LA EDUCACIÓN FÍSICA QUE VIENE

Ricardo Crisorio

1. Los cambios y las resistencias

Es inevitable que en los momentos de cambio aparezcan muestras de lo que el epistemólogo húngaro Imre Lakatos (1922-1974) llamó “pseudociencia”. La pseudociencia se caracteriza por una heurística[1] regresiva, lo que hace que sólo evolucione justificándose “hacia atrás”, tendiendo a consolidarse como dogma. Es inevitable, entonces, que estas manifestaciones apelen a la ciencia “hecha”, a lo que se llama habitualmente el “conocimiento científico” -que encaja tan bien en las representaciones sociales, en el sentido común- y no al saber, que en tanto busca la verdad, siempre falta. Es inevitable entonces, que estas manifestaciones lamenten la pérdida de lo “viejo bueno”: los viejos buenos modelos, los viejos buenos valores, el viejo buen conocimiento que supimos adquirir y ostentar. En las distintas épocas, estas manifestaciones critican, muchas veces con alguna razón, los distintos fenómenos que producen los distintos estados de cosas: en esto pueden registrarse variaciones. Pero critican, en general, desde la misma perspectiva y proponen, en general, las mismas cosas.

Una crítica que se escucha hace años critica la pérdida de contenidos biologistas en los planes de estudio de Educación Física, sea porque las materias se semestralizan, sea porque se reúnen en una sola, más o menos general, dos o tres materias de antes. Los argumentos más comunes son: que se apuran los “tiempos de aprendizaje” de los estudiantes; que si antes, con anatomía, fisiología humana y fisiología del ejercicio, por lo menos, la formación era de todos modos insuficiente, con esta fusión, o este “acortamiento”, de materias, sólo puede esperarse un indetenible deterioro. La semestralidad de los estudios universitarios es tan vieja que Kant, por ejemplo, dictó un curso de Geografía Física (cuyo “anuncio” fue el Ensayo sobre las Razas) en la Universidad de Königsberg en el semestre de verano de 1775(pero, ya se sabe, un curso de geografía física, aún dictado por Kant y precedido por un Ensayo sobre las Razas, es una exigencia sin duda muy inferior a la de cualquier curso bien dictado de anatomía funcional o de fisiología del ejercicio). Nuestra cátedra de Fisiología aplicada a la Educación Física, precisamente, muestra con rigor que Fisiología Humana no dicta en nuestra carrera sino Fisiología del Ejercicio: es decir, que superpone contenidos; de todos modos, es perfectamente demostrable, para cualquier espíritu formado un poco más acá de la distribución de saberes del siglo XIX, que no hace falta saber fisiología humana para aprender fisiología del ejercicio.

Es viejo también que estos argumentos supongan que quienes quieren cambiar, o cambian, estos contenidos, “imprescindibles” a la formación, lo hacen porque no saben, o porque no quieren estudiar (esto es, no querremos saber lo que ya se sabe, porque lo que no se sabe se aprende investigando, no estudiando). Finalmente, es igualmente viejo –ocurre desde que recuerdo- que esos argumentos no argumenten, sólo afirmen, aseguren, den por hecho lo hecho y lo dado, sin preguntar ni discutir por qué, por ejemplo, hay que estudiar anatomía o fisiología (los espíritus resistentes que lean esto que escribo, sostendrán inmediatamente que digo que no hay que estudiar anatomía o fisiología: me ha pasado, estos espíritus suelen no tolerar las preguntas, tienden a asegurar o a negar. Pero no estoy diciendo eso).

En el reducido terreno en que estas manifestaciones afirman o niegan, el reducido terreno de la síntesis, el análisis falta tanto como las explicaciones. De ese modo, las razones de los otros “rayan el absurdo”, son “incomprensibles” e “inconcebibles”, mientras que las propias son “razonables”, “racionales”, “evidentes”: ¿no es evidente, acaso, que el cuerpo es biológico? ¿no es igualmente evidente nuestra conformación bío-psico-social, nuestro “ser” psicofísico?. Es más viejo aún que estos argumentos no argumentados encuentren su incuestionable apoyo en el recurso a la autoridad: son frecuentes las citas de gente “insigne” que sostiene lo mismo que el portador de la manifestación de que se trate, o las apelaciones a los países “serios”, “centrales”, “avanzados”, en los que lo que se sostiene halla su plena realización.[2]

