El calentamiento de los músculos inspiratorios mejora el rendimiento de carrera de 3200 m en corredores de distancia.

El calentamiento de los músculos inspiratorios mejora el rendimiento de carrera de 3200 m en corredores de distancia.
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

Las actividades de calentamiento son una práctica ampliamente aceptada que precede a casi todos los eventos deportivos para preparar el cuerpo para un rendimiento óptimo en la competencia (Barnes 2015). Un calentamiento activo es posiblemente la técnica de calentamiento más utilizada para los corredores de fondo porque es probable que induzca cambios metabólicos, cardiovasculares y neuromusculares específicos que conducen al rendimiento en carreras de distancia (Bishop 2003). Sin embargo, el rendimiento del ejercicio no se ha considerado limitado por la ventilación o la función de los músculos respiratorios en individuos sanos a pesar de la aparición de la fatiga de los músculos respiratorios después de un ejercicio submáximo prolongado (Loke 1982), así como del ejercicio máximo de corta duración (McConnell 1997). De hecho, la evidencia sugiere que la carrera de distancia competitiva presenta desafíos únicos y exigentes para los músculos respiratorios. El trabajo respiratorio durante la carrera es entre el 16 y el 26% del costo total de oxígeno del ejercicio (Aarón 1992), lo que constituye una parte sustancial de la energía requerida durante la carrera.

El entrenamiento de los músculos inspiratorios (IMT) es una forma de entrenamiento de la resistencia para los músculos involucrados principalmente en los procesos de la respiración utilizando un entrenador de respiración respiratoria resistida. Ahora está bien documentado que varias semanas de IMT mejoran el rendimiento del ejercicio en individuos no entrenados (Edwards 2008, Faghy 2016, Gething 2004) y entrenados en una variedad de deportes de resistencia (Edwards 2008, Faghy 2016, Griffiths 2007, Johnson 2007, Lomax 2011, Romer 2002, Volianitis 2001), así como durante sprints repetidos (Romer 2002, Tong 2014). El ejercicio de los músculos inspiratorios como parte de un calentamiento (IMW) también ha demostrado mejorar el rendimiento en carrera (Faghy 2016, Lomax 2011, Tong 2006), remo (Volianitis 2001) y bádminton (Lin 2007). Otro ejercicio de preparación similar que implica un ejercicio previo de alta intensidad por encima del que se usa típicamente durante un calentamiento también mejora el rendimiento de carrera simulada posterior en atletas de pista de alto nivel en un 1-3% (Barnes 2015, Ingham 2013). Los mecanismos fisiológicos que respaldan estos efectos siguen sin estar claros, pero probablemente incluyen una mejora en la función de los músculos inspiratorios, reducción de la sensación de falta de aire, aceleración general de la cinética del VO2, aumento del O2 total consumido, mayor VO2pico alcanzado durante la carrera y cambios en los patrones de reclutamiento de las unidades motoras (Hawkes 2007, Ingham 2013, Ross 2007).

Una mejora en la función de los músculos inspiratorios representa una mayor utilización de los músculos inspiratorios en todo su rango de movimiento y está asociada con una reducción del costo de oxígeno de la respiración (Turner 2012), que está relacionada con una reducción en la percepción del esfuerzo respiratorio y periférico durante la práctica deportiva (Edwards 2008, Romer 2002, Volianitis 2001). Un aumento en la velocidad de la cinética del VO2 durante el ejercicio de alta intensidad probablemente disminuiría la cantidad de malestar metabólico intramuscular y retrasaría la tasa de desarrollo de la fatiga, mejorando así el rendimiento (Ingham 2013). Un mayor VO2 durante el ejercicio de alta intensidad después de la preparación y las alteraciones en la actividad neuromuscular podrían facilitar un aumento potencial en el suministro de oxígeno muscular junto con una mayor utilización del oxígeno muscular. La carrera de media y larga distancia es un deporte que requiere una gran potencia aeróbica y una alta ventilación por minuto, normalmente superior a 70 mlkg-1min-1 y 150 Lmin-1 en hombres de élite. Si la respuesta general del VO2 puede aumentarse preparando de manera que se utilice una mayor proporción del consumo total de oxígeno durante la sesión de ejercicio, se esperaría que mejore el rendimiento.

