HIIT VS MICT en adultos con sobrepeso u obesidad: una revisión sistemática

HIIT VS MICT en adultos con sobrepeso u obesidad: una revisión sistemática

El entrenamiento físico y la disminución de la ingesta de energía son estrategias comunes para reducir la masa corporal al inducir un balance energético negativo. Con respecto al entrenamiento físico, el ejercicio aeróbico es una intervención no farmacológica común y efectiva para el control del peso y la adiposidad Las pautas internacionales actuales para el control de peso con frecuencia recomiendan un alto volumen de entrenamiento continuo tradicional de intensidad moderada (MICT) (entre 150 y 250 min semana −1 para prevenir el aumento de peso;> 150 min semana −1 para pérdida de peso moderada; y> 225– 420 min semana −1 para pérdida de peso significativa). Sin embargo, un alto volumen de ejercicio podría ser una barrera para el cumplimiento de los programas de ejercicio porque la falta de tiempo es una razón comúnmente citada para no participar en programas de actividad física.

En los últimos años, cada vez más pruebas ha apoyado el papel de la alta intensidad mediante intervalos (HIIT) como una estrategia importante para reducir la masa corporal, la obesidad y factores de riesgo cardiometabólicos. Algunos estudios han demostrado que HIIT puede conferir beneficios superiores a MICT para reducir la adiposidad en pacientes con sobrepeso u obesidad. Sin embargo, estos resultados no están bien establecidos porque algunos estudios no mostraron la efectividad de HIIT en la reducción de la masa de grasa corporal

Por lo tanto, el objetivo de este estudio fue evaluar la influencia del entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) sobre las variables antropométricas en adultos afectados por sobrepeso u obesidad y comparar los efectos con los del entrenamiento continuo de intensidad moderada. Para ello, se realizó una búsqueda bibliográfica en los estudios de intervención HIIT que evaluaron las variables antropométricas en adultos afectados por sobrepeso u obesidad.

Limitaciones de los estudios.

Debido a aspectos metodológicos, quedan lagunas en la literatura sobre el efecto real de HIIT sobre variables antropométricas y parámetros fisiológicos específicamente relacionados con la salud en adultos afectados por sobrepeso. En particular, los estudios previos fueron limitados con respecto a la extrapolación de esta población debido a los amplios rangos de edad de las poblaciones de estudio y la inclusión de variables de confusión tales como niños y adolescentes, ancianos , individuos con peso normal e individuos con ciertas características médicas, como enfermedad de la arteria coronaria, receptores de trasplante de corazón, infarto post-miocardio , sobrevivientes de cáncer colorrectal y enfermedad de hígado graso no alcohólico y enfermedad reumática. Además, la falta de un grupo control que no fueron sometidos a ejercicios e podría considerar la introducción de un riesgo de sesgo en el análisis, Además, la existencia de diferencias en la efectividad entre HIIT y MICT no está bien establecida porque algunos estudios no evaluaron e igualaron los protocolos de entrenamiento, lo que resulta en un riesgo de sesgo relevante. Finalmente, solo un número limitado de ensayos clínicos han evaluado la efectividad de HIIT y pueden usarse para comparar HIIT y MICT.

Estrategia de búsqueda

Esta revisión sistemática y el metanálisis de la red se informan de acuerdo con los elementos de informes preferidos para las revisiones sistemáticas y los metaanálisis (PRISMA) y el Manual Cochrane para las revisiones sistemáticas de las intervenciones.

Se realizaron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas (hasta mayo de 2018) sin límite de período: Biblioteca Cochrane, PubMed, Science Direct, Scopus, SPORTDiscus y Web of Science.

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad generalmente se considera que incluye ejercicio con una intensidad igual o mayor a ~ 90% de la consumo máximo de oxígeno (VO 2 máx ). Sin embargo, en este estudio, que analizó una población especial (es decir, adultos con sobrepeso u obesidad), intervenciones con una intensidad de ≥80% VO 2 máx. ,> 80% de la reserva de frecuencia cardíaca o> 85% de la frecuencia cardíaca máxima ( HR max ) fueron incluidos.

Resultados

Las búsquedas en bases de datos electrónicas resultaron en 857 artículos. Después de agregar estudios relevantes de otras fuentes y aplicar los criterios de elegibilidad, incluimos 48 estudios en la presente revisión sistemática.

