Efectos Agudos de Diferentes Protocolos de Entrada en Calor sobre el Rendimiento en Pruebas de Aptitud Física en Niños

Acute Effects of Different Warm-Up Protocols on Fitness Performance in Children

Avery D Faigenbaum1, Mario Bellucci2, Angelo Bernieri3, Bart Bakker3 y Karlyn Hoorens3

2Regional Institute of Educational Research, Roma, Italia.
3Rome International School, Roma, Italia.

Artículo publicado en el journal Revista de Educación Física, Volumen 30, Número 1 del año .

Resumen

El propósito de este estudio fue comparar los efectos agudos de 3 protocolos diferentes de entrada en calor utilizando estiramientos estáticos o ejercicios dinámicos sobre la aptitud física de jóvenes. Sesenta niños (edad promedio, 11.3±0.7) años realizaron 3 rutinas diferentes de entrada en calor en orden aleatorio en días no consecutivos. Los protocolos de entrada en calor consistieron de 5 minutos de caminata y 5 minutos de estiramientos estáticos (SS), 10 minutos de ejercicio dinámico (DY), o 10 minutos de ejercicio dinámico más 3 saltos con caída desde un cajón de 15 cm (DYJ). Luego de cada protocolo de entrada en calor, los sujetos fueron evaluados en salto vertical, salto en largo, carrera de ir y volver, y flexibilidad en el test v-sit. Los análisis de los datos revelaron que el rendimiento en el salto vertical y en la carrera de ir y volver se redujo significativamente cuando se utilizó el protocolo SS en comparación con la utilización de los protocolos DY y DYJ, y el rendimiento en salto horizontal se redujo significativamente luego del protocolo SS en comparación con el protocolo DYJ (p<0.05). No se hallaron diferencias significativas en la flexibilidad luego de los 3 tratamientos de entrada en calor. Los resultados de este estudio sugieren que podría ser deseable para niños que van a realizar actividades que requieren de una alta producción de potencia realizar previamente ejercicios dinámicos de moderada a alta intensidad.

Palabras clave: jóvenes, ejercicio dinámico, estiramientos, potencia, potenciación

Abstract

The purpose of this study was to compare the acute effects on youth fitness of 3 different warm-up protocols utilizing static stretching or dynamic exercise performance. Sixty children (mean age 11.3 +/- 0.7 years) performed 3 different warm-up routines in random order on nonconsecutive days. The warm-up protocols consisted of 5 minutes of walking and 5 minutes of static stretching (SS), 10 minutes of dynamic exercise (DY), or 10 minutes of dynamic exercise plus 3 drop jumps from 15-cm boxes (DYJ). Following each warm-up session, subjects were tested on the vertical jump, long jump, shuttle run, and v-sit flexibility. Analysis of the data revealed that vertical-jump and shuttle-run performance declined significantly following SS as compared to DY and DYJ, and long-jump performance was significantly reduced following SS as compared to DYJ (p < 0.05). There were no significant differences in flexibility following the 3 warm-up treatments. The results of this study suggest that it may be desirable for children to perform moderate-to high-intensity dynamic exercises prior to the performance of activities that require a high power output.

Keywords: young, dynamic exercise, stretching, power, empowerment

INTRODUCCION

Los niños con frecuencia son estimulados para participar en algún tipo de entrada en calor antes de la realización de actividades físicas vigorosas. Para los jóvenes participantes de programas de aptitud física por lo general se recomienda realizar varios minutos de ejercicio aeróbico de baja intensidad seguidos de estiramientos estáticos. Si bien se ha hallado que los estiramientos estáticos incrementan la flexibilidad (incremento del rango de movimiento en las articulaciones) y reducen la tensión muscular (1, 31), se ha conjeturado ampliamente que los protocolos de entrada en calor llevados a cabo previamente a un evento y que incluyen estiramientos estáticos también reducen el riesgo de lesiones y mejoran el rendimiento (12, 26). Aunque la evidencia que ha documentado el potencial de reducción de lesiones y de mejora del rendimiento de los estiramientos estáticos es limitada, los estiramientos estáticos se han vuelto un procedimiento generalmente aceptado para la entrada en calor previa a un evento en poblaciones de sujetos jóvenes y adulos (1, 30).

En años recientes, se ha cuestionado la creencia acerca del valor de los estiramientos estáticos pre-evento, y se ha centrado una mayor atención en la realización de movimientos de alta intensidad durante la entrada en calor (4, 31). Aunque el estiramiento estático es una actividad física segura que incrementará el rango de movimiento en una articulación en particular (1, 27) los estudios indican que una serie aguda de estiramiento estático puede afectar negativamente el rendimiento de fuerza y potencia en adultos (2, 11, 21, 31). Observaciones más recientes muestran que una serie aguda de estiramientos estáticos puede desmejorar el rendimiento durante la realización de saltos en adolescentes (17). Conjuntamente, estos hallazgos sugieren que los estiramientos estáticos pre-evento tienen el potencial de afectar negativamente la producción de fuerza y potencia muscular.

