Diseño de un Sistema de Observación en Tiempo Real para el Análisis de los Indicadores de Rendimiento en el Balonmano de Alto Nivel

Design of a Real-Time Monitoring System for the Analysis of Performance Indicators in High-Level Handball

Iván González García, Jorge Viaño Santasmarinas y Luis Casáis Martínez

Facultad de Ciencias de la Educación y del Deporte de Pontevedra. Universidad de Vigo.

Artículo publicado en el journal Revista de Entrenamiento Deportivo, Volumen 29, Número 4 del año .

Resumen

El objetivo del presente estudio ha sido diseñar un sistema de observación en tiempo real de los indicadores de rendimiento utilizados por los entrenadores de balonmano, categorizados en acciones individuales, situaciones de juego y aspectos espacio-temporales ofensivo y defensivo. Se utiliza el método Delphi con una muestra de entrenadores de balonmano de élite (n = 37). La fiabilidad del cuestionario se calculó mediante el coeficiente Alfa de Cronbach con un valor de .95 para el total de la escala. Se llevó a cabo un análisis descriptivo y un análisis no paramétrico mediante Chi-cuadrado de Pearson. Los resultados registrados muestran valores mayores en las situaciones de desigualdad numérica, el sistema de ataque y defensa del equipo rival, los desplazamientos del jugador sin balón, las pérdidas de balón sin oposición, y las recuperaciones de balón con oposición (p < .05).

Palabras clave: Balonmano, sistema de observación, indicadores de rendimiento, método Delphi

Abstract

The aim of this study has been to design a real-time observation system of the performance indicators used by handball coaches, categorized by individual actions, game situations and space offensive and defensive aspects. Using the Delphi method with a sample of elite handball coaches (n = 37). The reliability of the questionnaire was calculated by Cronbach's Alpha coefficient with a value of 0.95 for the total of the scale. A descriptive analysis and a non-parametric analysis using Pearson's chi-squared test were conducted. The results show a greater valuation of the register of situations of numerical inequality, the system of attack and defense of the opposing team, the movements of the player without the ball, ball losses without opposition, and ball recovery with opposition (p < .05).

Keywords: Handball, system of observation, performance indicators, Delphi method

INTRODUCCIÓN

La información recogida a partir del análisis del comportamiento de los jugadores en contextos naturales como la competición, es actualmente considerada una de las variables que más afecta al aprendizaje y a la eficacia de la acción deportiva (Franks y McGarry, 1996; Hughes, 2008; Hughes y Franks, 1997, 2005; Hughes y Bartlett, 2002; McGarry, Anderson, Wallace, Hughes y Franks, 2002; McGarry, O'Donoghue y Sampaio, 2013). Los analistas y entrenadores utilizan los denominados indicadores de rendimiento para comparar el rendimiento de sus jugadores o equipos con el resto (Carling, Williams y Reilly, 2005). El término indicador de rendimiento no es aplicable a cualquier variable sino sólo a aquellas que se han constatado como medidas válidas de un aspecto importante del rendimiento y que, a su vez, poseen un procedimiento de medición objetivo, una escala de medida conocida y una interpretación adecuada (O´Donoghue, 2010). Los investigadores se han centrado en la observación de indicadores generales del partido, indicadores tácticos e indicadores técnicos. Dichos indicadores pueden ser categorizados como indicadores de resultado (scoring indicators), como los goles, victorias, errores, relación entre victorias y errores, y entre goles y lanzamientos; e indicadores de la calidad del rendimiento (indicators of the quality of the performance) como las pérdidas, los pases y los lanzamientos por posesión (Hughes y Bartlett, 2002).

Investigaciones previas han analizado los datos cuantitativos recogidos después de la competición para el estudio de los indicadores del rendimiento y las variables situacionales (Belcic y Sporis, 2012; Foretić, Rogulj y Trinić, 2010; Gruič, Vuleta y Milanovič, 2006; Ohnjec, Vuleta, Milanović y Gruič, 2008; Rogulj, 2000). Otros estudios han centrado su objetivo en definir las características de los equipos ganadores y perdedores en función de las estadísticas de juego oficiales de los partidos (Foretić et al., 2010; García, Ibáñez, Feu, Cañadas y Parejo, 2008; Rogulj, Vuleta, Milanović, Čavala, y Foretić, 2011; Sáez, Roldán, y Feu, 2009; Volossovitch y Gonҫalves, 2003), a partir de información como el número de lanzamientos, goles, paradas del portero, interceptaciones, exclusiones, blocajes, número de ataques o número de contraataques, entre otros (Czerwinski, 1998; Gruič et al., 2006; Sevim y Bilge, 2007). Sin embargo, también existe la posibilidad de registrar indicadores de rendimiento durante el transcurso de un partido con la ventaja de aumentar el conocimiento del juego y disponer de esta información inmediatamente para que el entrenador pueda aumentar la eficacia de sus intervenciones.

Los entrenadores, como expertos en el juego, deberían ser consultados sobre cuáles son las acciones y situaciones más útiles e influyentes en el rendimiento de los jugadores y del equipo para diseñar una estructura lógica de análisis del juego. De esta forma, el entrenador analizará las acciones más relevantes del partido basando sus decisiones en datos lo más objetivos posible (Hughes, 2004). El análisis del juego en el balonmano a través de indicadores de rendimiento mediante instrumentos de observación fiables es un campo de investigación cada vez más extendido (Blanco, Ibáñez, Antúnez y Hernández-Mendo, 2015; Morillo y Hernández-Mendo, 2015; Sousa, Prudente, Sequeira y Hernandez-Mendo, 2014; Sousa, Prudente, Sequeira, López y Hernández-Mendo, 2015).

El objetivo del estudio ha sido validar los indicadores de rendimiento que deben ser analizados y registrados mediante un sistema de observación durante un partido de balonmano de alto nivel. Para ello se ha contado con el compromiso de participación, previamente informado y con consentimiento, de un panel de expertos entrenadores de balonmano de élite en España, en un proceso metodológico denominado método Delphi. Su misión fue llegar a un consenso en la definición y selección de los indicadores de rendimiento que deberían formar parte del sistema de observación.

MÉTODO

Diseño

Se empleó una metodología cualitativa a través de un proceso inductivo. Esta metodología se basa en el análisis cualitativo de la información recogida mediante entrevistas abiertas con un grupo de entrenadores de balonmano en relación a los indicadores de rendimiento que consideran relevantes en el análisis durante un partido. Se utilizó el Análisis de Contenido como técnica de recogida de información para la identificación de los ítems que compondrían el cuestionario. Esta técnica es útil para captar, describir y comprender modelos teóricos, pues permite sistematizar el análisis de múltiples tipos de fuentes de información (Andreu, 2001). Este tipo de análisis se inicia para realizar una primera lectura de todos los indicadores llevada a cabo por el grupo de expertos. Se lleva a cabo la técnica de jueces expertos para alcanzar niveles óptimos de validez de contenido. Se solicitó que valorasen la escala de medida, los ítems, y una valoración global del cuestionario (Wiersma, 2001). Se utilizó el método Delphi invitando a un grupo de expertos a proporcionar opiniones sobre un tema para llegar a un consenso a través de una serie de etapas o rondas (Okoli y Pawlowski, 2004; Schmidt, 1997). Dicho método se caracteriza por seguir una técnica sistemática, eficaz y comprensiva para la administración de un proceso de comunicación grupal (Bulger y Housner, 2007; Skulmoski, Hartman y Krahn, 2007). El método Delphi es más eficaz que una sola entrevista o cuestionario, ya que el desarrollo logra un consenso del panel de expertos, lo que proporciona una mayor profundidad y un análisis de los objetivos de la investigación (Cupples y O’Connor, 2011). Ha sido utilizado en estudios con entrenadores de diferentes disciplinas, como por ejemplo en fútbol  (Xing y Zhu, 2008), rugby (Cupples y O’Connor, 2011), volleybal (Ma Shu-quing y Ma Xiu-jie, 2011), y natación (Davis, 1993).

Participantes

El grupo de expertos fue constituido por 43 entrenadores de balonmano que accedieron a participar en el estudio, sin embargo, la muestra en la ronda final del cuestionario se redujo y el panel de expertos lo constituyeron finalmente 37 entrenadores con una media de 17 años de experiencia (DE ± 8.6). Como criterio de participación se incluyó como mínimo un año de experiencia como entrenador en 1ª División Estatal. Entre ellos, el 43,2% (16/37) había entrenado en Liga ASOBAL, el 16,2% (6/37) había entrenado en División de Honor Plata, y el 40,5% (15/37) había entrenado en 1ª División Estatal. El tamaño de la muestra se ajusta al método Delphi: un grupo de expertos de calidad más que una muestra representativa con fines estadísticos (Powell, 2002).

Instrumento

Se elaboró un cuestionario estructurado según las siguientes partes: (i) introducción con los objetivos del estudio, la metodología, la fase del procedimiento y las instrucciones de cumplimentación; (ii) datos sociodemográficos de los participantes o panel de expertos; (iii) preguntas cerradas categorizadas según escala Likert de 5 puntos para valorar el grado de importancia de cada indicador de rendimiento en cada una de las fases del método Delphi: 1 = Nada Importante (NI); 2 = Poco Importante (PI); 3 = Algo Importante (AI); 4 = Bastante Importante (BI); 5 = Muy Importante (MI); (iv) preguntas abiertas, sólo en la primera ronda, en las que el panel de expertos podía sugerir la inclusión de indicadores de rendimiento no contemplados en el cuestionario pero que podían ser relevantes para incrementar la riqueza de los datos recogidos.

Procedimiento

Fase preliminar

La fase preliminar, previo al inicio de las rondas del método Delphi, tuvo como objetivo el diseño y validación de una versión inicial del cuestionario que incluyese aquellos indicadores de rendimiento relevantes en un sistema de observación en tiempo real para el balonmano y que posteriormente fuese revisado en las siguientes rondas (Figura 1), por un grupo de expertos en investigación, profesionales y panel de expertos seleccionado (entrenadores de élite). El grupo director, formado por tres doctores en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte especialistas en la enseñanza universitaria de deportes de equipo, fue el encargado de realizar esta versión inicial a partir de un exhaustivo análisis de contenido de las fuentes bibliográficas objeto de estudio; también se realizó la observación de tres partidos de la Liga ASOBAL de la temporada 2011/12 utilizando borradores del sistema de observación. Todos los participantes en el estudio dieron su consentimiento para colaborar en la investigación.

