Comparación fisiológica entre no-atletas, y atletas de resistencia, de potencia y de deportes de equipos

Comparación fisiológica entre no-atletas, y atletas de resistencia, de potencia y de deportes de equipos

El Principio de Asignación, entre el rendimiento de potencia y de resistencia en los atletas, indica que los atletas de resistencia son improbables d tener mucho éxito en los eventos de potencia y viceversa. Sin embargo, tales correlaciones negativas entre el rendimiento de potencia y de resistencia son bastante pobres en los atletas de decatlón, implicando tanto atletas que rinden bien en resistencia como en eventos de potencia en el decatlón. El apoyo adicional a la noción de que la potencia y la resistencia pueden ir juntas proviene de atletas que se destacan tanto en carreras de velocidad como en carreras de larga distancia. Finalmente, el consumo máximo de oxígeno (VO2máx) de los atletas de resistencia no es afectado negativamente por el ejercicio de fuerza adicional, y el rendimiento de resistencia incluso puede mejorar. De hecho, el entrenamiento de la resistencia y la potencia también pueden aumentar el volumen sistólico y el VO2máx. Es más, se ha observado previamente que no hay ninguna diferencia significativa en la función ventilatoria de atletas destacados de potencia y resistencia. Mientras que el entrenamiento de la resistencia y el entrenamiento con pesas son considerados de producir adaptaciones fisiológicas diferentes, estas observaciones indican que no hay ninguna dicotomía estricta entre los atletas de potencia y de resistencia.

Tomas Venckunas, de la Lithuanian Sports University (Lituania), recientemente llevó a cabo un estudio cuyo objetivo fue caracterizar las adaptaciones fisiológicas en atletas de potencia, de resistencia y de deportes de equipo. Los autores suponen que los atletas de resistencia tienen una menor potencia muscular que los atletas de potencia y de equipo debido a sus músculos más débiles y más lentos, mientras su resistencia superior es atribuible a un volumen sistólico más grande, masa del tren inferior y capacidad oxidativa muscular superior. En base al supuesto Principio de Asignación, entre el rendimiento de potencia y de resistencia, los autores esperan que la superposición del entrenamiento de la fuerza regular a un programa de resistencia o viceversa, reducirá el rendimiento en los eventos de potencia a expensas de la resistencia y viceversa.

Atletas de resistencia (n = 87; corredores de distancia, ciclistas de ruta, remeros, esquiadores), de potencia (n = 77; velocistas, lanzadores, atletas de combate, físicoculturistas), deportes de equipo (n = 64; baloncesto, fútbol, voleibol) y no-atletas (n = 223) realizaron un test de salto con contramovimiento y un test de carrera incremental, para estimar su máxima potencia anaeróbica y su potencia aeróbica (VO2máx), respectivamente. Se usaron dinamometría y ecocardiografía de modo M, para medir la fuerza muscular y el volumen sistólico. El VO2máx (Lmin-1) fue más grande en los atletas de resistencia y atletas de equipo que en atletas de potencia y no-atletas (p <0.05). Los atletas tenían un volumen sistólico más grande, masa ventricular izquierda y espesor de la pared ventricular izquierda que los no-atletas (p <0.02), pero no hubo ninguna diferencia significativa entre los grupos de atletas. La mayor potencia anaeróbica en los atletas de potencia y de equipo que en atletas de resistencia y no-atletas (p <0.001) fue asociada con una fuerza más grande (p <0.001), pero no con las propiedades contráctiles más rápidas. Los atletas de resistencia (20.6%) tenía una relación superior de potencia (p <0.05) aeróbica:anaeróbica que los controles y los atletas de potencia y atletas de equipo (14.0–15.3%). El mayor pulso de oxígeno, sin diferencias significativas en el volumen sistólico, en los atletas de resistencia que los atletas de potencia, indican una extracción de oxígeno mayor durante el ejercicio.

Los atletas de potencia tenían músculos más fuertes, pero no más rápidos, que los atletas de resistencia. El VO2máx similar en los atletas de resistencia y atletas de equipo y la similar potencia de salto en los atletas de equipo y de potencia, indican que el entrenamiento concurrente necesariamente no daña el rendimiento de potencia o de resistencia.

Perspectiva

La potencia anaeróbica más alta (salto) en los atletas de potencia que en otros atletas es principalmente atribuible a su fuerza muscular más grande y no a las propiedades contráctiles más rápidas. Los atletas de resistencia tenían un VO2máx más grande que los atletas de potencia. Las adaptaciones estructurales en términos o del grosor de la pared ventricular izquierda, masa del ventrículo izquierdo y volumen sistólico son similares en todos los grupos atléticos. Es interesante notar que el VO2máx (L∙min-1) de los atletas de equipo fue similar al de los atletas de resistencia, y su potencia (W) era similar a la de los atletas de potencia, haciendo pensar en que el entrenamiento combinado provoca beneficios de ambas modalidades de ejercicio. Esto indica que agregando componentes de entrenamiento de la fuerza/potencia intensos y entrenamiento de la resistencia a los atletas de potencia y de resistencia que no lo hacen, en contraste, a lo que es esperable por el principio de asignación, disminuya su resistencia y su rendimiento de potencia, respectivamente (Boullosa y cols. 2013). Esto corresponde con las observaciones previas en el músculo animal de que la supuesta interacción entre el tamaño de la fibra muscular y la capacidad oxidativa pueda romperse (Omairi y cols. 2016), y que la hipertrofia muscular con una mantenida capacidad oxidativa muscular es acompañada con una mayor resistencia a la fatiga (Ballak y cols. 2016).

SHARE