Recientemente, se ha renovado el interés por los procedimientos de entrada en calor que involucran la realización de movimientos dinámicos de baja, moderada y alta intensidad y que están diseñados para elevar la temperatura corporal, mejorar la excitabilidad de las unidades motoras, mejorar la consciencia cinestésica, y maximizar el rango de movimiento activo (15, 23). Este tipo de protocolo de entrada en calor en base a movimientos funcionales con frecuencia es denominado ejercicio dinámico y comúnmente incluye, rebotes, salticados, saltos y diversos ejercicios basados en movimientos corporales específicos, tanto para los miembros superiores como inferiores. Los protocolos de entrada en calor pre-evento que incluyen ejercicios pliométricos, ejercicios de fuerza con cargas altas o contracciones voluntarias máximas han mostrado influenciar de manera positiva la producción de fuerza y potencia en adultos (9, 16, 30, 32). Aunque algunos autores sugieren reemplazar los estiramientos estáticos pre-evento con ejercicios dinámicos (7, 23), se necesita de mayor investigación para respaldar dichas recomendaciones.

Hasta la fecha ningún estudio ha comparado los efectos agudos de una entrada en calor de baja intensidad utilizando estiramientos estáticos sobre pruebas de aptitud física en niños con los efectos de entradas en calor de intensidad moderada a alta que utilicen ejercicios dinámicos. Dadas las diferentes respuestas a los diferentes protocolos de entrada en calor con los adultos (2, 11, 21, 31) y a las recientes observaciones que resaltan los efectos deletéreos de los estiramientos estáticos sobre el rendimiento de potencia en niños (17), existe la necesidad de investigar los efectos de diferentes protocolos de entrada en calor en niños. Esta información podría ser de utilidad para los profesores de educación física y para los entrenadores que trabajan con niños y jóvenes quienes con frecuencia estimulan a los niños a que realicen algún tipo de entrada en calor antes de la realización de ejercicios o actividades deportivas.

El propósito de esta investigación fue determinar los efectos agudos de 3 diferentes protocolos de entrada en calor sobre algunas mediciones seleccionadas de la aptitud física en niños. Específicamente, comparamos los efectos de 3 diferentes tratamientos de entrada en calor utilizando estiramientos estáticos o ejercicios dinámicos sobre el rendimiento en saltos verticales, salto en largo, carreras de ir y volver y de flexibilidad. Debido a que los estiramientos estáticos han mostrado afectar adversamente la producción de fuerza y potencia muscular en sujetos adultos, hemos hipotetizado que un protocolo de entrada en calor de baja intensidad que incluya estiramientos estáticos afectaría negativamente el rendimiento de los niños.

METODOS

Enfoque Experimental al Problema

En el presente estudio, quisimos comparar los efectos agudos de diferentes protocolos de entrada en calor utilizando estiramientos estáticos o ejercicios dinámicos sobre mediciones seleccionadas de la aptitud física en niños. Un grupo de niños realizó 3 diferentes protocolos de entrada en calor en orden aleatorio en días no consecutivos. Los 3 protocolos de entrada en calor consistieron de ejercicio aeróbico de baja intensidad y estiramientos estáticos, ejercicios dinámicos de intensidad moderada a alta y ejercicios dinámicos de intensidad moderada a alta seguidos de tres saltos con caída. Luego de cada rutina de entrada en calor, los sujetos realizaron 4 pruebas de aptitud física diseñadas para medir la flexibilidad, la velocidad y la potencia de los miembros inferiores. Todos los sujetos fueron evaluados por miembros del equipo de investigación que contaban con experiencia en la enseñanza y evaluación de niños. Este diseño nos permitió valorar individualmente el rendimiento físico luego de cada tratamiento de entrada en calor y monitorear cuidadosamente la respuesta de cada sujeto a los procedimientos del estudio.

Sujetos

Setenta niños (34 niñas y 36 niños) se ofrecieron originalmente como voluntarios para participar en este estudio. Ocho sujetos (3 niños y 5 niñas) no completaron todos los procedimientos del estudio, y a 2 niñas con lesiones preexistentes en la rodilla no se les permitió participar. La muestra final consistió de 60 niños (27 niñas y 33 niños). La media±DE para la edad, la talla y el peso de los sujetos que completaron todos los procedimientos del estudio fue de 11.3±0.7 años, 147.1±8.9 cm y 39.2±7.7 kg, respectivamente. La mayoría de los sujetos (77%) participaba en actividades deportivas extraescolares (principalmente fútbol y natación) y entrenaban al menos 3 días a la semana. Los métodos y procedimientos utilizados en el presente estudio fueron aprobados por el Comité de Revisión Institucional para la utilización se sujetos humanos de la universidad, y se obtuvo el consentimiento por escrito de todos los sujetos y de sus padres.

