Saque

“El saque en el voleibol moderno es la primera acción ofensiva, ya que los saques

potentes ofrecen la posibilidad de marcar puntos de inmediato. También participa en

el sistema defensivo.” Philippe BLAIN.

La agresividad en el saque puede ser observada en el saque en salto, que ha reemplazado al saque flotante. El saque flotante y el saque en salto son prioritariamente utilizados con fines tácticos. Teniendo en cuenta la táctica y las probabilidades, es el entrenador quien debe definir el riesgo que cada jugador debe asumir en cada momento.

Los fines tácticos pueden ser clasificados de acuerdo al riesgo asumido:

- Riesgo máximo: es posible marcar un punto directo.

- Riesgo controlado: sacar sobre el rival menos eficaz o sobre su lado débil, o

entre dos receptores para evitar recepciones perfectas o sobre el primer

tiempo de ataque.

- Saques tácticos: eligiendo un objetivo o una zona que evite respuestas

perfectas:

  • Poner al receptor o al colocador en dificultades sacando sobre zonas donde haya varios jugadores (por ejemplo: sobre zona 5 con el colocador en zona 4 o 5).
  • Haciendo un saque corto cuando el colocador es delantero.
  • Presionando un jugador sacando siempre sobre él.
  • Los jugadores deben también cambiar la zona de saque o de técnica de ejecución. Todo ello porque no es fácil ser eficaz con la táctica de saque.

- El saque, primer elemento de la defensa. Con esta intención táctica, el sacador intenta incidir sobre el sistema de ataque rival para limitar las opciones del colocador adversario.

Bibliografía

FIVB. Top Voley: Apunte técnico; el juego masculino, técnica y táctica. 2002

COMPARTIR