La restricción calórica induce resistencia anabólica al ejercicio de fuerza

La restricción calórica induce resistencia anabólica al ejercicio de fuerza

Mientras la pérdida de peso es necesaria para combatir la obesidad y su comorbilidad asociada, puede impactar negativamente tanto en el sistema muscular (Weinheimer y cols. 2010) como en el esquelético (Ensrud y cols. 2018). La pérdida de peso reduce la síntesis de proteínas del músculo de forma consistente (Hector y cols. 2018; Pasiakos y cols. 2013) y se ha encontrado que aumenta la degradación de proteínas del músculo (Carbone y cols. 2014).

Aunque tanto el ejercicio aeróbico como el ejercicio de fuerza se ha demostrado que conservan la masa magra (Weiss y cols. 2017; Sardeli y cols. 2018) y la densidad mineral ósea (Armamento-Villareal y cols. 2012; Villareal y cols. 2006) durante la pérdida de peso por restricción calórica, algunos datos indican que el entrenamiento de la fuerza puede ser superior para preservar la masa magra (Clark 2015; Villareal y cols. 2017) y la densidad mineral ósea (los Castores y cols. 2017; Armamento-Villareal y cols. 2019), potencialmente debido a una respuesta endócrina anabólica más grande generada por los protocolos de ejercicio de mayor intensidad (Wahl y cols. 2013).

Las respuestas de factores anabólicos sistémicos, como la GH (hormona de crecimiento)y el IGF-1 (factor I de crecimiento como la insulina), considerando que ambas hormonas juegan roles significativos en el desarrollo del sistema esquelético (Tritos y Klibanski 2016). La reducción en el IGF-1 durante la restricción calórica, específicamente, ha sido asociada con la pérdida ósea (De Souza y Williams 2005), y la pérdida de hueso durante la pérdida de peso no se restaura fácilmente (Villalon y cols. 2011).

Para maximizar la potencia de la respuesta anabólica al ejercicio de fuerza, la proteína dietética es manipulada muchas veces junto con el ejercicio de fuerza. La suplementación de proteína de suero después de un turno de ejercicio de fuerza se ha demostrado que eleva la síntesis de proteínas del músculo sobre los niveles de reposo en equilibrio energético (Areta y cols. 2014), mientras que el entrenamiento de la fuerza solo se ha demostrado que empareja, pero no excede, aquellos niveles observados en equilibrio energético (Murphy y cols. 2015).

Así, para informar el desarrollo de estrategias para maximizar la respuesta anabólica a un turno de ejercicio de fuerza durante la restricción calórica, un reciente estudio de Karsten Koehler de la Technical University of Munich (Alemania) buscó medir primero el impacto de la restricción calórica de corta duración en la respuesta anabólica a un turno de ejercicio de fuerza. Adicionalmente, se buscó cuantificar el impacto de un único turno de ejercicio de fuerza bajo condiciones de restricción calórica sobre los marcadores de recambio óseo, a saber la esclerostina y el propéptido terminal-N de colágeno tipo 1 (P1NP), que se han demostrado que se correlacionan con el IGF-1 (Niemann y cols. 2013).

Finalmente, dicho estudio quiso probar el impacto de la suplementación de proteínas post-ejercicio en la respuesta anabólica al ejercicio de fuerza en un estado de restricción calórica. Los autores suponen que la GH se elevaría significativamente y que el IGF-1 se suprimiría significativamente luego del ejercicio de fuerza en un estado de restricción calórica comparado a un equilibrio energético, indicando el desarrollo de resistencia anabólica. También, suponen que un turno de ejercicio de fuerza elevaría la formación de hueso, medido a través del P1NP, y reduciría la esclerotina, una medida de formación anti-hueso, incluso bajo restricción calórica. Finalmente, los autores del estudio suponen que la suplementación de proteína post-ejercicio atenuaría la supresión del IGF-1 luego de un turno de ejercicio de fuerza en estado de restricción calórica.

Los participantes, que eran hombres y mujeres entre 19 y 30 años de edad con un porcentaje de grasa corporal magro (<20% hombres, <30% mujeres) para su edad (Borrud y cols. 2010), eran levantadores de pesas recreativos actualmente activos con al menos 3 años de experiencia de entrenamiento de la fuerza, fueron sometidos a condiciones de 3 días de restricción calórica (15 kcalkgFFM-1) con carbohidratos post-ejercicio (CRC) y con proteínas post-ejercicio (CRP), y un control de equilibrio energético (40 kcalkgFFM-1) con carbohidratos post-ejercicio (CON). Se trazaron curvas de sangre después de 5 series de 5 repeticiones desentadilla con barra atrás en el día 3 de cada condición.

En CRC y CRP, respectivamente, la GH alcanzó el máximo en 2.6±0.4 y 2.5±0.9 veces las concentraciones máximas observadas durante el CON. A pesar de esto, las concentraciones de IGF-I disminuyeron 18.3±3.4% en CRC y 27.2±3.8% en CRP, lo cual fue mayor que el 7.6±3.6% de declinación en CON, durante las siguientes 24 hs. La esclerotina aumentó durante los primeros 2 días de cada intervención por 19.2±5.6% en CRC, 21.8±6.2% en CRP y 13.4±5.9% en CON, pero después del turno del ejercicio de fuerza, estos aumentos se atenuaron y ya no fueron significativos.

Tres días de restricción calórica a una disponibilidad de energía de 15 kcalkgFFM-1 indujo una considerable resistencia anabólica—caracterizada por una mayor secreción de la GH y menor secreción del IGF-1—a un turno de ejercicio de fuerza pesado. Esta respuesta ocurrió en presencia de una suplementación post-ejercicio de proteínas o carbohidratos. A pesar de esto, un turno de ejercicio de fuerza mitigó los aumentos en la esclerotina observada durante cada intervención. Estos resultados indican que mientras el ejercicio de fuerza en estado de restricción calórica puede influir positivamente sobre los tejidos en la misma dirección, como el hueso, la persistencia de una resistencia anabólica puede limitar la efectividad del ejercicio de fuerza durante el estado de restricción calórica. Medidas adicionales más allá de la suplementación de macronutrientes post-ejercicio son necesarias para mejorar la sensibilidad del eje IGF-1:GH al ejercicio de fuerza durante la restricción calórica.

SHARE