Repaso biomecánico de rodilla. Introducción a mecanismos lesionales de ligamentos y meniscos.

Repaso biomecánico de rodilla. Introducción a mecanismos lesionales de ligamentos y meniscos.

Continuando con esta secuencia de blogs propuesta por el Equipo Physical, en los cuales ya compartimos una introducción a rehabilitación funcional , compartiremos una breve reseña de la anatomía de las partes blandas de la rodilla, de esta forma obtendremos las bases para conocer la articulación a fondo y poder entrar así en el terreno de la biomecánica, lo que nos permitirá interpretar mejor los mecanismos lesionales de cada estructura y conocer la función de lo que readaptamos, lo que sin duda mejorará la calidad de nuestro trabajo. Por ende este blog será de anatomía y biomecánica y el siguiente de mecanismos lesionales de las diferentes estructuras de rodilla.

Con el correr de las semanas repetiremos esta secuencia para las diferentes estructuras anatómicas factibles de lesión a la vez que intercalamos diferentes propuestas de readaptación funcional.

Basta de introducción, vamos a lo práctico, repaso en imágenes:


Figura 1: Articulaciones que la integran:

Femorotibial: bicondílea.

Femoropatelar: trocleartrosis.




Figura 2: Movimientos que realiza. Plano sagital: Flexión y extensión. Plano frontal: Aducción y abducción (leves). Plano horizontal: rotaciones (con rodilla en flexión).






Figura 3: Meniscos: Interno en forma de C: absorbe el 70% de la carga. Externo en forma de O: más móvil. Funciones Adaptar las superficies articulares. Permitir los movimientos de la articulación de la rodilla. Prevenir el desgaste óseo por rozamiento. Amortiguar los golpes de la marcha, carrera y salto.


Figura 4: Meniscos, funciones: Adaptar las superficies articulares. Permitir los movimientos de la articulación de la rodilla. Prevenir el desgaste óseo por rozamiento. Amortiguar los golpes de la marcha, carrera y salto.

Por la incongruencia de tamaño entre los cóndilos femorales y las mesetas tibiales durante la flexo extensión se dan dos movimientos: Rodado en cámara femoromeniscal;Deslizamiento en la cámara meniscotibial.



Figura 5: Ligamento Lateral Interno. Oblicuo de atrás hacia adelante y de arriba hacia abajo. Por su disposición es sinergista del LCA. Dos partes, la porción superficial (más fuerte), y el ligamento medial “profundo” (más delgado y débil), o ligamento capsular, unido al menisco medial. Estabilizador primario contra la tensión en valgo y la rotación externa de la tibia.





Figura 6: Ligamento Lateral Externo: Se dirige hacia abajo y hacia atrás. Por su disposición es sinergista del LCP. Funciona con la cintilla iliotibial, el tendón poplíteo y los tendones del bíceps crural para soportar la carga lateral de la rodilla. Estabilizador primario contra la tensión en varo.






Figura 7: Ligamentos Laterales y cruzados. Disposición espacial cruzada: LLI sinergista del LCA. LLE sinergista del LCP. Ligamentos laterales brindan estabilidad lateral en extensión. El ligamento lateral interno esta tenso en extensión hasta 20° de flexión, y entre 60° y 70°. El ligamento lateral externo esta tenso en todo el recorrido articular.





Figura 8: Ligamentos cruzados. Aseguran la estabilidad antero-posterior y rotacional de la articulación.






Figura 9: Ligamento Cruzado Anterior. Dos haces o fascículos (Posterolateral/ Anteromedial). Fascículo anteromedial: Encargado de la estabilidad anteroposterior. De 20° a 60° se relaja. Fascículo posterolateral: Encargado de la estabilidad rotacional. Tenso todo el recorrido. Estructura multiaxial (permite variaciones en la dirección y tensión). Sinergistas: pasivo el LLI y activos los músculos isquiotibiales.