Los saberes que se reivindican son, invariablemente, los de las ciencias biológicas, los de las neurociencias, los de la psicología experimental: todos aquellos que informan sobre las etapas del crecimiento, del “desarrollo” y de la “maduración”, sobre las características psicológicas de los “sujetos” (léase individuos) de distintas edades (como si fuera posible encontrar dos individuos de la misma edad siquiera parecidos: he aquí una evidencia que no se quiere ver) y en sus distintos contextos (como si fuera posible saber a priori todo esto); porque, eso sí, el “sujeto” está siempre, “es” siempre, “situado”, “contextualizado” y, agrego, está, es, siempre en su cuerpo (que, según Le Breton, le pertenece como él, el sujeto, pertenece a su cuerpo) ¿alguien puede dudarlo? ¿hay quien se pregunte, por ejemplo, si su cuerpo es, en efecto, propio? Es “evidente” que, como en el caso del nombre “propio”, nadie participó en absoluto en la elección de su cuerpo. Sin embargo, si alguien plantea y fundamenta esta pregunta, se le tratará de “absurdo” o, sencillamente, se lo ignorará.

A los conocimientos relativos al organismo humano –de los que la psicología y la neurología forman obviamente parte en tanto el pensamiento, los sentimientos y las emociones se suponen secretados por el cerebro- que se reivindica deben recuperarse, se agregan inmediatamente los de la pedagogía y la didáctica, infaliblemente útiles a la hora de organizar una enseñanza acorde con los postulados de las Ciencias de la Educación de principios del siglo XX: biología y psicología eran, para Émile Durkheim (1858-1917), las ciencias en que debía apoyarse la educación. De modo que, si se quiere vislumbrar el fundamento no dado de estos reclamos, debe uno trasladarse a fines del siglo XIX y desmenuzar el proceso de reforma que los propios reformadores llamaron “reforma de la gimnástica” [de la gimnástica alemana, es decir, del turnen o turnkust de Ludwig Jahn], y constatar que estos reformadores y, en el mismo movimiento, creadores de la Educación Física propiamente dicha, fueron principalmente fisiólogos (Marey, Tissié, Demeny, Lagrange, entre los más célebres).[3] De allí en más se pueden seguir fácilmente, hasta nuestros días, los permanentes cruces y retomes entre la medicina, la psiquiatría, la psicología, y la Educación Física.

Como dije antes, las manifestaciones de la pseudociencia varían los objetos de su crítica en orden a los fenómenos que en cada época “desvían” el recto camino de la Educación Física. En ésta, uno de los fenómenos problema es el avance sobre el campo de las actividades de corte expresivo, las danzas y los bailes, el circo. Es cierto que en todas las épocas hay quienes abrazan decididamente lo nuevo como bueno y que en la actualidad muchos profesores y profesoras se afanan, sin demasiada prudencia, en torno a las actividades expresivas y acrobáticas (la expulsión de estas últimas del campo de la educación del cuerpo constituyó un verdadero leit motiv para los fisiólogos y pedagogos del siglo XIX, amantes como eran de los movimientos “naturales”, fáciles y al alcance de todos), incluso de los deportes alternativos anque extremos.

2. Los cambios y el análisis

Sin la prudencia, digo, que les permitiría ver que las danzas que les interesan, las pacíficas emmelías, fueron dejadas por Platón (Leyes, 814e-816b) del lado de la educación “música” [mousiké: de las musas, intelectual], en el siglo IV AC, e incorporadas al Arte desde el Renacimiento. Los hechos históricos no determinan del modo que se cree lo hacen los naturales, pero obligan al trabajo político de cambiar los estados de cosas.[4] Sin la prudencia, también, para investigar seriamente el problema de la expresión llamada, con poca o ninguna precisión, “corporal”. Algo parecido ocurre con los deportes o juegos nuevos, alternativos anque extremos. De modo general, se los abraza sin cualquier análisis de sus posibilidades de ser vueltos educativos ni de los modos de hacerlo si ello fuera posible (sin la cada vez más olvidada trasposición chevallardiana) y sin advertir, hasta donde puede verse, su carácter individualista, biologista y nihilista que tan bien casa con la modernidad neoliberal.[5] En aras de la expresión hemos conocido algunas clases en que se usó como contenido el “reggaetón” y otras en que se planteó a los alumnos representar, por ejemplo, un animal; en procura del goce, supongo, de la “adrenalina”, un joven, por citar un caso, murió en Santa Fe hace dos años, tras estrellarse contra un automóvil que cruzó al final de la cuesta por la que venía, lanzado, a 106 kph.

