Relación entre el nivel de forma física y el rendimiento académico en niños menores de cuatro años: Un estudio piloto

Relationship between physical fitness and academic achievement in children younger than four years: A pilot study

Eva Martínez Rodas1, José María Cancela Carra2 y Carlos Ayán Pérez2

1IES Valle Inclán
2Universidad de Vigo. Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 31, Número 4 del año .

Resumen

La relación entre el rendimiento académico y el nivel de forma física es un tema ampliamente estudiado en niños y niñas en edad escolar. Sin embargo, apenas existen estudios sobre esta temática en niños y niñas que cursan la Educación Infantil. Este estudio transversal tuvo como objetivo analizar la influencia del nivel condicional sobre el rendimiento académico en niños menores de cuatro años. La condición física se valoró mediante una serie de test específicamente diseñados para ser aplicadas con esta población. El rendimiento académico se obtuvo a partir de las calificaciones obtenidas en las áreas de conocimiento de las que los alumnos fueron evaluados. Un total de 25 niños y niñas, con una edad media de 3,48 ±0,27 años finalizó el estudio. No se apreciaron diferencias estadísticamente significativas entre el nivel de condición física en base al género, con excepción de la coordinación óculo-pédica, que se mostró superior en los niños. No se observaron relaciones estadísticamente significativas entre el nivel condicional y el rendimiento académico. Los resultados de este estudio sugieren una ausencia de relación significativa entre el rendimiento académico y el nivel de forma física en niños y niñas menores de cuatro años.

Palabras clave: Condición física; Educación Infantil; Rendimiento académico.

Abstract

The relationship between physical fitness and academic achievement has been widely studied in school children. However, the existing research about this issue in the preschool setting is scarce. This cross-sectional study aimed at analyzing the influence of physical fitness on academic achievement in children younger than four years. Physical fitness was measured by a series of test specifically designed for being administered with this population. Academic achievement was based on individual grades obtained by the children on the learning areas in which they were evaluated. A total of 25 children (mean age 3.48 ±0.27 years) finished the study. No statistically significant differences were observed in the fitness level between boys and girls, with the exception of the foot-eye coordination test, in which boys scored higher. The association between physical fitness and academic achievement was found as no significant. None of the physical capacities assesses showed any determinant influence on the learning areas analyzed. The results of this study suggest that there is no significant association between academic achievement and physical fitness in children under four years old.

Keywords: Academic achievement; Physical fitness; Pre-school education.

INTRODUCCIÓN

El efecto que tiene la práctica de actividad física en la salud mental de los niños y niñas es un tema de estudio de gran interés, aunque de reciente aparición  (Ahn y Fedewa, 2011). Dentro de esta relación, ha venido cobrando especial importancia el efecto positivo que en esta población parece tener la realización de actividad física sobre el rendimiento académico, si bien de acuerdo con las revisiones publicadas al respecto, este tipo de investigaciones  parece que se plantean prácticamente en su totalidad  con niños y niñas mayores de 6 años  (Burkhalter, Donelly, Rasberry y Fedewa). Esto pudiera ser debido a la dificultad que conlleva el valorar la cantidad de actividad física realizada por niños y niñas tan pequeños, que a su vez ha sido relacionado con el elevado coste de aplicación de métodos de valoración objetiva (principalmente agua doblemente marcada y en menor medida acelerómetros) así como con los problemas de validez y fiabilidad que los métodos de valoración subjetiva, principalmente cuestionarios, parecen presentar al ser administrados con esta población (Cancela, 2013). Ante esta situación, una posible solución es abordar el vínculo entre actividad física y rendimiento académico tomando como objeto de estudio el nivel de condición física, método que si se ha llevado a cabo con niños y niñas en edad pre-escolar (Krombholz, 2006; Van Dusen, Kelder, Kohl, Ranjit y Perry 2011). Sin embargo, desde el conocimiento de los autores, ningún estudio de este tipo se ha centrado en niños y niñas menores de cuatro años, quizás por la dificultad que conlleva el valorar el nivel condicional en poblaciones de tan corta edad (Ayán 2013).  A este respecto Ikeda y Aoyagi (2008) estudiaron la aplicabilidad de una serie de pruebas de valoración condicional dirigidas a niños/as entre 3-6 años. Dichas pruebas demostraron ser válidas y fiables incluso para los niños de más corta edad.

