Relación Entre el Body Mass Index y la Coordinación Motriz en Alumnos y Alumnas de Educación Primaria

Relationship Between Body Mass Index and Motor Coordination in Primary School Students

Javier Lladó Alcalá

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 35, Número 2 del año .

Resumen

Relación entre el body mass index y la coordinación motriz en alumnos y alumnas de educación primaria. El objetivo de este estudio ha sido valorar la relación entre la coordinación motriz y el body mass index (BMI), en 31 niños y 34 niñas (10.8±1.6 años) escolarizados en la educación primaria. Es por ello que se pretende obtener datos cuantitativos en edad de crecimiento y valorar así la correlación BMI-coordinación motriz. A partir de los resultados obtenidos, después de utilizar las tablas referenciales de la WHO (2007a; 2007b) y el test GRAMI-2 (Ruiz, 2015a), se concluye de manera mayoritaria que los alumnos y alumnas con un BMI en z-overweight tienden a tener un nivel bajo1 de coordinación motriz; los alumnos y alumnas con BMI en z-scores normal tienden a tener un nivel normal y alto1 de coordinación y los alumnos y alumnas con BMI en z-scores thinness tienden a tener un nivel normal de coordinación. Además, se observa una correlación BMI-coordinación motriz significativa en niños y niñas.

Palabras clave: Coordinación motriz, educación física, educación primaria, test Grami-2, Body Mass Index (BMI)

Abstract

Relationship between body mass index and motor coordination in primary school students. The objective of this study was to evaluate the relationship between motor coordination and body mass index (BMI) in 31 boys and 34 girls (10.8 ± 1.6 years) enrolled of a primary school. This is why it is intended to obtain quantitative data on the age of growth and to assess the BMI-motor coordination correlation. From de results obtained, after using reference tables (WHO, 2007a; 2007b) and the GRAMI-2 test (Ruiz, 2015a), it is concluded that most students with a z-overweight BMI tend to have a low level of motor coordination; students with BMI in normal z-scores tend to have a normal and high level of coordination and students with BMI in z-score thinness tend to have a normal level of coordination, showing and being BMI-motor coordination correlation more significant in girls and boys.

Keywords: Motor coordination, physical education, primary school, test Grami-2, Body Mass Index (BMI).

INTRODUCCIÓN

En la actualidad, los problemas en el desarrollo de la coordinación y los desajustes en los índices de masa corporal son temas que podemos comprobar en las primeras etapas de la educación, de ahí su relación y analizar así su comportamiento (Cairney, 2005;  Hands y Larkin, 2006 ).

La percepción es más que lo que vemos, oímos, sentimos, saboreamos u olemos. Es también el significado que damos a las sensaciones a través de la manera en que nuestro cerebro organiza la información y el conocimiento conciente o subconsciente de estímulos internos o externos (Papalia y Wendkos, 1998; Tortora y Grabowski, 2002). Las capacidades perceptivo-cinéticas también conocidas como coordinativas, las cuales dependen de la capacidad de captación y elaboración de las informaciones por parte de los analizadores implicados en el movimiento (tácticos, cinestésicos, vestibulares, ópticos y acústicos), tienen su desarrollo muy acentuado en fase prepuberal, y en particular entre los 6-12 años (Pancorbo, 2008). Al nacer el niño, persisten sistemas definidos de gestos y actitudes, en respuesta a estímulos determinados, tratándose en particular de los reflejos cervicales y laberínticos de Magnus y Klein (Wallon, 2007). El niño no nace con un sistema de percepciones listo, sino que deben desarrollarse y lo hace con la experiencia y la creciente madurez de las células sensoriales, motrices y coordinativas (Vayer, 1977).Es una fase de progreso rápida en la capacidad de aprendizaje motor, donde el aumento de la capacidad intelectual y la capacidad de percepción son importantes para las mejoras coordinativas (Meinel, 1987).