De acuerdo, pero los defensores de los buenos viejos valores del bueno y viejo modelo de Educación Física no se detienen en estos análisis. Sencillamente declaran que estas prácticas son “obviamente” absurdas, inconcebibles e inadmisibles (de todos modos, no estoy tan seguro de que critiquen los deportes de riesgo con la misma fuerza que a las danzas o al circo) y las condenan sin pensar un momento en las condiciones que hicieron posible que aparezcan y rodeen el amado campo en el que “hace tanto tiempo que trabajamos”. Sin pensar que, quizás, su aparición esté más próxima del cuerpo biológico que defienden (finalmente, la adrenalina es una substancia orgánica), del sinsentido de la razón decimonónica que defienden (con su sentido dado y fijado), del “movimiento humano” –a priori, aislado, ahistórico, acultural- que defienden como objeto de estudio (finalmente todos pueden razonar que si se trata de movimiento, cualquiera sea, debe correspondernos; y Arthur Danto sostiene que el movimiento es la ontología, el ser mismo, de la danza).

A estos se agrega un conjunto de reclamos no del todo desencaminados, pero tratados del mismo modo pseudocientífico que, desde siempre, hace depender de un supuesto conocimiento científico el par moral bien/mal, como si éste pudiera derivarse efectivamente del par científico verdad/falsedad. Pero no es posible: la ciencia, cuando es rigurosa, es independiente del bien y del mal. Como ha dicho Norbert Elías –cito de memoria- “me hubiera gustado presentarles otro mundo, en el que, por ejemplo, los seres humanos fueran armónicos y no lucharan entre ellos; pero mis investigaciones no me lo permiten”. La crítica que se hace no tiene sostén analítico y la crítica que no es analítica deja de ser crítica.

Esa crítica se deslegitima entonces en la ideología, la fe, el entusiasmo, en la supuesta autoridad de las ciencias instituidas, de los hombres célebres, o del pasado. Así se enmaraña la crítica, porque ninguno de esos procedimientos puede ni debe defenderse. Y se hace intricada, porque si bien esa crítica “incrítica” expresa cierta verdad respecto de la errancia actual de la Educación Física, no es volviendo al pasado, ni al estrecho biologismo que lo caracterizó, como puede esperarse que la Educación Física encuentre su rumbo.

Si se comparte que la gimnasia prácticamente ha desaparecido del campo y que el deporte no se enseña bien, no se puede compartir, sin embargo, la inculpación fácil de las casas de formación, o de determinados profesores, como si unas y otros estuvieran fuera de un devenir histórico, cultural y político, de un clima de ideas cuyo análisis paciente y riguroso permitiría determinar con más precisión y más veracidad las probables causas de esos problemas. Si se ve que, de modo general, se desconoce casi cualquier teoría del juego, incluso las equivocadas, no se puede avalar, sin embargo, la idea de un juego cuasi natural, instintivo, especie de ejercicio energético individual, social, animal, propio de la infancia, que evita preguntarse por el juego verdaderamente humano, como sí lo hicieron Huizinga o Caillois.

Si, en efecto, las prácticas pedagógicas, con su didáctica al uso y sus pequeñas técnicas para redactar pequeños objetivos y enhebrar actividades que permitan evaluar pequeños desempeños, ocupan el espacio que debería ocupar el objeto de conocimiento, el objeto a ser investigado y enseñado, ese objeto no es en modo alguno el movimiento humano y mucho menos incluye el estudio de un supuesto “sujeto que aprende” (como si hubiera siquiera dos individuos que aprendieran de la misma manera);[6] tampoco es un objeto técnico sino el objeto teórico que resulta del análisis de las prácticas corporales (en tanto prácticas que toman por objeto al cuerpo) y de su trasposición como saberes a enseñar. Quiero decir que es un objeto mucho más complejo, en su perfecta sencillez, al que no puede accederse, como estas formulaciones suelen pretender, por la mera experiencia de dictar clases, por mucho que se estudien las características “psicofísicas” de quienes las reciben.

