Planificación Técnica en MMA

Planificación Técnica en MMA


Introducción

Una consideración especial que queremos aportar en este Blog es una propuesta de fusión de las técnicas competitivas de diversos deportes de combate que colaboran en el desarrollo de las Artes Marciales Mixtas.

La mayor parte del tiempo de entrenamiento, los peleadores de MMA deben dedicarse a desarrollar las habilidades técnicas propias de múltiples deportes de combate (Lucha Libre, Jiu-Jitsu, Boxeo, Muay Thai y Kick Boxing). Por ello, es importante para su preparación, intercalar estímulos típicos de los deportes de agarre y de golpeo; y prevenir, con una buena dosificación de las cargas de trabajo, el sobreentrenamiento físico, lo cual es una condición regular en este deporte en particular.


Propuesta de Distribución de las Cargas Técnicas

Una propuesta válida para tal fin podría ser entrenar de manera intercalada los deportes de agarre y los de golpeo, e irlos fusionando a medida que se acerca el día del combate.

De esta manera, podríamos programar sesiones de práctica de Lucha, Jiu Jitsu y Judo, intercalándolos con Boxeo, Muay Thai y Kick Boxing durante la preparación general. Luego, en la etapa especial fusionar los deportes y comenzar un tiempo de pie (con Boxeo, por ejemplo), a los 2 minutos seguir el combate en el suelo por 2 minutos más (con Jiu Jitsu), y finalizar el round nuevamente de pie (con Boxeo). Para terminar la preparación, en la etapa específica (periodo de desarrollo técnico-táctico), se realizarán prácticas de MMA de manera predominante, del mismo modo que ocurre con los sparrings, esto sucederá dentro de las últimas 3 a 4 semanas antes de la pelea.


Dosificación de las cargas generales y específicas

Todas estas modificaciones en los entrenamientos que transita el peleador, desde la práctica de los deportes que sustentan las MMA, pasando por su fusión y finalizando con la práctica específica del deporte, se irán dando con una tendencia en la distribución de los ejercicios de preparación física generales y especiales, que aportarán la base para lograr la condición física que soporte la competencia. Así, la distribución de las cargas generales irá disminuyendo a medida que avanza el plan de entrenamiento y las cargas específicas se irán incrementando, comenzando con una relación 50/50 para deportistas de alto rendimiento, puesto que en esta etapa de la vida deportiva, las cargas generales no deben sobrepasar a las específicas; y finalizando con una relación predominante a favor de las cargas específicas en una proporción de 20/80 o 10/90.

Gráfica 1. Distribución de los ejercicios de preparación física generales y específicas.

Fuente:Elaboración propia.

Tabla 1.Trabajos de fuerza y resistencia generales, especiales y específicos.

Fuente:Elaboración propia.

Como ejemplo de lo antes expuesto, elaboramos un macrociclo mostrando la distribución de las cargas generales y especiales, cómo se van modificando a lo largo del plan y, del mismo modo, cómo se va dando el paso de la práctica de los deportes que sustentan a las MMA, pasando por fusiones de deportes de golpeo y de agarre, hasta llegar a una práctica predominante de MMA al finalizar el plan.

Tabla 78.Macrociclo de MMA donde se fusionan las técnicas de diversos deportes.

Observación:Pesas (M): Fuerza máxima sostenida/ Pesas (P): Fuerza Potencia/ Pesas (E): Fuerza explosiva. Las sesiones de la mañana específicas, tendrán trabajos técnicos sin carga física alta; Donde dice sparrings son siempre de MMA

Fuente:Elaboración propia.


Aclaración

Esta planificación es solo un ejemplo estándar de cómo pueden distribuirse las cargas, pero deberá ser ajustada a las preferencias en los estilos de combate del peleador, a las posibilidades que posea el gimnasio para la práctica deportiva de las disciplinas de base, al biotipo del deportista, al peso inicial con el que comienza a entrenar el atleta (a mayor peso sobre la categoría los volúmenes deben incrementarse para asegurar dar el peso), y a la infinita cantidad de variables que se presentan en cada escenario particular.

Además, de acuerdo con la estrategia planteada según el análisis FODA, la preparación de un peleador podrá variar de combate a combate según convenga al atleta. Por tal motivo, quizás en una preparación la tendencia del plan se centre en mejorar y aprovechar las ventajas de combatir en el suelo contra un oponente que así lo amerite, y en la siguiente preparación nos podremos centrar en el combate de pie por conveniencia propia, de acuerdo con el análisis que podamos realizar.

BIBLIOGRAFÍA:

Merlo, R. (2019). Entrenamiento para Deportes de Combate. Colegio profesional de Licenciados en Entrenamiento Deportivo. 1ra. Edición. León.

SHARE