Bajo estas circunstancias, este estudio tiene como objetivo analizar la relación entre el rendimiento académico y el nivel de condición física en niños y niñas menores de cuatro años, cuándo ésta es valorada a través de una batería de pruebas diseñada para tal fin.

MÉTODO

Participantes

Todos los niños y niñas que se encontraban matriculados en el primer curso del segundo ciclo de Educación Infantil ofertado por un Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) de Galicia, con edad inferior a cuatro años y que no presentaban ningún problema de salud que desaconsejase la práctica de actividad física, fueron invitados a participar en este estudio.  Previamente al inicio del mismo, se informó a la dirección del centro sobre los objetivos y tipo de tareas a desarrollar durante el transcurso de la investigación, obteniéndose la autorización correspondiente para que ésta pudiera ser llevada a cabo. Todos los padres, madres ó tutores de los alumnos dieron su consentimiento informado por escrito para que sus hijos o hijas participasen en el estudio.

Valoraciones

Antropometría: La variable peso se midió con una báscula SECA 714 con precisión de 100 gr. Para realizar la medida el niño o niña permaneció de pie en el centro de la plataforma, descalzo, y con el peso distribuido por igual en ambos pies y sin apoyos. La talla se obtuvo mediante el empleo de una cinta métrica. Para ello esta fue colocada en una pared con una superficie lisa en la que el niño permanecía de pie, con los talones juntos, brazos a lo largo del cuerpo,  apoyando las nalgas y la espalda sobre la pared y con la vista al frente.

Condición Física: Se realizaron pruebas para valorar la velocidad, la fuerza, la coordinación y la agilidad, de acuerdo con el protocolo establecido para tal efecto (Ikeda y Aoyagi, 2008).

Velocidad: Se valoró mediante la prueba "25 m run"  consiste en cronometrar el tiempo que tarda el niño en recorrer 25 metros sobre una superficie lisa lo más rápido posible.  La prueba se desarrolló en parejas a lo largo de una recta de 30 m de largo, deteniéndose el cronómetro en el momento en el que el niño cruza una línea marcada entre dos conos situada a una distancia de 25 m de la línea de salida.

Fuerza: Se desarrollaron tres pruebas para valorar la fuerza del tren inferior y una para evaluar el nivel de fuerza de las extremidades superiores. 

  •  "Side jumps", consistente en contabilizarel número de saltos laterales realizados hasta la fatiga entre dos líneas paralelas dibujadas en el suelo y separadas  30 cm entre sí.
  •  "Jumping back and forth", de idéntica realización a la anterior, salvo que los saltos se realizan hacia adelante y hacia atrás. Se llamó uno por uno a los niños y niñas y la realizaron un total de dos veces.
  •  "Kick for distance", ejecutada mediante el golpeo de una pelota de foam (16 cm de diámetro) con el pie. El niño se sitúa detrás de una línea y patea la pelota que se encuentra estática en el suelo. Se valora la distancia obtenida cuando la pelota efectúa el primer contacto con el suelo.
  • "Throw with both hands", realizada a través de un lanzamiento a dos manos tipo "saque de banda", efectuada detrás de una línea dibujada en el suelo y con una pelota de las mismas características a la empleada en la prueba anterior.

Equilibrio: Se realizaron tres pruebas, una de equilibrio dinámico y dos de equilibrio estático.

  •  "Balance beam walk", se cronometra el tiempo que tarda un niño en recorrer un banco sueco de 2 m de largo, en solitario.
  • "One foot balance", se cronometra el tiempo que un niño se mantiene con un solo apoyo sobre un banco sueco, con un tiempo límite de 60 segundos.
  • Squat balance, se cronometra el tiempo durante el cual el niño o la niña es capaz de mantener una posición de sentadilla profunda sin que ninguna parte de su cuerpo (salvo la planta de sus pies) toque el suelo,  con los brazos extendidos y las rodillas paralelas. El cronómetro se detiene si el niño inclina el tronco, separa las rodillas, levanta los talones o toca el suelo con las manos o las rodillas. La prueba tiene un tiempo máximo de duración de 120 segundos.

