Sesión aguda de fuerza y de acondicionamiento y examen DXA

Sesión aguda de fuerza y de acondicionamiento y examen DXA

Efectos de una sesión aguda de fuerza y de acondicionamiento sobre resultados de una absorciometría con rayos X de doble energía


Los exámenes de absorciometría con rayos X de doble energía (DXA) para evaluar la composición corporal se ha vuelto popular en los recientes años, incluyendo en poblaciones atléticas. La absorciometría con rayos X de doble energía (también denominada densitometría) es mínimamente invasora y provee un medio rápido de análisis de la composición corporal a través de estimaciones de masa magra, masa grasa, y contenido mineral óseo. Las medidas de DXA obtenidas a partir de una única máquina (Lunar Prodigy; GE Medical Systems, Madison, WI) son bastante confiables, con un error mínimo técnico previamente demostrado de ser 0.1, 0.4, 1.9, y 0.7% para la masa total, masiva magra, masa grasa y el contenido mineral óseo total, respectivamente (Nana 2016). La literatura publicada anteriormente sobre estimaciones compartimentales, usando la misma máquina y software, ha demostrado que el error técnico de medición para la masa total, magra y grasa es 1.4, 1.4 y 4.4% para los brazos; 0.8, 1.0, y 2.5% para las piernas; y 0.7, 1.2, y 4.0% para el tronco, respectivamente (Nana 2013). La absorsiometría de radiografía de energía dual se usa a menudo en atletas para medir los cambios en la composición corporal a lo largo de programas de entrenamiento o ciclos en temporada. Estos resultados entonces pueden usarse para establecer una norma para atleta individual o atletas dentro de un deporte/posición determinada, así como cuantificar la efectividad de un programa de entrenamiento (Harley 2013, Sutton 2009).

Aunque se ha demostrado que los exámenes de DXA son confiables en condiciones estandarizadas, se ha demostrado que las variables agudas que incluyen el estado de hidratación, los cambios en la dieta y el contenido de glucógeno muscular influyen en los resultados de la DXA. Por ejemplo, la hipohidratación a través de calor por estrés del ejercicio resultó en una disminución del 2.5% en la masa estimada de tejido blando libre de grasa (Rodriguez-Sanchez 2015). Se ha demostrado que la ingesta dietética aguda aumenta la masa magra del tronco y disminuye las estimaciones de masa grasa del tronco en un 2,8 y un 2,2%, respectivamente (Tinsley 2017). Aún más, el vaciamiento del glucógeno muscular a través de un protocolo de pedaleo produjo una disminución en las estimaciones de la masa magra de las piernas del 1.4% (Bone 2017).

Aunque la investigación se ha dirigido sobre los efectos del ejercicio aeróbico, la literatura con respecto a los efectos de ejercicio de fuerza (EF) sobre los resultados de la DXA es escasa. Debido a esto, una conclusión definitiva sobre el efecto de los estímulos de entrenamiento no puede hacerse para el público deportivo. Es más, los pocos estudios disponibles han exhibido resultados mixtos. El resultado primario de estos estudios fue que después de una única sesión de EF, cualquier cambio visto en el total y en las estimaciones compartimentales de la composición corporal eran pequeñas en el tamaño del efecto (Bone 2017, Nana 2016). La falta de cambios sustanciales en estos pocos estudios pueden llevar al staffl del entrenamiento deportivo a evitar responder del EF cuando se realizan exámenes de DXA en los atletas. A estos estudios les falta, sin embargo, la estandarización del ejercicio y no usaron niveles de alta intensidad similar a los que los atletas encuentran comúnmente. El EF de alta intensidad puede promover alteraciones en el examen de DXA de la composición corporal total a través de una reducción del contenido total de agua del cuerpo por medio del sudor y la liberación del glucógeno muscular (Tinsley 2017, Nana 2012).

Recientemente, Jason R. Lytle de la Texas A&M University (EEUU) realizó un estudio al respecto. Para el conocimiento de los autores de ese estudio, ninguna investigación se ha dirigido para cuantificar los efectos de una sesión entrenamiento de la fuerza y de acondicionamiento (S&C), similar en el volumen e intensidad a lo que un atleta normalmente entrena, sobre las estimaciones de la composición corporal de DXA. Los resultados de tal estudio es de importancia particular los entrenadores que monitorean la composición corporal de sus atletas ya que se relaciona al rendimiento, ganancias del entrenamiento, y salud.

Aunque hay un mejor protocolo de la práctica establecido para mejorar la confiabilidad, esto raramente se sigue en las poblaciones atléticas (Nana 2015). Por lo tanto, es crucial determinar cómo los factores agudos relacionados a una sesión de S&C puede alterar los resultados de DXA para aumentar la confiabilidad de las medidas y ayudar a los administradores de DXA en escaneos para deportistas. El propósito de este estudio fue determinar si una sesión de entrenamiento de S&C de rendimiento deportivo típico similar a la que los atletas participan regularmente, alterará los resultados de la composición corporal a partir de un examen de DXA.

Veintidós individuos entrenados en fuerza (15 hombres, 7 mujeres, 24±2 años, 174.2±8.5 cm, 83.5±15.0 kg) se ofrecieron a participar en el estudio. Cada sujeto fue sometido a 2 exámenes de DXA, antes y después de la realización de la sesión de S&C que consistió de ejercicios de fuerza del tren superior e inferior y una carrera de intervalos. Los sujetos consumieron una comida de vida libre antes del primer examen, después de lo cual solo se consumió la ingesta de agua ad libitum hasta completar el segundo examen.

Los resultados se analizaron por sexo mediante análisis de varianza de medidas repetidas en el tiempo. Si no se observaba ningún efecto de interacción, los resultados se analizaban a continuación mediante la prueba de correlación (α = 0.05).

Significativas interacciones de sexo x tiempo se observaron para la masa total y magra del brazo, así como un efecto principal significativo del tiempo que muestra una disminución en la masa magra del brazo después de la sesión de S&C. Los valores antes y después de la sesión de S&C que resultó diferencias significativas via t-tests de correlacionación en la Tabla 1.

Los resultados revelaron una disminución significativa en la masa total, en el porcentaje de grasa del brazo y de la pierna, y masa magra del tronco, y un aumento en la masa magra de la pierna.

Aplicaciones prácticas

Para asegurar estimaciones precisas de DXA del cuerpo total y de los compartimentos, el personal deportivo debe considerar el 'timing' de los exámenes de DXA en relación a una única sesión de entrenamiento de S&C. En base a estos resultados, esto es especialmente real para obtener resultados de la composición compartimental más precisos.

SHARE