Análisis Biomecánico de la Musculación Específica del Velocista

Biomechanical Analysis of the Sprinter’s Specific Muscle Strengthening

Christian Miller , Jacques Quièvre y Bruno Gajer

Laboratorio de Biomecánica y Fisiología del INSEP (Instituto Nacional del Deporte y la Educación Física, Francia).

Artículo publicado en el journal Revista de Entrenamiento Deportivo, Volumen 26, Número 3 del año .

Resumen

Ya no existen dudas sobre las ventajas de la musculación en el entrenamiento del velocista de alto nivel. La experiencia de varias décadas de práctica confirmó ampliamente este punto de vista. Sin embargo los contenidos han evolucionado mucho estos últimos años. En principio, se inspiraban principalmente en las técnicas de la halterofilia, en los contenidos mejor adaptados a las características de la actividad, y por tanto, poco a poco han surgido métodos más específicos para la musculación. El objetivo de esta exposición es aportar una contribución para la definición de una musculación específica a partir de un análisis biomecánico de la actividad. Durante esta exposición nos interesaremos por la fase de la carrera a toda velocidad.

Palabras clave: velocista; músculos específicos; entrenamiento específico

Abstract

There are no longer any doubts about the advantages of muscle strengthening in the training of the top class sprinter. The experience of several decades of practice has widely confirmed this viewpoint. The contents, however, have evolved greatly over recent years. At first, they were inspired primarily by weightlifting techniques, by the contents best adapted to the characteristics of the activity and, hence, more specific muscle strengthening methods have gradually been developed. The objective of this presentation is to contribute to the definition of specific muscle strengthening from a biomechanical analysis of the activity. During this presentation, we are interested in the sprint phase of the race.

Keywords: sprinter, specific muscles, specific training

INTRODUCCION

De forma general, la actividad muscular del corredor se organiza alrededor de 3 importantes funciones (figura 1).


Figura 1. Representación esquemática de las exigencias funcionales en la fase de la carrera a toda velocidad: propulsión, apoyo y encadenamiento de las acciones motrices.

1 - La propulsión

El corredor actúa sobre el suelo a través de un apoyo unipodal. Durante la interacción suelo-pie es cuando se aplican las fuerzas propulsoras al corredor y cuando el esfuerzo muscular es máximo. El fortalecimiento muscular puede considerarse como un modo de elegir el alcance de una mejor eficacia.

Esta exposición se centrará particularmente en el aná­lisis de esta función.

2 - El apoyo

La rigidez de la unión pelvis-tronco es determinante en cuanto a la eficacia del apoyo: en efecto hay que considerar al corredor como un sistema mecánico deformable.

En el momento del apoyo las fuerzas de reacción del suelo pueden provocar el movimiento relativo de ciertos elementos de este conjunto en relación con otros (pelvis-tronco). Este efecto es indeseable en la medida en que puede disipar todo o parte del efecto dinámico de la reacción del suelo hacia un objetivo no buscado.

El empleo de los músculos abdominales y dorsolum­bares puede disminuir ampliamente la deformación de la unión pelvis-tronco durante el apoyo y contribuir por tanto a una mejor eficacia del apoyo.

Por tanto los ejercicios de fortalecimiento muscular llamado de “apoyo” constituirán un elemento constante de un trabajo específico del velocista.

3 - El equilibrio dinámico del cuerpo en movimiento y la continuidad de las acciones

Durante la fase de apoyo, el eje principal del cuerpo rea­liza un movimiento de rotación alrededor del pie de apoyo. Este movimiento de rotación debe ser a la vez extremada­mente rápido hacia delante y detenido al final del apoyo para conservar el equilibrio general del cuerpo en la fase aérea que seguirá.

Los segmentos libres (principalmente la pierna libre y secundariamente los brazos) aseguran gran parte de esta doble función.

El fortalecimiento muscular que asegura la secuencia de retorno hacia delante y de frenado de la pierna libre debe considerarse en el trabajo de fortalecimiento muscular (ver figura 1).

La amplitud, la frecuencia de la zancada y el “ciclo del pie” son los indicadores técnicos más frecuentemente utili­zados para apreciar la eficacia de la zancada.

