Actividad mioeléctrica de los isquiotibiales durante tres ejercicios diferentes de swing con pesas rusas

Actividad mioeléctrica de los isquiotibiales durante tres ejercicios diferentes de swing con pesas rusas

Los ejercicios con pesas rusas se han convertido en una forma cada vez más popular de entrenamiento de la fuerza y un componente de los programas de entrenamiento de rehabilitación de la parte inferior del cuerpo, a pesar de una falta en la literatura científica que ilustre los mecanismos internos y la efectividad de estos métodos.

Se ha descubierto que el swing con pesas rusas proporciona un estímulo para mejorar tanto la fuerza muscularcomo la resistencia. Durante el entrenamiento, las pesas rusas se utilizan para una variedad de ejercicios, pero quizás, la forma más común de ejercicio con pesas rusas es el swing. Tres de los swings con pesas rusas más frecuentes observados por los autores son el swing de sentadillas, el swing de bisagra de cadera y el swing de extensión doble de rodilla. Aunque estos swings con pesas rusas son ejercicios explosivos de todo el cuerpo, que dependen en gran medida de la producción de fuerza de la parte inferior del cuerpo, sus perfiles cinemáticos difieren. Los swings de bisagras de cadera y de sentadilla se diferencian por los grados del rango de movimiento del tobillo, la rodilla y la cadera (Matthews 2013). Ambos implican la flexión y extensión simultánea de las rodillas y las caderas para absorber o impulsar la pesa rusa. Como sugiere su nombre, el swing de la bisagra de la cadera se realiza principalmente con flexión y extensión en las caderas y, por lo tanto, requiere que los isquiotibiales produzcan fuerza en longitudes largas musculares para iniciar la fase concéntrica. El swing de bisagra de cadera también implica una ligera flexión y extensión de la rodilla, con un movimiento mínimo del tobillo, exhibiendo así una cinemática de la parte inferior del cuerpo similar a un peso muerto rumano. El swing de sentadillas se realiza con un mayor rango de movimiento de los tobillos y las rodillas (Matthews 2013), por lo que se asemeja a un cuarto de sentadilla y requiere longitudes de los músculos isquiotibiales más cortos que el estilo de bisagra de cadera. El swing de extensión doble de rodilla es común en el deporte con pesas rusas y se usa durante el arranque con pesas rusas en un esfuerzo por promover una trayectoria eficiente (Ross 2017, Ross 2015). A diferencia de los otros 2 tipos de swings, no tiene extensión simultánea de rodilla y cadera tanto en la fase ascendente como descendente (Matthews 2013). La primera extensión de rodilla ocurre durante la fase descendente, donde las rodillas se extienden a medida que se flexionan las caderas. La segunda extensión tiene lugar durante la fase ascendente, donde las rodillas y las caderas se extienden simultáneamente una vez que la pesa rusa pasa las rodillas. Este ejercicio se realiza comúnmente como un ejercicio de asistencia o apoyo para el arranque con pesas rusas por los atletas de deportes con pesas de una manera similar a la de los levantadores de pesas utilizan el tirón como un ejercicio de asistencia para el arranque (Federenko 2009, Rudnev 2010).

Con el uso creciente de las pesas rusas y su uso potencial como ejercicios preventivos y de rehabilitación para tanto la lesión de distención de isquiotibiales como de lesiones del LCA (ligamento cruzado anterior), es de interés determinar la actividad mioeléctrica de los músculos isquiotibiales durante los swings de sentadilla, de bisagra de cadera y de extensión doble de rodilla. Por lo tanto, recientemente James A. Ross, de la Australian Catholic University (Australia), llevó a cabo un estudio cuyo objetivo fue determinar cuál de los 3 swings de pesas rusas (sentadilla, bisagra de cadera y extensión doble de rodilla) provocaría la mayor actividad de los isquiotibiales. Además, nuestro objetivo fue determinar si había una diferencia entre la actividad mioeléctrica de los músculos isquiotibial medial (MH) y bíceps femoral (BF) durante los 3 tipos de swing.

Los participantes (n = 14) realizaron 3 estilos diferentes de swing con pesas rusas (bisagra de cadera, sentadilla y extensión doble de rodilla) y se evaluaron la actividad mioeléctrica de los músculos isquiotibial medial (MH) y bíceps femoral (BF) a través de electromiografía de superficie (sEMG). Se colocaron electrodos bipolares pregelificados de Ag/AgCl sEMG (10 mm de diámetro, 20 mm de distancia entre electrodos) en la extremidad dominante del participante después de la preparación correcta de la piel.

Hubo un efecto principal para el tipo de swing (p = 0.004), donde el swing de bisagra de cadera provocó una mayor EMG global de los músculosMH y BF en comparación con el swing de sentadilla (diferencia de medias = 3.92; intervalo de confianza [IC] del 95% = 1.53-6.32 ; p = 0.002) y el swing de extensión doble de rodilla (diferencia media = 5.32; IC 95% = 0.80-9.83; p = 0.020). En todos los tipos de swing, el porcentaje normalizado de MH sEMG fue significativamente mayor en comparación con el BF (diferencia de medias = 9.93; IC del 95% = 1.67–18.19; p = 0.022). El swing con pesas rusas con bisagra de cadera produjo la mayor cantidad de sEMG de los isquiotibiales para los 3 estilos de swings con pesas rusas evaluados.

Estos hallazgos tienen implicaciones para la aplicación de ejercicios de swing con pesas rusas en programas de fuerza y acondicionamiento, prevención de lesiones y rehabilitación.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Este estudio demostró una actividad mioeléctrica del MH significativamente más alta que la actividad mioeléctrica del BF durante los 3 swings con pesa rusa observados. Estos resultados apoyan la incorporación de estos movimientos en distintos programas de rendimiento, rehabilitación y prevención de lesiones. Se ha destacado una mayor fuerza de los isquiotibiales como un mecanismo importante en la prevención de lesiones de rodilla (Zebis 2013), con uno de los músculos de los MH (semitendinoso) que desempeña específicamente una función de apoyo para el LCA (Serpell 2012). Además, la mayor actividad mioeléctrica dentro del MH en comparación con el BF puede ser específica para la carrera de sprint (Beardsley 2014). Por lo tanto, el swing de pesas rusas con bisagra de cadera puede ser una adición útil a un programa de prevención de lesión o rehabilitación del LCA, ya que este estilo de swing ha demostrado una mayor actividad mioeléctrica del MH en comparación con los otros 2 swings. Además, el swing sentadilla o el swing con flexión doble de rodilla pueden progresar al swing de cadera para aumentar las demandas sobre los isquiotibiales. Aún se necesitan más investigaciones sobre la efectividad de los swings con pesas rusas y su papel en el rendimiento, la prevención de lesiones y los programas de rehabilitación.

SHARE