Protocolos de Entrada en Calor

Antes de la recolección de los datos, todos los sujetos participaron en 2 sesiones introductorias durante la cuales realizaron todos los protocolos de entrada en calor y las evaluaciones de la aptitud física. Este período introductorio fue diseñado para reducir la influencia de cualquier efecto de aprendizaje causado solamente por la mecánica de realizar los protocolos del estudio. Cada sesión de entrada en calor duró aproximadamente 10 minutos. Los sujetos realizaron las entradas en calor en grupos de 15 a 20, los cuales fueron supervisados por 2 profesores de educación física. Todos los procedimientos del estudio se llevaron a cabo en un gimnasio escolar entre las 10:00 y las 14:00 horas, y se les pidió a los niños que no realizaran ningún tipo de actividad moderada o vigorosa antes de cada sesión de entrada en calor. Los 3 protocolos de entrada en calor fueron realizados en orden aleatorio y administrados con una diferencia de 2 a 4 días. Para facilitar la discusión se hará referencia a los 3 protocolos de entrada en calor como protocolo A, protocolo B y protocolo C.

El protocolo A consistió de 5 minutos de caminata y 5 minutos de estiramientos estáticos para los miembros inferiores. Los sujetos caminaron a un ritmo confortable y luego realizaron 6 estiramientos estáticos (Tabla 1). La descripción detallada de cada uno de los estiramientos puede encontrarse en diversos artículos (1). Los sujetos realizaron cada estiramiento de manera lenta y deliberada con un alineamiento apropiado del cuerpo. Los sujetos mantuvieron cada estiramiento durante 15 segundos en el punto en que sintieron una ligera incomodidad, luego de esto se relajaron durante 5 segundos, y posteriormente repitieron el mismo estiramiento durante otros 15 segundos antes de proceder con la otra pierna (cuando fuese necesario). El protocolo de estiramiento utilizado en este estudio fue consistente con las recomendaciones generales para el entrenamiento de la flexibilidad para niños y es representativo de las rutinas generales de entrada en calor utilizadas por los profesores de educación física (30). El diseño de este protocolo no nos permitió aislar los efectos del estiramiento estático sobre el rendimiento en la pruebas de aptitud física, debido a que se considera inapropiado que los niños realicen estiramientos estáticos en estado de reposo sin algún tipo de entrada en calor aeróbica.


Tabla 1. Ejercicios de estiramiento.

El protocolo B consistió de 10 minutos en donde se realizaron 10 ejercicios dinámicos cuya intensidad progresó desde moderada a alta (Tabla 2). Los sujetos realizaron los ejercicios dinámicos en una distancia de 13 m, descansaron aproximadamente 10 segundos, y repitieron el mismo ejercicio otros 13 m para luego volver al punto de partida. Los sujetos fueron continuamente instruidos para que mantuvieran las posiciones apropiadas (e.g., torso erguido, rodillas hacia el pecho, caer sobre la punta de los pies) durante la realización de los movimientos dinámicos. Este protocolo fue diseñado para que sea similar a los protocolos característicamente utilizados por los atletas en la preparación para la participación deportiva (15).


Tabla 2. Ejercicios dinámicos para la entrada en calor.

El protocolo C consistió de 10 minutos en donde se realizaron 10 ejercicios dinámicos (igual que en el protocolo B) seguido de 3 saltos con caída. Aproximadamente 1 minuto después de realizar la entrada en calor con ejercicios dinámicos, los sujetos saltaron con ambos pies juntos desde un cajón de 15cm de altura y cuando tocaban el piso saltaban inmediatamente a otro cajón, también de 15 cm de altura, colocado a una distancia de 80 cm del anterior. Esto fue repetido 3 veces. Los sujetos fueron estimulados para que una vez que tocaran el piso saltaran lo más rápidamente posible de manera de minimizar el tiempo de contacto. En este estudio se utilizaron saltos con caída debido a que las acciones de estiramiento acortamiento requeridas por los músculos principales que controlan el movimiento hacen que estos se activen altamente durante la fase excéntrica (3). Observaciones no publicadas de nuestro centro de investigación sugieren que una altura de 15 cm es segura y efectiva para el entrenamiento pliométrico de los jóvenes.

Asimismo se llevó a cabo un análisis secundario para valorar la demanda cardiorrespiratoria de los 3 protocolos de entrada en calor. Once sujetos seleccionados aleatoriamente (7 varones y 4 mujeres) utilizaron monitores de frecuencia cardíaca telemétircos (Polar Electro Inc., Waterbury, NY) durante cada protocolo de entrada en calor. El dispositivo de medición consistió de un transmisor que fue colocado en el pecho de los niños mediante una correa liviana y un receptor en forma de reloj de muñeca. Los datos de la frecuencia cardíaca se registraron cada 5 segundos. Luego de cada sesión los datos fueron descargados a una computadora utilizando un interfaz para realizar los análisis pertinentes.