Este estudio se propone precisar las alteraciones de los parámetros cinéticos de la zancada ligadas a un opti­mización de la frecuencia y/o de la amplitud de la zancada durante la fase de la carrera a toda velocidad en el velocista, y, deducir de ello las nuevas restricciones a las que deberán responder las cadenas musculares que controlan el apoyo del corredor.

En conclusión, intentaremos analizar algunos prin­cipios organizadores para la musculación específica del velocista.

1. GENERALIDADES

1.1. Definiciones previas “zancada”, frecuencia y longitud

Recordemos que la secuencia elemental de la carrera está definida por la “zancada”. Es la secuencia comprendida entre la colocación de un apoyo y la colocación del apoyo siguiente (figura 2). Más concretamente, la “zancada” se caracteriza por su amplitud y por su frecuencia (ver figura 3).


Figura 2. La “zancada” representa la secuencia elemental de la carrera.

 


Figura 3. Ilustración de los parámetros (amplitud, frecuencia y trayectoria) del CG (las flechas grises indican la trayectoria del CG en el plano sagital).

La velocidad horizontal (Vh) del corredor puede consi­derarse como el producto de la frecuencia de la “zancada” por la amplitud de la “zancada”.

La tabla 1 presenta algunos ejemplos de velocidades horizontales calculadas a partir de diferentes valores de la frecuencia y la amplitud.


Tabla 1. Velocidades de desplazamiento horizontal en función de diferentes frecuencias y amplitudes.

Generalmente se admite que toda mejora de la veloci­dad horizontal del corredor pasa por un aumento de la fre­cuencia y/o de la amplitud de la “zancada”. Así, un corredor con una zancada de 2.45 m y una frecuencia de 4.70 Hz se desplaza a una velocidad horizontal de 11.52 m/s.

Para progresar, y por ejemplo alcanzar unos 11.75 m/s este mismo corredor deberá, bien aumentar la longitud de su zancada para alcanzar 2.50 m (con la misma frecuencia), bien aumentar su frecuencia de carrera hasta 4.80 Hz, es decir que deberá reducir la duración de la “zancada” de 213 ms a 208 ms.

También es factible un progreso combinado de la ampli­tud y la frecuencia.

Las consecuencias de tales modificaciones sobre la bio­mecánica del apoyo todavía están sin analizar. Proponemos estudiar las modificaciones de los parámetros cinéticos de la “zancada” ligadas a una optimización de la frecuencia y/o de la amplitud, durante la fase de la carrera a toda velocidad.

1.2. Parámetros cinéticos que determinan la amplitud y la frecuencia de la “zancada” en la carrera a toda velocidad

Diez parámetros mecánicos permiten explicar la ciné­tica de la “zancada”. La figura 4 ilustra estos parámetros. Algunos parámetros actualmente son directamente medidos gracias a aparatos como el opto-salto por ejemplo. Se trata:

- de la velocidad horizontal del corredor (Vh en m/s),
- de la frecuencia de la “zancada” (F en Hz),
- de la amplitud de la “zancada” (A en m),
- de la duración de la fase aérea (Tpa en s),
- de la duración del apoyo (Ta en s).


Figura 4. Ilustración de los parámetros mecánicos que determinan las características de amplitud y de frecuencia de la “zancada”.

Los otros parámetros pueden deducirse con el cálculo, aplicando al sistema corredor las leyes de la balística. Se trata:

- del ángulo de despegue del CG (αo en º),
- del alcance en metros,
- de la altura en metros,
- de la velocidad de despegue (V0 en m/s).

2. ANÁLISIS DE LA EVOLUCIÓN DE LOS PARÁMETROS MECÁNICOS DE LA ZANCADA EN FUNCIÓN DEL AUMENTO DE LA VELOCIDAD DE LA CARRERA

Como vimos, para aumentar su velocidad el corredor tiene dos tipos de solución: bien puede aumentar de modo privilegiado la frecuencia de su zancada, bien aumentar principalmente su amplitud. Nos proponemos analizar, sucesivamente, las repercusiones de ambas soluciones sobre los parámetros mecánicos de la zancada.

2.1. Incremento de la velocidad horizontal aumentando la amplitud de la “zancada”

La tabla 2 presenta las modificaciones de los diferentes parámetros estudiados cuando la velocidad horizontal del corredor aumenta cerca del 9%, únicamente con un cre­cimiento de cerca del 10% de la amplitud de la “zancada”, permaneciendo la frecuencia casi constante (Mero y Komi, 1992).


