La importancia del tipo de ejercicio aeróbico durante el Entrenamiento Concurrente

La importancia del tipo de ejercicio aeróbico durante el Entrenamiento Concurrente

Estudios que evalúan los efectos del entrenamiento concurrente sobre las adaptaciones cardiorespiratorias han demostrado una compatibilidad de ambos tipos de entrenamiento sobre el rendimiento aeróbico. Sin embargo, los resultados con respecto a las adaptaciones de la fuerza que ocurren durante los regímenes de entrenamiento concurrente son polémicos puesto que algunos estudios han encontrado una interferencia, mientras que otros no encontraron ninguna interferencia. Algunos autores indican que la intensidad del entrenamiento aeróbico es una posible causa de esta interferencia, señalando que sólo ocurre en las intensidades muy cercanas del consumo máximo de oxígeno (VO2máx). Chtara encontró interferencia en las ganancias de fuerza y potencia en hombres físicamente activos que realizaron un entrenamiento concurrente cuando el ejercicio aeróbico se realizaba a una velocidad asociada al VO2máx (vVO2máx).

Test de cantidad máximas de repeticiones realizadas al 80% 1MR y Test de 1MR del estudio de E.O. de Souza. Obsérvese el impacto del ejercicio intermitente a vVO2más sobre ambos tests, siendo más significativo en el aspecto de la resistencia muscular localizada. Lo cual muestra cierta interferencia que corresponde al mismo grupo muscular implicado.

Estos autores explican sus resultados como consecuencia de la alta intensidad alta del entrenamiento aeróbico. En otro estudio, de Souza investigó los efectos agudos de 2 intensidades de ejercicios aeróbicos, (uno cerca del segundo umbral ventilatorio (VT 2) y el otro a vVO2máx) sobre la fuerza dinámica máxima (test de 1MR) y el rendimiento de resistencia muscular local (número de repeticiones al 80% de 1 MR) y encontraron que solamente el ejercicio aeróbico de alta intensidad empeoraba la resistencia muscular local. Comparando estudios que usaron diferentes tipos de ejercicio aeróbico, como carrera o cicloergómetro, parece ser que el rendimiento de ejercicio aeróbico en el cicloergómetro produce un efecto de interferencia sobre el desarrollo de la fuerza en intensidades más bajas que aquellos observados durante el ejercicio de caminar o de correr. Esto puede explicarse por el impacto del ejercicio de cicloergómetro sobre la función neuromuscular de los miembros inferiores (caída de la producción de fuerza debido a factores centrales y periféricos). Sin embargo, hay un único estudio que comparó egímenes de entrenamiento concurrente usando diferentes tipos de ejercicio aeróbico, donde Gerley observó menores aumentos de fuerza después del entrenamiento concurrente en donde el ejercicio aeróbico se realizó sobre cicloergómetro o cinta ergométrica caminando con inclinación, comparado exclusivamente con el entrenamiento de la fuerza. Es más, este autor observó valores más altos de la fuerza en el grupo concurrente que incluyó el ejercicio en cicloergómetro, que en el otro grupo concurrente que utilizó ejercicio aeróbico en cinta ergométrica. Es interesante observar que, este resultado se encontró en los hombres pero no en las mujeres. Así, los datos con respecto a los efectos del entrenamiento concurrente usando diferentes tipos de ejercicio aeróbico son polémicos. Y aunque hay pocos estudios que comparen los diferentes tipos de ejercicio aeróbico durante el entrenamiento concurrente, e inclusive, su intensidad también, existe un reciente estudio de R.F. Silva (2012) donde se comparó los efectos de usar diferentes intensidades y tipos de ejercicio aeróbico (es decir, cicloergómetro o carrera) durante el entrenamiento concurrente sobre las adaptaciones neuromusculares. Un total de 44 mujeres jóvenes se asignaron al azar a 4 grupos: entrenamiento concurrente de fuerza y carrera continua (SCR, n = 10), entrenamiento concurrente de fuerza y carrera por intervalos (SIR, n = 11), entrenamiento concurrente de fuerza y cicloergómetro continuo (SCE, n = 11), o entrenamiento de fuerza sólo (STO, n = 12). (ver tabla de características de los sujetos y protocolos). Cada grupo se entrenó dos veces por semana durante 11 semanas. El orden de sesión comenzaba siempre con el entrenamiento aeróbico (secuencia R+F) con 2’ de pausa entre el componente aeróbico y el componente de fuerza.


Características de los sujetos.

Protocolos.

Las siguientes mediciones de fuerza fueron hechas en todos los sujetos antes y después de entrenarse: fuerza máxima (1RM) en los ejercicios de extensión de rodillas, press de banco y de press de piernas; la resistencia muscular local (número de repeticiones al 70% de 1 MR) en los ejercicios de extensión de rodillas y de press de banco; y torque pico isométrico e isocinético de extensión de rodillas.

Porcentaje de cambio de los valores de tren inferior (Extensión de piernas y Press de piernas) y de tren superior (Press de banco), después de 11 semanas de entrenamientos. Entrenamiento concurrente de fuerza y carrera continua (SCR, n = 10), entrenamiento concurrente de fuerza y carrera por intervalos (SIR, n = 11), entrenamiento concurrente de fuerza y cicloergómetro continuo (SCE, n = 11), o entrenamiento de fuerza sólo (STO, n = 12). Ninguna significativa diferencia entre los grupos de entrenamiento (p> 0.05).

Hubo aumentos significativos en la 1MR del tren superior e inferior, torque pico isométrico e isocinético en todos los grupos de entrenamiento (p <0.001), sin diferencias entre los grupos. Los presentes resultados indican que en mujeres jóvenes, el entrenamiento concurrente realizado dos veces por semana promueve adaptaciones neuromusculares similares al entrenamiento de fuerza sólo, sin tener en cuenta el tipo e intensidad en la cual, el entrenamiento aeróbico se ha realizado. También los datos nos muestran una vez más, la especificidad del entrenamiento y sus consecuencias, ya que en los miembros inferioes, fue donde hubo más diferencias entre los grupos, no así en el test de tren superior. Estos datos proveen información e implicancias para el diseño de programas de este tipo de entrenamiento, donde el volumen de trabajo y las sesiones de entrenamiento aplicadas (72hs) parecen ser apropiadas para mejorar la salud y el fitness en la población general.

Gerley J C . Comparison of two lower-body modes of endurance training on lower-body strength development while concurrently training. J Strength Cond Res 2009 ; 23 : 979 – 987.

De Souza EO, Tricoli V, Franchini E, Paulo AC, Regazzini M, Ugrinowitsch C. Acute eff ect of two aerobic exercise modes on maximum strength and strength endurance . J Strength Cond Res 2007 ; 21 : 1286 – 1290.

Chtara M, Chaouachi A, Levin GT, Chaouachi M, Chamari K, Amri M, Laursen PB . Eff ect of concurrent endurance and circuit resistance rraining sequence on muscular strength and power development. J Strength Cond Res 2008; 22: 1037 – 1045.

Silva, R.F.; Cadore, E.L.; Kothe, G.; Guedes, M.; Alberton, C.L.; Pinto, S. S.; Pinto, R. S.; Trindade, G.; Kruel, L.F. M.Concurrent Training with Different Aerobic Exercises. International Journal of Sports Medicine vol. 33 issue 8, 2012. p. 627-634.

COMPARTIR