Pruebas de Aptitud Física

La potencia, la velocidad y la agilidad fueron evaluadas utilizando un test de salto vertical, uno de salto horizontal y un test de carrera de ir y volver. Se siguieron protocolos estandarizados para la evaluación de la aptitud física de acuerdo con métodos previamente descritos (10, 20, 24). Se les permitió a los sujetos realizar un contramovimiento (i.e., un pre-estiramiento activo de los extensores de la cadera y la rodilla) previo a cada salto vertical u horizontal. Se registró la mejor de 3 pruebas para los saltos verticales y horizontales con una sensibilidad de 0.5 cm, y el mejor tiempo de dos carreras de ir y volver con una sensibilidad de 0.1 segundos registrado con un cronómetro manual. La flexibilidad de la espalda baja y de los isquiotibiales fue evaluada mediante el test de flexibilidad v-sit, y se registró la mejor de 3 pruebas con una sensibilidad de 0.5 cm (20). El coeficiente r de confiabilidad test-retest intraclase para las variables dependientes fue r<0.85.

Luego de completar cada protocolo de entrada en calor, los sujetos caminaron a un ritmo confortable durante 2 minutos antes comenzar con la evaluación de la aptitud física. Para facilitar los procedimientos de evaluación, los sujetos fueron evaluados en grupos de 7 a 10. El mismo profesor de educación física evaluó a los mismos sujetos luego de cada tratamiento de entrada en calor. Las 3 sesiones de evaluación realizadas luego de los protocolos de entrada en calor A, B y C fueron llevadas a cabo con el mismo equipamiento, posicionamiento, técnica y orden de las pruebas (salto vertical, salto horizontal, test de ir y volver, y flexibilidad). Los sujetos completaron la evaluación en un test dado de aptitud física antes de progresar al siguiente. Los procedimientos de evaluación utilizados en el presente estudio fueron diseñados para ser similares a los procedimientos de evaluación de la aptitud física utilizados en la mayoría de los programas de educación física. Todos los procedimientos de evaluación fueron completados dentro de los 9 días.

Análisis Estadísticos

Se calculó la estadística descriptiva (medias±DE) para la edad, talla, peso, frecuencia cardíaca y variables de la aptitud física. Los datos de la frecuencia cardíaca se reportan en latidos/min. Para analizar las diferencias entre las medidas de criterio luego de los 3 protocolos de entrada en calor se utilizó el análisis de varianza multivariable (MANOVA) para medidas repetidas. Cuando se encontraba un estadístico F significativo, se realizaban comparaciones post hoc a través del test de la menor diferencia significativa (LSD) para identificar diferencias específicas entre las pruebas. La fortaleza estadística de la muestra utilizada estuvo en el rango de 0.16 a 1.0. Debido a que las curvas de rendimiento para la mayoría de los test de rendimiento motor son similares durante la niñez, los datos para lo niños y las niñas fueron combinados en los análisis realizados en este estudio (28). La significancia estadística fue establecida a p≤0.05 y todos los análisis fueron llevados a cabo utilizando el Paquete Estadístico para Ciencias Sociales versión 10.0 (SPSS, Inc. Chicago, IL).

RESULTADOS

Los valores medios y las desviaciones estándar para todos los test de aptitud física se presentan en la Tabla 3. el rendimiento en el salto vertical y en el test de ir y volver se redujeron significativamente luego del protocolo A, el cual incluyó estiramientos estáticos, en comparación con los protocolos B y C, los cuales incluyeron ejercicios dinámicos (p=0.001). El rendimiento en el salto en largo fue significativamente menor luego del protocolo A en comparación con el protocolo C (p=0.021). No se hallaron diferencias significativas en la flexibilidad evaluada con el test v-sit entre las 3 condiciones de entrada en calor (p=0.34).

No se observaron efectos significativos del orden respecto del rendimiento en el salto vertical o el salto en largo durante las 3 pruebas de evaluación (p=0.559 y 0.214, respectivamente). Los tiempos en los tests de ir y volver durante la segunda sesión de evaluación fueron significativamente menores que durante la primera sesión de evaluación (p =0.012) y los valores de flexibilidad fueron significativamente mejores luego de la tercera sesión en comparación con la primera y segunda sesión de evaluación (p=0.001).

La respuesta promedio de la frecuencia cardíaca durante los protocolos de entrada en calor A, B y C fueron 108.8±10.7 latidos/min, 149.8±11.1 latidos/min y 150.0±12.7 latidos/min. La respuesta de la frecuencia cardíaca durante el protocolo A fue significativamente menor que durante los protocolos B y C (p=0.001).


Tabla 3. Rendimiento en las diferentes pruebas de aptitud física luego de los 3 protocolos de entrada en calor. *: p<0.05 vs. SS. SS=Estiramiento estático; DY=Ejercicio dinámico; DYJ=Ejercicio dinámico más saltos con caída. Los datos son presentados como valores medios±DE.