Primera Ronda

El objetivo de esta ronda fue el diseño de la versión del cuestionario para utilizar en las siguientes rondas. Para ello, un grupo de expertos en investigación y profesionales revisó el contenido de la versión inicial, los indicadores de rendimiento incluidos, la metodología que permitiese la importancia de cada ítem en las futuras respuestas del panel de expertos, así como la comprensión de las preguntas. El grupo director utilizó la información recibida para elaborar dicha versión del cuestionario tomando la decisión de incluir una pregunta abierta al final de cada categoría de indicadores para que el panel de expertos pudiese incluir algún otro indicador.

Segunda Ronda

La segunda ronda, de carácter exploratorio, tuvo como objetivo mejorar la primera versión del sistema a partir de las respuestas iniciales del panel de expertos. Para ello se les facilitó al panel el acceso online al cuestionario durante un período de cuatro semanas. Posteriormente se realizó un análisis descriptivo indicando el grado de importancia con el que mayoritariamente fue calificado cada indicador de rendimiento. Los indicadores se ordenaron de mayor a menor grado y se analizaron cualitativamente las preguntas abiertas, alguna de las cuales sugerían la inclusión de indicadores adicionales. El grupo director incorporó esta información al cuestionario para que, en la tercera ronda, el panel de expertos conociese los resultados de la segunda ronda y pudiese emitir un segundo juicio de valor sobre los mismos indicadores.

Tercera Ronda

En la tercera ronda se solicitó por segunda vez al panel de expertos la valoración de cada uno de los indicadores en un período de cuatro semanas. Como medio de clarificar los resultados, los indicadores fueron divididos en acciones individuales ofensivas, situaciones de juego ofensivas, situaciones espacio-temporales ofensivas, acciones individuales defensivas, situaciones de juego defensivas, situaciones espacio-temporales defensivas, acciones en función del portero y acciones en función del lanzador. Los entrenadores fueron informados que esta podría ser la ronda final en el proceso de elaboración del sistema de observación definitivo. Se dio por finalizada la participación del panel de expertos cuando el número de indicadores propuesto entre rondas no varió significativamente y además se producía un consenso elevado en la valoración de cada indicador de rendimiento entre la segunda y tercera ronda.


Figura 1. Procedimiento de comunicación seguido durante el Método Delphi.

Análisis de los datos

Mediante el análisis de la consistencia interna se analizó la fiabilidad de los indicadores de rendimiento propuestos por el panel de expertos utilizando el modelo Alfa de Cronbach (Cronbach, 1951). Así mismo, se realizó un análisis descriptivo de los ítems, un análisis de varianza y un análisis de correlación intra-clase.

Se analizaron descriptivamente los datos mediante el cálculo de frecuencias, media y desviación estándar; además de un análisis no paramétrico mediante la prueba de Chi-cuadrado de Pearson (p < .05), utilizando el programa estadístico SPSS (Social Program for Statistical Sciences) para Windows.

Los criterios de calidad seguidos para interpretar la existencia de consenso en el panel de expertos sobre la importancia de cada indicador de rendimiento han sido los siguientes:

  1. En los ítems con diferencias estadísticamente significativas (p < .05), se asume que al menos uno de los valores o grados de importancia del indicador fue significativamente más votado que el resto por el panel de expertos.
  2. Se estableció un valor mayor del 65% de votación en el sumatorio de ambos valores más positivos (MI y BI) para considerar el indicador como válido (Prudente, Garganta y Anguera, 2004). 
  3. Por último, el análisis descriptivo de los resultados permitió identificar el/los valor/es o grado/s de importancia sobre los que existió dicho consenso.

Resultados

Para la valoración de la calidad del dato se realizó un análisis de fiabilidad del cuestionario, utilizando el coeficiente Alfa de Cronbach con un valor de .95 para el total de la escala (véase Tabla 1). Según George y Mallery (1995) un alpha de .09, indica que el instrumento de medición es excelente.

Tabla 1. Número de indicadores y coeficiente de fiabilidad de la escala.

En la Tabla 2 aparecen recogidos los estadísticos para el promedio de medias de los ítems, el mínimo y el máximo. Del mismo modo se muestra la varianza, covarianza y correlación de los ítems que forman cada una de las macro-categorías analizadas. Los valores del coeficiente de correlación intra-clase (véase Tabla 3) muestran que los ítems consensuados por el panel de expertos obtienen un alto de nivel de fiabilidad.

Tabla 2. Estadísticos de los ítems del cuestionario.

Tabla 3. Análisis de la varianza y coeficientes de correlación intra-clase.

Los resultados se han ordenado por categorías e indicadores de rendimiento de mayor a menor consenso y grado de importancia en función de las respuestas del panel de expertos en la última ronda del método Delphi. Dentro de cada categoría del sistema los indicadores se han agrupado, en primer lugar, en función de la prueba Chi-cuadrado, diferenciando los indicadores en donde se hallaron diferencias estadísticamente significativas (p < .05). En segundo lugar, en función del valor de la escala de Likert más puntuado de los cinco posibles (MI, BI, etc…). A continuación, también se ordenaron decrecientemente para cada valor de la escala según el porcentaje de expertos que lo habían calificado. No obstante, se han incluido los indicadores en donde no se han descrito diferencias significativas pero cuya valoración, en algunos casos, es mayor del 65% realizando el sumatorio de los dos valores más positivos (BI y MI). Se indica con «…» cuando no se cumple  dicho criterio (< 65%).

