Impacto de los agarres Fat Grip sobre la fuerza muscular y la activación neuromuscular durante el ejercicio de fuerza.

Impacto de los agarres Fat Grip sobre la fuerza muscular y la activación neuromuscular durante el ejercicio de fuerza.
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

Los entrenadores de la fuerza y del acondicionamiento físico integran constantemente diferentes modalidades de entrenamiento en los programas periodizados. Modalidades como mancuernas, pesas rusas, pelotas de estabilidad, bandas de resistencia y máquinas con poleas brindan a los entrenadores diferentes opciones para promover aún más las adaptaciones al entrenamiento de la fuerza. Un enfoque popular es manipular el diámetro de la empuñadura. Por lo general, los entrenadores aumentan el diámetro del agarre utilizando una barra gruesa o un accesorio de barra, como los agarres Fat Gripz (FG, los Fat Gripz encajan perfectamente en una barra olímpica, así como en todo tipo de mancuernas). El objetivo general de aumentar el diámetro del agarre es proporcionar nuevos estímulos de entrenamiento, aumentando potencialmente la activación neuromuscular de los músculos del antebrazo y, en última instancia, entrenando la fuerza de agarre (Channell 1990, Sorin 2001). Poblaciones como los culturistas recreativos, que entrenarían con FG para mejorar el tamaño del brazo, y algunos atletas (es decir, lucha libre, escalada en roca, y béisbol), el entrenamiento para aumentar la fuerza de agarre puede tener beneficios positivos.

Se presume que el entrenamiento con agarres FG aumenta el reclutamiento neuromuscular de los músculos del antebrazo, pero la investigación que estudia el aumento del diámetro del agarre y sus efectos sobre la actividad neuromuscular es limitada. Además, se esperan disminuciones en la fuerza debido a que la fuerza de agarre y no la fuerza de todo el cuerpo, es el factor limitante del rendimiento. En un estudio de ergonomía de diferentes tamaños de agarre de dispositivos manuales, se ha demostrado que cuando los tamaños de agarre son demasiado pequeños o demasiado grandes, la capacidad de producción de fuerza de esos músculos del antebrazo se reduce (Blackwell 1999). Sin embargo, los tamaños de agarre óptimos que son mayores que el tamaño promedio pueden mejorar la fuerza de agarre (Blackwell 1999).

Investigaciones anteriores han examinado el impacto del diámetro de agarre sobre la fuerza de agarre y han observado reducciones significativas debido al diámetro mayor de diferentes objetos (Amis 1987, Blackwell 1999, Edgren 2004, Grant 1992, Kong 2005, Rossi 2012). Sin embargo, hay una cantidad limitada de investigación que examina los efectos del entrenamiento con FG sobre el rendimiento del entrenamiento de la fuerza. En uno de los pocos estudios, Ratamess y cols. (2007) examinaron los efectos de diferentes diámetros de barra sobre el rendimiento de 1 máxima repetición (1MR) y encontraron reducciones significativas en la 1MR con ejercicios de tracción y flexión y ninguna diferencia con ejercicios de presión con barras de mayor diámetro. Además, una investigación que examinó un ejercicio de presión (press de banco) tampoco encontró reducciones en la fuerza (Fionarelli 2007). Por lo tanto, puede ser más beneficioso limitar el entrenamiento con FG a ejercicios que requieran movimientos de tracción y flexión (es decir, peso muerto, remos y curls).

Recientemente, el laboratorio de Fisiología Aplicada de la Mississippi State University (EEUU), examinó los efectos del uso crónico de FG durante los ejercicios de tracción en golfistas masculinos de 1° División y encontró aumentos significativos en el rendimiento específico del golf (Cummings 2018). Este fue uno de los primeros estudios en examinar los efectos del uso del agarre FG en un programa periodizado de fuerza y acondicionamiento físico. Sin embargo, hay una falta de investigación que examine un mecanismo para mejorar el rendimiento usando FG en comparación con el entrenamiento con barra tradicional, especialmente con las reducciones iniciales esperadas en la fuerza y en el rendimiento (Sorin 2001) al comenzar un programa de entrenamiento de la fuerza. Por lo tanto, recientemente el Dr. Ben M. Krings, de la Mississippi State University (EEUU), llevó a cabo un estudio cuyos propósitos de investigación fueron examinar los efectos agudos del agarre FG en comparación con una barra olímpica estándar (OB) durante ejercicios de fuerza sobre la fuerza máxima y la activación neuromuscular de los músculos del antebrazo, la parte superior del brazo y los hombros durante ejercicios de tracción y de curls. Se planteó la hipótesis de que el agarre FG disminuiría significativamente la fuerza de 1MR al tiempo que aumentaría la activación neuromuscular de los músculos del antebrazo en comparación con el entrenamiento con OB.

Hombres entrenados en fuerza (n = 15; edad = 22.4±2.3 años; masa = 83.2±11.1 kg) realizaron 2 pruebas experimentales en un orden aleatorio. Los sujetos completaron la prueba de 1 máxima repetición (1MR) con una barra olímpica (OB) y con un agarre FG conectado a una barra olímpica durante los ejercicios de peso muerto, remo inclinado, remo de pie, curl concentrado, y completaron repeticiones máximas de dominadas hasta el fallo. Se usó electromiografía de superficie (EMG) para medir la actividad muscular de 8 músculos de las extremidades superiores (trapecio, deltoides medial, bíceps braquial, tríceps braquial, flexor radial del carpo, flexor cubital del carpo, extensor radial del carpo y extensor cubital del carpo), mientras se realizaban contracciones máximas voluntarias isométricas durante las pruebas de 1MR y mientras se realizó el número máximo de dominadas.

Al usar el agarre FG, la fuerza de 1MR se redujo significativamente para cada ejercicio, y el número máximo de dominadas completadas fue significativamente menor. La actividad muscular de la electromiografía aumentó significativamente en los músculos del antebrazo y los hombros, pero disminuyó significativamente en los músculos de la parte superior del brazo con el uso de FG durante el peso muerto, remo inclinado y dominadas. Sin embargo, no hubo diferencias para la actividad EMG para el remo de pie y el curl concentrado. Las diferencias en la fuerza máxima, el rendimiento de las dominadas y la actividad EMG con el uso del agarre FG pueden deberse a las diferentes posiciones de la longitud de los músculos.

Aunque el entrenamiento con FG puede aumentar la activación neuromuscular, las disminuciones en la fuerza muscular pueden resultar en prescribir cargas de entrenamiento bajas que pueden no ser ideales para desarrollar la fuerza muscular.

APLICACIONES PRÁCTICAS

El uso del agarre FG se ha vuelto popular entre las personas que entrenan la fuerza recreativamente, los culturistas, los atletas y el personal militar. Aunque el uso de FG aumenta potencialmente la activación muscular de los músculos del antebrazo, también disminuye significativamente la fuerza muscular global. Las poblaciones que se focalizan en la fuerza de agarre pueden ver potencialmente los mayores beneficios del uso de FG, mientras que el FG puede no ser la mejor modalidad para las personas que se focalizan en la fuerza de todo el cuerpo. Basado en las respuestas neuromusculares agudas al entrenamiento con FG en levantadores recreativos, se necesita más investigación para establecer la eficacia del entrenamiento con FG en levantadores más avanzados.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias