Espirulina

Es una cianobacteria (bacteria aerobia fotosintética) microscópica y filamentosa que se considera un alimento funcional natural. Tiene una gran tradición de uso como alimento en diversas culturas ya que se encuentra por todo el mundo en aguas interiores y del mar.

Se ha empleado como fuente de proteínas y vitaminas sin efectos secundarios significativos. Además de su alto contenido en proteínas, de hasta el 70%, también contiene vitamina B12 y betacarotenos, así como minerales, especialmente hierro. También es rica en ácidos fenólicos, tocoferol y ácido gamma-linolénico. La espirulina carece de pared celular (celulosa), por lo que puede ser fácilmente ingerida. Además, se ha constatado en varios estudios su seguridad desde un punto de vista toxicológico.

Existen tres especies especialmente útiles como alimento, por sus altas propiedades nutricionales:

- Spirulina Platensis (Arthrospira platensis)

- Spirulina Maxima (Arthrospira maxima)

- Spirulina Fusiformis (Arthrospira fusiformis)

Es recomendado como alimento muy útil frente a la malnutrición infantil por muchos organismos internacionales, y se está potenciando su producción en países de renta baja. Recomiendo el siguiente video que aunque está en inglés contiene información útil.


Como principios activos importantes de la espirulina está el beta-caroteno y la ficocianina C. Ésta última tiene propiedades antioxidantes y depuradora de radicales (alcoxilo, hidroxilo y peroxilo). Reduce la producción de nitrito, suprime la expresión de iNOS, e inhibe la peroxidación lipídica microsomal en el hígado. Inhibe de forma selectiva la ciclooxigenasa 2 (COX-2), reduce la producción de prostaglandina E2 (PGE2) y de citocinas proinflamatorias, como el factor de necrosis tumoral alfa (TNF-alfa). También suprime la activación de factor nuclear Kappa B (NF-kB) mediante el bloqueo de la degradación de IkB, y modula las rutas de algunas MAP-cinasas, como p38, JNK y ERK 1/2.

Así pues, además de su buen perfil para el tratamiento de trastornos por malnutrición, la espirulina se perfila como un alimento importante para el abordaje complementario de patología de base inflamatoria, aunque se requiere un mayor número de ensayos clínicos con diversas patologías para establecer un verdadero valor terapéutico en las mismas.

Referencias

[1] Nutrientes e Inflamación. Capítulo 4. Interacciones generales entre nutrientes y procesos inflamatorios. FUNIBER

COMPARTIR