Coordinación: Se realizaron cuatro pruebas para valorar esta capacidad en sus diferentes manifestaciones.

  • "Hurdle run", consiste en recorrer una distancia de 12 metros, saltando 6 obstáculos (bloques de espuma de 20 cm de altura) situados cada 2 metros en el menor tiempo posible.
  • "Rolling hoop",   se valora la distancia alcanzada cuando un niño hace rodar un aro de 70 cm de diámetro. El niño se coloca con los pies justo detrás de una línea dibujada en el suelo, lanza el aro y se mide la distancia alcanzada cuándo éste deja de rodar y cae al suelo.
  • "Kick bouncing", se recoge el número de botes que se dan dentro de un círculo de 2 m de diámetro dibujado en el suelo con una pelota foam de 16 cm de diámetro. La prueba finaliza en el momento en que la pelota no bota dentro del círculo o se logran 50 botes efectivamente realizados
  • "Stepping-stone jumps", se cronometra el tiempo que se tarda en saltar a dos pies un total de 10 aros de un diámetro de 50 cm colocados en línea sobre el suelo.

Agilidad: se valoró mediante la puesta en práctica de tres pruebas:

  • "Rapid crawling", se cronometra el tiempo que el niño o niña tarde en desplazarse desde una línea dibujada en el suelo hasta un cono situado a 5 m, rodeando el mismo y volviendo al punto de partida. Todo el desplazamiento se realiza en cuadrupedia.
  •  "Potato race", carrera de ida y vuelta en la que se necesitan  tres bolsas de arena  de 250 gr cada una situadas a 3 m de la línea de salida. La distancia a recorrer en total son 18 m, pues sólo se puede transportar una bolsa en cada desplazamiento de ida y vuelta. El niño parte con las manos vacías, recoge una bolsa y la deposita en la línea de partida, para ir a por la siguiente.
  • "Stand up and dash" se cronometra el tiempo que el niño tarda en cambiar de posición, para partiendo desde tendido prono, darse la vuelta, levantarse, salir corriendo, rodear un cono situado a 3 metros y volver corriendo para adoptar la posición inicial.

Todas las pruebas se realizaron durante el transcurso de la sesiones de psicomotricidad en las instalaciones del CEIP (gimnasio y campo de hierba) y fueron administradas por una Diplomada en Educación Infantil y por una alumna del cuarto curso del Grado en Educación Infantil, especialista en Educación Física. Se ejecutaron dos intentos para cada prueba, un primero de aprendizaje y un segundo válido.

Rendimiento Académico: Esta variable se valoró a través de las calificaciones obtenidas por el alumnado en las áreas de conocimiento que establece para el primer curso del segundo ciclo de la Educación Infantil el currículo oficial: "Conocimiento de sí mismo y autonomía personal", "Conocimiento del contorno" y "Conocimiento de lenguajes: comunicación y representación";  Dichas áreas admiten una puntuación de 1 a 3 que refleja el modo en que el alumno/a evoluciona dentro de las mismas (1: con dificultad; 2: en progreso y 3: sin dificultad). Para la obtención de las calificaciones académicas se pidió permiso a la tutora de los alumnos/as implicados/as, así como a la dirección del centro. Dado que las pruebas físicas se realizaron principalmente durante la segunda evaluación, se recogieron las calificaciones obtenidas al final de la misma, por considerarse más representativas.

Análisis Estadístico

Con la finalidad de calcular un parámetro global que recogiera las diferentes capacidades físicas estudiadas, se procedió a definir una nueva variable (∑ZPr_ total) que fue el resultado de la suma tipificada de cada uno de los test utilizados de las diferentes capacidades físicas. Así mismo se calculo también un variable (∑ZPr_ cinco), que englobaría a las variables más influyentes en la variable (∑ZPr_ total), pero que estaría compuesta por una única variable de cada una de capacidades físicas analizadas. Es decir, primero se tipificaron todos los resultados de los test por capacidades físicas para después proceder a calcular el sumatorio, al cual se le sumó una constante (10), con el fin de evitar valores negativos. El mismo procedimiento fue aplicado para la variable (∑ZCo_ cinco), pero solo se contó con las variables más representativas de cada una de las capacidades física analizadas (ZOne foot balance, ZKick bouncing, ZStand up and dash, ZKick for distance, Z25 m run).

