Lo que el equipo Breaking2 de Nike aprendió en África

Lo que el equipo Breaking2 de Nike aprendió en África

Llevamos un par de años publicando blogs sobre el controvertido tópico del maratón debajo de las dos horas:

Ayer, Alex Hutchinson, ha publicado en runnersworld.com un interesante artículo titulado “What Nike’s Breaking2 Team Learned in Africa”. Presentamos la traducción donde se expone la mirada interna a los detalles a medida que el intento del maratón en menos de dos horas se acerca.


Para el equipo Breaking2 de Nike, el reloj está marcando. La altura de la temporada de carreras de primavera, cuando su asalto a la barrera de dos horas del maratón está programada para ocurrir, está a sólo unos meses de distancia, y cualquier progreso que ellos y sus corredores -Eliud Kipchoge, Lelisa Desisa y Zersenay Tadese- quieran lograr hacia esa barrera necesita estar bien encaminado.

Para ello, un equipo de científicos y diseñadores de Nike acaba de regresar de un viaje de dos semanas a Kenia, Etiopía y España, donde conocieron a cada uno de los corredores y sus entrenadores y equipos de apoyo en sus entornos de entrenamiento en casa (Tadese es de Eritrea, pero estaba entrenando con su entrenador en España).

Durante cada etapa del viaje, tuve la oportunidad de comprobar por teléfono con Brett Kirby, el fisiólogo líder en el Nike Sports Research Lab; Andy Jones, un investigador de la Universidad de Exeter que es quizás mejor conocido por su trabajo con la maratonista, que ostenta el record mundial de mujeres, Paula Radcliffe (así que, más zumo de remolacha); Y Philip Skiba, un médico de medicina deportiva, fisiólogo y entrenador con sede en Chicago. (Para más detalles sobre el resto del equipo científico de Nike, vea esta publicación de Nike) Aquí están algunos puntos destacados de lo que aprendí.

Kenia

El ambiente de entrenamiento en las tierras altas de Kenia es justificadamente famoso, con cientos o tal vez miles de aspirantes corredores golpeando los caminos de tierra sucia en busca de la gloria. Aún así, fue una experiencia de apertura de ojos para algunos de los científicos ver la simplicidad del campamento donde entrena Kipchoge, a media hora en coche de la ciudad de Eldoret. "Es muy humillante ver al campeón olímpico acarrear agua fría en un cubo de un pozo después de su entrenamiento", dijo Skiba.

Dan Judelson of the Nike Sport Research Lab applies AeroSwift tape to Kipchoge before a workout. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

Kipchoge es la estrella indiscutible del grupo y, desde el punto de vista del entrenamiento, el equipo estuvo muy contento de observar el trabajo que el entrenador de Kipchoge, Patrick Sang, prescribió. Mientras estaban allí, realizó un entrenamiento de pista de 12 x 1200 metros con 2:00 de descanso, golpeando unos 69 segundos por vuelta-a una altitud de más de 7.000 pies (más de 2000 metros), lo que significa que sólo hay alrededor de tres cuartos de la cantidad de oxígeno en relación al nivel del mar. Para aquellos que siguen la pista en casa, el ritmo de dos horas de maratón es de 68.3 segundos por vuelta de 400 metros.

Durante el entrenamiento, Kipchoge fue equipado con varias piezas de equipo y prendas de vestir, como la cinta AeroSwift en sus pantorrillas interiores. Sus depósitos de glucógeno muscular fueron evaluados antes y después del entrenamiento, y usó un dispositivo que midió su oxigenación muscular en tiempo real durante el entrenamiento.

El patrón de oxigenación muscular da algunas pistas sobre si el nivel de esfuerzo es sostenible, explicó Jones. Si cae a una meseta constante durante cada repetición, eso sugiere que usted puede mantener el paso por un largo tiempo; Si sigue cayendo a lo largo de cada repetición, tienes un problema. Los datos de Kipchoge durante el entrenamiento -que el atleta examinó con gran interés después- sugirieron que estaba en un estado de "fisiología estable", capaz de mantener ese ritmo.

Kipchoge often has plenty of company for his long runs—at least at the beginning. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

Unos días más tarde, Kipchoge hizo una carrera de 40 kilómetros de largo, un esfuerzo que se aceleró progresivamente (como muchas carreras en Kenia) con un enorme grupo de decenas de corredores, y terminó con sólo cuatro al frente. El equipo de Nike siguió en una furgoneta, acercándose para darle a Kipchoge una bebida de carbohidratos cada 10 minutos aproximadamente. Si eso parece mucho, eso es porque: en los maratones estándares “de libros”, los corredores consiguen estaciones de ayuda cada cinco kilómetros, así que beber con esa frecuencia será un ajuste.