Todas las posiciones pseudocientíficas sostienen una relación constitutiva de la Educación Física con la salud y el deporte. No se equivocan, la Educación Física, en tanto producto de la fisiología del siglo XIX, nació ligada a la “salud de las poblaciones”, al deporte como proveedor de movimiento “natural” y a la “higiene” como forma de encauzar la promiscuidad de las masas que, al paso de los cambios políticos y económicos, migraban en todos los flamantes estados-nación del campo a las ciudades. La Educación Física no evitó el cólera ni los antibióticos, pero la medicina “preventiva” sostuvo el mito de la Educación Física y la salud, con todo lo verdadero y falso que circula en todo mito (en tanto que discurso no experimental que autoriza y reglamenta unas prácticas) y en particular, como ha mostrado Yara de Carvalho, en el mito de la Educación Física y la salud. Y la Educación Física tradicional, decimonónica, sigue viendo ahí la única justificación incambiable, fija, segura, tan “real” como real supone que es el cuerpo biológico, sin advertir el enorme anacronismo en que incurre.

En la búsqueda de una fundamentación científica de esa relación, el pensamiento tradicional yerra cada vez que acierta, al modo en el que la medicina es más iatrogénica cuando acierta que cuando se equivoca. Obviamente, la educación del cuerpo no puede desentenderse de la salud, que ya preocupaba a los griegos. Pero su tratamiento, profundamente acrítico, como justificación primera si no única, reduce, como dijimos, a los seres humanos a entes psicobiológicos, aprehensibles mediante la biología y la psicología “más desabrida”, como decía Foucault (seguramente alguien me acusará de adorarlo) de la psicología experimental y yoica (las observaciones muestran, por otra parte, que casi todos los comportamientos humanos quedan inexplicados para estas disciplinas), y a la salud a la pura e incuestionada salud orgánica (que deja sin respuesta buena parte de los sufrimientos más extendidos en las sociedades actuales).

De igual modo, el reclamo por la técnica, que deberíamos escuchar con atención, dada la nula preocupación actual por la economía, el ritmo, la fluidez, la armonía, la precisión y el dinamismo del movimiento, como por enseñar a moverse “con virtud” [excelencia], pierde toda fuerza cuando se ve que el reclamo se limita a la ejecución de las técnicas deportivas y gímnicas en términos biomecánicos y ergonómicos,[7] se amenaza con “techos técnicos y psicomotrices” (que sólo advienen y producen estancamientos insuperables para quienes creen en etapas evolutivas útiles) y se ensalzan las exigencias técnicas por las disciplinadas prácticas que promueven.

Y así de seguido. El pensamiento tradicional tiene siempre buenas viejas soluciones para los problemas nuevos que encuentra. Como el humanismo, del que es tan deudor como las nuevas concepciones que critica, pretende resolver los problemas que ni siquiera se plantea. Porque no basta con declarar que la obesidad y el sedentarismo, con todas sus secuelas, están instalados en nuestras sociedades (nadie ignora eso) para, inmediatamente, indicar la buena y conocida “formación física básica”, que supuestamente garantizará la preparación necesaria para jugar, practicar deportes, adquirir las habilidades específicas que ellos requieren, etc.[8] Una proposición casi tan vieja como la Educación Física misma, que sólo resulta para quienes creen en etapas “útiles”, fases “sensibles” y otras profecías que la observación desmiente.

3. La educación del cuerpo que viene

El problema que es preciso plantear, en éste y en todos los casos, es por qué ¿por qué las sociedades que mejor saben los efectos de la obesidad y el sedentarismo condenan a sus generaciones jóvenes a la obesidad y el sedentarismo? ¿por qué los adultos responsables de esas nuevas generaciones, que también saben de esos efectos, dejan a sus hijos comer y jugar juegos sedentarios? ¿será que la conciencia, ese hontanar de juicios morales buenos, ya no opera? En una investigación reciente, llevada a cabo en escuelas de la Provincia de Buenos Aires,[9] un porcentaje alto de jóvenes de ambos sexos dijeron comer por estar aburridos ¿qué quieren decir? ¿por qué están aburridos? Quizás investigar el aburrimiento de los jóvenes nos permita saber algo del aburrimiento, de la indiferencia, del desinterés de los estudiantes, pero también de las prácticas corporales, de la generalizada inhabilidad y falta de agilidad para practicarlas, del desinterés y la indiferencia general con que las miran las nuevas generaciones. Pero quizás nos muestre nuestro aburrimiento, desinterés e indiferencia de adultos atrapados en las redes de aburrimiento, desinterés e indiferencia del sistema que nos piensa y nos gobierna; la falta de habilidad y agilidad para enfrentar los cambios que hay que enfrentar con la habilidad e inteligencia con que hay que enfrentarlos; la general huída de los adultos de la función de adultos que no sabemos ejercer con autoridad y sin autoritarismo.