Los parámetros de rendimiento académico fueron clasificados en base a las áreas de conocimiento objeto de trabajo en esta etapa y los parámetros físicos fueron organizados teniendo en cuenta  la capacidad analizada y se presentan a través de análisis descriptivo (media, desviación típica, mediana y rango). Se realizó una t de student para datos independientes para analizar si el sexo podía condicionar los resultados de los parámetros físicos y de rendimiento académico.  Con el objeto de analizar la correlación existen entre parámetros físicos y parámetros de rendimiento académico se llevo a cabo la prueba de correlación de Spearman.  El análisis de los datos fue llevado a cabo con el paquete estadístico SPSS 17.0 (SPSS. Chicago. IL).

Resultados

Todos los niños/as que fueron reclutados para el estudio finalizaron el mismo, por lo que la muestra final estuvo conformada por 25 alumnos (11 niñas y 14 niños), con una edad media de 3.48 ±0.27 años. Las características antropométricas de la muestra, junto con los valores medios obtenidos en las variables objeto de estudio en función del sexo se presentan en la Tabla 1. En la misma se observa que los valores obtenidos por los niños y las niñas no fueron muy dispares, observándose únicamente diferencias estadísticamente significativas para la prueba "Kick for distance", a favor de los niños.  Todas las pruebas se caracterizaron por su facilidad de administración y carácter atractivo. No se registraron mayores dificultades para su aplicación con la población objeto de estudio (Tabla 1).
La relación entre el nivel de condición física (representado por el sumatorio de todas las capacidades evaluadas), y el rendimiento académico no mostró asociaciones estadísticamente significativas para ninguno de los tres ámbitos de conocimiento analizados, tal y cómo se observa en la Tabla 2. En la misma Tabla 2 se refleja la posible influencia que el equilibrio, la  coordinación, la agilidad, la fuerza, y la velocidad pudieran ejercer por separada sobre el rendimiento académico (analizada a partir de los resultados obtenidos en la prueba más representativa para cada capacidad física). De acuerdo con los datos de este estudio, todas las asociaciones encontradas se mostraron como estadísticamente no significativas (Tabla 2).

DISCUSIÓN

Inicialmente, los resultados de este estudio aportan información sobre la utilidad que las pruebas de Ikeda y Aoyagi (2008) tienen a la hora de valorar el nivel condicional en alumnos menores de cuatro años, y que viene principalmente definida por la facilidad de aplicación, los escasos recursos materiales necesarios y el carácter atractivo y motivante que para los niños y niñas  parecen tener dichas pruebas. Este es un aspecto importante a tener en cuenta, dada la dificultad para encontrar pruebas de valoración condicional específicamente diseñadas para ser realizadas por niños de tan corta edad. De hecho, en el contexto de la Educación Infantil este tipo de pruebas suelen centrarse en la valoración del desarrollo motor y se incluyen en  baterías que por lo general tienen un marcado carácter psicomotor (Cools, De Martelaer, Samaey y Andres, 2008). Aunque algunos autores han tratado de adaptar ciertas baterías condicionales inicialmente diseñadas para población escolares de mayor edad al contexto de la Educación Infantil (Fjortof, 2000; Bala, Popovic y Sabo, 2006), desde el conocimiento de los autores éstas han sido aplicadas con niños y niñas mayores de 4 años, hecho que pone de manifiesto la necesidad de estudios como el aquí desarrollado. En relación a los valores medios obtenidos se observó la prácticamente ausencia de diferencias significativas en función del sexo, como era de esperar dada la similitud en la maduración y desarrollo corporal existente a tan corta edad (Carrascosa, 2004). A este respecto conviene señalar que los niños se mostraron significativamente más hábiles que las niñas en una única prueba que consistía en patear un balón. Este resultado puede ser explicado en base al tipo de juegos que incluyen este tipo de tareas y que suelen ser practicados en mayor medida por los niños, imitando quizás la práctica del fútbol. Otros autores han profundizado en la importancia del factor social a la hora de explicar la existencia de diferencias condicionales en función del género entre niños y niñas de tan corta edad, entiendo que dichas diferencias no se pueden sustentar en una base genética, sino más bien en el contexto social en el que los individuos se desenvuelven (Manios, Kafatos y Codrington, 1999).