Los malos resultados de la aptitud física en niños con problemas de coordinación puede ser en parte por una mala sincronización de movimientos y la coordinación de movimientos repetitivos (Ferguson et al., 2014). El campo de la percepción ayudará a reconducir problemas de coordinación y equilibrio, como es el del procesamiento viso-espacial, la percepción kinestésica y la integración sensorial. Estudios recientes recomiendan a niños con problemas en la coordinación de movimientos, una mayor comprensión y establecer una base entre los comportamientos motores y las funciones cerebrales (Bo y Lee, 2013), pudiendo reconocer y responder implícitamente a estímulos ambientales en el desarrollo de las tareas motrices (Candler y Meeuwsen, 2002). Los niños con trastornos en la coordinación de movimiento presentan problemas en la percepción de movimientos, donde la participación en actividades deportivas durante los primeros años de escolarización será esencial para el desarrollo del prepúber (Visser, 2003). Los programas de intervención y entrenamiento enfocados a la mejora de la organización sensorial, la capacidad de equilibrio, recobraran un sentimiento de competencia que incitarán al deportista a practicar más y mejor, permitiendo la mejora de las cualidades físicas necesarias para el desarrollo de la competencia motriz y deportiva (Ruiz et al., 2007; Shirley et al., 2012).

METODOLOGÍA

Participantes

El total de participantes ha sido de 65 (10.8±1.6 años) de los cuales 31 eran niños (47.7%) y 34 niñas (52.3%), de educación primaria escolarizados en un centro público. Las características del alumnado para acceder al estudio han sido alumnos y alumnas nacidos en el año 2005 y 2006  sin tener ningún diagnóstico relacionado con la discapacidad intelectual (trastorno del desarrollo intelectual), déficit visual, problemas neuronales al movimiento (parálisis cerebral, distrofia muscular, desórdenes degenerativos), o alguna enfermedad o lesión que les impida realizar las tareas. También se han descartado aquellos alumnos que han sido absentistas durante el proceso que ha durado la investigación. Se informó al centro y a las familias de los alumnos, del objetivo de este estudio y su publicación en una revista de divulgación científica, sin hacer constar fotografías ni datos personales, participando aquellos alumnos que firmaron el consentimiento por padres, madres o tutores.

Instrumentos

Para el registro de la coordinación motriz se ha utilizado el test GRAMI-2 (Ruiz, 2015a) compuesto por pruebas que resultan atractivas y entretenidas para los alumnos como son: carrera de 30 metros, carrera de ida y vuelta, desplazamiento sobre soportes, saltos laterales, saltar 7 metros a la pata coja, lanzamiento de balón medicinal. El test se une a los instrumentos que son empleados preferentemente para la detección de problemas evolutivos de coordinación motriz, reuniendo los criterios en cuanto su validez de contenido, validez criterial, fiabilidad y adecuación para edades de educación primaria (Ruiz, 2015b). La unidad de medida para valorar cada prueba y el total ha sido la baremación centílica en 7 niveles de coordinación (tabla 1).

Tabla 1. Unidades en centiles y niveles de coordinación en niños y  niñas de 10 y 11 años del test motor GRAMI-2 (Ruiz, 2015a)

Instrumentos de medición de la talla y el peso: Báscula médica con medidor de talla y peso.

Body Mass Índex (BMI): Cociente de dividir el peso en kilogramos por el cuadrado de la talla en metros en el lugar correspondiente a la edad (años) y sexo del sujeto y la z-scores por edades, diferenciando edad en niños y niñas, utilizando las unidades de medida (tablas 2 y 3).

Tabla 2. Zonas de referencia del Body Mass Index en niñas (WHO, 2007a)

Tabla 3. Zonas de referencia del Body Mass Index en niños (WHO, 2007b)

Diseño

Esta es una investigación de tipo descriptivo-correlacional, el protocolo experimental ha consistido en aplicar el test de coordinación motriz, medir la talla, el peso, y clasificar el sexo de cada sujeto, incluyendo en la misma muestra los alumnos y alumnas de quinto y sexto nivel. Las pruebas se han tomado en el segundo trimestre del curso 2016-17 durante 4 sesiones de educación física de 50 minutos en horario de mañana. Momentos previos a la realización del test se realizaron dos juegos de persecución de 15 minutos y así adquirir una adaptación esfuerzo suficiente para este tipo de pruebas.

Posteriormente se ha medido y pesado a cada alumno  y aplicado el test GRAMI-2 (Ruiz, 2015a). Su aplicación se ha realizado en forma de estación, de manera que en cada prueba se ha hecho una explicación teórica y demostración práctica, posteriormente se le ha dejado al alumnado practicar y así poder corregir posibles errores. De cada prueba se ha realizado 1 o 2 ensayos, si cometiera un error de procedimiento se pararía y repetiría.

