Lípidos

Son un extenso grupo de sustancias diferentes que se caracterizan por ser insolubles en agua, que cumplen numerosas funciones en nuestro cuerpo (fuente y reserva energética, protección de órganos vitales, aislante térmico, transporte de vitaminas liposolubles, etc.).

Es común encontrar en el cuerpo humano 3 tipos de lípidos: los triglicéridos, los fosfolípidos y los esteroles. En los alimentos se encuentran en forma de aceites (líquidos a temperatura ambiente) y grasas (sólidas a temperatura ambiente).

Los triglicéridos (también llamados triacilgliceroles, TG) es la forma en la que nuestro cuerpo almacena los lípidos; son una molécula que consta de 3 ácidos grasos (AG) unidos a un glicerol. La mayoría de los lípidos que ingerimos se encuentran en esta forma. En general, los TG se clasifican según: a) la longitud de la cadena de carbonos de los ácidos grasos, b) su nivel de saturación (tipos de enlace entre los átomos de carbono de los AG), c) su forma (configuración cis o trans).

Los fosfolípidos son un tipo de lípido en los que un ácido graso se combina con otro compuesto que contiene fosfato. A diferencia de los otros lípidos, se pueden disolver en agua.

Los esteroles son un tipo de lípido que se encuentra en alimentos tanto de origen animal como vegetal, y también se producen en el organismo, pero su estructura en forma de anillo es muy diferente de la de los TG o los fosfolípidos. El colesterol es uno de los esteroles más comunes en nuestra dieta.

Referencias:

Thompson J.L., Manore M.M. & Vaughan L.A. Nutrición. Pearson Educación S.A., 2008.

COMPARTIR