La ausencia de relación entre el nivel de condición física y el rendimiento académico encontrada en este estudio es un dato un tanto sorprendente, puesto que otros autores han observado una influencia positiva del nivel de forma física en el éxito académico del alumnado en diferentes fases escolares, tanto en Educación Primaria y Secundaria (Van Dusen et al., 2011; Bass, Brown, Laurson and Coleman, 2013) como en Educación Infantil (Krombholz, 2006; Niederer, Kriemler, Gut, Hartmann, Schindler, Barral, 2011), aunque estos dos últimos estudios no analizaron el rendimiento académico específicamente, sino distintos aspectos vinculados al desarrollo cognitivo en niños y niñas mayores de 4 años. Dos razones pudieran aparentemente explicar dicha falta de asociación entre las mencionadas variables. En primer lugar, quizás el nivel de exigencia académico característico del primer curso del segundo ciclo de la Educación Infantil no sea lo suficientemente elevado como para que se puedan apreciar diferencias en base a única variable de análisis, como  el nivel de condición física demostrado. En segundo lugar, la valoración condicional fue incompleta dado que no se realizó ninguna prueba de resistencia aeróbica, debido a la ausencia de pruebas de campo específicamente diseñadas para ser realizadas con niños tan pequeños. Este es un aspecto fundamental, dado que la resistencia aeróbica ha sido señalada como una capacidad física que puede influir directamente en distintos procesos cognitivos y por lo tanto en el rendimiento académico (Etnier, Nowell, Landers and Sibley, 2006). De hecho, diferentes autores han observado que dicha capacidad física ejerce una influencia sobre el rendimiento académico mucho más significativa y determinante en comparación con otras componentes condicionales. (Van Dusen, 2011; Bass et al. 2013;  Niederer et al., 2011).

Desde el conocimiento de los autores, este estudio puede ser considerado como de interés dentro del campo de conocimiento de la Educación Física, dada la ausencia de investigaciones similares realizadas con alumnos tan pequeños, y la necesidad de aportar información sobre la utilidad de diferentes pruebas condicionales en el ámbito de la Educación Infantil, sobre todo en nuestro país. Sin embargo, la existencia de importantes debilidades metodológicas, tales como el pequeño tamaño muestral, el no haber realizado un análisis de la validez y fiabilidad de las pruebas realizadas y el no haber podido valorar la influencia de la resistencia aeróbica sobre el rendimiento académico, limitan considerablemente la magnitud de los resultados presentados.

CONCLUSIÓN

En niños y niñas menores de cuatro años no parece existir una asociación significativa entre el nivel de condición física y la influencia que éste tiene en el rendimiento académico. Futuros estudios con muestras de mayor tamaño y que incluyan valoraciones fiables de la resistencia aeróbica son necesarios para confirmar este resultado.

Tabla 1. Características de la muestra y diferencias significativas en las variables objeto de estudio en función del sexo.

Tabla 2. Relación entre la condición física, las capacidades físicas y el rendimiento académico.

Notas: ∑ZPr_Total, sumatorio tipificado de todas las variables que evalúan las capacidades físicas;  ∑Zpr_cinco, sumatorio tipificado de las cinco variables más representativas de cada una de las capacidad física analizadas; Z, variable típificada.

Referencias

1. Ahn, S. & Fedewa, A. L. (2011). A meta-analysis of the relationship between children’s physical activity and mental health. Journal of pediatric psychology, jsq107.