Paralelamente, es preciso plantear cómo ¿cómo funcionan los mecanismos en los que estamos insertos? ¿cómo funcionan, entre ellos, la educación, la salud, la Educación Física? ¿cómo se han delimitado los ámbitos que la Educación Física procura dominar o investigar? ¿cómo se utiliza en ella el saber científico? ¿cómo se formaron sus objetos de conocimiento y se crearon sus conceptos? ¿cómo, en el interior de nuestra sociedad, la Educación Física se constituyó como “saber”? Quizás si el pensamiento tradicional en Educación Física pudiera sostener una pregunta, en lugar de descargar respuestas, si pudiera plantear un problema, en lugar de repartir soluciones para los que el sentido común encuentra antes que ella, podría emprender el camino de la investigación científica, siempre reclamado y declamado pero nunca caminado.

La Educación Física tradicional nunca investigó, no hay que confundirse. No hay papers publicados por profesores de Educación Física que sean fruto de una investigación y aporten alguna novedad física, fisiológica o técnica a la Educación Física. Hay ensayos, artículos de opinión, quizás tratados, pero no resultados de investigación. En 1925, Georges Hébert dijo ya que las ciencias médicas “han aportado datos fragmentarios pero ningún perfeccionamiento a la educación física”.[10] Las llamadas "ciencias de la actividad física y el deporte" no han resuelto ni pueden resolver los problemas de la Educación Física porque las categorías, supuestos y procedimientos con que operan no son pertinentes a nuestro campo. Como en 1925, las ciencias médicas y del entrenamiento deportivo siguen aportando datos respecto del funcionamiento del cuerpo biológico y "físico" en situaciones de esfuerzo, pero que no provienen de ideas o hipótesis pensadas e investigadas por profesores de Educación Física ni hacen aportes significativos a la Educación Física. Confundir las investigaciones fisiológicas, anatómicas, biomecánicas, ergonómicas y por el estilo, con la investigación en Educación Física es un error que no requiere demostración.

Creer que un profesor de Educación Física puede o debe hacer investigaciones fisiológicas, anatómicas, biomecánicas y por el estilo es un error similar al anterior. Quien lleve adelante investigaciones fisiológicas, anatómicas, biomecánicas, ergonómicas y por el estilo, sea él lo que fuere, hará progresar la fisiología, la anatomía, la biomecánica o la ergonomía, si su investigación es buena, pero no la Educación Física, aunque su investigación sea buena. Si se apropia debidamente de los procedimientos, conceptos e instrumentos de esas disciplinas, se hará esporádicamente fisiólogo, anatomista, biomecánico o ergónomo; si no alcanza a dominarlos se hará “por el estilo”. De modo que los profesores de Educación Física responsables y bienintencionados podemos hacer con la fisiología, la anatomía, la biomecánica, la ergonomía y las disciplinas por el estilo, lo que hemos hecho siempre: leer sus publicaciones y seleccionar los “datos fragmentarios” que nos conciernan. No podemos, en cambio, investigar con los conceptos, procedimientos e instrumentos de esas disciplinas sin abandonar el campo de la Educación Física.

Es cierto que, en el otro extremo, las investigaciones afiliadas a las Ciencias Sociales duplican el error, llenando el campo de trabajos que tratan de los primeros pasos de la Educación Física en Argentina, de la incidencia en ella del gobierno de Fresco, de su lugar en el curriculum a principios del siglo XX, de los problemas de género en la Educación Física, de prácticas corporales “alternativas”, de “tribus” urbanas y de sus usos, ritos y prácticas, etc. Trabajos de pedagogo, de sociólogo, de antropólogo, de historiador, que afrontan los mismos problemas epistemológicos y metodológicos que critiqué antes porque, en cualquier caso, aportarán al progreso de la historia, la sociología o la antropología.

