La fatiga aguda de los músculos de las piernas y el tronco afecta de manera diferencial la fuerza, el sprint, la agilidad y el equilibrio en adultos jóvenes

La fatiga aguda de los músculos de las piernas y el tronco afecta de manera diferencial la fuerza, el sprint, la agilidad y el equilibrio en adultos jóvenes
 

Recibe más contenidos como este en tu Whatsapp de inmediato y sin perder tiempo buscando.

Recibir sugerencias

El rendimiento deportivo está asociado con una capacidad de fuerza, de equilibrio y de velocidad bien desarrollados. La fuerza y el equilibrio adecuados también se consideran factores relevantes en la prevención de lesiones (Willson 2005). En los últimos años, la contribución de la fuerza y de la estabilidad del tronco o del 'core' para el rendimiento se ha discutido con frecuencia en varios deportes (Borghuis 2008, Hibbs 2008, Kibler 2006). En la práctica deportiva, se dedica una cantidad importante de tiempo de entrenamiento a una variedad de ejercicios del tronco para mejorar la fuerza y la coordinación de los músculos del tronco (Wirth 2016). El rendimiento competitivo se ha atribuido al rendimiento adecuado de los músculos del tronco en deportes como el fútbol americano, el atletismo y el esquí de fondo. Sin embargo, los estudios que investigan la relación entre la fuerza del tronco y su contribución al rendimiento deportivo son raros (Granacher 2016).

Varios estudios observacionales que correlacionaron la fuerza de los músculos del tronco con una variedad de resultados de rendimiento concluyeron que la fuerza y la estabilidad del tronco/core muscular tienen un impacto bastante pequeño en los parámetros del rendimiento (Dello Iacono 2016, Hibbs 2008, Nesser 2008, Okada 2011, Prieske 2015). En uno de los pocos estudios longitudinales, Prieske y cols. (2016) llegaron a la conclusión de que la velocidad de sprint y la fuerza del tronco se vieron afectadas positivamente después de un período de entrenamiento de la fuerza del core de 9 semanas realizado en superficies estables o inestables. Sin embargo, no tener un grupo de control activo impide una interpretación clara de este resultado. Lee y McGill (2015) concluyeron que el entrenamiento isométrico del core supera a los ejercicios dinámicos sobre la rigidez del core después de un período de entrenamiento de 6 semanas. Sin embargo, todavía no se han tenido en cuenta los efectos directos sobre el rendimiento.

La fuerza de los músculos del tronco puede considerarse importante para los indicadores del rendimiento atlético, como la velocidad, la agilidad y el equilibrio. Hay 2 razones para esta opinión. Primero, los músculos abdominales, oblicuos y espinales brindan estabilidad durante el movimiento o frente a alteraciones externas como empujones o tackles (Zazulak 2008). En segundo lugar, un tronco estable sirve como centro de las cadenas cinéticas y, por lo tanto, permite movimientos potentes y precisos de las extremidades (Hodges 1996, Kibler 2006). Se ha demostrado que la función de los músculos del tronco y de la cadera adecuadamente desarrollada, mejora el equilibrio (Ambegaonkar 2014), lo que, a su vez, puede considerarse un requisito previo crucial para los patrones de movimiento coordinados y económicos, porque los músculos débiles del core pueden provocar inestabilidad postural (Lee 2015). A pesar de estas observaciones indirectas, el impacto específico que tiene la fuerza de los músculos de las piernas y el tronco sobre la velocidad, el equilibrio y la agilidad es un tema poco explorado (Willson 2005). Este punto es particularmente importante porque la capacidad de velocidad se considera un factor crucial para el rendimiento deportivo. En los deportes de equipo, por ejemplo, se ha observado que una capacidad de sprint adecuada es un pre-requisito importante para un resultado exitoso(Faude 2012). La capacidad de sprint también influye en el rendimiento general del juego, mientras que la aceleración y la desaceleración están vinculadas a un cambio más rápido de la dirección del movimiento (Young 2002). Está bien establecido que la fuerza de los músculos de las piernas bien desarrollada influye sobre la fuerza máxima, el reclutamiento de las fibras musculares (Ross 2001), la aceleración, el tiempo de contacto, la reactividad y la velocidad de carrera (Bret 2002) .Sin embargo, la fuerza de las piernas no sólo respalda la capacidad de sprint. También se ha demostrado que la fuerza de los músculos de las piernas se asocia con un mejor rendimiento del equilibrio y un menor riesgo de lesiones (Kibele 2009).