Tabla 2. Modificaciones de los parámetros cinéticos de la zancada cuando la velocidad aumenta con el aumento de la amplitud. Las flechas indican el sentido de la variación del parámetro (Mero y Komi, 1992).

En estas condiciones, para aumentar su velocidad el corredor debe poder responder a dos restricciones:

- disminuir su ángulo de despegue (α0) cerca del 4%,
- y recorrer una mayor distancia durante el apoyo en el mismo lapso del tiempo, lo que tiene como corolario el aumento de la velocidad horizontal de transferencia del CG durante el apoyo.

2.2. Incremento de la velocidad horizontal aumentando la frecuencia de la “zancada”

La tabla 3 muestra una simulación del aumento de la velocidad (de 10.12 m/s a 10.81 m/s) con el aumento de la fre­cuencia; la amplitud de la “zancada” permanece constante.

En estas condiciones el corredor debe:

- reducir la fase de apoyo (la duración del contacto se disminuye un 7%),
- disminuir cerca del 12% su ángulo de despegue (α0).


Tabla 3. Modificaciones de los parámetros cinéticos de la zancada cuando la velocidad aumenta con el aumento de la amplitud. Las flechas indican el sentido de la variación del parámetro (datos teóricos).

2.3. Conclusión

En todos los casos, correr más rápido supone:

- una disminución del ángulo de despegue y
- un aumento de la velocidad de barrido del CG durante el apoyo por:
- la disminución del tiempo de contacto (sin dismi­nución de la distancia recorrida durante el apoyo) cuando aumenta la velocidad gracias a la frecuencia, - o el aumento de la distancia recorrido durante el apoyo (sin aumento del tiempo de contacto) cuando la velocidad aumenta gracias a la amplitud.

3. FACTORES BIOMECÁNICOS QUE DETERMINAN EL INCREMENTO DE LA VELOCIDAD DE LA CARRERA Y LAS IMPLICACIONES PARA UNA MUSCULACIÓN ESPECÍFICA

Proponemos examinar sucesivamente los factores bio­mecánicos que determinan las modificaciones:

- del ángulo de despegue,
- de la velocidad de transferencia del CG durante el apoyo,
- del aumento de la distancia horizontal recorrida por el CG durante el apoyo.

3.1. Factores biomecánicos que determinan la disminución del ángulo de despegue

La disminución del ángulo (α0) depende de la no-reducción de la trayectoria del CG durante el apoyo (cf. figura 5).


Figura 5. Ilustración de la influencia del debilitamiento del CG durante el apoyo sobre el ángulo de despegue: el apoyo 4a, que presenta un marcado debilitamiento en la interacción suelo-pie, se salda en un ángulo de despegue más importante. Durante el apoyo 4b los elementos biomecánicos que limitan el debilitamiento del CG están rodeadas por un círculo.

Concretamente se trata de resistir mejor a la deforma­ción-flexión del segmento de apoyo. Hay que aumentar la rigidez mecánica del sistema “miembro inferior” y de las articulaciones que lo componen, principalmente la rodilla y el tobillo.

Observamos que aquí se trata de controlar esencial­mente las restricciones mecánicas que se expresan en el eje vertical. En este contexto, los segmentos libres al disminuir la amplitud de sus oscilaciones verticales también pueden contribuir a disminuir la inflexión de la trayectoria del CG.

3.1.1. IMPLICACIONES PARA UNA MUSCULACIÓN ESPECÍFICA

El trabajo de musculación especifica deberá intentar aumentar la resistencia de la rodilla a la deformación-fle­xión así como la capacidad del complejo articular tobillo-pie de mejorar la velocidad de inversión de la flexión.

A nivel de la rodilla, los principales músculos implica­dos son los extensores de esta articulación, en particular los cuádriceps. A nivel del tobillo los principales músculos implicados son el tríceps sural, los peroneos laterales y los músculos plantares.

En general, los criterios de una musculación llamada “especifica”, es decir que ofrece las mejores posibilidades de transferencia hacia la actividad, son bien de orden gestual, bien de orden mecánico.

A nivel gestual, en primer lugar deben tenerse en cuenta las características posturales del movimiento y en particu­lar la localización de los puntos de apoyo de los principales músculos agonistas. Las amplitudes articulares moviliza­das, y las características de las coordinaciones inter/intra-segmentarias son mantenidas también clásicamente como indicios de la especificidad. Estos criterios de orden gestual organizan la elección de los ejercicios.