¿Y qué pensaba Kipchoge de todo esto? Cuando le hablaba por teléfono, él era su habitual ser tranquilo y confiado. A través de diciembre y enero, se centró principalmente en el kilometraje y "trabajo de gimnasio", la construcción de fitness en general; el entrenamiento de pista que el equipo de Nike presenció fue su primera del año. En adelante, él y Sang no planean alterar radicalmente el entrenamiento que ha funcionado para ellos en el pasado en un intento de llegar a dos horas. Los entrenamientos serán similares, dijo, "pero mi mente será diferente".

Etiopía

En contraste con la serenidad rural de Kenia, el ambiente de entrenamiento de Lelisa Desisa, justo fuera de la metrópolis de Addis Abeba, era un "caos controlado". Desisa está escondida en Yaya Village, el centro de entrenamiento creado por Haile Gebrselassie, con agua corriente caliente y electricidad. El trabajo fundamental del entrenamiento, sin embargo, es el mismo.

Lelisa Desisa (right) shares a laugh after his evening run in the forest above Addis Ababa, Ethiopia. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

Desisa también hizo un entrenamiento de pista de repeticiones de 1200 metros, con 1:00 de descanso, pero sus repeticiones se hicieron progresivamente más rápidas, un enfoque diseñado para permitir a los científicos probar su perfil de lactato. A 8800 pies (más de 2500 metros) sobre el nivel del mar, alcanzó el ritmo de dos horas de maratón, o 68 a 69 segundos por vuelta, antes de detenerse. Unos días más tarde, hizo una larga carrera de 35 kilómetros a 5:20 por milla de ritmo, de nuevo tratando de beber cada 10 minutos.

Este fue uno de los grandes contrastes entre los corredores. Mientras que Kipchoge ya está bien versado en tratar de obtener suficientes carbohidratos en los maratones, Desisa y sus compañeros de entrenamiento están acostumbrados a beber poco o nada. Durante la corrida larga, el equipo trató de ofrecer a Desisa un total de aproximadamente 1,5 litros de líquido. Durante una entrevista al día siguiente, Desisa reportó sentir que había bebido "mucho" durante la carrera, pero de hecho había consumido sólo 400 mililitros, o menos de un tercio de la cantidad objetivo.

Dado que el intento de sub-dos de Nike se llevará a cabo en condiciones ambientales "óptimas" (es decir, frías), es poco probable que la deshidratación sea un problema serio. Pero el agotamiento de glucógeno será un problema, por lo que, averiguar una forma de obtener hidratos de carbono será un gran desafío. El equipo tiene como objetivo proporcionar de 60 a 90 gramos de carbohidratos por hora; Kipchoge está acostumbrado a 30 a 40 gramos por hora, mientras que Desisa y Tadese están acostumbrados a casi nada.

Coach Haji Adillo prepares to hand off water to Desisa near the end of a 35-kilometer run. The team is trying to strike the right balance in keeping Desisa hydrated. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

El uso de bebidas más concentradas lo hace más difícil para el estómago, pero el uso de bebidas diluidas requiere ingerir un gran volumen de líquido. Este es un rompecabezas logístico que el equipo de Nike todavía está trabajando, y que los atletas están practicando.

Para Desisa, ver la caída en las reservas de glucógeno de antes a después de sus carreras, y mirar atrás en algunas de sus recientes luchas de maratón, como retirarse en Nueva York en noviembre pasado, fue instructivo. "Creo que el penique ha caído", dijo Jones.

Otra información sobre Desisa: es un monstruo del kilometraje, acumulando más de 200 millas (más de 320 km) a la semana, pero básicamente sin correr (hasta ahora este año) a un ritmo más rápido que el maratón. Mientras hay tiempo en las próximas semanas para incorporar los entrenamientos más rápidos, esto es algo que el equipo de Nike espera ver más, para asegurarse de que puede manejar los 4:35 milla necesarios para una carrera de dos horas.

Por último, el equipo tenía la práctica de Desisa corriendo en formación aerodinámica con sus compañeros de entrenamiento, algo que le resulta menos fácil que a Kipchoge y Tadese, quienes tienen años de experiencia corriendo en estrecha formación en carreras de pista.