DISCUSION

Los resultados de este estudio demuestran que los procedimientos de entrada en calor pueden tener una influencia significativa sobre el rendimiento en pruebas de aptitud física en niños. Proporcionamos evidencia de que el ejercicio aeróbico de baja intensidad realizado previamente a un evento conjuntamente con la realización de estiramientos estáticos puede ser una estrategia no del todo óptima para preparar a los niños para actividades que requieren de una alta producción de potencia. En esta investigación, el rendimiento en el salto vertical, en el salto horizontal y en el test de ir y volver se redujo en un 6.5%, 1.9%, y 2.6%, respectivamente, luego de la realización de ejercicios aeróbicos de baja intensidad y de estiramientos estáticos en comparación con el protocolo de entrada en calor con ejercicios dinámicos de intensidad moderada a alta. Estos datos son importantes para ayudar a identificar los protocolos más efectivos de entrada en calor para la evaluación de la aptitud física y la competencia deportiva en jóvenes. Para nuestro conocimiento, ningún otro estudio en donde hayan participado niños, ha comparado los efectos de una entrada en calor con ejercicios aeróbicos de baja intensidad y estiramientos estáticos con los de una entrada en calor con ejercicios dinámicos de intensidad moderada a alta.

Nuestros hallazgos respaldan los resultados de investigaciones previas en donde se ha hallado que una serie aguda de estiramientos estáticos pueden reducir el rendimiento en ejercicios de potencia en adultos (5, 11, 19, 32, 33). Cornwell et al. (5) reportaron que la realización de estiramientos estáticos antes de un evento reducía significativamente la altura del salto vertical en aproximadamente un 4.4%, y observaciones similares fueron realizadas por Young y Behm (32) y por Young y Eliot (33), quienes reportaron diferencias significativas en la fuerza explosiva y en el rendimiento durante saltos verticales luego de la realización de estiramientos estáticos. Nuestros datos también son consistentes con los recientes hallazgos de McNeal y Sands (17), quienes observaron que el estiramiento estático diminuía el rendimiento en saltos en un 9.6% en gimnastas adolescentes.

Fowles et al. (6) observaron que 30 minutos de estiramiento pasivo inducía una reducción significativa en la activación de las unidades motoras 5 minutos después del estiramiento y una reducción en la fuerza que persistió durante 60 minutos. Estas observaciones sugieren que el estiramiento estático previo a un evento puede influenciar los mecanismos neurales y afectar negativamente el rendimiento muscular por un período prolongado de tiempo. En nuestra investigación, la consecuencia más destacable del protocolo de entrada en calor que incluyó ejercicios aeróbicos de baja intensidad y estiramientos estáticos se observó sobre el rendimiento en el salto vertical (disminución del 6.5%), el cual fue evaluado aproximadamente 2 minutos después de la realización de los estiramientos estáticos. En comparación, el rendimiento en el salto en largo y en el test de ir y volver (reducción del 1.9% y 2.6%, respectivamente) fue evaluado luego de evaluar el salto vertical y aproximadamente 10 a 20 minutos luego de la entrada en calor. Si bien lo siguiente es una especulación, al parecer el intervalo de tiempo entre la finalización del protocolo de entrada en calor y la iniciación de cada test de aptitud física puede haber influenciado nuestros hallazgos. Sin embargo, es posible que la realización de uno o más de los test de aptitud física pueda haber influenciado el rendimiento en los tests subsiguientes.

Varios investigadores han reportado una reducción en la producción de fuerza luego de diversos protocolos de estiramiento estático en adultos (2, 6, 11, 21). Aunque los mecanismos precisos responsables de estos hallazgos no han sido todavía aclarados, se ha propuesto que la reducción en la activación muscular o en la rigidez (stiffness) pasiva o activa de las unidades músculo tendinosas, puede ser en parte responsable (2, 11). Al disminuir la rigidez músculo tendinosa, el estiramiento puede hacer que los elementos contráctiles se coloquen en una posición desfavorable para generar tensión rápidamente. El tratamiento de estiramiento pre-evento utilizado en nuestro estudio pudo haber evitado que la musculatura de las extremidades inferiores funcionen dentro de los segmentos más deseables de su relación longitud/tensión.

En la mayoría de los estudios previamente mencionados, los efectos del estiramiento estático fueron comparados con una condición de control sin estiramiento pre-evento, mientras que en nuestra investigación se comparó una entrada en calor de baja intensidad con estiramientos estáticos con una entrada en calor de alta intensidad con ejercicios dinámicos. Nuestros datos muestran que 10 minutos de ejercicios dinámicos de intensidad moderada a alta influencian positivamente el rendimiento de potencia de los niños. Gullich y Schmidtbleicher (9) reportaron que las contracciones de alta intensidad realizadas durante la entrada en calor pre-evento incrementaron la altura del salto con contramovimiento en un 3.3% en atletas adultos, y Young et al. (34) demostraron que el rendimiento en el salto mejoró un 2.8% cuando el test fue precedido por 1 serie de 5 repeticiones máximas (5RM) de media sentadilla. Se ha sugerido que las contracciones de intensidad moderada a alta anteriores a un evento pueden excitar el sistema nervioso central, lo cual a su vez permitirá un mayor esfuerzo explosivo durante los ejercicios subsiguientes (29).

