¿Somos en realidad la evolución del Fitness?

Autor del blog: L.N. Adrián de Alba Espinosa MND

Aquella evolución tan comparada con el físicoculturismo moderno y su sistema de entrenamiento, estructurado por Joe Weider (bodybuilding), donde encontramos un libro que nos habla de “entrenamiento piramidal”, “super-series” y “bombeo”, además, encontramos personajes como Arnold Schwarzenegger y su competencia Mister Olimpia.

¿En realidad somos la evolución de instructores que recomiendan sesiones de entrenamiento aprendidas de forma empírica, estilos de alimentación para bajar o subir de peso y hasta recomendaciones estandarizadas de suplementos (alimentación del físicoculturista)?

Acaso no, nuestra práctica deportiva, tiene también un Journual como libro sagrado que forma entrenadores exprés, con sistemas de entrenamientos como TABATA, AMRAP, EMOM, etc.?

Y WOD´S Oficiales que se recomiendan o ejecutan por doquier, como mandamientos únicos y generales; ídolos a seguir como Rich y Camille, y sus competencias llamadas “GAMES”; acaso no encontramos también entrenadores que lo único que tienen es 1,000 dólares de inversión (certificación) y no en investigación (bibliografías actualizadas con base en ciencia) que sustente o avale cuando hablamos de rangos de movimiento o involucramiento multiarticular, funcional o neuromuscular, líneas de fuerza, brazo de momento y sus resultantes; planes de entrenamiento o plantilla de tres semanas donde se organizan las tres disciplinas deportivas utilizadas en este método de entrenamiento (Halterofilia, Gimnasia y ejercicios metabólicos). Pero donde no se habla de cargas, volúmenes, manejo de intensidades, repeticiones por tipo de fibra muscular, enfoque deportivo y/o según los objetivos personales para el logro de ellos.

En realidad somos la evolución de la que presumimos tanto, aquella que necesitamos todos, aquella en donde entrenadores, en vez de hablarnos de progresiones, constantes variaciones y recomendaciones, nos entrenan con adecuaciones, con los principios del entrenamiento, ordenamiento de la carga y número de repeticiones según el volumen de la carga, entrenadores que planifiquen, evalúen y guíen según sus retroalimentaciones (Investigaciones), que utilicen la tecnología (tecnificar) para desarrollar entrenamiento, porque si en realidad somos la evolución del fitness deberíamos de dejar de llamar clases a lo que en realidad deberíamos de llamar sesiones de entrenamiento.

Referencias

Joe weider. (1986). The weider system of bodybuilding. Madrid: rafael santoja gomez.

Greg Glassman. (2011). The crossfit training guide. California: Crossfit Inc.


COMPARTIR