Efectos crónicos del estiramiento estático y dinámico sobre la fuerza excéntrica

Efectos crónicos del estiramiento estático y dinámico sobre la fuerza excéntrica

Efectos crónicos del estiramiento estático y dinámico sobre la fuerza excéntrica de los isquiotibiales y el rendimiento funcional: una prueba controlada aleatoria


Los ejercicios de estiramiento se utilizan comúnmente en las rutinas de calentamiento antes de la práctica deportiva, el ejercicio y las rutinas de rehabilitación. Revisiones sistemáticas anteriores concluyeron que cuando se aplica estiramiento estático durante más de 45 a 60 segundos inmediatamente antes de los ejercicios que requieren altos niveles de fuerza muscular, puede causar una reducción transitoria en el rendimiento muscular (Bhem 2006 y 2011).

Sin embargo, es importante considerar que estudios recientes demostraron que cuando el estiramiento se realiza dentro de una entrada en calor completa, no se observó ningún efecto perjudicial en el rendimiento (Reid 2018). Además, varios estudios han demostrado que la participación regular en programas de estiramiento estático aumenta la flexibilidad (es decir, el rango de movimiento de la articulación) (Medeiros 2018), y la evidencia aún es controvertida con respecto al efecto crónico del estiramiento estático sobre el rendimiento muscular.

Se sabe poco sobre los efectos crónicos del estiramiento dinámico sobre el rendimiento físico. Berenbaum y col. (2016) no encontraron cambios en el salto vertical y horizontal y en el sprint de 50 m en estudiantes activos después de 3 semanas de estiramiento dinámico. Sin embargo, el protocolo incluía 5 minutos de caminata como calentamiento antes de las sesiones, sin control de la velocidad. Además, el estiramiento no involucró sólo los músculos isquiotibiales, sino también los cuádriceps. Teniendo en cuenta que, durante el estiramiento, hay una contracción del grupo de los músculos antagonistas (Faul 2009), no es posible interpretar los resultados basándose en los efectos aislados del estiramiento de los músculos isquiotibiales. Taleb-Beydokhti y Haghshenas (2015) observaron los efectos de 12 sesiones de estiramiento dinámico sobre la agilidad de los atletas masculinos y no encontraron cambios. Sin embargo, al igual que en el estudio anterior, el protocolo se realizó con un trote de baja intensidad de 7 minutos seguido de 10 minutos de estiramiento dinámico focalizado en los grupos musculares de las extremidades inferiores. Por otro lado, Turki-Belkhiria y cols. (2014) encontraron que 8 semanas de estiramiento dinámico sobre la extremidad inferior durante el calentamiento aumentaron la potencia del salto pero no aumentaron el rendimiento del sprint. Además de los resultados contradictorios, también se observaron limitaciones metodológicas en esos estudios, como la falta de cálculo del tamaño de la muestra, el cegamiento del experimentador y la ausencia de un grupo de control.

El rendimiento de la fuerza excéntrica de los isquiotibiales es importante durante la fase de apoyo de la carrera a alta velocidad (LaStayo 2003), durante la fase de aterrizaje del salto, entre el impacto con el antepié y el contacto con el talón (Peng 2011), así como en personas mayores al caminar o bajar escaleras (LaStayo 2014). Es importante resaltar que estudios previos han demostrado que los niveles bajos de fuerza excéntrica de los flexores de la rodilla están relacionados con un mayor riesgo de lesiones por distensión de los isquiotibiales en muchos deportes (Timmins 2016), por lo que comprender el efecto crónico del estiramiento sobre la fuerza excéntrica de los flexores de la rodilla podría ser de gran importancia para la decisión de incluir el estiramiento como parte de la práctica atlética y la rehabilitación. Por lo tanto, si el entrenamiento del estiramiento aumenta la fuerza excéntrica de los flexores de la rodilla, es posible que su práctica sola o junto con el entrenamiento de la fuerza muscular pueda minimizar el riesgo de lesiones por distensión de los isquiotibiales.

Entonces, recientemente Germanna M. Barbosa de la Universidad Federal de Río Grande del Norte (Brasil), llevó a cabo un estudio con el propósito fue investigar los efectos de un programa de estiramiento estático o dinámico sobre el torque pico excéntrico de los isquiotibiales y el rendimiento funcional en hombres sanos. Se planteó la hipótesis de que ambos programas de estiramiento aumentarían la fuerza excéntrica de los flexores de la rodilla y aumentarían el rendimiento funcional.

Cuarenta y cinco hombres sanos activos fueron asignados al azar a 3 grupos (n = 15 por grupo): sin estiramiento (control), estiramiento estático (3 series de 30 segundos) y estiramiento dinámico (3 series de 30 repeticiones). Se realizaron protocolos de estiramiento estático y dinámico en los músculos isquiotibiales 3 veces por semana hasta completar 10 sesiones. Se evaluaron el torque pico excéntrico isocinético del flexor de la rodilla (60°seg-1), la distancia del triple salto y el tiempo de sprint modificado de 20 m en un orden aleatorio antes y después del entrenamiento del estiramiento. Se realizó un análisis de varianza de diseño mixto, con un nivel alfa de 0,05. Hubo una disminución significativa del torque pico excéntrico (p ≤0.0001, -15.4±10.4%, tamaño del efecto dentro del grupo: 1.03) después del entrenamiento de estiramiento estático. Además, la distancia alcanzada en la prueba de triple salto también se redujo después del protocolo de estiramiento estático (p = 0.009, -3.7±4,1%, con un tamaño del efecto en el grupo: 0,29).

Estos hallazgos sugieren que el entrenamiento del estiramiento estático es suficiente para producir reducciones significativas en el torque excéntrico de los isquiotibiales y el rendimiento funcional. Con base en los resultados de este estudio, se debe tener precaución al prescribir el entrenamiento de estiramiento estático de forma aislada cuando el propósito es mejorar el rendimiento, e indirectamente, para prevenir lesiones por distensión de los isquiotibiales, debido a sus posibles efectos negativos en el rendimiento del salto y del torque excéntrico de los flexores de la rodilla.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Este estudio demostró que el entrenamiento del estiramiento estático produjo una reducción significativa en la fuerza excéntrica de los músculos isquiotibiales y del rendimiento funcional. Estos efectos pueden influir en los movimientos que requieren una alta contracción concéntrica posterior (por ejemplo, salto de longitud o salto para bloquear una pelota). Además, el mantenimiento de la fuerza excéntrica es importante para evitar lesiones en los isquiotibiales y se debe tener precaución cuando el entrenamiento del estiramiento estático se utiliza de forma aislada. El programa de estiramiento dinámico se recomienda sobre el estiramiento estático porque no cambió la fuerza excéntrica de los músculos isquiotibiales ni el rendimiento funcional.

SHARE