Aunque se requieren de investigaciones adicionales, el ejercicio dinámico de intensidad moderada a alta puede crear el ambiente óptimo para la producción de fuerza explosiva al mejorar la función neuromuscular. Este fenómeno se ha denominado como “potenciación postactivación” (PAP) y se cree que puede mejorar la velocidad y la potencia al incrementar la tasa de desarrollo de la fuerza (25). Debido a que el PAP parece tener su mayor efecto sobre las fibras de contracción rápida (8, 13), es probable que afecte en mayor medida las actividades tales como los saltos y los lanzamientos. Se podría especular, que ciertos tipos de ejercicios dinámicos de moderada intensidad (e.g., trote elevando las rodillas) y de alta intensidad (e.g., carreras elevando las rodillas) utilizados en nuestro estudio mejoran la excitabilidad de las unidades de contracción rápida y por lo tanto “preparan” estas unidades para que desempeñen un papel más significativo durante las actividades de salto y esprint. Si bien esta sugerencia es consistente con el trabajo de otros investigadores que han reportado que la carga de tipo dinámico facilita la función del sistema neuromuscular sin provocar una fatiga subyacente (14), en nuestra investigación no se han realizado evaluaciones de la activación neuromuscular.

La influencia de diferentes tratamientos de entrada en calor dinámica sobre el rendimiento en actividades de salto y de esprint fue examinada adicionando 3 saltos con caída a uno de los protocolos de entrada en calor. Interesantemente, no hubo diferencias significativas en el rendimiento durante los saltos en largo luego de los protocolos con estiramiento estático y con ejercicio dinámico sin los saltos con caída. Sin embargo, el rendimiento en el salto en largo luego del ejercicio dinámico más los saltos con caída fue significativamente mayor que luego del tratamiento con estiramientos estáticos.

Estos resultados sugieren que la realización de saltos con caída de alta intensidad puede tener ciertas ventajas cuando se realizan previamente a actividades que requieren de altas producciones de potencia. Es posible que los saltos con caída activen vías neurales adicionales y mejoren en mayor medida la actividad del sistema neuromuscular. Si bien el potencial impacto de los tratamientos de entrada en calor sobre el rendimiento parece desvanecerse con el tiempo (6), nuestros hallazgos sugieren que pueda haber ciertas ventajas de incorporar movimientos de alta intensidad en el protocolo de entrada en calor. Aunque se requieren investigaciones adicionales para explorar los mecanismos y el transcurso en el tiempo de este impacto, existe la posibilidad de que los protocolos de entrada en calor que consistan de ejercicios más intensos puedan optimizar el rendimiento durante mayores períodos de tiempo. En nuestro estudio se utilizaron solo 3 saltos con caída debido a que los niños tenían una experiencia limitada en la ejecución de estos movimientos.

Nuestros hallazgos sugieren que previamente a la realización de actividades que requieren de una alta producción de potencia, los niños deberían realizar ejercicios dinámicos de intensidad moderada a alta. Aunque la significancia práctica de la magnitud del impacto puede cuestionarse, los cambios observados pueden ser importantes en eventos en los cuales el éxito depende una alta producción de potencia. En nuestro estudio, el rendimiento en el salto mejoró en 1.8 a 2.8 cm y la habilidad de esprint mejoró en 0.2 a 0.3 segundos luego de la realización de las entradas en calor con ejercicios dinámicos. En deportes tales como el atletismo de pista y campo, mejoras como estas pueden tener un notable impacto sobre el resultado del evento. Sin embargo, debido a que las mejoras crónicas en la flexibilidad pueden mejorar el rendimiento en ciertos deportes (e.g., gimnasia), se deben evaluar los requerimientos de cada deporte de manera que el protocolo de entrada en calor, sea consistente con las necesidades del atleta.

En el presente estudio no se hallaron diferencias en los valores del test v-sit luego de los 3 protocolos de entrada en calor. Aunque uno de los potenciales beneficios del estiramiento estático es el incremento en el rango de movimiento, nuestros hallazgos sugieren que el ejercicio dinámico puede ser igual de efectivo. Sin embargo, es posible que las evaluaciones del salto vertical, salto en largo e ir y volver hayan influenciado el rendimiento en el test de flexibilidad, el cual fue realizado entre 20 y 25 minutos luego de la entrada en calor. Además, los diferentes ejercicios de estiramiento estático y los diferentes tratamientos (e.g., estiramientos para el miembros superiores, mayor duración de los estiramientos) pueden no haber producido los mismos resultaos observados en esta investigación. Los efectos crónicos de la entrada en calor con estiramientos estáticos o con ejercicios dinámicos no han sido examinados en el presente estudio.