Posteriormente se ha pasado a realizar cada prueba en orden. La temporización del test se ha realizado durante 4 días, lo cual ha dado margen a repartir entre una y dos pruebas por sesión. A los 20 días se volvió a realizar el mismo procedimiento (retest) y así poder confirmar los resultados a través de la estabilidad temporal de dicha prueba.

RESULTADOS

Los análisis fueron realizados mediante el paquete estadístico SPSS versión 23, para determinar la fiabilidad de los resultados del test de coordinación motriz, se aplicó la estabilidad temporal a partir del modelo de consistencia interna con una correlación inter-elementos promedio. Se ha calculado en dos tomas temporales (test-retest) de cada uno de los sujetos con 20 días de diferencia entre las dos aplicaciones, dando como resultado un coeficiente Alfa de .92, indicando así una gran consistencia (Prieto y Muñiz, 2000; Pérez, 2005). En el caso del BMI no se aplicó test-retest dado que no se encontraron diferencias de peso y estatura.

El gran grupo del BMI en z-normal se centra en un porcentaje de 70.5 en niñas frente al 61.2 en niños. El BMI en z-overweight es de un 11.7 en niñas frente un 22.5 en niños. Se han encontrado resultados semejantes en BMIen z-thinness con un 19.3 en niños y un 17.6 en niñas. Del total de la muestra, el porcentaje del gran grupo con un 66.1 tiene un BMI en z-normal, un 18.4 en z-thinness y un 15.3 en z-overweight, (tabla 4).

Tabla 4. Recuento nivel/frecuencia y porcentaje - masculino/femenino BMI

Con porcentajes muy semejantes, el 64.7 en niñas y el 64.5 en niños, muestran tener un nivel NORMAL en coordinación motriz. Un 11.7 de las niñas y un 22.5 de los niños muestran tener un nivel BAJO1 de coordinación. Un 23.5 en niñas y un 12.9 en niños muestran tener un nivel ALTO1 de coordinación (tabla 5).

Del total de la muestra, un 64.6 muestran tener un nivel NORMAL de coordinación, un 16.9 muestran tener un nivel BAJO1 y el 18.4 un nivel ALTO1 (tabla 5).

Como datos más significativos de este estudio ha sido que el porcentaje en niñas con un BMI en z-overweight ha sido de un 11.7, de las cuales el mismo número mostraban un nivel bajo1 de coordinación y el porcentaje de niños con un BMI en z-overweight ha sido de un 19.3, de los cuales el 12.9 mostraban un nivel bajo1 de coordinación (tabla 6).

Tabla 5. Recuento nivel/frecuencia y porcentaje - masculino/femenino Centil GRAMI-2

Tabla 6. Recuento frecuencia/porcentaje - masculino/femenino en BMI z-overweight con nivel bajo1 (Grami-2)

El porcentaje de niños con un BMIen z-normal ha sido de un 61.2 de los cuales el 38.7 mostraban un nivel normal de coordinación y el 11.7 mostraban un nivel alto1 de coordinación. El porcentaje de niñas con un BMI en z-normal ha sido de un 70.5 de las cuales el 47.0 mostraba un nivel normal de coordinación y el 25.8 mostraban un nivel alto1 de coordinación (tablas 7 y 8).

Tabla 7. Recuento frecuencia/porcentaje - masculino/femenino en BMI z-normal con nivel alto1 (Grami-2)

Tabla 8. Recuento frecuencia/porcentaje - masculino/femenino en BMI z-normal con nivel normal (Grami-2)

A continuación se reflejan las correlaciones bivariadas (Lizasoain y Joaristi, 2003) que se han realizado entre los niveles de coordinación motriz y las z-scores del (BMI). Las 3 pruebas muestran una correlación significativa en niñas y niños(r>.5), (tablas 10 y 12). (tablas 9 y 11) (Prieto y Muñiz, 2000; Pérez, 2001).

Tabla 9. Correlaciones bivariadas (Pearson). Coeficiente de correlación de Pearson para la relación entre Body Mass Index y rendimiento en coordinación motriz (niños)

Tabla 10. Correlaciones bivariadas (Pearson), Coeficiente de correlación de Pearson para la relación entre Body Mass Index y rendimiento en coordinación motriz (niñas)

Tabla 11. Prueba Tau b Kendall y Rho de Spearman para la relación entre Body Mass Index y rendimiento en coordinación motriz (niños)

Tabla 12. Prueba Tau b Kendall y Rho de Spearman para la relación entre Body Mass Index y rendimiento en coordinación motriz (niñas)

DISCUSIÓN 

Uno de los datos más significativos ha sido que las 4 niñas que mostraban un BMIen la z-overweight, también mostraban un nivel bajo1 en la prueba de coordinación motriz, y que de los 7 niños que mostraban un BMIen la z-overweight, 5 de ellos mostraban un nivel de bajo1 en el test de coordinación motriz (tabla 6).

