Respuestas neuromusculares, endocrinas y anímicas a una única vs doble sesión diaria de entrenamiento en jugadores de fútbol

Respuestas neuromusculares, endocrinas y anímicas a una única vs doble sesión diaria de entrenamiento en jugadores de fútbol

Los jugadores de fútbol son exigidos a mantener y desarrollar calidades físicas múltiples alineadas al rendimiento del fútbol, incluyendo pero no limitado a: fuerza, potencia, velocidad, agilidad, capacidad aeróbica, capacidad del sprint repetido, así como también sometiéndose al entrenamiento técnico y táctico. Como el tiempo limitado del entrenamiento es separado por las fechas, es deseable una capacidad de desarrollar simultáneamente tales cualidades físicas, técnicas y tácticas.1-3 Por consiguiente, a menudo ocurren métodos de entrenamiento concurrente con el objetivo de mantener y desarrollar múltiples cualidades físicas, con múltiples sesiones generalmente realizadas en el mismo día y dentro de las 24 hs una de la otra.

En realidad, los jugadores profesionales realizan a menudo sesiones de entrenamiento de la fuerza y específico de fútbol en el mismo día, antes de entrenar de nuevo 24 hs después. Sin embargo, para que la adaptación ocurra, el estímulo de entrenamiento debe aplicarse en un orden que facilite la recuperación en un punto donde los jugadores puedan encontrar las demandas de cada sesión de entrenamiento.

El reclutamiento de unidades motoras de alto umbral ha sido reportado como necesario para inducir adaptaciones neurales asociadas con la velocidad, la agilidad y la potencia. Sin embargo, si la fatiga y el daño muscular está presente, entonces los atletas pueden ser incapaces de realizar movimientos explosivos de alta intensidad requeridos para reclutar esas fibras musculares de contracción rápida. Por lo tanto, se recomienda que las sesiones de entrenamiento apuntadas a maximizar estas adaptaciones neurales deben realizarse cuando los atletas no se fatiguen y en una condición óptima. Un reciente trabajo (Sparkes 2018) ha demostrado que aunque hay un deterioro de la función neuromuscular inmediatamente después de una sesión de juegos reducidos (SSG) en el fútbol (altura del salto con contramovimiento -3.2±1.9 cm; potencia pico -1.1±0.9 Wkg-1), puede haber una recuperación temporaria a las 2 hs posteriores, antes de otro deterioro después de 24 hs (altura del salto con contramovimiento-2.5±1.2 cm;potencia pico -0.9±0.8 Wkg-1).

Por lo tanto, aparentemente el rendimiento de una segunda sesión de entrenamiento intensa neuromuscular después de las 2 hs de recuperación pasiva no se puede amortiguar. Sin embargo, es incierto si la adición de una segunda sesión intensa puede dañar aún más el rendimiento y el estado de recuperación a las 24 hs posteriores. Esto puede ser digno para una investigación, donde jugadores de deportes de equipo profesionales se entrenan a menudo en días consecutivos, y también en el día siguiente una jornada doble. Teniendo este dato, se podría permitir mejor que el entrenador tome decisiones informadas sobre el uso de un entrenamiento de 2 veces al día y la colocación y tipo de sesiones que ellos desean realizar con sus deportistas durante el resto de la semana de entrenamiento.

La mayoría de la investigación que observa las respuestas a las sesiones de entrenamiento múltiples por día, ha examinado los efectos combinados de modalidades similares de entrenamiento (por ejemplo, el entrenamiento de la fuerza dos veces diariamente), y es incierto cómo la función neuromuscular es afectada a las 24 hs después del día de entrenamiento de la jornada doble, y si estos cambios difirieron según el número de sesiones realizadas. Adicionalmente, aunque múltiples sesiones diarias del entrenamiento de la fuerza son emprendidas a menudo por levantadores de pesas, a menudo los jugadores de deportes de equipo se someten a sesiones tanto de entrenamiento de campo como a sesiones de levantamiento de peso en el mismo día. Johnston y cols. (2016) compararon las respuestas de 24 hs de una única sesión (velocidad) a una doble sesión (velocidad y fuerza) de la sesión diaria de entrenamiento en jugadores de Rugby. Sus datos indican que la suma de una sesión de entrenamiento con pesas 2 hs después de una sesión de velocidad, no influyó sobre las respuestas endócrinas o la capacidad neuromuscular 24 hs post-estímulo, a pesar de que los participantes reportaron una percepción superior de dolor.