Brett Kirby of Nike’s Sport Research Lab takes an ultrasound of Desisa’s quadriceps to estimate muscle glycogen before his long run. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

Desisa fue visto por algunos observadores como una elección sorprendente para el proyecto, dada su historia de un maratón reciente. Le pregunté al equipo más acerca de lo que habían visto en Desisa, y me dijeron que sus números de laboratorio -VO2 max, perfil de lactato, economía de carrera- eran particularmente buenos. De hecho, no importa qué criterios utilizaron para clasificar a sus varios contendientes, Desisa estaba siempre en los tres superiores -algo que ni siquiera Kipchoge podría igualar.

Pero también había un elemento intangible. Mirándolo correr en las pruebas iniciales, recordó Kirby, "retrataba la confianza y la fuerza". Parecía alguien dispuesto a enfrentar desafíos y que respondería bien a esos desafíos.

Y dado lo que ahora han visto acerca de posibles áreas de mejora, como la nutrición en la carrera y el drafting, no se están adivinando a sí mismos. "Después de la visita a Etiopía, me siento aún mejor sobre nuestra elección de Desisa", dijo Kirby.

España

Cuando conversé con Kirby después de su primer día en España, él sólo tenía una cosa que decir sobre Tadese: "Este tipo es un crack". Dado que acababa de venir de ver entrenar a Kipchoge, el actual campeón olímpico, eso es un alto precio de hecho.

Zersenay Tadese runs through the Casa de Campo in Madrid, Spain. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

Tadese siguió un programa similar a los otros dos, con un entrenamiento progresivo de 1200 metros de repetición y una carrera larga unos días más tarde. Debido a que estaba al nivel del mar (ahora está de regreso a la altura en Eritrea), sus tiempos fueron más rápidos: su repetición final de 1200 metros se llevó a cabo de 62 a 63 segundos por vuelta.

Su carrera de 35 kilómetros, que corrió a cerca de 5:00 por milla de ritmo, estaba en un parque, por lo que los científicos de Nike se vieron obligados a andar en bicicleta en lugar de seguir en una furgoneta, un desafío no insignificante. "Estaba luchando por transportar esta bicicleta de crucero que alquilamos en Madrid, en torno a este parque, en estas pequeñas colinas dentro de los vientos, y Zersenay solo se traslada a través de él", dijo Kirby con una risa. "Un par de veces, tuve que esconderme. Pensé: "¡No voy a hacer dos horas!"

A diferencia de los otros dos corredores, Tadese no entrena con un grupo grande, por lo que practicar la carrera en formación será más difícil. Dicho esto, Kirby señaló, Tadese comenzó su carrera como ciclista, por lo que entiende la importancia de la aerodinámica, y se da cuenta de que tendrá que practicar corriendo en cuartos estrechos.

Una posible bandera roja en las pruebas de lactato de Tadese: la gran brecha entre su "umbral de lactato" y su "punto de retorno de lactato". A medida que corras a ritmos cada vez más rápidos, llegarás a un punto donde el lactato se acumula en la sangre más rápidamente de lo que puedes removerlo. La velocidad a la que se acumula está relacionada con tu capacidad para mantener ese ritmo durante largos períodos de tiempo (por ejemplo, dos horas).

Nike’s Brett Kirby pricks Tadese's finger to measure blood lactate midway through a track workout. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

El primer punto donde el lactato comienza a fluir por encima de los niveles basales se llama el umbral de lactato. A un ritmo algo más rápido, el lactato comenzará a subir mucho más rápidamente; esto se llama el punto de retorno del lactato. El ritmo de maratón tiende a situarse entre estos dos umbrales; para los corredores muy buenos, debe estar justo debajo de su punto de retorno del lactato.

Las pruebas de Tadese demuestran que tiene un punto de retorno muy alto, es decir, que puede correr muy rápido antes de que el lactato se dispare. Sin embargo, su umbral de lactato es inesperadamente bajo, lo que significa que pequeñas cantidades de lactato empiezan a acumularse antes de lo esperado. Este es un patrón que es más típico de los corredores de media distancia que los corredores de maratón, y arrastrará su ritmo de maratón un poco.