Aunque se ha demostrado que los ejercicios de preparación efectivos mejoran la tolerancia al ejercicio, existen hallazgos mixtos con respecto a la adición de IMW sobre el rendimiento. Varios estudios han demostrado mejoras en el rendimiento del ejercicio después de varios modos de ejercicio; otros estudios no han mostrado ninguna mejora en el rendimiento de ciclismo o carrera. Además, la mayoría de los estudios utilizan sujetos entrenados de forma recreativa, y de los 2 estudios que utilizan atletas entrenados (Johnson 2014, Volianitis 2001). Johnson y cols. (2014) no encontraron ninguna mejora en el rendimiento de la prueba contrarreloj de ciclismo en comparación con un calentamiento específico de ciclismo, mientras que Volianitis y cols. (2001) informaron una mejora del 1.2% sobre el rendimiento del remo en comparación con un calentamiento específico para el remo. Además, la investigación ha demostrado que un protocolo de calentamiento respiratorio específico es más eficaz para mejorar la fuerza de los músculos inspiratorios que un protocolo de calentamiento general en remeros (Volianitis 1999). Por lo cual, recientemente, Kyle R. Barnes, de la Grand Valley State University (EEUU), llevó a cabo un estudio cuyo propósito fue examinar los efectos de un calentamiento específico de carrera con IMW en el rendimiento de carrera de 3200 m en corredores de media distancia moderadamente entrenados.

En un diseño cruzado aleatorio, 17 corredores de distancia entrenados completaron dos pruebas de rendimiento de 3200 m en días separados, precedidas por 2 procedimientos de calentamiento diferentes: IMW o IMW simulado (CON). En cada condición, los sujetos realizaron 30 respiraciones contra el 50% de la fuerza máxima de cada atleta (IMW) o 30 respiraciones prolongadas y lentas contra una resistencia insignificante (CON). La preparación para la carrera percibida y la fuerza, el flujo, la potencia y el volumen de los músculos inspiratorios se midieron antes y después de cada calentamiento.

La frecuencia cardíaca (FC), la calificación del esfuerzo percibido (RPE) y la disnea (RPD) y los gases espirados se recogieron durante cada prueba. Un rendimiento de carrera de 3.200 m fue 2.8%±1.5% (20.4 segundos) más rápido después de un IMW (tamaño del efecto [ES] = 0.37, p = 0.02). Después de cada condición de calentamiento, hubo un efecto pequeño en la fuerza inspiratoria máxima (6.6±4.8%, ES = 0.22, p = 0.02), flujo (5.2±4.4%, ES = 0.20, p = 0.03), potencia (17.6±16.7%, ES = 0.22, p = 0.04) y volumen (6,7 6 6,3%, ES = 0,24, p = 0,01) después de IMW en comparación con CON. No hubo diferencias en la FC, el volumen minuto, el VO2pico o el VO2 en cada intervalo de 800 m entre las condiciones (ES ≤0.13, p >0.17). Hubo pequeñas diferencias en el RPE a 800 m y 1.600 m (ES = 0.32, p = 0.17; ES = 0.21, p = 0.38, respectivamente), pero ninguna diferencia en los últimos 1.600 m (p = 1.0). Hubo un efecto positivo moderado en la RPD (ES = 0.81, p <0.001) y en preparación para la carrera (ES = 0.76, p <0.01) después de un IMW.

En general, los datos sugieren que el IMW mejora el rendimiento de 3200 m debido a las mejoras en las características de la función de los músculos inspiratorios y en la reducción de la disnea.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Los entrenadores y practicantes que trabajan con corredores de fondo deben incorporar un IMW en las rutinas de calentamiento de sus atletas antes de una posterior carrera de alta intensidad. Los hallazgos del estudio actual se limitan a un protocolo de IMW específico, el calentamiento específico de la carrera y los sujetos utilizados en este estudio. La investigación futura debe centrarse en optimizar el uso del IMT en los procedimientos del calentamiento mediante la modificación de los parámetros de carga y el tiempo para mejorar aún más el rendimiento de carrera y descubrir los mecanismos responsables de tales mejoras.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias