Minerales

Son sustancias inorgánicas, es decir que no contienen carbono. Los minerales se distinguen de los macronutrientes y de las vitaminas en que no se degradan durante la digestión o cuando el cuerpo los utiliza para realizar las funciones metabólicas; a diferencia de ciertas vitaminas, no son destruidos por el calor o la luz. En otras palabras, los minerales conservan su estructura sin que el medio en el que se encuentran los afecte.

Los minerales desempeñan muchas funciones fisiológicas importantes: ayudan a la regulación de los fluidos, a la producción de energía, son esenciales para la salud de los huesos y la sangre, ayudan a que el cuerpo elimine los subproductos del metabolismo, etc.

Los minerales se clasifican según las necesidades de la dieta y qué cantidad se encuentra en el cuerpo. Las dos categorías principales son: minerales principales (o macrominerales) y oligoelementos (ver Tabla).

Los alimentos fuente de minerales son muchos, entre ellos se destacan: carnes, productos lácteos, frutas y verduras frescas, y frutas secas.

Minerales

Ejemplos

Características distintivas

Minerales principales (macrominerales)

Calcio, fósforo, sodio, potasio, cloro, magnesio, azufre.

Son necesarios en cantidades mayores a 100 mg/día en nuestra alimentación.

La cantidad presente en el cuerpo es mayor a 5 g.

Oligoelementos

Hierro, zinc, cobre, manganeso, flúor, cromo, molibdeno, selenio, yodo.

Necesarios en cantidades menores a 100 mg/día en nuestra alimentación.

La cantidad presente en el cuerpo es menor a 5 g.


Referencias:

Thompson J.L., Manore M.M. & Vaughan L.A. Nutrición. Pearson Educación S.A., 2008.
COMPARTIR