Acciones individuales

Ofensivas

Se obtuvieron valores significativos en 13 de los 16 ítems (p < .05) relacionados con las acciones ofensivas individuales que los entrenadores valoraron según el grado de importancia (véase Tabla 4). Destacan en un primer nivel los ítems valorados como MI, como los desplazamientos del jugador sin balón y las pérdidas de balón sin oposición. La valoración de los ítems superar a un oponente directo y exclusión de un jugador rival se encuentran valorados con un porcentaje inferior a un 50%. En un segundo nivel, los ítems valorados como BI con valores entre 59,5 y 35,1% (pérdida de balón con oposición, falta reglamentaria, lanzamiento ejecutado con oposición, asistencia sin gol, desplazamiento del jugador con balón y amonestación de un jugador rival). Si se unen ambos porcentajes de la escala (grado 4 y 5) en la valoración de cada ítem, se obtienen valores en las respuestas entre 89,2 y 67,5%, exceptuando la amonestación, ya que tiene una tendencia hacia valores con menor importancia. En un tercer nivel se encuentran los ítems valorados como AI (blocaje recibido, golpe franco ejecutado, falta técnica). El consenso en los porcentajes de valoración del golpe franco tendió hacia una menor importancia. Finalmente, debido a la gran variabilidad en las respuestas, no se obtuvo relaciones significativas en cuanto a la asistencia con gol, lanzamiento ejecutado sin oposición y siete metros recibido.

Tabla 4. Análisis descriptivo de la valoración de las acciones ofensivas individuales (%).

*p < .05; …< 65%; ᵃ Falta en ataque, juego pasivo; ᵇ Pasos, dobles, invasión de área.

Defensivas

A nivel defensivo (véase Tabla 5), excepto la recuperación de balón sin oposición, todos los ítems obtuvieron un valor estadísticamente significativo (p < .05). La recuperación de balón con oposición fue el indicador más valorado. Los indicadores valorados BI fueron siete metros realizado, lanzamiento con oposición de un jugador rival, jugador rival que realiza el lanzamiento, lanzamiento sin oposición de un jugador rival, superado por un atacante que no finaliza en gol, blocaje realizado, superado por un atacante que finaliza en gol, falta reglamentaria del rival, golpe franco realizado, exclusión recibida y recuperación de balón sin oposición. La falta técnica y la amonestación recibida fueron valoradas como AI.

Tabla 5. Análisis descriptivo de la valoración de las acciones defensivas individuales (%).

*p < .05; …< 65%; ᵃ Faltas en ataque, avisos de juego pasivo; ᵇ Pasos, dobles, invasión de área.

Situaciones de juego

Ofensivas

En relación a las situaciones de juego ofensivas (véase Tabla 6) todos los ítems fueron significativos en la prueba estadística. Los entrenadores valoraron como MI la situación de superioridad o inferioridad numérica y el sistema de defensa del equipo rival y,seguidamente, las situaciones de contraataque y el sistema de ataque utilizado. La situación de contra-gol o saque rápido tras recibir gol, situación de doble pivote y cambio de jugadores fueron valorados en su mayoría como BI. En un grado menor de importancia se encuentra valorado el aviso de juego pasivo.

Tabla 6. Análisis descriptivo de la valoración de las situaciones de juego y aspectos espacio-temporales ofensivos (%).

*p < .05; …< 65%

Defensivas

Respecto a las situaciones de juego defensivas (véase Tabla 7), los entrenadores valoraron como MI el sistema de defensa utilizado, el sistema de ataque del equipo rival, la situación de superioridad o inferioridad numérica, el balance defensivo, la situación de contra-gol y el cambio de jugadores. El aviso de juego pasivo es valorado como BI, aunque con tendencia hacia un menor grado de importancia. A pesar de no obtener un resultado significativo, la situación de doble pivote fue considerada como MI por la mayoría de los entrenadores.

Tabla 7. Análisis descriptivo de la valoración de las situaciones de juego y aspectos espacio-temporales defensivos (%).

*p < .05; …< 65%

Aspectos espacio-temporales

Ofensivos

En el análisis de las aspectos espacio-temporales de juego (véase Tabla 6), la zona de finalización y la zona de inicio del ataque se encuentran valorados en su mayoría como MI, aunque la zona de inicio no logra obtener un consenso mayoritario en los porcentajes. El tiempo de duración del ataque fue valorado en su mayoría como AI. No obtuvieron valores estadísticamente significativos el registro del tiempo muerto.

Defensivos

En cuanto a los resultados de los aspectos espacio-temporales de juego defensivo (véase Tabla 7) destaca la zona de finalización y la zona de inicio del ataque rival como MI, y el tiempo de duración de la defensa, valorado como BI. Con menos valoración se encuentra el registro del tiempo muerto del equipo rival.

Aspectos del portero relacionados con el lanzador y el lanzamiento

En cuanto a las acciones en función del portero (véase Tabla 8), todos los indicadores obtuvieron valores significativos excepto la colaboración de la defensa con el portero, aunque obtuvo una valoración mayoritariamente MI. La localización del lanzamiento fue valorado como MI. Como BI fue valorado la zona de paso del balón tomando como referencia el cuerpo del portero, la colocación del portero respecto a la portería, aunque este indicador con tendencia a una menor importancia, y el resultado del lanzamiento. Contabilizando los porcentajes de la escala 4 y 5 de cada uno de los ítems de la tabla, las valoraciones se encuentran entre 56,7 y 70,2%.

Con respecto a las acciones en función del lanzador que los entrenadores valoraron como MI se encuentra el tipo de ángulo del lanzamiento, sea ángulo corto o largo. El resto de los indicadores fueron valorados BI: la trayectoria del balón, el número de pasos realizados por el lanzador previo al lanzamiento, la lateralidad del lanzador, la trayectoria previa del lanzador, el tipo de lanzamiento, ya sea en apoyo, salto o suspensión, y si el lanzamiento es con o sin defensor en línea de tiro. Contabilizando los porcentajes de la escala 4 y 5 de cada uno de los ítems de la tabla, las valoraciones se encuentran entre 64,9 y 72,9%.

Tabla 8. Análisis descriptivo de la valoración de los aspectos relacionados con el portero: propios del portero y del lanzador-lanzamiento (%).

*p < .05

Finalmente, el número total de indicadores de rendimiento (véase Tabla 9) que forman parte del sistema de observación son 67 indicadores (29 ofensivos, 26 defensivos y 12 del portero). Si sólo fuesen incluidos los MI quedarían reducidos a 26 (11 ofensivos, 12 defensivos, y 3 relacionados con el portero).

Tabla 9. Número indicadores de rendimiento que forman parte del sistema de observación final.

**NS: No significativo p > .05

DISCUSIÓN

En investigaciones similares al presente estudio (Gutiérrez, Saavedra y Fernández, 2012; Prudente et al., 2004), los resultados presentados suscriben una misma línea mediante la alta importancia de algunos indicadores de rendimiento ofensivos, como la organización defensiva del adversario y la relación numérica ataque/defensa. Gutiérrez et al. (2012), proponían un sistema de observación para visionado de video post-partido; y Prudente et al. (2004), no definieron el contexto concreto de uso del sistema de observación que validaba, además de basarse principalmente en variables tácticas. Otros estudios como el de Blanco et al. (2015), validan los indicadores de rendimiento ofrecidos por las estadísticas oficiales de la liga Asobal, afirmando que son fiables para la realización de trabajos de investigación.

Acciones individuales

Se han propuesto un total de 30 indicadores repartidos entre ataque y defensa valorados como MI, BI y AI, resultados que evidencian la gran importancia asignada por el panel de expertos a esta categoría de acciones. La literatura previa ha mostrado resultados en esta línea pero sólo se analizaban las acciones ofensivas, mostrando que el 99% de los expertos las valoraban muy positivamente (Gutiérrez et al., 2012). Estudios previos han demostrado que muchas de las acciones individuales ofensivas ocurridas durante un partido de balonmano tienen incidencia en el resultado del mismo (Gruič et al., 2006; Gutiérrez y Férez, 2009; Rogulj, 2000). La relación numérica de indicadores ataque-defensa ha sido muy equilibrada (16/14, respectivamente), pero en los valorados concretamente como MI la relación fue de cuatro a uno a favor del ataque.

En el análisis del juego individual de ataque, el consenso del panel de expertos es prácticamente unánime sobre la gran importancia de dos tipos de acciones: el juego sin balón de los atacantes (desplazamientos de los jugadores sin balón: MI = 83,9%) y las pérdidas de balón no forzadas del jugador con balón (pérdidas de balón sin oposición: MI = 70,3%). Dos aspectos que se pueden considerar bajo un control mayor del jugador y del equipo que otro tipo de acciones con mayor influencia en el adversario, teniendo siempre presente el contexto abierto y variable en el que se desarrolla el balonmano (García, 2000; Villarón e Izquierdo, 2008). Por ejemplo, Blanco et al. (2015), analizan como indicadores de rendimiento en ataque el saque de inicio, pérdida, o los lanzamientos.

Situaciones de juego

El sistema de juego defensivo y las situaciones de desigualdad numéricas son las más valoradas, resultados similares a los estudios de Gutiérrez et al. (2012), y Prudente et al. (2004). En cuanto a los sistemas defensivos, según Debanne, Fontayne y Gilbert (2009), el entrenador modifica su actuación según el resultado, el tiempo restante o los jugadores que están llevando a cabo dicho sistema. Por tanto, es importante tener en cuenta el registro de este aspecto del juego ya que el uso de diferentes sistemas de juego defensivos puede influir en el resultado de un partido (Gutiérrez y Férez, 2009; Skarbalius, Strielciunas y Purvys, 2004). El sistema de ataque presentado por el equipo rival es un aspecto muy valorado en situación defensiva. Sin embargo, de acuerdo con Rogulj, Srhoj  y Srhoj (2004), no es posible identificar ningún tipo de sistema ofensivo, organización o dirección espacial del ataque que pueda diferenciar equipos ganadores y perdedores en fase de ataque.