Es probable que los ejercicios dinámicos intensos que contienen acciones excéntricas repetidas y/o ciclo de estiramiento/acortamiento produzcan procesos inflamatorios; más específicamente daño muscular, dolor muscular, y un rendimiento neuromuscular reducido. En suma, estos tipos de ejercicios pueden inducir cambios en la liberación de testosterona y cortisol, lo que podría influir sobre la función neuromuscular y la adaptación al entrenamiento. Por lo tanto, es importante considerar el efecto combinado de dos sesiones realizadas dentro de una proximidad cercana a la otra, para determinar si la suma de una segunda sesión de entrenamiento resulta en una fatiga elevada a las 24 hs siguientes. Considerando que los jugadores de deportes de equipo regularmente entrenan en días consecutivos, estos datos serían valiosos para los responsables del diseño de programas de entrenamiento de deportes de equipo.

A la fecha, ningún estudio ha reportado perfiles de fatiga y de recuperación de sesiones combinadas del entrenamiento del fútbol y de la fuerza en el mismo día. Esto es algo sorprendente dado el predominio de tales prácticas en situaciones aplicadas. Se ha indicado que la variación en los estímulos del ejercicio y de la contracción muscular son factores que pueden exacerbar la respuesta inflamatoria. La suma de una segunda sesión de entrenamiento, por lo tanto, puede producir un estrés metabólico mayor y un rendimiento neuromuscular reducido en las 24 hs luego de un día de doble entrenamiento. Esta información permitiría a los entrenadores tomar decisiones informadas sobre donde estructurar las sesiones de entrenamiento dobles a lo largo de la semana, y el impacto que esto puede provocar en los días subsecuentes de entrenamiento. Por lo tanto, L.P. Kilduff de la Swansea University (Reino Unido) recientemente presnetó un estudio donde el objetivo fue comparar las respuestas de 24 hs de la fatiga a partir de una única vs doble sesión de entrenamiento sobre las respuestas de la función neuromuscular, endócrinas y anímicas.

Doce jugadores de fútbol semi-profesionales (edad: 21±2 años, peso:74.8±5 kg, altura: 1.81±0.06m) realizaron juegos reducidos (SSG; 4 vs 4 + porteros; 6 x 7 minutos, 2 minutos de recuperación entre series) con medicionesde datos neuromusculares (potencia pico, PPO; altura del salto, JH), endócrinos (testosterona salival, cortisol), y medidas desde el punto de vista anímico antes (pre) y después (0 hs, +24 hs). A la siguiente semana, el mismo protocolo de SSG se realizó con una sesión de entrenamiento de la fuerza de tren inferior adicional (sentadilla, peso muerto rumano, empujón de cadera con barra; 4 × 4 repeticiones, 4 minutos de recuperación entre las series; 85% de 1MR) que se agregó 2 hs después del SSG.


Las comparaciones entre las pruebas revelaron deterioros de posibles a probablemente pequeños en la PPO (2.5±2.2 W˖kg-1; 90% límite de confianza: ±2.2 W˖kg-1), en la JH (-1.3; ±2.0 cm) y en lo anímico (4.6; ±6.1 AU) en respuesta a sesión doble vs única sesión en +24 h. Respuestas de probables a muy poco favorables ocurrieron después de la única sesión para la testosterona (-15.2; ±6.1 pg˖ml-1), cortisol (0.072; ug˖dl-1±0.034) y proporción de testosterona/cortisol (-96.6; ±36.7 AU) en +24 hs, comparado a la prueba de jornada doble.

Este estudio demuestra que 42 minutos de juegos reducidos de fútbol combinado con un entrenamiento con pesas del tren inferior resultó en pequeñas a moderadas perturbaciones en el rendimiento neuromuscular, en el ánimo, y en marcadores endócrinos en un período de 24 hs comparado con un entrenamiento de SSG solamente. Ya que los jugadores de fútbol son exigidos a entrenar sus calidades físicas múltiples simultáneamente en el mismo día (es decir, la fuerza y el fútbol), estos datos pueden ser usados por los responsables del diseño de programas de entrenamiento del fútbol. Más específicamente, se debe considerar la respuesta de fatiga adicional de 24 hs de una sesión doble de entrenamiento al programar en la semana de entrenamiento, ya que los jugadores pueden necesitar más tiempo para recuperarse y adaptarse. Una estrategia de alternar días de entrenamiento explosivo de alta intensidad contienendo sesiones múltiples con días que acentúan actividades técnicas/tácticas submáximas, puede resultar beneficiosa.

SHARE