinkaye T, Tsitas K, et al. Reinjury after acute posterior thigh muscle injuries in elite track and fi eld athletes. Am J Sports Med 2011;39:304–10.

11. Ekstrand J, Hägglund M, Waldén M. Injury incidence and injury patterns in professional football: the UEFA injury study. Br J Sports Med 2011 ; 45 : 553 – 8 .

12. Gabbe B J, Bennell KL, Finch CF, et al. Predictors of hamstring injury at the elite level of Australian football. Scand J Med Sci Sports 2006 ; 16 : 7 – 13 .

13. Orchard J W. Intrinsic and extrinsic risk factors for muscle strains in Australian football. Am J Sports Med 2001 ; 29 : 300 – 3 .

14. Silder A, Heiderscheit BC, Thelen DG, et al. MR observations of long-term musculo-tendon remodeling following a hamstring strain injury. Skeletal Radiol 2008 ; 37 : 1101 – 19 .

15. Silder A , Reeder SB, Thelen DG. The infl uence of prior hamstring injury on lengthening muscle tissue mechanics. J Biomech 2010 ; 43 : 2254 – 60 .

16. Verrall GM, Slavotinek JP, Barnes PG, et al. Assessment of physical examination and magnetic resonance imaging fi ndings of hamstring injury as predictors for recurrent injury. J Orthop Sports Phys Ther 2006;36:215–24.

17. Koulouris G, Connell DA, Brukner P, et al. Magnetic resonance imaging parameters for assessing risk of recurrent hamstring injuries in elite athletes. Am J Sports Med 2007;35:1500–6.

18.- Arnason A, Sigurdsson SB, Gudmundsson A, et al. Risk factors for injuries in football. Am J Sports Med 2004 ; 32 : (Suppl 1) : 5 – 16S .

19.Gabbe BJ, Bennell KL, Finch CF. Why are older Australian football players at greater risk of hamstring injury? J Sci Med Sport 2006 ; 9 : 327 – 33 .

20. Orchard J, Marsden J, Lord S, Garlick D. Preseason hamstring muscle weakness associated with hamstring muscle injury in Australian footballers. Am J Sports Med. 1997;25(1):81-85.

21. Henderson G, Barnes CA, Portas MD. Factors associated with increased propensity for hamstring injury in English Premier League soccer players. J Sci Med Sport 2010 ; 13 : 397 – 402 .

22. Witvrouw E, Danneels L, Asselman P, D’Have T, Cambier D. Muscle flexibility as a risk factor for developing muscle injuries in male professional soccer players: a prospective study. Am J Sports Med. 2003;31(1):41-46.

23. Bennell K, Tully E, Harvey N. Does the toe-touch test predict hamstring injury in Australian Rules footballers? Aust J Physiother. 1999;45:103-9.

24. Askling CM, Nilsson J, Thorstensson A. A new hamstring test to complement the common clinical examination before return to sport after injury. Knee Surg Sports Traumatol Arthrosc 2010 ; 18 : 1798 – 803.

25. Dadebo B, White J, George KP. A survey of flexibility training protocols and hamstring strains in professional football clubs in England. Br J Sports Med 2004 ; 38 : 388 – 94

26. Arnason A, Andersen TE, Holme I, et al. Prevention of hamstring strains in elite soccer: an intervention study. Scand J Med Sci Sports 2008 ; 18 : 40 – 8 .

27.Copland ST, Tipton JS, Fields KB. Evidence-based treatment of hamstring tears. Curr Sports Med Rep. 2009;8:30-314.

COMPARTIR