Otros indicadores que destacan son el contraataque de 1ª, 2ª o 3ª oleada (56,8-45,9%), y el balance defensivo. Existe un consenso elevado en considerar que las siguientes situaciones deben ser analizadas en ambas fases del juego: cambio de jugadores ataque-defensa, doble pivote y contra-gol (Gutiérrez et al., 2012; Prudente et al., 2004). La situación de aviso de juego pasivo a pesar de ser valorada como BI e inferior al criterio del 65%, es incluida en el estudio ya que no ha sido propuesta ni analizada en estudios previos sobre análisis del juego.

Aspectos espacio-temporales

En relación a los aspectos espaciales del juego, tanto la zona de finalización como de inicio del ataque han sido los dos únicos indicadores validados (MI) para su inclusión en el sistema de observación al igual que mostraron los estudios de Blanco et al. (2015), Gutiérrez et al. (2012), y Prudente et al. (2004). La razón es la gran importancia que para el balonmano de ataque tiene la lucha por los espacios y las zonas de finalización lo más cercanas y perpendiculares a portería.

Con respecto a los aspectos temporales, el indicador tiempo de duración del ataque y tiempo de duración de la defensa no cumplen criterios de calidad que validen su inclusión, opinión no compartida por otros estudios que sí lo incluyeron en el sistema de observación de partidos grabados (Prudente et al., 2004). Se han encontrado evidencias de una mayor eficacia en secuencias de ataque que duran entre 30 y 60 segundos, frente a secuencias menos eficaces con una duración de 20 segundos (Skarbalius et al., 2004). Al igual ocurre con el tiempo muerto de equipo, que fue valorado como muy adecuado en el estudio de Prudente et al. (2004). El mismo autor destacó el momento del partido en relación a la eficacia de las acciones realizadas y su interacción con el resultado final, aspecto que no fue tenido en cuenta en el presente estudio.

Aspectos del portero relacionados con el lanzador y el lanzamiento

La localización del lanzamiento y el tipo de ángulo del lanzamiento fueron los dos indicadores con mayor valoración, aunque no existió un consenso mayoritario (< 65%). La zona de paso del balón en relación al portero es un indicador que previamente no había sido valorado en un estudio de similares características. Sin embargo, estudios como el de Prudente et al. (2004), destacaron indicadores que no fueron contemplados en el presente estudio como la localización del atacante en el lanzamiento y la acción del portero; aunque sí hubo coincidencia respecto al tipo de lanzamiento, el resultado del lanzamiento y la colaboración entre portero y defensa. Blanco et al. (2015), también analizaron los indicadores de localización en la portería y la eficacia del portero.

Finalmente, el consenso al que se ha llegado por parte del panel de expertos (véase Tabla 10), excluiría a aquellos valorados como NI, PI y AI. Los panelistas no han atribuido a ningún indicador los dos valores más negativos (NI o PI). Este hecho puede ser un indicio de que la fase preliminar de análisis de contenido y estudio piloto con expertos fue realizada exhaustivamente y con coherencia respecto al objeto de estudio.

Tabla 10. Propuesta de indicadores de rendimiento validados.


Nota: Se presentan agrupados por el grado de importancia atribuido mayoritariamente (p < .05) y ordenados por correspondencia lógica de contenido entre ataque y defensa
** NS: No significativo p > .05; … < 65%

CONCLUSIONES

Las conclusiones sugieren que los indicadores de rendimiento consensuados por el panel de expertos son fiables y contribuyen a mejorar la recogida de información individual y colectica de un equipo durante la competición.  A través del registro de las acciones técnico-tácticas con mayor incidencia en el juego y las variables espaciales y temporales, el entrenador puede analizar la mejor forma de manejar las situaciones de partido, facilitando su anticipación en la toma de decisión. Los resultados tienen un valor añadido al aportar la visión de un panel relevante de expertos sobre qué indicadores de rendimiento y qué grado de importancia tiene cada uno en el análisis del partido en tiempo real. Entra las acciones más valoradas por los entrenadores se encuentran las pérdidas, las acciones de superado por oponente, las exclusiones y las recuperaciones. En cuanto a las situaciones de juego se encuentran el tipo de sistema ofensivo y defensivo, y las situaciones de desigualdad numérica. Sobre los aspectos espaciales con mayor importancia, la zona de inicio y finalización del ataque; y en relación al portero, la localización del lanzamiento fue el más valorado.
Según los resultados de la investigación los datos recogidos en tiempo real deberían centrarse en: (a) aquellas acciones que tienen influencia en los indicadores de rendimiento a nivel ofensivo y defensivo, (b) acciones fundamentalmente de finalización, y (c) asociar dichas acciones a un marco situacional, a un espacio y a un tiempo determinado.  Las aportaciones de este estudio serán de gran ayuda para la labor de los entrenadores en la sistematización de la observación y disponibilidad de datos que podrá usar durante el transcurso del partido para la mejora del rendimiento y, si es posible, la consecución de un resultado final favorable.
El sistema de observación no es universalmente válido para todos los equipos en sus diferentes partidos, ligas y campeonatos. Sería interesante el estudio comparativo entre los indicadores propuestos por el panel de expertos y los indicadores propuestos por otros estudios asociados al resultado final del partido (ganar vs perder).