Se investigaron un total de 1,222 sujetos de los 48 estudios (HIIT: 678 sujetos; MICT: 293 sujetos; control: 251 sujetos). Entre todos los estudios, 58 grupos recibieron intervenciones HIIT, 24 grupos recibieron intervenciones MICT y 21 grupos sirvieron como controles.


De los estudios que evalúan HIIT

El 37,3% evaluó tanto a hombres como a mujeres, el 22,0% evaluó solo a hombres, el 39,0% evaluó solo a mujeres y el 1,7% no diferenciaba el sexo de los participantes. El tiempo de seguimiento promedio fue de 9.6 semanas, con un rango de 2 (6.8%) a 24 semanas (1.7%); La mayoría de los estudios tuvieron un tiempo de seguimiento de 12 (33,9%) o 6 semanas (18,6%). La frecuencia semanal de HIIT también se informó en los 48 estudios que evaluaron las intervenciones HIIT fue de tres veces por semana en 41 estudios, tres a cuatro veces por semana en dos estudios, cuatro veces por semana en tres estudios y cinco veces por semana en dos estudios. Con respecto a la modalidad de ejercicio, 30 estudios adoptaron el ciclismo y 18 estudios adoptaron correr / caminar (12 en una cinta de correr, tres en canchas deportivas cubiertas, uno al aire libre y uno en una cinta de correr y en una sala de entrenamiento, y uno no informó el ergómetro / lugar de entrenamiento).

De los estudios que incluyeron MICT

El 37.5% evaluó tanto a hombres como a mujeres, el 25.0% evaluó solo a hombres y el 37.5% evaluó solo a mujeres. El tiempo medio de seguimiento fue de 9.3 semanas, con un rango de 2 (8.3%) a 16 semanas (4.2%); Los períodos de seguimiento más frecuentes fueron 12 (50,0%) y 6 semanas (16,7%). La frecuencia semanal también se informó en los 24 estudios que evaluaron las intervenciones MICT. Se realizó tres veces a la semana en 16 estudios, tres a cuatro veces a la semana en dos estudios, cuatro veces a la semana en dos estudios y cinco veces a la semana en cuatro estudios . Con respecto a la modalidad de ejercicio, 15 estudios adoptaron el ciclismo y nueve adoptaron correr / caminar (seis en una cinta de correr, uno al aire libre y uno en una cinta de correr y en una sala de entrenamiento, y uno no informó la ubicación del ergómetro / entrenamiento).

En total, 31 estudios evaluaron la composición corporal. Para evaluar esa variable, 17 estudios utilizaron DEXA, diez adoptaron el análisis de impedancia bioeléctrica (BIA), tres utilizaron el método del grosor del pliegue cutáneo y uno realizó un análisis utilizando una combinación de DEXA, pletismografía y BIA.

Solo tres estudios evaluaron el área de grasa visceral abdominal y el área de grasa subcutánea abdominal; uno utilizó imágenes de resonancia magnética y dos utilizaron tomografía computarizada.

Porcentaje de grasa corporal

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad (427 sujetos) en comparación con el control (406 sujetos) fue efectivo para disminuir el porcentaje de grasa corporal. Sin embargo, no hubo diferencia entre HIIT (427 sujetos) y MICT (445 sujetos)

Comparación del porcentaje de grasa corporal entre HIIT y MICT. HIIT, entrenamiento en intervalos de alta intensidad; MICT, entrenamiento continuo de intensidad moderada.

En los estudios que evaluaron la composición corporal mediante DEXA, HIIT (241 sujetos) en comparación con el control (237 sujetos) fue eficaz para disminuir el porcentaje de grasa corporal. Sin embargo, no hubo diferencia entre HIIT (241 sujetos) y MICT (252 sujetos)

Área de grasa subcutánea abdominal

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad (39 sujetos) en comparación con el control (37 sujetos) no afectó el área de grasa subcutánea abdominal. Además, al analizar los estudios ecualizados, no se observaron diferencias entre HIIT (39 sujetos) y MICT (39 sujetos)

Área de grasa visceral abdominal

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad (39 sujetos) en comparación con el control (36 sujetos) fue efectivo para reducir el área de grasa visceral abdominal. Sin embargo, al analizar los estudios ecualizados, no se observaron diferencias entre HIIT (39 sujetos) y MICT (39 sujetos).

Circunferencia de la cintura

El entrenamiento en intervalos de alta intensidad (332 sujetos) en comparación con el control (339 sujetos) fue efectivo para reducir la circunferencia de la cintura. Sin embargo, no hubo diferencia entre HIIT (332 sujetos) y MICT (287 sujetos)

Metarregresión

Se encontró una regresión significativa entre el número de sesiones (más reducción con más sesiones) , modo de ejercicio (más reducción en la carrera) y edad (más reducción con menos edad) para cambios en la masa corporal.

Para la circunferencia de la cintura, se encontró una regresión significativa con el modo de ejercicio (más reducción en la carrera).

Discusión

Los principales resultados de este estudio indican que el HIIT es efectivo para reducir la masa corporal, el IMC, la circunferencia de la cintura, la WHR (waist/hip ratio), el porcentaje de grasa corporal y el área de grasa visceral abdominal. Aunque se encontraron algunas diferencias entre HIIT y MICT, cuando se igualó las sesiones entre los dos métodos de entrenamiento, la única diferencia restante fue para la masa corporal. Por lo tanto, los resultados muestran que HIIT puede considerarse un método de entrenamiento efectivo para el tratamiento de la obesidad, pero su superioridad en relación con MICT debe considerarse con precaución.

Estos resultados difieren de los estudios previos porque los metanálisis previos que incluyeron adultos con obesidad no verificaron la efectividad de HIIT igualando diferentes variables con el MICT.

Con respecto a la adiposidad, este metanálisis mostró la efectividad de HIIT en la reducción del porcentaje de grasa corporal (−1.29%). Se encontraron resultados similares en metanálisis anteriores que evaluaron el efecto de HIIT en adultos con obesidad, con reducciones de -1.7 y ~ 2 kg de la masa grasa total.

Curiosamente, en el metanálisis de Batacan, solo las intervenciones más largas (> 12 semanas) pudieron generar reducciones en el porcentaje de grasa corporal. Por lo tanto, aunque algunos estudios han mostrado cambios en la composición corporal en protocolos cortos, la duración de la intervención puede ser un factor relevante para generar resultados más consistentes.

En este estudio, los análisis mostraron que HIIT es similar a MICT para reducir el porcentaje de grasa corporal, oponiéndose a los hallazgos del metanálisis de Türk et al que revelaron la superioridad de HIIT en adultos con obesidad. Sin embargo, vale la pena señalar que el estudio mencionado no tuvo en cuenta la igualación del gasto de energía o la carga de trabajo entre HIIT y MICT, un hecho que indiscutiblemente crea un sesgo en la interpretación de los resultados.

Más allá de la mera grasa corporal total, la ubicación de la acumulación de grasa también se ha destacado como relevante para la salud. Alguna evidencia indica que la acumulación de grasa en la región central es más dañina para la salud porque causa una mayor resistencia a la insulina y aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

El metaanálisis actual mostró que HIIT fue eficaz para reducir el área de grasa visceral abdominal (−6.8 cm 2 ), circunferencia de cintura (aproximadamente −2.3 cm) y WHR (−0.01).

Maillard et al evaluó los efectos de HIIT sobre la masa grasa abdominal y la masa visceral e informó una reducción en estos dos indicadores de obesidad central. En otros metanálisis, se analizó la circunferencia de la cintura como indicador de obesidad central Wewege y col . observaron un efecto significativo de HIIT con una reducción de la circunferencia de la cintura de ~ 3 cm en adultos con obesidad, mientras que Batacan et al encontraron una reducción solo en una intervención extendida (> 12 semanas), con una disminución de ~ 2 cm. Estas reducciones en la circunferencia de la cintura pueden considerarse clínicamente relevantes porque incluso las reducciones modestas (<2 cm) confieren mejoras en casi todos los factores de riesgo presentes en el síndrome metabólico.

Se sugiere que HIIT puede ser muy efectivo para reducir la adiposidad abdominal porque el ejercicio intenso promueve una mayor secreción de catecolaminas. Como los receptores β-adrenérgicos se encuentran en el tejido adiposo, con una alta concentración de estos receptores en la región abdominal, HIIT podría promover una mayor disminución de la obesidad central. Sin embargo, en el presente estudio, aunque se demostró que el HIIT es eficaz para reducir la grasa visceral abdominal, la circunferencia de la cintura y la WHR, la magnitud que puede considerarse es modesta. Además, no se observaron diferencias entre los modelos de ejercicio.

Hasta donde sabemos, este fue el primer metanálisis que involucró a adultos con obesidad para comparar los efectos de los modelos de entrenamiento (HIIT vs. MICT) sobre la grasa visceral, la grasa abdominal y la WHR. Por lo tanto, teniendo en cuenta el potencial maligno de la grasa visceral, es importante adoptar actividad física independientemente del modelo porque el ejercicio por sí solo ha demostrado ser efectivo para reducir la adiposidad visceral, independientemente de si va acompañado de una reducción en la masa corporal

Dos mecanismos puedan ser responsables de la efectividad de HIIT en la reducción de la adiposidad: posible modulación de los mecanismos de apetito y saciedad y / o cambios en el consumo excesivo de oxígeno después del ejercicio (EPOC). En cuanto a los mecanismos de apetito y saciedad, como resultado final, no hay un aumento compensatorio en la ingesta de energía después de un período (≥4 semanas de duración) de HIIT / SIT en comparación con MICT o ningún ejercicio.

HIIT tiende a generar un EPOC más alto que MICT. Sin embargo, aunque este factor tiene una contribución positiva a largo plazo, la magnitud de estas diferencias es modesta, lo que sugiere que EPOC puede ser incapaz de provocar cambios significativos en la masa corporal y la composición corporal.

Otro factor importante en el análisis de los posibles efectos de HIIT en la reducción de la adiposidad es que la mayoría de los estudios no controlaron la dieta de los participantes. Este hecho es extremadamente importante porque hay evidencia que sugiere que los programas de ejercicio sin intervenciones que involucran un déficit energético son ineficaces para reducir la masa total de grasa corporal. Aunque el ejercicio solo es efectivo para reducir el tejido adiposo visceral y mejorar las diferentes variables físicas aptitud.

La idea de que HIIT es una estrategia eficiente en el tiempo debe interpretarse con precaución. Para lograr el mismo gasto de energía, la duración de las sesiones HIIT y MICT puede ser similar, según lo analizado por algunos estudios con protocolos isocalóricos, incluidos Schjerve et al . (HIIT: 43 min; MICT: 47 min), Bækkerud et al . (HIIT: 41 min; MICT: 45 min) y Zhang et al . (HIIT: 43 min; MICT: 48 min). Es importante considerar la duración total de la sesión, incluidos los períodos de calentamiento y enfriamiento, porque la idea de una estrategia eficiente en el tiempo ha sido defendida como una solución a la barrera de la falta de tiempo; por lo tanto, hacer caso omiso de estos componentes de la sesión de entrenamiento es inadecuado.

Por último, la seguridad es un aspecto importante de la participación en el ejercicio. Por lo tanto, es importante comprender la seguridad de HIIT. En las poblaciones afectadas por la obesidad, los metanálisis anteriores identificaron la falta de informes sobre eventos adversos. Solo el 37% de los estudios informaron efectos adversos, y hubo información limitada disponible sobre las razones por las cuales los sujetos abandonaron los estudios. Sin embargo, de los estudios que proporcionaron esta información, no se encontraron diferencias en los eventos adversos entre HIIT y MICT, y ningún estudio informó lesiones agudas por ninguno de los protocolos de entrenamiento.

Finalmente, debido a que la eficiencia y la seguridad de HIIT y MICT son similares, se deben considerar las preferencias individuales. En este sentido, el disfrute de la actividad física experimentado por los hombres sedentarios afectados por sobrepeso u obesidad fue similar entre HIIT y MICT (emparejado por trabajo mecánico).

Conclusiones e implicaciones prácticas.

En base a los resultados obtenidos, el presente estudio concluye que HIIT promueve reducciones en la masa corporal, la masa grasa (área total, porcentaje y grasa visceral abdominal) y los indicadores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y metabólicas en adultos afectados por sobrepeso u obesidad. Además, HIIT promovió resultados similares a los de MICT, particularmente cuando estos dos métodos fueron igualados. Aunque HIIT promovió mayores reducciones en la masa corporal que MICT, la magnitud de este resultado no fue clínicamente relevante.

Referencias utilizadas:

Andreato, L. V., Esteves, J. V., Coimbra, D. R., Moraes, A. J. P., & de Carvalho, T. (2019). The influence of high‐intensity interval training on anthropometric variables of adults with overweight or obesity: a systematic review and network meta‐analysis. Obesity reviews, 20(1), 142-155.

SHARE