En términos de demanda cardiorrespiratoria, los protocolos de entrada en calor con ejercicios dinámicos provocaron una frecuencia cardíaca promedio de aproximadamente 150 latidos/min, mientras que las frecuencias cardíacas registradas durante la entrada en calor con ejercicios aeróbicos de baja intensidad y estiramientos estáticos produjeron promediaron aproximadamente 109 latidos/min. Aunque la frecuencia cardíaca puede ser influenciada por otros factores, tal como el estrés emocional, los datos de la misma si son indicativos del estrés relativo producido sobre el sistema cardiorrespiratorio durante la actividad física (22). Nuestros hallazgos sugieren que los protocolos de entrada en calor que incluyen ejercicios dinámicos pueden no solo mejorar el rendimiento físico sino también incrementar la cantidad de tiempo que los niños pasan en actividades físicas de intensidad moderada a alta, el cual es un importante objetivo de la salud pública (18).

Una limitación de nuestro estudio es que no tuvimos una condición de control a partir de la cual comparar los otros tratamientos de entrada en calor. Sin embargo, se considera inapropiado para los niños, participar en procedimientos de evaluación de la aptitud física en un estado de completo reposo. Otra cuestión es que en nuestro estudio, el orden de los tests de aptitud física no fue aleatorio. De esta manera, es posible que el rendimiento en uno de los tests de aptitud física pueda haber influenciado, tanto positiva como negativamente, el rendimiento en los tests subsiguientes. Nosotros reconocemos que la falta de aleatorización de los 4 tests de aptitud física puede complicar la interpretación de nuestros hallazgos.

Aplicaciones Prácticas

Aunque los estiramientos estáticos pueden tener un rol importante en la rehabilitación de lesiones, nuestros hallazgos proporcionan evidencia de que los protocolos previos a un evento que incluyen estiramientos estáticos pueden no ser del todo óptimos para maximizar el rendimiento en pruebas de aptitud física en niños. Con esto no se quiere decir que los estiramientos estáticos deberían ser eliminados de los programas de aptitud física para niños, sino que los entrenadores y los profesores de educación física deberían considerar el potencial impacto de los tratamientos pre-evento sobre la evaluación de la aptitud física y el rendimiento deportivo. Algo particular de esta investigación fue que la producción de potencia mejoró luego de que los niños realizaran la entrada en calor con ejercicios dinámicos que duró aproximadamente 10 minutos.

Debido que en la actualidad no hay evidencia científica contundente que respalde el potencial de evitar lesiones y de mejorar el rendimiento de los estiramientos estáticos, podría ser deseable que los niños realicen ejercicios dinámicos durante el período de entrada en calor y realicen estiramientos estáticos durante la vuelta a la calma. Alternativamente, los niños podrían realizar tanto estiramientos estáticos como ejercicios dinámicos durante el período de entrada en calor. Sin embargo, estas sugerencias son tentativas, ya que no se han examinado los efectos crónicos de los ejercicios dinámicos pre-evento sobre la salud y el rendimiento.

Se necesitan de estudios adicionales que investiguen los efectos crónicos de diferentes tratamientos de entrada en calor dinámica sobre la producción de fuerza y potencia en niños y que exploren el impacto de diferentes intensidades, duraciones y tiempo de recuperación luego de la entrada en calor sobre el rendimiento en pruebas de aptitud física. Además, se requieren investigaciones que examinen los mecanismos neuromusculares subyacentes que puedan explicar los efectos de mejora del rendimiento de los ejercicios dinámicos pre-evento. Estas investigaciones derivarán en la mejora de los métodos para preparar a los jóvenes para el ejercicio y el deporte.

Dirección para el Envío de Correspondencia

Dr. Avery Faigenbaum, correo electrónico: fagenba@tcnj.edu

Referencias

1. Anderson, B., J. Anderson, and C (2000). Turlington. Stretching: 20th Anniversary. Bolinas, CA: Shelter Publications

2. Behm, D., D. Button, and J. Butt (2001). Factors affecting force loss with prolonged stretching. Can. J. Appl. Physiol. 26:262–272

3. Bobbert, M., K. Gerritsen, M. Litjens, and A. Van Soest (1996). Why is countermovement jump height greater than squat jump height?. Med. Sci. Sports Exerc. 28:1402–1412

4. Bracko, M (2002). Can stretching prior to exercise and sports improve performance and prevent injury?. ACSM Health Fitness J. 6:17–22

5. Cornwell, A., A. Nelson, G. Heise, and B. Sidaway (2001). Acute effects of passive muscle stretching on vertical jump performance. J. Human Mov. Stud. 40:307–324

6. Fowles, J., D. Sale, and J. MacDougall (2000). Reduced strength after passive stretch of the human plantarflexors. J. Appl. Physiol. 89:1179–1188

7. Fredrick, G., and D. Szymanski (2001). Baseball (part 1): Dynamic flexibility. Strength Cond. J. 23 :(1) 21–30

8. Golhofer, A., A. Schopp, W. Rapp, and V. Stroinik (1988). Changes in reflex excitability following isometric contractions in humans. Eur. J. Appl. Occup. Physiol. 77:89–97

9. Gullich, A., and D. Schmidtbleicher (1996). MVC-induced short-term potentiation of explosive force. N. Stud. Athletics. 11:67–81

