Entrenamiento Concurrente

En el marco de nuestra sección resistencia, continuamos con el desarrollo de un campo importante para complementar nuestro conocimiento relacionado con el entrenamiento de la fuerza, y al mismo tiempo de nuestra área específica, el denominado ¨Entrenamiento Concurrente¨.

Rodrigo Sendra ~ Triatleta Elite

Entendemos como trabajo concurrente a la combinación del entrenamiento de endurance con entrenamiento de fuerza de altas cargas o fuerza explosiva. Cabe destacar la importancia de este componente durante la preparación física, ya que se ha documentado que el entrenamiento concurrente produce mejoras en el rendimiento durante la carrera.

Antes de continuar, aclararemos algunos términos básicos que nos permitirán una compresión más detallada de este concepto:

·Entrenamiento de Fuerza con altas cargas: Se define como todo trabajo que nos permita mantener o mejorar la capacidad del músculo para desarrollar su máxima fuerza (cargas iguales o mayores al 85% de una Repetición máxima, “RM ” )

·Entrenamiento de fuerza explosiva: Se define como ejercicios desarrollados a una máxima velocidad en la fase concéntrica (fase positiva del movimiento) con una carga que va desde el propio peso corporal, hasta 60% de un RM. Por ejemplo,ejercicios pliométricos.

·Rendimiento en endurance: Podemos considerar que un deportista mejora su rendimiento en endurance cuando mejora uno o más de los siguientes componentes: Economía del ejercicio, Capacidad anaeróbica, reduce la fatiga durante la carrera, aumenta la velocidad máxima.

Está ampliamente demostrado que el entrenamiento concurrente produce mejoras superiores en el rendimiento que entrenar endurance por sí solo, tanto, en sujetos no entrenados, corredores recreacionales, deportistas bien entrenados como atletas de elite.

Esto es así, tanto en disciplinas de corta (<15 minutos), como de larga duración (>15 minutos), para natación, running, ciclismo, entre otras. Estas mejoras son explicadas principalmente por el aumento de fibras de tipo IIA y disminución de fibras tipo IIX (IIA son más resistentes a la fatiga), aumento de la máxima fuerza de contracción del músculo, la tasa de desarrollo de la fuerza (RFD ) y el aumento de la rigidez musculo-tendinosa.

Pese a los beneficios del entrenamiento concurrente, muchas personas son aún escépticas con este tema ya que se mantiene la creencia de que el entrenamiento de fuerza produce aumento en la masa muscular y/o puede disminuir la densidad capilar lo que resultaría en una disminución del rendimiento. En la siguiente tabla, tomada de un meta-análisis realizado por Iñigo Mujika, Phd. Nos muestra los beneficios y posibles daños producidos en el performance de Endurance debido al entrenamiento concurrente.

Tabla 1: Detalla, basado en la evidencia científica, los potenciales efectos fisiológicos del entrenamiento de fuerza con cargas altas o fuerza explosiva sobre el rendimiento en endurance.

Como podemos ver no hay alguna alteración fisiológica que nos impida incluir trabajos de fuerza pesada o explosiva en nuestra periodización. Es por ello que la compresión y puesta en práctica del entrenamiento concurrente, es una gran estrategia a explorar en nuestros programas de entrenamiento.

Klgo. Jesus David Gomez Lopez

CAPACITACIONES RELACIONADAS

Curso de Preparación Física Integral en Running y Trail Running

BIBLIOGRAFIA

·B. R. Rønnestad. I, Mujika. Optimizing strength training for running and cycling endurance performance: A review. Scand J Med Sci Sports 2013.

·Aagaard, P. Raastad, T. Strength Training for Endurance Performance. In: I, Mujika, Endurance Training – Science and Practice. P: 52-59, 2012.

·Ramírez-Campillo, R. et al.Effects of plyometric training on endurance and explosive strength performance in competitive middle- and long-distance runners. 2014, 28, 97-104

·Bishop, D. et al. The effects of strength training on endurance, performance and muscle, characteristics, Med Sci Sport Exercise. 1998. 31, 886.891.

·Hoff, I. Gran, A. Helgerud, J. Maximal strength training improves aerobic endurance performance. Scand J Med Sci Sports. 2002, 12, 288-295

COMPARTIR