En cuanto a los parámetros de orden mecánico, sirven para guiar la elección de procedimientos específicos se trata de los métodos de contracción, de la velocidad de ejecución, del tamaño de la carga y de la duración del esfuerzo.

Durante el apoyo en la carrera, la actividad postural depende de un punto de apoyo principal “distal” y “unimo­dal” (interacción suelo-pie) y contra una resistencia libre en los 3 planos del espacio (observamos que en línea recta, se atenúa la perturbación transversal de la postura, lo que no se produce al tomar una curva), por último se reducen las amplitudes articulares durante el apoyo. A partir de estos indicadores, es posible seleccionar una gama de ejercicios que responden a los criterios anteriormente definidos (tabla 4a).


Tabla 4a. Criterio de especificidad del trabajo de la rodilla durante el apoyo.

Desde el punto de vista de la mecánica, los métodos de las contracciones son de tipo estato-dinámico para la rodi­lla y de tipo pliométrico para el tobillo. Las restricciones mecánicas controladas por estas 2 articulaciones corres­ponden al valor del peso del cuerpo aumentado por el valor estimado de la fuerza aceleradora media global del corredor en la vertical, es decir cerca de un tamaño comprendido entre 1000 N y 1500 N. En la rodilla, la cualidad muscular dominante es la explosividad de la fuerza, en el registro de la fuerza máxima. En el tobillo, son las cualidades de la explosividad de la fuerza pliométrica las que se desean principalmente.

El trabajo específico de la rodilla

La tabla 4b propone, en calidad de ejemplo, una selec­ción de ejercicios clasificados del menos especifico (ejercicio 1) al más específico (ejercicio 6), es decir, que responde al conjunto de criterios de especificidad anteriormente defi­nidos. Los ejercicios presentados son clasificados por orden de especificidad.


Tabla 4b. Ejercicios específicos de musculación de la rodilla, clasificados desde el menos específico (abajo a la derecha) hasta el más específico (arriba a la izquierda).

• El ejercicio 1 es un 1/2 squat usando una prensa en las piernas. Ejercita el grupo de extensores de los miembros inferiores. El único criterio de especificidad de este ejercicio es la cadena muscular trabajada.

• El ejercicio 2 (1/2 squat usando una barra de pesas) introduce dos criterios suplementarios de especificidad: el punto de apoyo principal (“distal” corno en el apoyo de la carrera) y el grado de libertad de la carga (que ya no es guiada corno en el caso de la prensa).

• El ejercicio 3 (squat de 1 pierna) añade a los ejercicios anteriores el criterio de la coordinación intersegmentaria (apoyo unipodal).

• El ejercicio 4 (1/4 squat de 1 pierna) introduce el crite­rio de la amplitud de la zancada.

• Los ejercicios 5 y 6 utilizan la postura de la carrera. En el paso de la oca y en la carrera cuesta abajo las res­tricciones en el eje vertical son más importantes que en la carrera en horizontal. Por tanto estas situaciones crean una necesidad más intensa de las cadenas musculares encargadas de luchar contra el aplastamiento durante el apoyo. Se trata aquí de ejercicios globales que afectan al conjunto de la cadena muscular de los extensores del miembro inferior.

El trabajo específico del tobillo

La tabla 5b propone, en calidad de ejemplo, una selec­ción de ejercicios clasificados del menos específico al más específico, es decir que responde al conjunto de criterios de especificidad anteriormente definidos.


Tabla 5a. Criterios específicos del trabajo del tobillo durante el apoyo.

 


Tabla 5b. Ejercicios específicos de musculación del complejo articulatorio tobillo-pie, clasificados desde el menos específico (abajo a la derecha) hasta el más específico (arriba a la izquierda).

Como en el caso de la rodilla, los ejercicios presenta­dos para el tobillo están clasificados por orden de especi­ficidad.

• El ejercicio 1 es el ejercicio de extensión del tobillo en posición sentada, por eso sólo está implicado el músculo sóleo. Los gemelos (internos y externos) trabajan poco debi­do a la flexión de la rodilla. De hecho, este ejercicio es poco específico de las necesidades del tobillo durante la carrera.