Estos datos nos muestran como niños con discapacidad motora parecen estar en mayor riesgo de sobrepeso (Hendrix et al. 2015; Joshi et al. 2015) y como el sobrepeso podría estar asociado con la coordinación motriz pobre en niños de 9 y 10 años (Yi-Ching et al., 2011; Cairney, 2005;  Hands y Larkin , 2006;  Oliver et al., 2011; Wahi, et al., 2011).

Los dos niños que han mostrado un BMI en la z-overweight con un nivel normal de coordinación, tendían a tener un somatotipo mesomórfico y que, según Adrián (2016), los niños con niveles altos de aptitud muscular independientemente de su adiposidad corporal, tienen mayor coordinación motriz.

No se ha encontrado ningún dato negativo de la coordinación motriz con un BMI en     z-thinness siendo los resultados de nivel NORMAL. La media total del BMI en z-normal ha sido de 20 y en coordinación motriz de 51.1 estando dentro de los niveles normales. El BMImás bajo ha sido un 17 y el más alto un 28, mientras que el centil más bajo en coordinación ha sido 18 y el más alto 81 (tabla 13).

Tabla 13. Estadístico descriptivo Test1, Body Mass Index/Centil Grami-2

CONCLUSIÓN

Como conclusión final del estudio realizado, del total de alumnos y alumnas que participaron:

- Del 66.1% de la muestra cuyo BMI era z-normal, el 43.0% obtuvieron un nivel normal de coordinación motriz y el 18.4% un nivel alto1 de coordinación motriz, no encontrándose un nivel bajo de coordinación.

- Del 15.3% de la muestra con un BMI en z-overweight, el 12.3% obtuvieron un nivel bajo1 de coordinación motriz, no considerándose zona de riesgo o de dificultades de movimiento significativa como serían los niveles de coordinación bajo2 y bajo3.

- Del 18.4% de la muestra con un BMI en z-thinness, todos presentaron un nivel normal de coordinación motriz.

- No se ha encontrado ningún caso con un IBM en z-severe thinness y obesity.

- No se ha encontrado ningún caso con un nivel de coordinación bajo2 y bajo3.

- La correlación BMI-coordinación motriz ha resultado significativa en las niñas y en los niños.

- Como aspectos a mejorar de esta investigación, se plantea hacer más estudios con una mayor representatividad en cuanto a tipología de centros escolares de la zona o lugar donde se realice. También se plantea un estudio más longevo y valorar así el comportamiento BMI-coordinación motriz durante la etapa de educación primaria. Se propone en futuras investigaciones estudiar otras variables que podrían influir en los resultados, como por ejemplo las horas de entrenamiento extraescolar, tipo de actividad física o deporte practicado, hábitos alimenticios, motivación hacia la práctica de la educación física… siendo útiles en los contenido estudiados de esta investigación.

Sería conveniente utilizar este tipo de instrumentos de manera anual o bianual en los centros escolares y valorar así el estado de la cuestión respecto al BMI y la coordinación motriz.

Referencias

1. Adrián Cases A. (2016). Análisis de las relaciones y efectos de los niveles de aptitud muscular sobre la coordinación motriz general y la adiposidad corporal en población escolar de 6 a 9 años. Memoria para optar al grado de doctor, Departamento de Educación Física y Deportiva. Doctorado en Ciencias del Deporte, Educación Física y Actividad Física Saludable. Universidad de A Coruña, España.

2. Bo, J. y Lee, C. (2013). Motor Skull learning in children with developmental coordination disorder. Research in developmental disabilities: A multidisciplinary journal, 34, 6, 2047-2055.

3. Candler, C., & Meeuwsen, H. (2002). Implicit learning in children with and without developmental coordination disorder. American Journal of Occupational Therapy, 56, 429–435.

4. Ferguson, G., Aertssen, W., Rameckers, E., Jelsma, J. y Smits-Engelsman, B. (2014). Psysical fitness in Children with Developmental Coordination Disorder:Measurement matters. Research in Developmental Disabilities 35, 1087-1097.