No obstante, no se trata de regresar (en sentido estricto, no se puede) sino, precisamente, de evitar la repetición. Si no tiene sentido abandonar la tutela de las ciencias biológicas y médicas para asumir la de las ciencias sociales y/o de la educación, menos sentido tiene reintegrarse a una orientación que no trajo “ningún perfeccionamiento” a la Educación Física. Tampoco se puede permanecer entre la añoranza de los buenos viejos modelos (que ahora sabemos que son viejos y que no fueron tan buenos) y la asunción de modelos nuevos que ahora vemos que tampoco hace progresar a la Educación Física. Buena parte de los problemas que enfrenta la disciplina deviene, me parece, de esta inseguridad epistemológica que la hace ampararse en modelos, conceptos y procedimientos ajenos, del orden que sean, en lugar de indagar cómo funcionan los mecanismos en los que está inserta, incluidas sus relaciones con la cultura, la educación, la salud, la ciencia; cómo se han delimitado los ámbitos que procura dominar e investigar (educación, salud, ocio, formación profesional, etc.); cómo se formaron sus objetos de conocimiento y se crearon sus conceptos (por ejemplo, los de movimiento, cuerpo, ejercicio, etc.); cómo se ha utilizado y se utiliza en ella, si es que se ha utilizado o se utiliza, el saber científico (empezando por aclararnos qué es el saber científico y qué uso puede hacerse de él antes de afiliarse a uno u otro modo de desarrollarlo.

La Educación Física que viene precisará sin duda desplazar su territorio tradicional y sus métodos, tomados de las ciencias biológicas, sin adoptar por eso los de las ciencias sociales; necesitará antes investigar qué investigar y cómo investigarlo, definir primero cuál es su saber y cómo abordarlo científicamente; intentar, aunque sea imposible lograrlo por completo, “etnologizar la mirada”, mirar con ojos “de otro” sus propios conocimientos y sus propias prácticas. Necesitará, en fin, investigarse a sí misma: abrir un ámbito de investigación histórico que le permita, por un lado, saber cómo se constituyó, cuándo, por qué y para qué (y qué cambio es posible y deseable, y cuál es la forma exacta que ese cambio podría adoptar)., y por el otro enfrentar la prueba de la realidad y la actualidad, tanto para determinar qué saberes harán que progrese como saber (lo que no se sabe aunque muchos crean saberlo), como también qué prácticas le corresponderán en nuestra cultura y cómo deberán realizarse para que sean efectivamente ejercicios de un saber y no meras aplicaciones técnicas de otros saberes, sean estos de las ciencias naturales o sociales, de la pedagogía o de la didáctica.

Requerirá entonces articular las prácticas de investigación y las prácticas objeto de investigación (el ejercicio profesional que sea en el ámbito que sea), asumiendo en ambos casos una actitud a la vez histórico-crítica y experimental, es decir, de prueba en ambos casos. La crítica no se ejercitará entonces como búsqueda de estructuras formales con validez universal (como parece pretender la Educación Física tradicional) sino como investigación histórica de los acontecimientos que han llevado a la Educación Física a ser lo que es (tampoco entonces como investigaciones históricas, sociológicas o antropológicas) para pensar la posibilidad de hacerla según nuestras propias investigaciones y determinaciones, para no ser, hacer ni pensar por más tiempo lo que somos, hacemos y pensamos sin pensar.

La Educación Física que viene demandará analizar, en suma, sus condiciones de existencia, sus leyes de funcionamiento y sus reglas de transformación. De modo que, antes de proponer el regreso perentorio a los viejos y supuestamente buenos modelos, habría que investigar y demostrar que pueden traer algún progreso a la Educación Física. Y antes de proponer la incorporación ingenua de la danza o de los juegos circenses, alternativos o extremos, habría que investigar los beneficios de esa incorporación, sus posibilidades, sus modos. Por supuesto, no estoy procurando obligar a nadie a realizar semejantes investigaciones (aunque serían, sin duda, provechosas) sino indicando la dirección general de la investigación en el campo, que debería terminar con la generalizada tendencia a la pseudociencia, avalada por cierto nihilismo que, tras el aparente respeto por todas las posiciones, rehuye el debate que requiere interesarse verdaderamente por la posición del otro que es distinta de la propia.

