Antioxidantes

Este término acude a la función de varias moléculas que pueden prevenir o limitar las acciones de las especies reducidas de oxígeno (ROS), usualmente al remover sus electrones desapareados, convirtiéndolos entonces en moléculas mucho menos reactivas.

Las ROS incluyen los iones de oxígeno, los radicales libres y los peróxidos. Todos ellos son altamente inestables ya que reaccionan con otras moléculas captando (reduciéndose) o cediendo (oxidándose) sus electrones desapareados para estabilizarse, alterando de este modo la estructura y función de las moléculas con las que interaccionan, generando una reacción en cadena. Sin embargo, las ROS son totalmente necesarias para el correcto funcionamiento de nuestro organismo. El cuerpo las utiliza para multitud de operaciones, todas ellas de importancia para que se dé un correcto funcionamiento sistémico; por ejemplo, durante el proceso inmunológico fagocítico de bacterias, los neutrófilos o macrófagos utilizan la generación de radicales libres para su destrucción o, durante la generación de energía en forma de ATP para su utilización celular, localizada en cadena respiratoria mitocondrial, se generan multitud de radicales libres; éste es uno de los motivos de porque se menciona que el ejercicio físico es un factor oxidante para todos nosotros. De esta forma queda claro, que para que nuestro organismo funcione correctamente, se necesita un correcto equilibrio entre producción y eliminación de ROS.

Nuestro cuerpo tiene varios mecanismos para afrontar estas moléculas reactivas, estos se clasifican en dos grupos, los de tipo primario o preventivo y los de tipo secundario o rompedor de la cadena reactiva iniciada. Dentro de estas dos categorías se pueden diferenciar por su naturaleza enzimática y no enzimática. En la siguiente tabla se muestra esa clasificación y las moléculas que llevan a cabo la función antioxidante.

Tabla 1: Tipos de mecanismos antioxidantes (Extraído de Gil, A. 2010)

Dentro de la riqueza de nuestro organismo en cuanto a los sistemas antioxidantes, se puede observar en las categorías no enzimáticas, la presencia de vitaminas C, E y carotenoides. Estas substancias son ingeridas frecuentemente de manera exógena a causa del consumo de diferentes alimentos o suplementos. Estos últimos, muchas veces utilizados por los deportistas con fines ergogénicos o de salud, administran grandes cantidades de estas vitaminas, superando en algunos casos de forma muy notable, las ingestas diarias recomendadas. Si no se tiene un correcto control sobre este aspecto, puede derivar hacia consecuencias negativas sobre el rendimiento y la salud. Sobre este y más temas relacionados se ha hablado en esta interesante entrada de blog: http://g-se.com/es/org/f-ahumada-entrenamiento-o/blog/vitaminas-conoce-los-beneficios-y-riesgos-de-suplementar-con-multivitaminicos

Lic. David Masferrer Llana

Capacitaciones Relacionadas

Curso de Fisiología del Ejercicio Aplicada

Capacitaciones de Nuestra Institución

Curso de Preparación Física Integral en Ciclismo de Ruta y Mountain Bike

Webinar de Bebidas Deportivas, Energéticas y con Otros Componentes (Proteínas y Aminoácidos): Revisión Histórica, Fundamentos y Aplicaciones para el Deportista y el Entrenador de Campo

Webinar de la Fisiología del Ciclismo: Análisis de las Diferentes Especialidades del Ciclismo y de Ciclistas de Diferente Nivel

Webinar de Periodización Inversa en la Natación Competitiva

Taller de Entrenamiento de la Fuerza en los Deportes de Resistencia: Fundamentos y Aplicaciones para el Deportista y el Entrenador de Campo

Referencias:

Bonet, B., Viana, M., Otero, P. (1999), “Estrés oxidativo y nutrientes antioxidante” en Hernández, M. y Sastre, A. Tratado de nutrición. Editorial Díaz de Santos. Madrid

Martínez, M. (2010), “Estrés oxidativo y mecanismos de defensa antioxidante” en Gil, A. Tratado de nutrición. Editorial Panamericana. Madrid


COMPARTIR