5. Wahi, G., Paul J. LeBlanc, John A. Hay, Brent E. Faught, O’Leary D., y Cairney J. (2011). Metabolic syndrome in children with and without developmental coordination disorder, Research in Developmental Disabilities, 32, 6, 2785- 2789.

6. Hands, B. y Larkin, D. (2006). Physical fitness differences in children with and without motor learning difficulties. European Journal of Special Needs Education, 21, 4, 447–456..

7. Hahn, E. (1988). Entrenamiento con niños. Barcelona: Martínez roca.

8. Hendrix, C.G., Prins, M.R. y Dekkers H. (2014). Developmental coordination disorder and overweight and obesity in children: a systematic review. Obes Rev.15, 5, 408-23..

9. Lizasoain, L. y Joaristi, L. (2003). Gestión y análisis de datos con SPSS versión 11. Madrid: Thomson

10. Meinel, K. y Schnabel G. (1987). Teoría del movimiento, motricidad deportiva. Buenos Aires: Editorial Estadium..

11. Oliver, M. , Kastner J., Petermann F., Jekauc D., Worth A. y Bös K. (2011). The impact of obesity on developmental coordination disorder in adolescence. Research in Developmental Disabilities, 32, 5, 1970-1976..

12. Pancorbo, A.E. (2008). Medicina y ciencias del deporte y actividad física. Madrid: Ergon.

13. Papalia, D.E. i Wendkos, S. (1998). Psicologia. Madrid: Mac Graw Hill. Papalia, D.E. i Wendkos, S. (1998). Psicologia. Madrid: Mac Graw Hill.

14. Pérez, C. (2001). Técnicas Estadísticas con SPSS. Madrid: Prestice Hall

15. Pérez, C. (2005). Métodos estadísticos avanzados con SPSS. Madrid: Thomson

16. Prieto, G. y Muñiz, J. (2000). Un modelo para evaluar la calidad de los tests utilizados en España. Papeles del Psicólogo, 77, 65-72.

17. Ruiz, L.M., Gómez, M., Jiménez Díaz, F. y Moreno Murcia, J.A. (2007). Moverse con dificultad en el gimnasio: consideraciones en torno a un problema educativo y de salud. Apunts. Medicina de l’esport, 153, 47-54.

18. Ruiz, L.M., Rioja, N., Graupera, J.L., Palomo, M. y García, V. (2015a). Manual del test motor GRAMI-2. Madrid: Laboratorio Comportamiento Motor. INEF-UPM

19. Ruiz, L.M., Rioja, N., Graupera, Palomo, N. y García, V. (2015b). GRAMI-2: Desarrollo de un test para evaluar la coordinación motriz global en la educación primaria. Revista iberoamericana de psicología del ejercicio y el deporte, 10, 1, 103-111.

20. Shirley, S.M., William W.N., Tsang y Gabriel, Y.F. (2012). Altered postural. Control strategies and sensory organization in children with developmental coordination disorder. Human Movement Science, Available online 4.

21. Tortora, G.J. y Grabowski, S.R. (2002). Principios de anatomía y fisiología (9ª Ed. ). México: Oxford

22. Vayer, P. (1977). El dialogo corporal. Barcelona: Científico- Médica

23. Visser, J. (2003). Developmental coordination disorder: a review of research on subtypes and comorbidities, Human Movement Science, 22, 4–5, 479-493.

24. Wallon, H. (2007). La evolución psicológica del niño. Barcelona: Ares y Mares

25. World Health Organization (2007a). BMI-for-age Girls 5 to 19 years (z-scores), who reference.

26. World Health Organization (2007b). BMI-for-age Boys 5 to 19 years (z-scores), who reference.

27. Yi-Ching, Z., Sheng, K. y Cairney, J. (2011). Obesity and motor coordination ability in Taiwanese children with and without developmental coordination disorder, Research in Developmental Disabilities, 32, 2, 801-807.

Cita en Rev Edu Fís

Javier Lladó Alcalá (2017). Relación Entre el Body Mass Index y la Coordinación Motriz en Alumnos y Alumnas de Educación Primaria. Rev Edu Fís. 35 (2).
https://g-se.com/relacion-entre-el-body-mass-index-y-la-coordinacion-motriz-en-alumnos-y-alumnas-de-educacion-primaria-2305-sa-D597bd251eae10

COMPARTIR