Hacia un análisis notacional del voleibol femenino de categorías menores y juveniles (parte 1)

Hacia un análisis notacional del voleibol femenino de categorías menores y juveniles (parte 1)

El Voleibol es un deporte de características intermitentes que requiere de sus jugadores realizar esfuerzos de corta duración de muy alta intensidad seguidos de períodos de recuperación incompletos y de baja intensidad. Al mismo tiempo se requiere una demanda considerable del sistema neuromuscular durante los saltos (bloqueo y remate) y desplazamientos defensivos de corta distancia que se producen en reiteradas ocasiones durante un partido, lo que presupone una capacidad y potencia de los sistemas anaeróbicos alácticos de producción de energía, así como también deben de ser capaces de recuperarse rápidamente en los cortos períodos de recuperación intra juego. Como resultado de esto, los jugadores/as de voleibol requieren de un alto desarrollo de la velocidad, la agilidad, de la potencia muscular de miembros superiores e inferiores, fuerza explosiva, resistencia al sprint, resistencia a la fuerza explosiva y potencia aeróbica.

En un partido de cinco sets de duración, un jugador de elite esta realizando entre 250 a 300 acciones de muy alta intensidad, de esas acciones arriba del 50% corresponden a diferentes tipos de saltos, un 30% son sprints de corta distancia y un 12 a 15% acciones de defensa del balón (Hasegawa, y cols 2002). Los saltos implican la mayoría de los eventos de potencia durante el juego y estos varían en función del puesto.

Rocha y Barbanti (2007) estudiaron 12 partidos de la superliga brasilera femenina y reportaron que las armadoras realizan unos 20 saltos por set, las puntas 15 saltos por set, las centrales 18 saltos por set. Además en un estudio reciente de time motion analisys de Shepard J et al (2007) en Siv et al (2010), demostraron que durante un rally de 12 segundos de promedio, el armador y los atacantes realizaron un mínimo de un salto. Además, los jugadores en zona de ataque realizaron hasta cuatro saltos de bloqueo y tres saltos de ataque. Por set de juego, los armadores realizaron 11 a 21 saltos, los centrales realizado 2 a 15 saltos de ataque y 3-19 de bloqueo. Al igual que los centrales, los puntas realizaron de 1 a 15 saltos de ataque y 1 a 13 saltos de bloqueo.

El tiempo de duración de los partidos oscila entre 1h a 1h45´ dependiendo del nivel del encuentro con promedios de duración entre 20´a 25´por set (VanHeest J, 2002)

En relación a la duración de los puntos el 81% del tiempo de los puntos tienen una duración no mayor a los 10” (el 50% entre 0 a 5” y el 31% entre 6 y 10”), mientras que el 84% de los tiempos de pausa oscilan entre 11” y 30”. El 25,5% del tiempo total corresponde a acciones de juego y el 74,5% restante a las pausas. Lo que nos da una relación trabajo pausa 1:3 (Esper A, 2003). Al menos unas 50 o mas repeticiones de acciones de entre 5 a 10 segundos.

Teniendo presente la duración del encuentro, la relación trabajo pausa (1:3) y la cantidad de acciones por partido, nos permite sugerir que el deporte presenta desde el punto de vista energético, la predominancia del sistema ATP-Pcr (90%) y en menor parte la glicólisis anaeróbicao rápida (10%), como resultado de la participación de sistema anaeróbico de suministro de energía. El sistema aeróbico, participa fundamentalmente en la recuperación de la Pcr durante los periodos de reposo intra punto e intra juego, permitiendo repetir esfuerzos de alta intensidad, en breves periodos de tiempo, acelerando la recuperación.

En lineas generales lo anteriormente descrito expresa las características del juego para jugadores y jugadoras mayores y de alto nivel. Sin embargo Lidor y Ziv, (2010) destacan enfáticamente "La falta de estudios mediante un análisis de tiempo-movimiento en el voleibol femenino", destacando la necesidad de no incurrir en la extrapolacion de datos desde el voleibol masculino. Los autores a la fecha solo encontraron dos estudios sobre los datos de los aspectos fisiológicos de voleibol femenino obtenidos durante partidos reales. Al mismo tiempo destacan que la información sobre las acciones que las jugadoras realmente realizan durante el juego, tales como la número de saltos de bloqueo y ataque, son cruciales en el desarrollo de programas de entrenamiento adecuados. Una sistemática observación de las principales acciones demostradas por las jugadoras de voleibol durante los juegos deben ser llevadas a cabo cuidadosamente, así como también un análisis en profundidad de la performance en el juego. Mediante la comprensión de las demandas fisiológicas de las jugadoras de voleibol durante un partido, los entrenadores y preparadores físicos pueden planificar sus programas de entrenamiento, igualando las necesidades específicas de cada jugador.

A la fecha existe escasa evidencia sobre estudios de "time motion analysis" en jugadoras de voleibol de categoría menores y juveniles, por lo que gran parte de la practica se basa en modelos extraídos del análisis del juego en deportistas mayores creando de esta manera una posible inconsistencia metodológica para la programación del entrenamiento específico en estas categorías.

Por tal motivo el propósito de esta entrada de blog es intentar hacer una análisis notacional y de time motion en jugadoras de estas categorias

Continuara

Prof Pablo Añon

COMPARTIR