La interminable guerra por iniciar la abducción de hombro…

La interminable guerra por iniciar la abducción de hombro…

Victor Segarra

Juan Ramón Heredia

Guillermo Peña

IICEFS

A día de hoy en nuestro sector existen muchas creencias, suposiciones, textos e incluso en atlas de anatomía donde se puede ver como explican que el supraespinoso es el músculo que inicia la abducción de hombro [1-3]. Numerosos estudios confirman que el supraespinoso tiene activación durante todo el rango de movimiento [4-6], por lo que, al parecer no sólo inicia la acción de la abducción sino que mantiene su contracción durante todo el movimiento.

Wickham et al., 2010 [7] observaron como, a pesar de que el supraespinoso es el primero en activarse previamente a la abducción de hombro, el deltoides y el trapecio medio también se activaron previamente al inicio del movimiento, además no encontraron diferencias significativas en el inicio de la activación entre supraespinoso, las tres porciones del deltoides, trapecio medio y superior, serrato anterior y romboides mayor; aunque al parecer este estudio tiene dificultades en la objetivación de los resultados y determinaron el inicio de la activación muscular mediante un método subjetivo de inspección visual de los datos recogidos [8].

Reed et al, 2012 con una metodología más objetiva para determinar la activación, basada en el algoritmo descrito por Hodges y Bui en 1996 y anteriormente por Di Fabio en el año 1987, obtuvieron resultados parecidos, combinando diferentes planos (abducción completa en el plano coronal, en el plano de la escápula (30°) y a 30° de adducción horizontal sobre el plano de la escápula) y diferente peso, concluyendo que el supraespinoso es el primero en iniciar la activación, pero no es el único músculo que inicia la abducción, sino que este movimiento se lleva a cabo realizando una activación previa al movimiento de los músculos supraespinoso, infraespinoso, porción media del deltoides, trapecio superior, trapecio inferior y serrato anterior, sin haber diferencias significativas en diferentes ángulos ni entre músculos con el supraespinoso (el primero en producir actividad mioeléctrica) [8].

Otro estudio llevado a cabo de la misma manera pero con flexión de hombro, encontraron que sólo el supraespinoso, infraespinoso y deltoides anterior se activaron previamente al movimiento [9], diferentes autores piensan que el supraespinoso es más determinante para iniciar la flexión de hombro que para iniciar la abducción [8].

Estos datos nos indican que el movimiento de abducción del hombro se inicia con un control en la estabilización previa al movimiento, llevando a cabo una co-contracción de toda la musculatura implicada en el movimiento de la articulación, lo que nos lleva a pensar en la importancia de toda la musculatura periarticular para optimizar el control motor de dicho movimiento. Sin embargo, en numerosas ocasiones podemos ver como se prescriben ejercicios sin tener en cuenta aspectos como el ritmo escapulo-humeral, lo que a largo plazo puede producir diferentes patologías en la articulación glenohumeral y/o en los diferentes músculos, tendones… que están implicadas en los movimientos de hombro.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.


1.- Moore K, Dalley A. Clinically orientated anatomy. 5th ed. Philadelphia: Lippincott Williams and Wilkins; 2006.

2.- Palastanga N, Field D, Soames R. Anatomy and human movement – structure and function. 5th ed. Edinburgh: Butterworth-Heinemann Elsevier; 2008.

3.- Standring S, editor. Gray’s anatomy: the anatomical basis of clinical practice. 40th ed. Edinburgh, New York: Elsevier Churchill Livingstone; 2008.

4.- Basmajian JV, DeLuca CJ. Muscles alive: their functions revealed by electromyography. 5th ed. Sydney: Williams and Wilkins; 1985.

5.- Inman VT, Saunders JB, Abbott LC. Observations of the function of the shoulder joint. 1944. Clin Orthop 1996;330:3–12.

6.- Kronberg M, Nemeth G, Brostrom LA. Muscle activity and coordination in the normal shoulder. An electromyographic study. Clin Orthop 1990;257:76–85.

7.- Wickham J, Pizzari T, Stansfeld K, et al. Quantifying ‘normal’ shoulder muscle activity during abduction. J Electromyogr Kinesiol 2010;20(2):212–22.

8.- Reed D, Cathers I, Halaki M, Ginn K. Does supraspinatus initiate shoulder abduction? J Electromyogr Kinesiol. 2012 Dec 19. pii: S1050-6411(12)00211-8. doi: 10.1016/j.jelekin.2012.11.008. [Epub ahead of print].

9.- Wattanaprakornkul D, Halaki M, Boettcher C, et al. A comprehensive analysis of muscle recruitment patterns during shoulder flexion: an electromyographic study. Clin Anat 2011;24(5):619–26.

COMPARTIR