El consejo que el equipo de Nike le dio a su entrenador: enfóquese en acumular más volumen en la zona de entrenamiento entre el umbral de lactato y el punto de retorno de lactato, con carreras de tempo, carreras rápidas y largas y largos intervalos de entre tres y diez minutos. Mientras que los otros dos corredores tienen una gran base de resistencia, pero todavía necesitan aumentar la velocidad, Tadese tiene toda la velocidad que necesita, pero debe trabajar en la sostenibilidad.

Unlike the other two athletes, Tadese typically trains on his own and not in a group. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE/MARK MCCAMBRIDGE

La toma general, y el paso siguiente

Las predicciones son quizás un juego de tonto. (¿no me creen? Después de señalar que Ladbrokes estaba ofreciendo a los apostantes la posibilidad de duplicar su dinero apostando contra el proyecto Breaking2, la línea de apuestas fue eliminada rápidamente.)

Sin embargo, presioné al equipo para que revisara si estaban en camino para un sub-dos. Vale la pena señalar, una vez más, que Andy Jones estuvo estrechamente involucrado con los maratones de récord mundial de Paula Radcliffe. Aunque he estado muy entusiasmado con investigaciones recientes que muestran cómo el cerebro influye en el rendimiento de la resistencia, Jones siempre ha sido un contrapeso serio a estos entusiasmos. Con suficientes datos fisiológicos, cree, puede obtener una idea bastante buena de lo que un atleta es capaz de hacer.

De hecho, me dijo, cuando Radcliffe se preparaba para su debut en maratón en 2002, le dijo a ella que sus datos de laboratorio sugirieron que era capaz de correr 2:18 -una afirmación valiente dado que el récord mundial en ese momento era 2:18:47. Ella corrió 2:18:55 en Londres.

Más tarde ese año, le dijo que estaba lista para correr 2:17. Ella corrió 2:17:42 en Chicago.

Finalmente, en 2003, le dijo que estaba lista para correr 2:16. Ella corrió 2:15:25 en Londres, que sigue siendo el récord mundial.

Así que, dada esa historia de pronóstico, le pregunté cuáles eran los números predichos para Kipchoge, Desisa y Tadese.

Kipchoge, shown during a 40-kilometer run on the outskirts of Kaptagat, records the details of his workouts in his training log. PHOTOGRAPH COURTESY OF NIKE / MARK MCCAMBRIDGE

Kipchoge, dijo, era difícil de predecir, porque su visita al laboratorio para las pruebas había sido su primera vez en un treadmill. Cuando visité el cuartel general de Nike en Oregon el año pasado, vi la segunda sesión de pruebas de Kipchoge en el treadmill, y puedo atestiguar que se veía extremadamente incómodo, como Bambi en el hielo. Así que sus números de laboratorio probablemente no reflejan su potencial real; Pero su victoria de la Maratón de Londres el año pasado nos dice que es al menos capaz de 2:03:05.

"Los otros dos", me dijo Jones, "parece que son capaces de 2:02, 2:03, 2:04, algo así, en el mejor día posible, que es la clase de área en la que necesitamos estar, si se agrega en todos estos otros factores como la redacción y el calzado y otros pedazos y piezas que podrían llegar más cerca de dos horas.

En cierto sentido, entonces, yo diría que mucho de lo que Nike está haciendo con cosas como nutrición, monitoreo de entrenamiento, y la optimización del clima no es tanto un esfuerzo para hacer que los corredores sean más rápidos, sino más bien, para reducir las probabilidades de un tener un problema. Compare las credenciales de los corredores en cualquier maratón importante con los resultados reales, y verá que correr hasta su potencial en cualquier día dado es una propuesta de muy baja probabilidad. Así que Nike quiere asegurarse de que sus corredores están listos en el día para producir un esfuerzo de 2: 03-ish y luego los detalles como el curso y los "otros pedazos y trozos", harán ojalá el resto del trabajo.

¿Cómo serán esos pedazos y trozos? Vamos a echar un vistazo muy pronto, porque los corredores están programados para probar un completo-ensayo sobre la distancia de medio maratón.

Aún es difícil hacer una apuesta sólida en este punto, pero daré la última palabra a Kipchoge. Le pregunté si la gente en Kenia pensaba que su objetivo era factible. "La mayoría de la gente estaba diciendo que van a morir antes de ver a un hombre que corre en menos de dos horas", respondió. "Pero creo que voy a demostrar que están equivocados."

Artículo original disponible en: http://www.runnersworld.com/sweat-science/what-nikes-breaking2-team-learned-in-africa

Todas las imágenes han sido tomadas del artículo original.

Traducido por: Federico Fader

COMPARTIR