Referencias

1. Andreu, J. (2001). Las técnicas de análisis de contenido: Una revisión actualizada. Sevilla: Fundación Centro de Estudios Andaluces.

2. Belčić, I., y Sporiš, G. (2012). Differences between parameters of situational efficiency according to level of competition in Croatian Handball Leagues (case study). Acta Kinesiologica, 6(1), 39-44.

3. Blanco, A., Ibáñez, S. J., Antúnez, A. y Hernández-Mendo, A. (2015). Estudio de fiabilidad de los indicadores de rendimiento en la liga Asobal. Cuadernos de Psicología del Deporte, 15(1), 255-264.

4. Bulger, S. M., y Housner, L. D. (2007). Modified Delphi investigation of exercise science in physical education teacher education. Journal of Teaching in Physical Education, 26(1), 57-80.

5. Carling, C., Williams, M., y Reilly, T. (2005). Handbook of soccer match analysis: A systematic approach to improving performance. London: Routledge,

6. Cronbach, L. J. (1951). Coefficient alpha and the internal structure of tests. Psychometrika, 16(3), 297-334.

7. Cupples, B., y O'Connor, D. (2011). The development of position-specific performance indicators in elite youth rugby league: A coach's perspective. International Journal of Sports Science & Coaching, 6(1), 125-141.

8. Czerwinski, J. (1998). Statiscal analysis of the Men´s European Championship held in Italy in 1998. European Handball Federation.

9. Davis, C. M. (1993). The relationship between knowledge and expertise in breaststroke swimming. Eugene, Ore.; United States: Microform Publications, College of Human Development and Performance, University of Oregon.

10. Debanne, T., Fontayne, P., y Gilbert, W. (2009). A study of a successful experienced elite handball coach's cognitive processes in competition situations. International Journal of Sports Science & Coaching, 4(1), 1-16.

11. Foretić, N.; Rogulj, N., y Trinić, M. (2010). The influence of situation efficiency on the result of a handball match. Sport Science, 3(2), 45-51.

12. Franks, I., y McGarry, T. (1996). The science of match analysis. In T. Reilly (Ed.), Science and soccer (First edition ed., pp. 363-375). London: E. & F.N. Spon.

13. García, J. A. (2000). Análisis descriptivo del empleo del golpe franco en el mundial Egipto 1999. Cuadernos Técnicos, RFEBM, 192.

14. García, J., Ibáñez, J., Feu, S., Cañadas, M., y Parejo, I. (2008). Estudio de las diferencias en el juego entre equipos ganadores y perdedores en etapas de formación en balonmano. Cultura, Ciencia y Deporte, 3(9), 195-200.

15. George, D., y Mallery, P. (1995). SPSS/PC + step by: A simple guide and reference. Belmont: Wadsworth Publishing Company.

16. Gruič, I.; Vuleta, D., y Milanovič, D. (2006). Performance indicators of teams at the 2003 Men's World Handball Championship in Portugal. Kinesiology, 38(2), 164-173.

17. Gutierrez, O., y Férez, J. A. (2009). Cuantificación y valoración de la eficacia de los sistemas defensivos empleados en el marco situacional de igualdad numérica en los equipos de balonmano de alto nivel. Kronos: La Revista Científica de Actividad Física y Deporte, VIII (14), 113-116.

18. Gutiérrez, O., y López, P. (2011). Discriminant analysis between winners and losers in the Asobal League 2008-2009. EHF Web Periodical.

19. Gutierrez, O.; Saavedra, M., y Fernández, J. J. (2012). Validación del cuestionario "focos de atención de los entrenadores de balonmano en los análisis con vídeo". E-Balonmano.Com: Revista de Ciencias del Deporte, 8(3), 171-180.

20. Hernández-Mendo, A., y Molina, M. (2002). Cómo usar la observación en la psicología del deporte: Principios metodológicos. Lecturas: Educación Física y Deportes, 49. Extraído el 2 de marzo de 2012 de http://www.efdeportes.com/efd49/obs1.htm.

21. Hughes, M. (2004). Notational analysis: A mathematical perspective. International Journal of Performance Analysis in Sport, 4(2), 97-139.

22. Hughes, M. (2008). Notational analysis for coaches. In R. Jones, M. Hughes & K. Kingston (Eds.), An introduction to sports coaching from science and theory to practice (1st ed., pp. 101-113). New York: Routledge.

23. Hughes, M. D., y Bartlett, R. M. (2002). The use of performance indicators in performance analysis. Journal of Sports Sciences, 20(10), 739-754.

24. Hughes, M., y Franks, I. (1997). Notational analysis of sport. London: E & FN Spon.

25. Hughes, M., y Franks, I. (2005). Analysis of passing sequences, shots and goals in soccer. Journal of Sports Sciences, 23(5), 509-514.

26. Ma Shu-qing, y Ma Xiu-jie. (2011). The study of in-service training teaching goal system for chinese senior volleyball coaches. International Conference on Advanced Materials and Information Technology Processing, Guangzhou, China. , 271-273 1923-1928.

