Prueba de esfuerzo.

Estudio más común para diagnosticar la enfermedad arterial coronaria, especialmente en pacientes que tienen síntomas de enfermedad cardíaca o poseen varios factores de riesgo cardiovascular. Esta prueba ayuda a los médicos a evaluar la FC, TA y el flujo de sangre por las arterias coronarias en reacción al ejercicio. Generalmente se utiliza para ello, un cicloergómetro o una cinta sin fin (tapiz rodante), pudiendo emplear distintos protocolos según las características de la persona a evaluar.

La misma incluye la realización de un electrocardiograma intraesfuerzo y en algunas ocasiones puede realizarse un ecocardiograma oinyectarse sustancias radiactivas. La prueba de esfuerzo denominada conocida también como «prueba ergométrica graduada- PEG», sirve para estimar el consumo de oxigeno máximo (VO2 máx.) de nuestros pacientes.

COMPARTIR