EL VENDAJE DE MMA

EL VENDAJE DE MMA

OBJETIVO DEL VENDAJE

Este vendaje tiene el objetivo de prevenir las lesiones en las manos de los peleadores de MMA y al mismo tiempo permitirle un buen agarre.

Paso uno:Se extienden 4 piezas de gasa de 10 x 10 cm, desdobladas a la mitad de como originalmente vienen en el paquete, quedando un colchón de gasas de 10 x 20 cm.

Paso dos:Con las láminas de gasa, se las doblará juntando sus dos extremos en la mitad de esta.


Paso tres:Se dobla a la mitad el colchón resultante del paso anterior y queda conformado el colchón definitivo que se utilizará en el vendaje.


Paso cuatro:Con un poco de vaselina se realizan masajes en la mano, en la zona de la muñeca, los metatarsos y en los dedos.



Paso quinto:Con una cinta de 2.5 cm se armarán las tiras para fijar el colchón a la zona de los interdigitales, lo que provocará que la gasa no se mueva, protegiendo así a los nudillos.



Paso sexto:Con una venda gasa de 5 cm de ancho se realiza el pre-vendaje que cubrirá la mano del adhesivo de la cinta y además dará el primer soporte al recorrido de la articulación del dedo pulgar y de la muñeca.

Inicialmente se contiene la articulación de la muñeca con 4 vueltas con la venda gasa.

Luego se envuelve el dedo pulgar rodeándolo desde afuera hacia adentro y se lleva la venda hacia la muñeca dándole una vuelta para fijar la sujeción generada en el pulgar. Este paso se repite dos o tres veces, pero siempre que se rodea el pulgar se debe disminuir al máximo el grosor de la venda plegándola con una prensión de los dedos para que no moleste al momento de realizar los agarres.

Desde la parte externa de la muñeca (cúbito) se lleva la venda gasa hacia la zona de los metatarsos rodeándolos dos veces.


Desde el quinto metatarso parte la venda en diagonal por la parte dorsal de la mano hacia la zona que se encuentra detrás del dedo pulgar (radio) y desde ahí se vuelve en diagonal por el otro lado hasta el segundo metatarso para dirigirse al quinto metatarso por la zona palmar de la mano.



Desde el quinto metatarso se sujetará el colchón rodeándolo con la venda gasa. Antes de ubicar el colchón se debe medir que la mitad del mismo quede frente a los nudillos cuando cierre el puño y la otra mitad en los metatarsos para sujetarlo, de esta manera el colchón no molestará a los dedos para los agarres.




Para finalizar esta primera parte del vendaje se refuerza la zona carpo-metacarpiana con pasajes de vendas en diagonal formando una equis.









Desde la zona cubito-radial se rodea esta articulación con cinta adhesiva hasta llegar a la muñeca.



Desde la zona del cúbito se lleva la cinta hacia el metatarso primero y se lo rodea desde afuera realizando un pequeño dobles en la zona interna de la cinta donde el dedo pulgar tiene su movimiento para la prensión, provocando con esto que la cinta no moleste al peleador al momento de apretar el puño para los golpeos o agarres y favoreciendo la prevención de la hiperextensión de dedo.




Una vez sujetada la zona de la muñeca y del pulgar, se refuerza la articulación carpo-metacarpiana con líneas en diagonal desde el lado externo e interno de la mano, el recorrido debe ir desde el cúbito al segundo metatarso y desde el radio al quinto metatarso.







Finalizando el refuerzo anterior, se colocan tiras alrededor de los metatarsos, observando que en la parte donde cierra el puño en el segundo metatarso quede doblada la cinta para no generar incomodidad en los agarres.




Para finalizar el vendaje, se aplican tiras de refuerzo en la parte dorsal de la mano, desde la articulación cúbito-radial hasta los metatarsos.





Este vendaje fue desarrollado en equipo junto con el profesor Michel Silva, quién es uno de los vendadores y Cutman oficial de Combate Américas.

BIBLIOGRAFIA

Merlo, R. (2019). Entrenamiento para Deportes de Combate. Colegio profesional de Licenciados en Entrenamiento Deportivo. 1ra. Edición. León.

SHARE