2. Ayán, C. (2013). Valoración de la condición física saludable en el contexto de la educación infantil: aplicaciones prácticas. Apuntes Educación Física. [En prensa].

3. Bala G., Popovic B. & Sabo E. (2006). Influence of the Kindergarden period on the development of children´s psychosomatic characteristics. Kinesiologia Slovenica, 12, 1, 14–25.

4. Bass, R. W., Brown, D. D., Laurson, K. R., & Coleman, M. M. (2013). Physical fitness and academic performance in middle school students. Acta Paediatrica, 102(8), 832-837.

5. Burkhalter, T. M., & Hillman, C. H. (2011). A narrative review of physical activity, nutrition, and obesity to cognition and scholastic performance across the human lifespan. Advances in Nutrition: An International Review Journal, 2(2), 201S-206S.

6. Cancela, J. M., Ayán, C., & Castro, A. (2013). An evaluation of questionnaires assessing physical activity levels in youth populations. Journal of Child Health Care, 1367493512461571.

7. Carrascosa, A., Yeste, D., Copil, A., & Gussinyé, M. (2004). Aceleración secular del crecimiento. Valores de peso, talla e índice de masa corporal en niños, adolescentes y adultos jóvenes de la población de Barcelona. Medicina clínica, 123(12), 445-451.

8. Cools, W., De Martelaer, K., Samaey, C., & Andries, C. (2009). Movement skill assessment of typically developing preschool children: A review of seven movement skill assessment tools. Journal of sports science & medicine, 8(2), 154.

9. Donnelly, J. E., & Lambourne, K. (2011). Classroom-based physical activity, cognition, and academic achievement. Preventive Medicine, 52, S36-S42.

10. Etnier, J. L., Nowell, P. M., Landers, D. M., & Sibley, B. A. (2006). A meta-regression to examine the relationship between aerobic fitness and cognitive performance. Brain research reviews, 52(1), 119-130.

11. Fjortoft, I. (2000). Motor fitness in pre-primary school children: The EUROFIT motor fitness test explored on 5-7-year-old children. Pediatric Exercise Science,12(4), 424-436.

12. Ikeda, T., & Aoyagi, O. (2008). Relationships between test characteristics and movement patterns, physical fitness, and measurement characteristics: Suggestions for developing new test items for 2-to 6-year-old children. Human Performance Measurement, 5, 9-22.

13. Krombholz, H. (2006). Physical performance in relation to age, sex, birth order, social class, and sports activities of preschool children 1. Perceptual and motor skills, 102(2), 477-484.

14. Manios, Y., Kafatos, A., & Codrington, C. (1999). Gender differences in physical activity and physical fitness in young children in Crete. The Journal of sports medicine and physical fitness, 39(1), 24-30.

15. Niederer, I., Kriemler, S., Gut, J., Hartmann, T., Schindler, C., Barral, J., & Puder, J. J. (2011). Relationship of aerobic fitness and motor skills with memory and attention in preschoolers (Ballabeina): a cross-sectional and longitudinal study. BMC pediatrics, 11(1), 34.

16. Rasberry, C. N., Lee, S. M., Robin, L., Laris, B. A., Russell, L. A., Coyle, K. K., & Nihiser, A. J. (2011). The association between school-based physical activity, including physical education, and academic performance: a systematic review of the literature. Preventive medicine, 52, S10-S20.

17. Van Dusen, D. P., Kelder, S. H., Kohl, H. W., Ranjit, N., & Perry, C. L. (2011). Associations of Physical Fitness and Academic Performance Among Schoolchildren*. Journal of School Health, 81(12), 733-740.

Cita en Rev Edu Fís

Eva Martínez Rodas, José María Cancela Carra y Carlos Ayán Pérez (2014). Relación entre el nivel de forma física y el rendimiento académico en niños menores de cuatro años: Un estudio piloto. Rev Edu Fís. 31 (4).
https://g-se.com/relacion-entre-el-nivel-de-forma-fisica-y-el-rendimiento-academico-en-ninos-menores-de-cuatro-anos-un-estudio-piloto-1758-sa-V57cfb27248400

COMPARTIR