• El ejercicio 2 (extensión del tobillo bajo la prensa, las piernas estiradas) permite movilizar a la vez el sóleo y los músculos gemelos.

• El ejercicio 3 (extensión del tobillo usando una barra de pesas) introduce dos criterios suplementarios de espe­cificidad: el punto de apoyo principal (“distal” corno en el apoyo de la carrera y el grado de libertad de la carga, que ya no está guiada como en el caso de la prensa).

• El ejercicio 4 (extensión del tobillo de 1 pierna usando una barra de pesas) añade a los ejercicios precedentes, el cri­terio de la coordinación intersegmentaria (apoyo unipodal).

• Los ejercicios 5 y 6 son idénticos a los propuestos para la rodilla. Se trata aquí de ejercicios globales que utilizan el conjunto de la cadena muscular de los extensores del miembro inferior.

3.2. Factores biomecánicos que determinan el incremento de la velocidad de barrido del CG en el apoyo

Para recorrer más rápidamente el sector de impulso, hace falta aumentar las capacidades de velocidad de exten­sión de la cadera, al mismo tiempo que la velocidad de trabajo pliométrico del tobillo.

Observamos que se trata de controlar aquí esencial­mente las restricciones mecánicas aumentadas en el eje horizontal.

Además, hay que subrayar que una mayor velocidad de transferencia durante el apoyo sólo será posible con una mejora de la velocidad de oscilación hacia delante de los segmentos libres para que permanezca coordinado el con­junto de las acciones motrices que contribuyen a la buena realización de la zancada.

En este contexto, es útil prestar particular atención en la velocidad de inversión de la extensión de la cadera, al final del apoyo.

También hay que recordar que podrá aumentarse la velocidad de transferencia durante el apoyo disminuyen­do el frenado horizontal al principio de la fase de apoyo. También hay que tener en cuenta la brusca inversión del movimiento de flexión de la cadera para la preparación de una recuperación activa del apoyo.

3.2.1. IMPLICACIONES PARA UNA MUSCULACIÓN ESPECÍFICA

En resumen, a nivel de la articulación de la cadera, el análisis del fortalecimiento muscular especifico muestra los 3 ejes principales de trabajo:

• la velocidad de extensión de la cadera durante el apoyo,

• la velocidad de flexión de la cadera libre (regreso de la pierna),

• la velocidad de inversión de la flexión al final de fase aérea (preparación para el apoyo).

3.2.1.1. Velocidad de extensión de la cadera durante la fase de apoyo

En el caso del trabajo de la velocidad de extensión de la cadera durante el apoyo, los músculos implicados son el glúteo mayor (o crural) y los tendones de la corva.

Los métodos de contracción son concéntricos y más concretamente del tipo “reactivación”.

Desde el punto de vista de la especificidad de orden ges­tual, el requisito postural es idéntico al descrito para la rodi­lla y el tobillo, dado que la amplitud del movimiento corres­ponde a una extensión de la cadera de unos 65º (tabla 6a).


Tabla 6a. Criterios específicos del trabajo de la cadera durante el apoyo.

A partir de estos indicadores, es posible seleccionar una gama de ejercicios que satisfacen más o menos todos los criterios anteriormente definidos.

La tabla 6b presenta una selección de ejercicios de la cadera que van del menos especifico al más específico.


Tabla 6b. Ejercicios específicos de musculación de la cadera, clasificados del menos específico (abajo a la derecha) al más especifico (arriba a la izquierda).

• Los ejercicios 1 y 2 trabajan los extensores de la cadera en posición horizontal. El único criterio de especificidad de estos ejercicios es la cadena muscular trabajada.

• En el ejercicio 3 (máquina para la cadera) la extensión de la cadera se hace a partir de una postura vertical y con un principal punto de apoyo “proximal”.

• En el ejercicio 4 (extensión de la cadera usando la polea) el punto de apoyo es “distal” como en el apoyo de la carrera. • Los ejercicios 5 y 6 adoptan la postura de la carrera. El paso de la oca y la carrera cuesta arriba proporcionan restricciones más importantes sobre el eje horizontal que en la carrera en llano. Se trata aquí de ejercicios globales que trabajan el conjunto de la cadena muscular de los extensores del miembro inferior.

Desde el punto de vista de la mecánica, el tamaño estimado de la fuerza aceleradora media global del corredor sobre la horizontal puede estimarse entre 300 N y 500 N.

