Hipertensión arterial (HTA) y obesidad

Hipertensión arterial (HTA) y obesidad

La relación entre obesidad e HTA tiene una especial relevancia por su magnitud y por las repercusiones que tiene en la clínica diaria y en los entrenamientos que hacemos a lo largo de nuestra programación. Numerosas evidencias clínicas y epidemiológicas apoyan la asociación entre presión arterial y peso corporal, que se ha documentado en numerosos grupos raciales, étnicos y socioeconómicos (1). Datos del estudio de Framingham indican que en aproximadamente el 78% de los varones hipertensos y el 65% de las mujeres, la HTA puede atribuirse directamente a la obesidad (2). De hecho, se han identificado varias anomalías centrales y periféricas que pueden explicar el desarrollo o mantenimiento de la presión arterial alta en la obesidad. Estos incluyen la activación del sistema nervioso simpático y el sistema renina-angiotensina-aldosterona (3), observándose datos un poco más elevados con valores en reposo de PA ≥ 130/85 mmHg.


Las personas con obesidad abdominal o central tienen un riesgo mayor de desarrollar HTA, así como otros factores de riesgo cardiovascular (3), por lo que si tenemos una prueba de esfuerzo, una valoración de DXA y una medición del perímetro de cintura cadera, podemos hacernos una idea de si la persona también puede tener este problema durante nuestros entrenamientos. Okosun et al (4) estimaron la prevalencia de obesidad abdominal en población adulta de EE.UU. y determinaron el riesgo atribuido a la obesidad abdominal en diferentes grupos étnicos utilizando datos del NHANES III (National Health and Nutrition Examination Survey). El riesgo de HTA fue 3 veces superior en los pacientes con obesidad abdominal.


Durante los ejercicios intensos, como por ejemplo el entrenamiento con cargas o pesas los valores de tensión arterial aumentan y nuestra pregunta es:

¿Hacéis algún tipo de valoración de la tensión arterial antes de comenzar los entrenamientos?

¿Qué material utilizáis para medirlo?

¿Cómo evaluáis el riesgo de la persona antes de comenzar los entrenamientos?


Referencias

  1. Parikh, N. I., Pencina, M. J., Wang, T. J., Lanier, K. J., Fox, C. S., D’Agostino, R. B., & Vasan, R. S. (2007). Increasing trends in incidence of overweight and obesity over 5 decades. The American journal of medicine, 120(3), 242-250.
  2. Day, C. (2007). Metabolic syndrome, or What you will: definitions and epidemiology. Diabetes and Vascular Disease Research, 4(1), 32-38
  3. Rahmouni, K., Correia, M. L., Haynes, W. G., & Mark, A. L. (2005). Obesity-associated hypertension. Hypertension, 45(1), 9-14.
  4. Okosun, I. S., Prewitt, T. E., & Cooper, R. S. (1999). Abdominal obesity in the United States: prevalence and attributable risk of hypertension. Journal of human hypertension, 13(7), 425-430

Obesity Management School.

info@oms-edu.org

COMPARTIR