Entrenamiento concurrente combinado con SIT en mujeres adultas

Entrenamiento concurrente combinado con SIT en mujeres adultas

Los efectos de un programa de entrenamiento de intervalos de sprint y entrenamiento concurrente de fuerza sobre la capacidad aeróbica en mujeres adultas inactivas

Las reducciones en la masa muscular y en la fuerza y la pérdida selectiva de las fibras musculares tipo II, contribuyen a una capacidad funcional disminuida en poblaciones que envejecen. Las disminuciones relacionadas con la edad sobre la capacidad aeróbica máxima exacerban aún más la caída característica de la condición de salud de esta cohorte, ya que el fitness cardiorespiratorio bajo es considerado un precursor al desarrollo de la enfermedad cardiovascular. Por el contraste, la evidencia apoya los efectos favorables de la participación en la actividad física regular sobre la salud y la función física.

En particular, las adaptaciones musculoesqueléticas y aeróbicas inducidas por ejercicio pueden servir un rol preventivo contra la enfermedad relacionada con la edad y los deterioros funcionales.

Aunque el SIT puede ser desafiante para las personas mayores de edad, la incorporación estratégica de protocolos con cuesta vertical al SIT facilita la adquisición de intensidades requeridas a velocidades inferiores. Debido a las disparidades del sexo en el proceso de envejecimiento, las respuestas adaptativas a este programa de entrenamiento modificado pueden ser particularmente ventajosas para las mujeres de mayor edad.

Recientemente, Lorena S. Huffman, de la Auburn University (EEUU), llevó a cabo un estudio con el propósito de determinar las adaptaciones fisiológicas, específicamente con respecto a la capacidad aeróbica, a una intervención de entrenamiento concurrente (CT) basado en SIT en mujeres desentrenadas adultas. Este estudio desea, por primera vez, buscar identificar las adaptaciones diferenciales que resultan a partir del SIT inclinado (INC) vs SIT tradicional sin desnivel, específicamente en lo que se refiere a la capacidad aeróbica; una gran preocupación para poblaciones sedentarias y que están envejeciendo. Es más, ninguna investigación ha examinado las respuestas fisiológicas a un programa de CT de alta intensidad en mujeres recreativamente activas que están envejeciendo, una cohorte con disminución de la función fisiológica.

Un total de 53 participantes se emparejaron según la capacidad de aeróbica máxima preliminar (VO2máx) valorada con el protocolo de Bruce en un grupo de nivel cero (SIT0) o un grupo con 6% de inclinación (SIT6). Esta intervención de 12 semanas consistió en 3 sesiones de entrenamiento concurrente por semana. El protocolo de intervalos de sprints consistió en 2 (semanas 1–6) y luego 3 (semanas 7–12) series de 3 sprints de 40 segundos a intensidades específicas para provocar respuestas equivalentes al 95% de la frecuencia cardíaca máxima predecida para la edad, entremezcladas con 20 segundos de pausa; con 1 minuto de recuperación pasiva entre las series. Un modelo de periodización ondulatoria consistente en levantamientos tales como sentadilla con barra atrás y press de banco, constituyeron el componente del entrenamiento de la fuerza.

El orden del protocolo se alternó en cada sesión. El post-entrenamiento reveló mejoras significativas en SIT0 y SIT6 (p <0.05) para el VO2máx (2.11±0.390 a 2.29±0.382 L∙min-1; 2.03±0.382 a 2.09±0.561 L∙min-1), Tmáx (490.5±102.3 a 542.7±81.5 segundos; 503.2±75.4 a 541.8±77.0 segundos), y Vmáx (5.1±0.92 millas por hora [MPH] a 5.9±0.90 MPH; 4.3±0.68 MPH a 4.9±0.64 MPH), respectivamente. No se descubrieron interacciones significativas entre grupos para cualquiera de las variables.

Esta intervención de entrenamiento concurrente basado en SIT, representa una estrategia eficaz para inducir adaptaciones cardiovasculares significativas en mujeres mayores de edad por las evidente mejoras de la capacidad aeróbica, algo beneficioso a la salud total y crítico para la funcionalidad en la vejez; una preocupación importante para las mujeres que envejecen.

APLICACIONES PRÁCTICAS

Según lo conocido hasta ahora, este es el primer estudio que investiga respuestas diferenciales a un SIT de nivel cero vs un SIT con inclinación en mujeres inactivas de 40 a 64 años. Según el ACSM, el 40 por ciento de los participantes iniciales de este estudio tenían valores de VO2máx de inicio clasificados en las categorías de aptitud cardiorrespiratoria "deficiente" a "regular" según su grupo de edad específico. Se puede suponer que estos valores solo continuarían disminuyendo como resultado de una actividad física insuficiente y disminuciones fisiológicas relacionadas con la edad.

A menos que se adopte un programa de entrenamiento, las reducciones en la capacidad aeróbica pueden alcanzar niveles muy reducidos por debajo de los requeridos para la función básica diaria. Si bien el HIIT puede significar un enfoque ideal para combatir tales declinaciones, la función muscular dañada puede impedir que el envejecimiento de la población alcance velocidades de sprints máximos que evocan intensidades casi máximas requeridas por este modo de entrenamiento. Al incorporar la inclinación en los protocolos SIT, los profesionales del ejercicio pueden prescribir protocolos HIIT modificados para personas sedentarias y envejecidas con un riesgo menor de incidentes. Teniendo en cuenta que la capacidad aeróbica máxima ha demostrado ser un factor de riesgo independiente para la mortalidad por todas las causas y enfermedades cardiovasculares, las adaptaciones aeróbicas resultantes de esta intervención indican que un programa de entrenamiento concurrente con intervalos de alta intensidad puede ser un enfoque útil tanto en la condición física como en la clínica.

SHARE