Recuperación funcional del deportista lesionado. Capacidades a desarrollar.

Recuperación funcional del deportista lesionado. Capacidades a desarrollar.

La readaptación físico deportiva del lesionado ofrece numerosos interrogantes, los cuales surgen de las discrepancias entre los diferentes protocolos propuestos por distintos autores a lo largo del tiempo. Entre estas preguntas que aparecen sin respuesta contundente, encontramos el manejo de los tiempos y de las cargas de trabajo de las distintas capacidades a lo largo de todo el proceso de recuperación.

La meta de la readaptación es devolver al individuo lesionado al mismo nivel de competencia que presentaba antes de la lesión. Debido a que gran parte de la recuperación consiste en entrenar las diferentes capacidades físicas y coordinativas, es que nosotros planificamos la readaptación del deportista lesionado de la misma forma en que planificamos un entrenamiento. Dicha planificación se sustenta en fundamentos histológicos, biomecánicos, metodológicos y teórico-práctico del entrenamiento deportivo.

Esto conlleva a una permanente toma de decisión durante toda la readaptación, así como la implementación de una multiplicidad de acciones que deben estar coordinadas e integradas para que el retorno a la competencia del lesionado sea seguro, exitoso en términos de rendimiento y con bajo riesgo de recurrencia.

Esta metodología es la que mejor nos permite periodizar los volúmenes y las intensidades de trabajo. Debemos resaltar que este manejo de las cargas es para nosotros de una prioridad absoluta. En este punto es preciso mencionar, que los diferentes protocolos de rehabilitación suelen contemplar el cómo y el cuándo, pero no el cuánto. Es decir, que no se encuentra bibliografía específica que trate la planificación y la periodización de las cargas.

Nosotros pensamos que podemos ver y planificar la readaptación de la misma forma en que vemos y planificamos un entrenamiento deportivo, debido a que el desarrollo de las capacidades de fuerza, resistencia, flexibilidad, velocidad, agilidad, etc; se halla subordinado a los mismos principios pedagógicos y metodológicos del entrenamiento, tanto en un sujeto lesionado como en uno sano.

Las capacidades que componen la readaptación integral del lesionado, que citamos manera genérica, y que desarrollaremos en los siguientes post son las siguientes:

·La flexibilidad. Entendiendo por ella el logro del ROM (Rango Optimo Movimiento), tanto de cada articulación en forma individual, como en el análisis del ROM funcional integrado o de las cadenas de movimiento.

·El entrenamiento de la fuerza. El cual buscará restablecer los volúmenes normales de masa muscular en una primera instancia (si estos disminuyeron) y, los niveles de fuerza en las distintas manifestaciones de esta posteriormente.

·El entrenamiento de la resistencia. En un comienzo de manera general y luego específica del deportista lesionado, debemos entender en forma somera, cuales son las demandas que en este sentido el juego representa para el sujeto.

·El entrenamiento de la agilidad y velocidad.La readaptación de la agilidad luego de una lesión resulta de extrema importancia en deportes acíclicos, ya que en la mayoría de los deportes de conjunto esta capacidad es determinante y limitante del rendimiento.

·El entrenamiento del equilibrio o del reposicionamiento corporal tanto estático como dinámico, con el objetivo de lograr mayores niveles de estabilización articular, en virtud de lograr una óptima regulación muscular en cada uno de los diferentes movimientos y gestos específicos del deporte que realice.

·Los gestos técnicos deportivos y la integración total al deporte. Objeto final de la readaptación.

No debemos dejar de nombrar los tests de control que permiten chequear las mejorías físicas y coordinativas a lo largo de todo el macrociclo y en cada uno de los mesociclos de cada una de las distintas capacidades.

Ahora bien, resulta interesante destacar aquí, a manera de resumen de lo expuesto, un concepto de Zachazewski (1996) en Sampietro Matías (Rehabilitación Funcional Integrada del Futbolista. 2011) quien plantea que para diseñar un programa apropiado de rehabilitación, se debe entender cuáles son las demandas específicas que el deporte exige al deportista. Cuando esto es entendido, es posible diseñar e implementar un programa de rehabilitación basado en el principio SAID (Specific Adaptation to Imposed Demands), es decir “adaptaciones especificas a demandas impuestas”. Para graficar este principio y adaptarlo al fútbol por ejemplo, no se concibe una rehabilitación de una lesión de un futbolista sin la presencia del balón y las técnicas específicas con éste durante el proceso de readaptación.



Sampietro Matías. (2011). Rehabilitación Funcional Integrada del Futbolista. 2011. Córdoba: Material principal G-SE. 1er Curso de Rehabilitación Funcional Integrada del Futbolista.

Platonov VN: El entrenamiento deportivo. Teoría y metodología. Paidotribo, 1993.

Prentice W. Técnicas de rehabilitación en la medicina deportiva. Paidotribo. 2001


COMPARTIR