A la luz del contexto descrito anteriormente, hace poco tiempo Ralf Roth, de la Universidad de Basilea (suiza), llevó a cabo un estudio estudio cruzado (cross-over) controlado aleatorizado que tuvo como objetivo cuantificar los efectos agudos que un protocolo de fatiga muscular de las piernas o del tronco estandarizado y separado tenía sobre la fuerza, el equilibrio, la agilidad y la capacidad de sprint en estudiantes de ciencias del deporte bien entrenados. Los autores esperaron que debido a la fatiga inducida en los grupos de músculos locales, se perdería la fuerza y disminuiría el rendimiento. La fatiga independiente del tronco o de los músculos de las piernas puede proporcionar una mejor comprensión del grado de contribución y la relación causa-efecto de cada grupo muscular para el rendimiento deportivo. El rendimiento reducido podría atribuirse a una transmisión de la potencia reducida a través de una cadena cinética rota (Abt 2007). Aunque los músculos cansados de las piernas influyen principalmente en la propulsión y en la estabilidad (Billaut 2009, Hrysomallis 2011), los músculos cansados del tronco reducen principalmente la estabilidad de la columna vertebral/core durante el movimiento de un atleta y, por lo tanto, el rendimiento se ve afectado debido a la pérdida de estabilidad en la parte superior del cuerpo (Tokuno 2013). Por lo tanto, Los autores plantearon la hipótesis de que fatigar independientemente las piernas o el tronco tendría diferentes efectos sobre la fuerza, la agilidad y el equilibrio.

Veinticuatro adultos sanos (12 mujeres; edad 22.9 [SD: 2.6] años; masa corporal 59 [10] kg; altura 1.65 [0,09] m; y 12 hombres; edad 22.7 [3.0] años; masa corporal 78 [9] kg; altura 1.81 [0.06] m; con al menos 3 sesiones de entrenamiento/semana durante al menos 90 minutos) se sometieron a un procedimiento de fatiga de piernas y de tronco, cada uno de 20 minutos de duración y una condición de control en reposo en un orden aleatorio. Cada condición se llevó a cabo individualmente en 3 días separados. La fuerza isocinética de las piernas y el tronco, así como el equilibrio estático y dinámico, el sprint, la agilidad y la resistencia en plancha en decúbito prono, se evaluaron antes y después de cada protocolo de fatiga. Antes de la evaluación, se realizó una familiarización.


Los análisis de inferencia basados en la magnitud por pares mostraron un probable deterioro relevante en los procedimientos de fatiga de la pierna (probabilidad >87%; 0.36 < diferencias de medias estandarizadas [SMDs], 0.92) y del tronco (>88%, 0.28<, SMDs, <0.74) para todos los parámetros de la prueba motriz comparados con la condición de control, excepto para el sprint de 20 m después del procedimiento de fatiga del tronco.

Las pruebas de fuerza isocinética revelaron una gran pérdida de la fuerza en la fatiga de las piernas (particularmente la extensión de la rodilla, 78%, SMD = 0.24) y la fatiga del tronco (flexión del tronco, 100%, SMD = 1.36).

La fatiga aguda de los músculos de las piernas y el tronco disminuye el rendimiento sobre medidas relevantes de fuerza, equilibrio, velocidad y agilidad. El impacto de la fatiga de las piernas en comparación con la fatiga del tronco fue mayor en casi todas las mediciones.

Aplicaciones prácticas

Se dedica una cantidad considerable de tiempo al entrenamiento y la prueba de la fuerza del tronco en los atletas. La fuerza de los músculos del tronco tiene un impacto relevante en las medidas de rendimiento, ya que la fatiga de los músculos del tronco afecta la agilidad y el equilibrio. Sin embargo, la fatiga de los músculos de las piernas tuvo un impacto mucho mayor en la agilidad, el sprint recto y el equilibrio. Sólo la prueba de plancha en decúbito prono se vio afectada en mayor medida después de fatigar los músculos del tronco. El desarrollo de la fuerza muscular en las extremidades inferiores puede considerarse el componente más importante del entrenamiento atlético para mejorar la capacidad de generar potencia durante los deportes. El entrenamiento de la fuerza del tronco, sin embargo, debe considerarse como un suplemento de entrenamiento relevante.

 

¿Te gustó este contenido? Recibe sugerencias de más y nuevos artículos en tu Whatsapp en el acto y con solo un clic.

Recibir sugerencias