10. Harman, E., and C. Pandorf (2000). Principles of test selection and administration. In Essentials of Strength Training and Conditioning (2nd ed.). T. Baechle and R. Earle, eds. Champaign, IL: Human Kinetics. pp 275–307

11. Kokkonen, J., A. Nelson, and A. Cornwell (1998). Acute muscle stretching inhibits maximal strength performance. Res. Q. Exerc. Sport. 69:411–415

12. Kuland, D., and M. Tottossy (1983). Warm-up strength and power. Orthop. Clin. North Am. 14:427–448

13. Lev-Tov, A., M. Pinter, and R. Burke (1983). Posttetanic potentiation of group Ia EPSSPs: Possible mechanisms for differential distribution amongst medial gastrocnemius motoneurons. J. Neurophysiol. 50:379–397

14. Linnamo, V., R. Newton, K. Hakkinen, P. Komi, A. Davie, M. McGuigan, and T. Triplett-McBride (2000). Neuromuscular responses to explosive and heavy resistance loading. J. Electromyogr. Kinesiol. 10:417–424

15. Mann, D., and M. Jones (1999). Guidelines to the implementation of a dynamic stretching program. Strength Cond. J. 21:(1) 53–55

16. Masamoto, M., R. Larson, T. Gates, and A. Faigenbaum (2003). The acute effects of plyometric exercise on squat performance in male athletes. J. Strength Cond. Res. 17:68–71

17. McNeal, J., and W. Sands (2003). Acute static stretching reduces lower extremity power in trained children. Pediatr. Exerc. Sci. 15:139–145

18. National Institute of Child Health and Development (2003). Frequency and intensity of activity of third-grade children in physical education. Arch. Pediatr. Adolesc. Med. 157:185–190

19. Nelson, A., and J. Kokkonon (2001). Acute ballistic muscle stretching inhibits maximal strength performance. Res. Q. Exerc. Sport. 72:415–419

20. President is Council on Physical Fitness and Sports (2003). The President is Challenge. Available at: www.presidentschallenge.gov. 2001. Accessed March 3

21. Rosenbaum, D., and E. Hennig (1995). The influence of stretching and warm-up exercises on achilles tendon reflex activity. J. Sports Sci. 13:481–490

22. Rowlands, A., R. Eston, and D. Ingleden (1997). Measurement of physical activity in children with particular reference to the use of heart rate and pedometry. Sports Med. 24:258–272

23. Rutledge, I., and A. Faccioni (2001). Dynamic warm-ups. Sports Coach. 24:20–2

24. Safrit, M (1995). Complete Guide to Youth Fitness Testing. Champaign, IL: Human Kinetics

25. Sale, D (2002). Postactivation potentiation: Role in human performance. Exerc. Sport Sci. Rev. 30:138–143

26. Smith, C (1994). The warm-up procedure: To stretch or not to stretch. A brief review. J. Orthop. Sports Phys. Ther. 19:12–17

27. Taylor, D., J. Dalton, A. Seaber, and W. Garrett (1990). Viscoelastic properties of muscle-tendon units. The biomechanical effects of stretching. Am. J. Sports Med. 18:300–309

28. Thomas, J., and K. French (1985). Gender differences across age in motor performance: A meta-analysis. Psychol. Bull. 98:260–282

29. Verhoshansky, Y (1986). Speed strength preparation and development of strength endurance of athletes in various specializations. Soviet Sports Rev. 21:120–124

30. Virgilio, S (1997). Fitness Education for Children. Champaign, IL: Human Kinetics

31. Young, W., and D. Behm (2002). Should static stretching be used during a warm-up for strength and power activities?. Strength Cond. J. 24:33–37

32. Young, W., and D. Behm (2003). Effects of running, static stretching and practice jumps on explosive force production and jumping performance. J. Sports Med. Phys. Fitness. 43:21–27

33. Young, W., and S. Elliot (2001). Acute effects of static stretching, proprioceptive neuromuscular facilitation stretching, and maximal voluntary contractions on explosive force production and jumping performance. Res. Q. Exerc Sport. 72:273–279

34. Young, W., A. Jenner, and K. Griffiths (1998). Acute enhancement of power performance from heavy load squats. J. Strength Cond. Res. 12:82–84.

Cita Original

Faigenbaum, A.D., M. Bellucci, A. Bernieri, B. Bakker, and K. Hoorens. Acute effects of different warm-up protocols on fitness performance in children. J. Strength Cond. Res.; 19(2): 376–381. 2005

Cita en Rev Edu Fís

Avery D Faigenbaum, Mario Bellucci, Angelo Bernieri, Bart Bakker y Karlyn Hoorens (2014). Efectos Agudos de Diferentes Protocolos de Entrada en Calor sobre el Rendimiento en Pruebas de Aptitud Física en Niños. Rev Edu Fís. 30 (1).
https://g-se.com/efectos-agudos-de-diferentes-protocolos-de-entrada-en-calor-sobre-el-rendimiento-en-pruebas-de-aptitud-fisica-en-ninos-814-sa-557cfb2718bf4b

COMPARTIR