Demandas de oxígeno muscular del vasto lateral en sentadillas frontal y trasera

Demandas de oxígeno muscular del vasto lateral en sentadillas frontal y trasera

En el entrenamiento de la fuerza, las sentadillas se utilizan a menudo para fortalecer los músculos de las extremidades inferiores y los músculos del core. Hay dos formas comunes de sentadillas que usan una barra para la carga, la sentadilla trasera con barra atrás y la sentadilla frontal con la barra por delante. La técnica y la carga de cada sentadilla difieren notablemente. Sin embargo, las demandas energéticas sobre lo muscular entre las dos formas no se conoce bien.

Se ha demostrado que la sentadilla frontal produce fuerzas de corte de compresión más bajas pero similares en la articulación de la rodilla en comparación con la sentadilla trasera (Hanada 2000). Además, se demostró que las sentadillas frontales producen menos estrés lumbar que las sentadillas traseras. A partir de estos hallazgos, Gullett y cols. (2009) concluyeron que las sentadillas frontales pueden ser más adecuadas para las personas con desgarros del LCA y de meniscos y pueden promover una mejor salud para las articulaciones a largo plazo. Parte de la razón por la que la sentadilla frontal produce menos fuerza de compresión puede deberse a que se puede levantar menos peso en una sentadilla frontal en lugar de una sentadilla trasera. En su estudio, Gullett y cols., encontraron que la media de 1MR para una sentadilla frontal es aproximadamente 19 kg menos que una sentadilla trasera (Gullett 2009).

Sin embargo, Stuart y cols. (1996) observaron que a pesar de la diferencia en el peso levantado, la activación muscular general de varios músculos de las extremidades inferiores en las sentadillas frontales era igual a la de las sentadillas traseras. Yavuz y cols. (2015) también encontraron hallazgos similares a los de Stuart, pero observaron una actividad EMG ligeramente más alta en el vasto medial (VM) durante las sentadillas frontales. La mayor activación en el VM no se informó en (Gullett 2009) pero la diferencia puede deberse a la variación en las cargas entre los dos estudios 100% 1MR vs 70% 1MR.

Si bien parece que la activación muscular entre las sentadillas frontales y traseras es muy similar, las demandas de energía de cada forma de sentadillas son menos conocidas. Se han realizado varios intentos para medir las demandas de energía del ejercicio de fuerza a nivel de todo el cuerpo, incluida la acelerometría (Stec 2012), el consumo de oxígeno de todo el cuerpo (Jamurtas 2004), así como dentro de los músculos individuales utilizando espectroscopía de resonancia magnética (MRS) (Haseler 2019, McCully 1992, Ryan 2013) y espectroscopía de infrarrojo cercano (NIRS) (Cettolo 2007, Ryan 2013).

El uso de NIRS proporciona un método no invasivo para examinar la demanda energética de un músculo. Si bien el entrenamiento de de la fuerza depende en gran medida del sistema de fosfo-creatina (PCr) (Tesch 1986), existe un vínculo directo entre el agotamiento y la resíntesis de la reserva de PCr y la oxigenación muscular (SmO2) (Ryan 2013). Por ejemplo, McCully y cols. (1994) encontraron una buena relación en las mediciones simultáneas de PCr a través de MRS y la oxigenación muscular a través de NIRS durante el ejercicio tanto submáximo como máximo. Por lo tanto, las mediciones de la SmO2 durante una sesión de entrenamiento de la fuerza pueden proporcionar información valiosa sobre las demandas energéticas del músculo.

Las adaptaciones al entrenamiento de fuerza se basan en muchos factores, incluido el estiramiento mecánico y las demandas energéticas impuestas al músculo (Coffey 2007, Egan 2013). Comprender cómo los diferentes ejercicios pueden afectar estos factores puede ayudar a decidir qué ejercicio se debe realizar. Además, esta información puede ser útil para determinar cómo se deberían ajustar potencialmente los intervalos de descanso (de Salles 2009). Debido a que existe una relación positiva directa entre la masa muscular reclutada y el gasto energético del ejercicio (Farinatti 2016, Jamurtas 2004), se podría suponer que las sentadillas delanteras y traseras deberían producir una demanda de energía similar, sin embargo, esto sigue siendo desconocido. Por lo tanto, recientemente Patrick Davis de la Sam Houston State University (EEUU), llevó a cabo un estudio al respecto cuyo propósito fue investigar la diferencia en las demandas de energía del vasto lateral entre sentadillas delanteras y traseras utilizando espectroscopía de infrarrojo cercano (NIRS). Se planteó la hipótesis de que la demanda de energía de las sentadillas delanteras y traseras sería similar, medida por la saturación de oxígeno del músculo esquelético (SmO2). Esta información puede aclarar qué ejercicio puede provocar la mayor demanda de energía y ayudar a determinar los períodos de recuperación entre las series.

Once individuos entrenados en fuerza, (5 mujeres, 6 hombres) con una edad promedio de 23.7±1.4 años, completaron 3 series de 15 repeticiones al 70% de 1MR para sentadillas frontales y traseras. La saturación de oxígeno del músculo esquelético (SmO2) del vasto lateral se midió utilizando un dispositivo inalámbrico NIRS.

Como resultado, el ΔSmO2 no fue significativamente diferente entre las sentadillas traseras y delanteras, pero fue diferente entre las series 1-3 (44.76±3.24% vs 55.19±2.75% vs 56.30±2.,63%), efecto principal p ≤ 0.0001. La recuperación de la SmO2 fue significativamente diferente entre las sentadillas traseras (42.5±3.4 segundos) y las frontales (30.9±2.8 segundos), efecto principal p ≤0.05.

Como conclusión, se determinó que los hallazgos de este estudio sugieren que las demandas energéticas impuestas al vasto lateral durante las sentadillas frontales y traseras son similares con una recuperación más lenta de la energía en la sentadilla con barra atrás, y apoyan los hallazgos previos de que la activación muscular también es similar. Si bien la especificidad debe jugar un factor crítico en la selección de los ejercicios apropiados, las sentadillas frontales pueden estresar los músculos de manera similar a las sentadillas traseras a pesar de la carga reducida.

SHARE