¿Ganar para disfrutar o disfrutar para ganar?

¿Ganar para disfrutar o disfrutar para ganar?

El objeto de estudio de la Psicología delDeporte es el rendimiento deportivo. La optimización de esta variable es la meta principal de nuestra disciplina. Para ampliar las posibilidades de que esto suceda, es prioritario tener en claro cuáles son los conceptos que facilitan la aparición de altas performances: motivación, atención, confianza, control de la ansiedad, solamente por citar algunos de ellos.

¿Y el disfrute? ¿Tiene que ver esta idea con el alto rendimiento, o solamente la dejamos reservada para los infantes que comienzan a practicar deporte y lo toman como un juego?

He aquí la noción principal de este blog: no solamente el disfrute tiene que ver con el rendimiento deportivo, sino que se constituye como su combustible inicial.

Veamos los motivos de esta aseveración. Piense el lector en una actividad que disfrute mucho hacer. Bien, si tiene en mente esa actividad, siga esta serie de razonamientos:

1-Cuando Ud. realiza algo que realmente disfruta, ¿no está motivado para llevarlo a
cabo?

2-Si los niveles de motivación son elevados, ¿no resultará más sencillo estar enfocado plenamente en aquello que eligió hacer?

3-Si la capacidad de atención es importante, ¿no se facilitará tener altos niveles de auto-confianza para tomar decisiones en esa tarea?

4-Si la auto-confianza el alta, ¿no se controlará mejor la ansiedad que toda actividad puede traer aparejada, según su naturaleza?

5-Finalmente, si toda esta línea argumental tiene lugar de esta manera, ¿la chance de rendir bien en eso que está haciendo no es más alta?

Si el lector todavía quiere corroborar la coherencia de sus respuestas, piense el caso inverso, es decir, qué sucede con su mente alrededor de estos mismos conceptos cuando está expuesto a realizar una actividad que padece.

Si Ud. pudo contestarse estas sencillas preguntas con cierto grado de solidez, es prueba de que el psiquismo humano tiene reglas de funcionamiento que obedecen a ciertas causas, y es esta causalidad la que propicia determinadas consecuencias. Por supuesto que en términos de lo mental nada es una regla de tres simple, ni existen fórmulas
matemáticas mágicas y exactas que aseguren un modo de comportamiento específico.

Sin embargo, el primer escalón es claro: todo comienza con disfrute. El disfrute es uno de los principales sustratos de la psiquis humana. Debido a ello, enriquecer la experiencia deportiva de nuestros atletas tiene que ver, entre otras cosas, con comprender cabalmente esta idea.

Con independencia de la disciplina deportiva en cuestión, nivel competitivo, edad, género, entorno cultural, etc. propiciemos que la idea de disfrute trascienda el tiempo, acompañando al atleta a lo largo de todo su recorrido. Seamos “cómplices” de disfrutar para ganar.



COMPARTIR