En esta dirección, habrá que fundar lo que se dice en algo más que en la creencia, la convicción o el gusto de cada uno, o en la reputada evidencia científica que nadie vio (porque la ciencia trabaja con teorías, no con evidencias), analizando las condiciones de producción de las distintas teorías, su coherencia lógica, su pertinencia al campo, debatiendo “con las armas de la ciencia”, como quería Bourdieu (única forma de hacer progresar la ciencia en un campo dado, por caso el nuestro) y ateniéndonos a los resultados del trabajo riguroso, más que a las altisonantes voces de supuestos sabios o de audaces innovadores. Habrá que abandonar, sin duda, la idea de “experiencia” en tanto que modo de acumular saber: desde Galileo hasta Benjamin y Prigogine, la experiencia no sucede si no se prepara; y su preparación nunca es práctica sino siempre teórica. La Educación Física que viene precisará pensar una formación que, de modo general, “prepare” la experiencia, o, mejor, prepare a los futuros profesionales para preparar sus experiencias, sean de investigación o de ejercicio profesional. Con lo que, quizás, se pueda dejar de lado, por fin, el debate sobre si la formación debe orientarse hacia la escuela o hacia las prácticas profesionales (que es como si los médicos discutieran si formar para el hospital o el consultorio, o los abogados si para el ministerio público o el bufete), para dirigirla hacia el saber, es decir, hacia el objeto, de investigación y de práctica, que no es el movimiento humano, como creen por igual biologistas y psicomotricistas,[11] sino las prácticas corporales, con toda la precisión que el concepto tiene y requiere, y que los partidarios de las ciencias sociales parecen notar tan poco como los de las ciencias naturales.



[1] Capacidad de un sistema para realizar y favorecer sus innovaciones.

[2] En 1994, en el INEF de Madrid, concurrí a observar una clase de “Análisis del Movimiento y Sistemática del Ejercicio”. Encontré una muy buena clase de Gimnasia Rítmica Deportiva (una de las pocas buenas clases que observé en esa visita) y pregunté a la profesora por el nombre de la materia. Me contestó que ella no sabía, que así figuraba en el Plan de Estudios.

[3] Véase el segundo capítulo de mi tesis de doctorado en educación: Homero y Platón: dos paradigmas de la educación corporal.

[4] Un intento en ese sentido puede verse en la tesis de Maestría en Educación Corporal de María Carolina Escudero, con mi dirección: Cuerpo y Danza, una articulación desde la Educación Corporal.

[5] Prácticamente todos los nuevos juegos son individuales en su sentido más puro: no hay confrontaciones sincrónicas con nadie, incluso no hay ninguna confrontación. En todos, prácticamente, el sentido es el riesgo, la espectacularidad y la pura habilidad motora espectacular. En todos, prácticamente, a la vez, el sentido es el goce, bajo apelaciones al vértigo, la adrenalina, etc. Véanse el Parcours o Parkour, el Puenting, los descensos en patineta, en gomones, los triales extremos en que motos o bicicletas se detienen sobre precipicios etc.

[6] Para el modo tradicional de pensar la educación sujeto es sinónimo de individuo o de yo, que es lo mismo, y no, como para nosotros, la pura diferencia. Para lo concerniente a las teorías del aprendizaje véase la Tesis escrita por Liliana Rocha Bidegain con mi dirección

[7] Dicen “gimnásticas” con inadvertido rigor: cuando se procura vincular la Educación Física con la salud o con el entrenamiento deportivo la palabra que conviene es gimnástica.

[8] Para esta Formación Física Básica (Formación Básica llamábamos a uno de los ejes que cursábamos en Gimnástica 1 en 1976) suele proponerse gimnasia, atletismo, natación, de los que suele decirse que son los pilares de la educación física y de la formación motriz integral del sujeto (del atletismo se dice, inclusive, que es la madre de todos los deportes, madre prolífica; del padre, como siempre, nadie sabe). En el lugar de la FFB, la Educación Psicomotriz suele proponer, con el mismo fin, una Formación Perceptivo-Motora (FPM), que se compone de: Estructuración del Esquema Corporal, del Espacio, el Tiempo y el Objeto.

[9] Disponible en http://www.cic.gba.gov.ar/ceren/.

[10] Le sport contre l' educatión physique. Vuibert, Paris, 1925.

[11] Véase mi artículo “Educación Física e Identidad: conocimiento, saber y verdad”, en La Educación Física en Argentina y en Brasil, La Plata, Al Margen, 2003.

COMPARTIR