27. McGarry, T., Anderson, D., Wallace, S., Hughes M., y Franks, I. (2002). Sport competition as a dynamical self-organizing system. Journal of Sports Sciences, 20, 771-781.

28. McGarry, T., O'Donoghue, P., y Sampaio, J. (2013). Routledge handbook of sports performance analysis. London: Routledge.

29. Morillo, J. P., y Hernández-Mendo, A. (2015). Análisis de la calidad del dato de un instrumento para la observación del ataque en balonmano playa. Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte, 10(1), 15-22.

30. O´Donoghe, P. (2010). Research methods for sports performance analysis. Oxon: Routledge.

31. Ohnjec, K.; Vuleta, D.; Milanović, D., y Gruić, I. (2008). Performance indicators of teams at the 2003 World Handball Championship for women in Croatia. Kinesiology, 40(1), 69-79.

32. Okoli, C., y Pawlowski, S. D. (2004). The Delphi Method as a research tool: An example, design considerations and applications. Information and Management, 42(1), 15-29.

33. Powell, C. (2002). The Delphi technique: Myths and realities. Journal of Advanced Nursing, 41(4), 376-382.

34. Prudente, J.; Garganta, J., y Anguera, M. T. (2004). Desenho e validação de um sistema de observação no andebol. Revista Portuguesa de Ciências do Desporto, 4(3), 49-65.

35. Rogulj, N. (2000). Differences in situation-related indicators of the handball game in relation to the achieved competitive results of teams at 1999 world championship in Egypt. Kinesiology, 32(2), 63-74.

36. Rogulj, N.; Srhoj, V., y Srhoj, L. (2004). The contribution of collective attack tactics in diffentiating handballl store efficiency. Collegium Antropologicum, 28(2), 739-746.

37. Rogulj, N.; Vuleta, D.; Milanović, D.; Čavala, M., y Foretić, N. (2011). The efficiency of elements of collective attack tactics in handball. Kinesiologia Slovenica, 17(1), 5-14.

38. Sáez, F. J.; Roldán, A., y Feu, S. (2009). Diferencias en las estadísticas de juego entre los equipos ganadores y perdedores de la Copa del Rey 2008 de balonmano masculino. E-Balonmano.Com: Revista de Ciencias del Deporte, 5(3), 107-114.

39. Schmidt, R. C. (1997). Managing Delphi surveys using nonparametric statistical techniques. Decision Sciences, 28(3), 763-774.

40. Sevim, Y., y Bilge, M. (2007). The comparison of the last olympic, world and european men handball championships and the current developments in world handball. Research Yearbook, 13(1), 65-71.

41. Skarbalius, A., Strielciunas, R., y Purvys, D. (2004). The playing peculiarities of lithuanian men´s handball national team in the qualification of World Championship XVIII. Ugdymas, Kuno Kultura, Sportas, 3(53), 43-49.

42. Skulmoski, G. J., Hartman, F. T., y Krahn, J. (2007). The Delphi Method for graduate research. Journal of Information Technology Education, 6, 1-21.

43. Sousa, D. J., Prudente, J., Sequeira, P., López, J. A., y Hernández-Mendo, A. (2015). Análisis de las situaciones de juego 2vs2 en el Campeonato Europeo masculino de balonmano 2012: Aplicación de la técnica de coordenadas polares. Cuadernos de Psicología del Deporte, 15(1), 181-194.

44. Sousa, D. J., Prudente, J., Sequeira, P., y Hernández-Mendo, A. (2014). Análise da qualidade dos dados de um instrumento para observação do 2 vs 2 no andebol. Revista Iberoamericana de Psicología del Ejercicio y el Deporte, 9(1), 173-190.

45. Villarón, M. A. G., y Izquierdo, M. (2008). Observación y análisis en deportes individuales y colectivos. In M. Izquierdo (Ed.), Biomecánica y bases neuromusculares de la actividad física y el deporte (pp. 129-155). Madrid: Médica Panamericana.

46. Volossovitch, A., y Gonçalves, I. (2003). The significance of game indicators for winning and losing team in handball. E. Müller, H. Schwameder, G. Zallinger and V. Fastenbauer (Eds), Proceedings of the 8th Annual Congress of European College of Sport Science, Salzburg: ECSS. 335.

47. Wiersma, L. D. (2001). Conceptualization and development of the sources of enjoyment in youth sport questionnaire. Measurement in Physical Education & Exercise Science, 5(3), 153-177.

48. Xing, J., y Zhu, C. (2008). Modeling of competence based on AHP: Toward better selection of soccer coach. Conference of the International Institute of Applied Statistics Studies, Yantai, China. 41-49.

Cita en Rev Entren Deport

Iván González García, Jorge Viaño Santasmarinas y Luis Casáis Martínez (2015). Diseño de un Sistema de Observación en Tiempo Real para el Análisis de los Indicadores de Rendimiento en el Balonmano de Alto Nivel. Rev Entren Deport. 29 (4).
https://g-se.com/diseno-de-un-sistema-de-observacion-en-tiempo-real-para-el-analisis-de-los-indicadores-de-rendimiento-en-el-balonmano-de-alto-nivel-2060-sa-157cfb272750df

COMPARTIR