Daño muscular y respuestas metabólicas a sprints repetidos con y sin desaceleración.

Daño muscular y respuestas metabólicas a sprints repetidos con y sin desaceleración.
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

Los deportes de equipo a menudo requieren que los atletas corran repetidamente a intensidades máximas durante períodos cortos (<10 segundos), intercalados con breves períodos de recuperación (<60 segundos) (Bishop 2004, Spenser 2005). Por lo tanto, la capacidad de recuperarse y reproducir un rendimiento en los sprints posteriores es un requisito importante de la aptitud física de los atletas que participan en deportes de equipo y se ha denominado 'capacidad de sprint repetido (RSA)' (Girard 2011). La capacidad de sprint repetido también se ha implicado como una característica clave de los jugadores de élite en muchos deportes de equipo, incluido el fútbol australiano, el hockey sobre césped y la liga de rugby. Por lo tanto, el entrenamiento de velocidad específico destinado a mejorar el RSA es un elemento importante de la preparación del jugador y del equipo para el éxito en muchos deportes de equipo.

A pesar de la importancia de incluir el entrenamiento de sprints repetidos en el programa de entrenamiento de los atletas de deportes de equipo, es imperativo que el entrenamiento de sprints repetidos no provoque un estrés excesivo en la función muscular que pueda impedir el entrenamiento posterior y/o el rendimiento competitivo. Por ejemplo, Howatson y cols. (Howatson 2009) demostraron que las carreras de sprint repetidos (15x30 m sprints; 60 segundos de recuperación) con una desaceleración rápida deterioraban el rendimiento del ejercicio en los días posteriores al ejercicio y provocaban aumentos significativos en la concentración sérica de creatina quinasa y dolor muscular percibido en deportistas entrenados en deportes de equipo. Quizás la mayor preocupación para los atletas y los entrenadores es la influencia negativa del daño muscular sobre el rendimiento deportivo, por lo que comúnmente se observa una reducción inmediata y duradera de la fuerza y de la potencia muscular que puede persistir >72 horas (Byrne 2012, Howatson 2009, Twist 2005). Es posible que los entrenadores sean menos propensos a prescribir, y los jugadores menos propensos a participar en el entrenamiento de sprints repetidos durante la fase competitiva de una temporada de deportes de equipo debido al daño muscular agudo, dolor y/o fatiga resultante. Esto sugiere que existe una necesidad de explorar protocolos de entrenamiento de sprints repetidos que impongan un efecto menos severo sobre el daño muscular, el dolor y la fatiga, sin dejar de producir un efecto de entrenamiento positivo.

Está bien establecido que el ejercicio excéntrico induce daño muscular, incluidos requerimientos de contracción excéntrica asociados con la desaceleración durante la carrera de velocidad repetida (Howatson 2009, Thompson 1999). De hecho, Twist y cols. (2005), informaron que el sprint repetido redujo la capacidad de la musculatura de la parte inferior del cuerpo para generar potencia y perjudicó el rendimiento de carrera intermitente de sprint a muy corto plazo (≈2 segundos) durante al menos 3 días, lo que desde entonces ha sido respaldado por otros datos que demuestran un daño muscular significativo inducido por el ejercicio después de un ejercicio de un sprint repetido (Keane 2015, Thompson 1999). Sin embargo, hasta donde se sabe, ningún estudio previo ha intentado examinar si el daño muscular inducido por el ejercicio (EIMD) se puede reducir eliminando la desaceleración después de los esfuerzos máximos de sprint durante la carrera de sprint repetido porque la desaceleración incluye un componente excéntrico significativo. Por lo tanto, recientemente Phillip M. Bellinger de la Griffith University (Australia), llevó a cabo un estudio al respecto cuyo objetivo fue determinar si el sprint repetido con desaceleración agrava los marcadores de daño muscular o retrasa la recuperación del rendimiento en comparación con el sprint repetido sin desaceleración.

Catorce sujetos masculinos de deportes de equipo realizaron 2 sesiones de prueba ordenadas al azar en una cinta no motorizada con una sesión que requería que los sujetos desaceleraran (TMd) dentro de los 4 segundos antes de detenerse o inmediatamente pararse al costado de la cinta de correr al completar cada sprint (TMa). Se controlaron las velocidades máximas y medias, la disminución de la velocidad, las concentraciones de lactato en sangre y la absorción de oxígeno durante los protocolos de carrera de sprints repetidos. El rendimiento del salto vertical con contramovimiento (CMJ), el dolor muscular percibido, la flexibilidad para sentarse y estirar, la creatincinasa plasmática (CK), la lactato deshidrogenasa (LDH) y las concentraciones de mioglobina (Mb) se cuantificaron inmediatamente antes y después y a los 45 minutos, 24 y 48 horas después de los protocolos de carrera de sprints repetidos.

Aunque el daño muscular fue indicado por aumentos en la CK, LDH y Mb (p # 0.05) en ambos grupos, no hubo un efecto significativo de la condición (TMa vs TMd) en ninguna de las variables fisiológicas o de rendimiento medidas (p≤0.05).

El presente estudio indicó que la eliminación de la desaceleración en el sprint repetido en una cinta no motorizada no tiene ningún efecto sobre el metabolismo o el rendimiento durante o después del sprint repetido o marcadores de daño muscular.

APLICACIONES PRÁCTICAS

La desaceleración es un componente importante dentro de múltiples deportes de velocidad y se ha asociado con la capacidad de cambiar rápidamente de dirección, lo cual es importante para recuperar la pelota después de una pérdida de posesión y realizar maniobras de corte para evadir las entradas de los oponentes en deportes de equipo como el fútbol (Chaouachi 2012). Es evidente que existe una necesidad de investigar más a fondo si este componente de desaceleración se puede entrenarse o no y si este tipo de entrenamiento aumenta el daño muscular. Los hallazgos del presente estudio indican que la eliminación de la desaceleración en una cinta de correr no motorizada: (a) no mejora el rendimiento durante o después del sprint repetido; (b) no reduce la tasa de consumo de oxígeno durante el sprint repetido; o (c) no disminuye las respuestas al daño muscular después de un sprint repetido. Sin embargo, los atletas, entrenadores deportivos y entrenadores de la fuerza y del acondicionamiento deben ser conscientes del deterioro prolongado de las características de rendimiento específicas (hasta 48 horas) que pueden ser evidentes después de un protocolo de carreras de sprints repetidos de múltiples series y modificar las sesiones de entrenamiento posteriores de acuerdo con dicha información. Las investigaciones futuras deben considerar si el sprint repetido con desaceleración forzada en una cinta no motorizada conduce a una magnitud similar de daño muscular en comparación con el sprint repetido en el suelo con desaceleración forzada.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias