Hombro y Nadadores: Conflictiva relación

a lesión de hombro es muy dada en los deportes donde se realizan gestos con los brazos por encima de la cabeza (afección muy frecuente, con una prevalencia que ha sido cifrada recientemente en un 21,4%. Mohseni-Bandpei M. et al.(2012). Son cerca de 16000 movimientos, de dicha articulación en nadadores, a la semana ¿qué esperabas? (Borsa P. et al. (2005) y Pink MM. et al (2000).

En la población general, la prevalencia del dolor de hombro parece aumentar con la edad y el sexo femenino situándose entre el 7 y el 26% y la prevalencia a lo largo de la vida entre el 7 y el 67% (Luime JJ. Et al. (2004). La articulación glenohumeral posee unas zonas de contacto muy pequeños entre la cabeza del húmero (el 25%) y la cavidad glenoidea, por tanto es una articulación con una enorme movilidad, teniendo por tanto una vital relevancia que tenga un control motor y una estabilidad excepcional.

Figura 1. La flexión del hombro hasta los 180º es un gesto muy repetido en algunos estilos en natación


A los 40 años del 15 al 25% de la población tendrá parcialmente roto el músculo supraespinoso, pero no lo sabrá, NO DUELE ES ASINTOMÁTICO, a los 80 años es de un 50 a un 80% (esto es aplicable a lo columna, a nivel discal como consecuencia de los que hacemos en el día a día) En dos o tres años de esta rotura parcial el 50% empieza a sentir dolor (P. Reilly, I. Macleod, R. Macfarlane, J. Windley, R.J. Emery Dead men and radiologists don’t lie: A review of cadaveric and radiological studies of rotator cuff tear prevalence Ann R Coll Surg Engl., 88 (2006), pp. 116–121)

Nos encontramos por tanto con la necesidad de mecanismos de estabilización estática pero que a su vez presentan bastante limitación dado que no podemos comprometer la movilidad de esta: configuración ósea, mínima congruencia, labro que es equivalente al menisco de la rodilla, ligamentos y cápsula articular, envoltura tejido conectivo. Y mecanismos dinámicos: musculatura: manguito de los rotadores: supraespino, infraespinoso, redondo menor (todos a nivel posterior) subescapular (el único a nivel anterior). Son la primera línea de actuación, siendo encargados de mantener centrada la cabeza del húmero sobre la glenoides contrarrestando fuerzas del pectoral, dorsal y el deltoides. Se originan en la escápula y se insertan en el húmero y en la tuberosidad mayor y menor, por tanto están muy cerca de la articulación ¿será eso relevante o no? MUCHO. Las fibras de los tres primeros tiene la dirección de éstas en oblicuo ¿por qué? pista, trabajan en contrarrestar unas fuerzas ¿cuáles? ¿de quién? Lo veremos en el una de las charlas del taller de herramientas para el análisis, evaluación y corrección de la técnica de crol .

La escápula es también relevante en el movimiento de dicha estructura. El movimiento del brazo es como un tango entre el húmero y la escápula (clavícula aparte), a lo que denominados ritmo escápulohumeral, un baile entre dos que no pueden hacer de manera individual ya que hacerlo sería la antesala de la lesión. La escápula por tanto relaciona los miembros superiores con el tronco y es fundamental para un movimiento estable y controlado. Su relación en la óptima biomecánica del movimiento con la columna dorsal es relevante, su buen funcionamiento posiciona a la cavidad glenoidea de manera adecuada aportando la estabilidad necesaria a la articulación glenohumeral.

Figura 2. El baile entre el húmero y la escápula representa la eficiencia del movimiento de manera saludable y estable, de la articulación glenohumeral en el hombro.

Fijaros que hasta ahora hemos nombrado a escápula, manguitos, hombro pero es que sabemos que el dolor de hombros en nadadores es como consecuencia de un patrón alterado del reclutamiento cervical, la musculatura asociada no trabaja de forma correcta, la musculatura profunda, encargada del control articular, se encuentra inhibida y la superficial demasiado solicitada (Hidalgo-Lozano et al. J Orthop Sports Phys Ther 2012)

Es por tanto una interdependencia funcional cervical-hombro, siendo interesante el que se trate como un puzle que encaja entre dichas piezas, entendiendo por tanto que lo que le afecta al hombro le afecta a la columna cervical y viceversa pero ¿y la columna dorsal? POR SUPUESTO QUE TAMBIÉN ENTRA EN ESTE PACK INTERDEPENDENCIA FUNCIONAL dado que: es un elemento clave central que sustenta la región cervical y la cabeza, situando además a la escapula y las articulación del hombro. Por tanto escápula-manguitos-cervical-hombro-columna dorsal es “un todo” haciendo que la alteración de una, repercuta en las demás.

El estilo crol, es el que más información científica existe, es el que más tiempo se practica durante un entrenamiento, por lo que los hombros de todos los nadadores, independientemente de su especialidad, están expuestos en gran medida a su biomecánica.

Mediante un análisis biomecánico tridimensional en nadadores sin dolor de hombro (Yanai T, Hay JG. Shoulder impingement in front-crawl swimming: II. Analysis of stroking technique. Med Sci Sports Exerc. 2000;32(1):30-40) identificaron que durante un 24,8% del tiempo de brazada se producían posiciones de la articulación glenohumeral compatibles con un impingement subacromial. De media, esta situación tuvo lugar en un 14,4% durante la fase subacuática y en un 10,4% durante el recobro aéreo. Mientras la velocidad del nado no causó diferencias significativas en estos datos, parece que esta situación podría ser evitada o disminuida con cambios técnicos. Los datos obtenidos del análisis electromiográfico de 12 músculos en nadadores sin dolor de hombro (Pink M, Perry J, Browne A, Scovazzo ML, Kerrigan J. The normal shoulder during freestyle swimming. An electromyographic and cinematographic analysis of twelve muscles. Am J Sports Med. 1991;19(6):569-576) muestran que los músculos subescapular y serrato anterior se mantienen activos durante todo el ciclo de brazada. Además, los músculos del manguito rotador (músculos subescapular, supraespinoso, infraespinoso y redondo menor) presentan momentos de activación distintos y, por tanto, acciones individuales. Describiré en otra entrada la biomecánica y movimiento del hombro durante las distintas fases del estilo crol.

¿Qué exigencias de movilidad deberá tener mi nadador para poder realizar un gesto técnico eficiente y no lesivo? Nuevamente entra en liza el “enfoque” del tipo de asesoramiento que se debe de dar en un grupo de entrenamiento, completo, contemplando todo el contexto que engloba una preparación desde lo: fisiológico, funcional, preventivo, nutricional, psicológico o el “incompleto” únicamente preocupado por desarrollar las capacidades físicas de ese deportista sin atender a la base de la pirámide ¿acaso se mueve bien para realizar ese gesto específico, tiene los rangos mínimos de movimientos requeridos? La elevación unilateral requiere de 9º grados de extensión torácica, cuando existe restricción de ésta es la columna lumbar la que asume esa limitación, aportando más de lo que debe. Una vez superados los 90º de elevación braquial las exigencias del control y estabilidad por parte de la cintura escapular aumentan considerablemente.

Figura 3. Momento clave de necesidades artromusculares eficientes: recobro-entrada.

Si le sumamos la rotación externa, la retracción e inclinación posterior de la escápula en un gesto típico en el estilo de crol como el recobro y la entrada, será una acción delimitada como consecuencia de una postura inadecuada de la columna dorsal, como también lo es tener proyectada la cabeza hacia delante provocando la alteración cinemática de esa escápula, en definitiva alteraciones posturales derivadas de nuestro día a día que hacen que tengamos que tener en cuentas este tipo de situaciones y solventarlas.



Figura 4. Aquí hay desequilibrios musculares, estrés postural, articulaciones descentradas, patrones erróneos de movimiento. Postura asintomática de momento pero tarde o temprano el dolor aparecerá. (Foto tomada de los apuntes de la formación: Anatomía del hombro de Héctor García)

Vamos ahora a tratar de abordar porque se producen esas alteraciones, que puedo yo hacer como entrenador para prevenirlo y como ayudar a mis deportistas en su práctica deportiva, a que sea longeva y positiva. Si todo esto me lo aseguro tendré a mi favor gran parte del éxito en la consecución de sus objetivos deportivos marcados, dado que el no tener que parar por lesión y poder seguir acumulando trabajo y adaptaciones me permitirá conseguir que sus capacidades aumenten por el simple hecho de la continuidad y la suma de cargas.

¿Cuál es la relevancia de la disfunción escapular en las lesiones de hombro? MUCHA (Kibler WB. The scapula in rotatorio cuff disease. Medicine and sport science 2012, 57:27-40), Shirley Sahrmann diría que el 100 % de las lesiones de hombro se derivan de una alteración en la posición y movimiento escapaular, ya que se encuentra en la gran mayoría de lesiones de esta zona (sobretodo en la del impingement: compresión, atrapamiento o irritación mecánica de las estructuras del manguito de los rotadores o del tendón de la porción larga del bíceps bajo el arco coracoacromial (impingement subacromial) o entre la superficie inferior del manguito y la cavidad glenoidea y/o labrum (impingement interno). Las disfunciones más relevantes son la cifosis, la protracción postural de cabeza y hombros, inestabilidad acromioclavicular y glenohumeral. El deterioro postural provoca un comportamiento mecánico erróneo haciendo que el serrato anterior y el trapecio inferior se debiliten frente a un trapecio superior excesivamente solicitado (encargado del sostén postural de cabeza y brazos). Todo esto provocará todo lo anteriormente mencionado en cuanto al déficit en la acción de la orientación de la glenoides y el espacio subacromial que conducirá inevitablemente a potenciar aun más el desequilibrio, dado que la acción pese a su déficit, podrá seguir realizándose (en nuestro caso nadar) pero sometiendo al hombro y a sus zonas adyacentes a un considerable estrés que todos sabemos perfectamente en que acabará. El deterioro puede ser un factor no digo el único, quizás el que más nos puede sonar es el síndrome cruzado superior de Janda (SCS) y ya sabemos que pasa MUSCULOS MUY SOLICITADOS CON FUNCIONES QUE NO SON LAS SUYAS Y OTROS DE VACACIONES sin dar un palo al agua, pero ojo no podemos olvidar el papel fundamental de la columna dorsal que también está implicada en esta alteración.

Figura 5. Típica alteración postural de nuestros días: SCS de Janda, musculatura facilitada e inhibida. Autor: Carlos Rodríguez López

Pero ¿por qué se producen estas alteraciones, cuáles es la razón? Es sencillo las posturas sostenidas, acciones repetitivas, sedentarismo provocan un desequilibrio muscular en cuanto a la tensión y la longitud de dicha musculatura dando paso a la alteración mecánica que a su vez irá acompañada de alteraciones en el tejido fascial dando lugar a su vez, a adherencias y a la restricción del movimiento para finalmente impedir la acción global y la aparición del dolor.

Las soluciones empiezan por hacer volver a esos patrones alterados a su normalidad y ese es mi objetivo en ese webinar dentro del taller; ser capaz de que todos salgáis de él con al menos tres cosas bien aprendidas: porque mi nadador puede sufrir este problema, como detectarlo y que soluciones tengo que aplicar para que no pase…. lo veremos. Antes deberemos de tener claro que tres movimientos deficitarios tengo cuando sufro un problema de hombro: la escápula no rota hacia arriba en ese plano frontal, no se inclina hacia atrás, en plano sagital y la escápula no rota externamente en el plano transversal. Acudo a la musculatura responsable que realiza estos movimientos para re-educar esas alteraciones y lo hago mediante unas fases que van desde lo más analítico a lo más específico, es decir trataremos de profundizar en el modo en el que yo creo unas estrategias y las desarrollo a lo largo de la preparación con ese nadador.

¿Qué relevancia tiene el serrato anterior en la estabilización y movilización de la escápula?, ¿Qué tipo de agarre es el adecuado para que la escápula no rote internamente y coloque al hombro en una mala posición en ejercicios de fuerza para trabajar el movimiento de tracción horizontal? ¿Qué ejercicios, copiados del culturismo, son nocivos para la salud del hombro pero sin embargo seguimos trabajando con ellos en nuestras rutinas y entrenamientos en el gimnasio? ¿Por qué es relevante conocer el ritmo escapulo-humeral a la hora de prescribir los ejercicios para solventar los desequilibrios asociados a un movimiento deficitario de la escápula? Manguito de rotadores ¿víctima o verdugo, porque recurrimos siempre a ellos cuando decimos que nos duele el hombre, realmente sé para qué son esos ejercicios que veo a todo el mundo hacer calentando antes de empezar a entrenar? ¿Cuál es su función? He visto últimamente a algunos nadadores con una toalla pegada cuando los hacen ¿para qué será? ¿Qué produce hacerlo “con o sin ella”?

Autor: Carlos Rodríguez López

Blog personal: http://prevention-and-performance-crl.blogspot.com.es/


Capacitaciones de nuestra Organización

Natación

Cycling

Trail Running

Strength Training in Endurance Sports

Bibliografía

  • Kapanji I.A. Fisiología Articular. Tomo 1. Madrid: Panamericana. 6ª Edición. 2006.
  • Kibler WB. The scapula in rotatorio cuff disease. Medicine and sport science 2012, 57:27-40.
  • Sahrmann, S. (2006). Diagnóstico y tratamiento de las alteraciones del movimiento. Barcelona: Paidotribo
  • Mohseni-Bandpei M, Keshavarz R, Minoonejhad H, Mohsenifar H, Shakeri H. Shoulder Pain in Iranian Elite Athletes: The Prevalence and Risk Factors. J Manipulative Physiol Ther.2012;35(7):541-548
  • Borsa P, Scibek J, Jacobson J, Meister K. Sonographic Stress Measurement of Glenohumeral Joint Laxity in Collegiate Swimmers and Age-Matched Controls. Am J Sports Med. 2005;33(7):1077-1084
  • Pink MM, Tibone JE. The painful shoulder in the swimming athlete. Orthop Clin North Am. 2000;31(2):247-261
  • Luime JJ, Koes BW, Heridriksen IJM, Burdorf A, Verhagen AP, Miedema HS, et al. Prevalence and incidence of shoulder pain in the general population; a systematic review. Scand J Rheumatol.2004;33(2):73-81
  • P. Reilly, I. Macleod, R. Macfarlane, J. Windley, R.J. Emery Dead men and radiologists don’t lie: A review of cadaveric and radiological studies of rotator cuff tear prevalence Ann R Coll Surg Engl., 88 (2006), pp. 116–121
  • García H. (2014). Certificado anatomía funcional y ejercicio correctivo: el hombro. Aerobic & Fitness.
COMPARTIR