La cualidad muscular dominante es la explosividad de la fuerza para generar la velocidad.

3.2.1.2. Velocidad de flexión de la cadera del segmento libre (regreso de la pierna)

Se trata aquí de mejorar la velocidad de oscilación de la pierna libre hacia delante.

Los músculos examinados por este trabajo son los mús­culos flexores de la cadera, es decir principalmente el psoas ilíaco y el anterior derecho.

El instante de la inversión del movimiento de la cadera al final del apoyo es primordial para adelantar rápidamente la pierna libre. En esta inversión del movimiento se asiste a un trabajo de tipo pliométrico. La acción se prolonga luego con la oscilación del segmento libre hacia delante: el método de contracción es entonces concéntrico.

Los requisitos posturales implican un apoyo “proximal” y “asimétrico” principal y contra una resistencia (inercia angular del segmento) que oscila alrededor del eje de la cadera (equivalencia de una resistencia guiada). La ampli­tud del movimiento corresponde con una flexión de la cadera de unos 110º.

La tabla 7 muestra los criterios específicos del movi­miento de regreso del segmento libre así como una selección de ejercicios de la cadera que van del más específico al menos específico.


Tabla 7. Criterios específicos del trabajo del segmento libre y selección de ejercicios específicos.

Desde el punto de vista mecánico, la restricción encon­trada es la inercia angular el miembro inferior así como el peso del segmento en la fase final del “puntero” de la rodilla.

3.2.1.3. Velocidad de inversión de la flexión de la cadera al final de la fase aérea (preparación para la repetición del apoyo)

Se trata aquí de bloquear bruscamente el movimiento oscilante del segmento libre hacia arriba y hacia delante.

Los músculos implicados en esta acción son los mús­culos extensores de la cadera, es decir el glúteo mayor y los tendones de la corva, principalmente.

En esta inversión del movimiento se asiste a un trabajo de tipo pliométrico. Los requisitos posturales implican un apoyo “proximal” y “asimétrico” principal y contra una resistencia (inercia angular del segmento) que oscila alre­dedor del eje de la cadera (equivalencia de una resistencia guiada). Además, la amplitud del movimiento es reducida.

La tabla 8 presenta una selección de ejercicios de la cadera que van del más específico al menos específico.


Tabla 8. Criterios específicos del trabajo del segmento libre durante la fase aérea y selección de ejercicios específicos.

 


Tabla 9. Ejemplo de selección para una sesión de musculación específica de la carrera a toda velocidad.

La principal restricción es la inercia angular del miem­bro inferior, el peso del segmento que desempeña un papel acelerador de este movimiento.

4. LA MUSCULACIÓN ESPECÍFICA: SÍNTESIS

En resumidas cuentas, este enfoque analítico de la mus­culación específica debe situarse en el contexto funcional global de la carrera.

El conjunto de las funciones, descritas en la introduc­ción, debe desarrollarse durante una sesión de musculación específica.

La sesión se compondrá de los ejercicios apropiados para desarrollar la calidad:

• de la propulsión durante el apoyo,

• del apoyo,

• del trabajo de los segmentos libres, con una atención particular relativa al papel de la pierna libre.

Se proponen ejemplos de selección de ejercicios para elaborar una sesión específica.

• Los ejercicios 1 y 2 corresponden a un trabajo de forta­lecimiento de la musculatura dorsolumbar bajo un modo de contracción alométrica, es decir incluyendo las variaciones aleatorias de las débiles amplitudes de la longitud de los músculos implicados.

• Los ejercicios 3-4-5-6-7 están destinados a trabajar específicamente la calidad del apoyo propulsor:

• los ejercicios 3-4-5 responden a las exigencias de los impulsos en el eje vertical;

• los ejercicios 6 y 7 permiten de trabaja los impulsos en el eje horizontal.

• El ejercicio 8 corresponde a un trabajo de regreso de la pierna libre en la polea.

Referencias

Cita en Rev Entren Deport

Christian Miller , Jacques Quièvre y Bruno Gajer (2012). Análisis Biomecánico de la Musculación Específica del Velocista. Rev Entren Deport. 26 (3).
https://g-se.com/analisis-biomecanico-de-la-musculacion-especifica-del-velocista-1544-sa-e57cfb27226b43

COMPARTIR